Oración conseguir la salud para un Bebé enfermo

El hecho de tener un familiar adulto convaleciente en el hogar resulta penoso para la familia toda; pero un bebé enfermo, realmente altera la vida familiar, pues estos pequeñines son extremadamente delicados y vulnerables. En estos momentos resulta muy oportuno acudir a la plegaria, pues es un bálsamo para el alma, tal como es la propuesta de la oración para un bebé enfermo, para pedir a Dios por su delicada salud.

Oración para un bebé enfermo

Oración para un bebé enfermo

Efectivamente, tener a un recién nacido enfermo en el hogar, no solo sufre este, sino que además, supone una angustia a todos los miembros del hogar y demás familiares, llenando el alma de tristeza y preocupación. Ante este escenario, siempre es oportuno tener a mano una oración para un bebé enfermo, pues rezar a Dios y vincularse con Él, genera paz y sosiego, además de calmar al pequeño, no escatime en usarla.

Y es que la palabra de Dios, siempre propicia paz y mantiene abierta la fe y la esperanza, que nunca debe abandonar el alma de sus creyentes, tal como es caso de las palabras inspiradas en la biblia, específicamente en Marcos 5:21-24 y 35-42; siendo ideal esta historia bíblica para reforzar la fe, indicada previo a la oración para un bebé enfermo.

Debe orarse libremente, pudiendo modificar los términos según cada caso, como puede ser bebé; pequeño; mi bebé; inocente o inclusive, por su propio nombre, pues lo que importa es la carga emocional que lleve la plegaria. De igual forma, aplica esta oración para un bebé enfermo, varón o niña, cualquier edad, si está cerca o lejos, o si la condición de salud, es común o fatal.

En este sentido, debe agregarse, es que se sugiere rezar cualquiera de las plegarias sugeridas o similares a la de este post, a diario, hasta el bebé recupere su salud. Veamos la oración para un bebé enfermo:

Amado Padre Celestial, en este día recurro a ti a fin de solicitar humildemente por la salud de mi bebé. Entiendo que recibes muchas solicitudes similares por salud, pero tengo la certeza que atiendes a cada una de las oraciones. Hoy me arrodillo ante ti Padre, para adorarte y reconocer tu gran poder sanador.

Hoy te suplico con humildad, para que restaures la salud de mi delicado bebé. Y es que su pende de un hilo, por eso Señor, fervorosamente te pido, ven a su cuarto y permanece en el, acércate a su cuna y coloca tus santas manos sobre su cuerpecito, para sanarlo y que viva como cualquier otro inocente.

Para Ti, nada es imposible, por lo que no presto atención al diagnóstico de que mi bebé ya no tiene esperanza; pues se que apelando a tu misericordia, oh Señor, este pequeño obtendrá la sanidad y crecerá sano toda su vida, la cual inculcaré para que te sirva. Por tanto, Señor, hoy declaro no tener temor alguno.

Mientras te pido a través de la oración para un bebé enfermo, decido creer. No oiré ninguna voz que pretenda socavar mi fe; tampoco veré las caras de quienes no tienen fe en ti, Dios Santo. Al contrario, declaro que permaneceré al lado de mi bebé, y orar fervientemente bendiciendo su pequeño cuerpo.

Mientras los demás hacen alboroto, yo le bendeciré; en tanto otros se lamentan, yo le bendeciré; mientras los demás lloran, yo le bendeciré. Pues se que mi bendición, conllevará a la sanación de mi pequeño, será un verdadero milagro para tu gloria, oh Señor!. Tengo fe en mi corazón, y afirmo con mis labios y lengua; mi bebé será sanado, mi bebé se levantará fuerte y sano.

Sana y levántate preciosa criatura de Dios, párate y anda; levántate, para que todos den las gracias al Señor por su gran milagro bondad ilimitada. Gracias doy en el nombre de Jesús, amén.

Oración para un bebe enfermo recién nacido a punto de morir

Tener a un bebé que recién ha venido al mundo y que esté enfermo, la alegría por su nacimiento que suele invadir el hogar y a sus nuevos padres, se ensombrece todo alrededor de la vida. Y no se desea otra cosa que buscar ayuda y auxilio con todo lo que se tenga al alcance para lograr la salud y mejoría del pequeño, bien sea a través de la medicina tradicional, proporcionar esmerados cuidados y por su puesto, recurrir a la fuente de la fe.

Muy oportuna entonces resulta la bella y sentida oración para un bebé enfermo; donde adquiere mucha fuerza y poder, pues se trata del fruto del amor entre la pareja, y además recién llega al mundo, y sumado al dolor del propio parto, debe lidiarse con la terrible noticia de que el recién llegado bebé, está muy delicado y puede perder su frágil vida.

Oración para un bebé enfermo

Este escenario, con solo imaginarlo activa en el organismo, todo tipo de sentimientos encontrados que es posible sentir en esos aciagos momentos. Ya que un hijo, es un ser que toda familia desea ver crecer, estudiar, jugar, graduarse, casarse, hasta que proporcione amados nietos. Por lo que recibir una noticia tan cruel, como es que apenas llegando al mundo debe dejarlo, es sin duda algo devastador y nada sencillo de asimilar.

No obstante, estos eventos son pruebas de familia, y debe buscarse fortaleza y fuerzas que solo Dios es capaz de suministrar, a fin de luchar con éxito y arrebatarle a la muerta, la vida del amado bebé.

Ciertamente, significa una pelea constante, para permitir enfrentar esta condición, pero a través de la oración para un bebé enfermo, dedicada a Dios, se obtiene la fortaleza y fe para lograr la sanación. Jamas perder la fe, pues Dios en su infinita misericordia lo puede todo, incluyendo el milagro de sanar al bebecito.

Venciendo todo obstáculos que el enemigo ponga

No podría haber un mejor título, pues ciertamente con un bebé enfermo se vencen reales y poderosos obstáculos impuestos por la vida, y que forman parte del reto y poder de la fe al mismo tiempo, ya que ante esta situación, no debe verse a través de ojos naturales, sino, con los ojos del espíritu, que deben estar siempre abiertos, y en estos momentos, más que nunca, pues se pone a prueba la fe.

Sin menoscabo de los diagnósticos médicos y a la medicina convencional, hay que prestar mucha atención a La Palabra de Dios; pues esta debe prevalecer aún sobre lo evidente, es decir, lo que se ve y oye. La fe en estos momentos de sufrimiento y desconcierto, debe ser fortalecida en Cristo, así como el poder de su fuerza en el ser humano.

Para ello, nada mejor que practicar a diario una oración para un bebe enfermo, ya sea que acabe de nacer, de meses o años, sólo basta invocar y rezar repletos de fe, con certeza de que prontamente llegará la sanidad al bebé, y por tanto a la familia. Para ello, seguir la oración propuesta:

Oración para un bebé enfermo

Oremos

Glorioso Señor, y Dios Eterno, magnífico en tu Poder y autoridad, primeramente reconozco y alabo tu Gloria, el imperio y el loor, por tu dignidad y ser alabado por todos los que practican la fe y creencia en tu santo nombre. Deseo presentarme a ti, y quien recurre a ti inmersa en este gran dolor que aprisiona mi pecho.

Señor, mis lágrimas no dejan de brotar correr por mi rostro, mi Dios, pero ya tu conoces mi dolor, tu que eres Omnisciente, y no existe nada que tu no sepas, como bien lo sabes, mi bebé te necesita, mucho más que yo, solo lo he tenido en mi corazón y en mi vida por unos meses, pero tú los haz tenido en tus pensamientos desde incluso antes de la creación del mundo.

De tal forma, mi Dios, hoy recurro a ti mi Dios para que por tu gracia divina, le concedas la vida, por ello dedico esta oración para un bebé enfermo, para que pueda vivir, y servirte y adorarte, pues ¿De qué te sirve en el sepulcro? Pues aquellos que están allí no tienen memoria de ti, ni de tu majestuosidad, Padre, tú más que nadie conoce el dolor, por lo sabes lo que siento.

Por ello mi Señor, acudo a ti para que mitigues mi pesar con tu misericordia, te pido que llena los pulmones de mi bebé con una bocanada de vida de tu boca, sorprende a lo propios médicos con tu gracia y Poder, cuando actúes en la vida de mi bebé, Señor es tu hijo, antes que mío.

Dios, no me lo quites,  permíteme la oportunidad de verle crecer y cantarte. Sana cada parte de su pequeño cuerpecito, desarrolla sus pulmones, logra el milagro creativo en esta pequeña vida, yo creo en ti, y se de tu poder, pues lo he experimentado, para ti no hay nada imposible, ya que hiciste el cielo y la tierra.

Solo bastará referir Tu poderosa Palabra, Mi Señor, se que tu designio prevalece sobre todas las cosas, tal como tu Palabra, que es viva para siempre, Padre envía tu Palabra sanadora sobre mi pequeño, en el nombre de Jesucristo, amén y amén.

Paz que sobrepasa todo entendimiento

Resulta importante, aprender el rezo de la Sangre de Cristo, además de practicar la oración para un bebe enfermo, que recién llega al mundo, en ambos casos debe depositarse una fe inconmovible en Dios y en su Poder, con la certeza que será oída por el Padre.

Una vez se inicia en la fe en Dios, así como comprender que su voluntad prevalece por sobre todas las cosas, entonces vendrá sobre nosotros su grandiosa paz, e iniciando entonces a inundar la vida y corazones, sin importar lo que pase en el entorno, dando inicio así a dar gracias a Dios.

Si bien la oración para un bebe enfermo, opera y se recomienda para un asunto de salud, puede aplicar también en todo momento, para mantener a salvo el bienestar de los pequeños. Reconociendo al respecto, que todo ocurre por alguna razón, aunque posiblemente en ese momento no se pueda explicar, pero que Dios en algún momento mostrará el propósito por el cual, se está atravesando por esta situación tan penosa.

De igual forma, jamás se debe renegar de Dios, recordando a Job, que pese a perder absolutamente todo lo que tenía en un solo día, con solo proferir unas palabras, las cuales hacen estremecer todo el ser, cuando este afirmó, desnudo salí del cálido vientre de mi madre, y desnudo retornaré, pues mi Señor da y también quita, sea el nombre de mi Dios bendito.

Pero vale preguntarse, ¿Cómo es posible que un ser que aun perdiendo a sus hijos, hogar, bienes y hasta su salud, puedo ser capaz de proferir tales palabras?, pues de la misma forma, cuando se practica la oración para bebe un enfermo, debe solo tener confianza en que Dios, quien escuchará cada petición.

La enseñanza que deja Job, es sin duda que por ser un hombre temeroso de Dios en todos los sentido, se mantuvo aferrado, con la seguridad de que todo lo que pasa en la vida, tiene un propósito, por lo que en todo momento respetó la voluntad de Dios para su vida.

Rezar una oración para un bebé enfermo, alivia la angustia y preocupación, y llena de fe el corazón de los padres

Como sugiere el título, la oración alivia la angustia, pero ¿Cómo rezar por un bebé? ¿Cómo puede pedirse a Dios?; debiendo agregar, que este caso conviene contar con una lista de plegarias, capaces de contribuir a conectarte con el Creador, hasta hallar con la oración ideal que se adapte al estilo propio de peticiones.

Oración para un bebé enfermo recién nacido 

Como bien se señaló, tanto en la salud como en la enfermedad, toda madre se ve en el deber de buscar ayuda ante Dios, demandando salud, protección y bendiciones para los pequeños. Y es que a través de las oraciones, madre, hijo y Dios, crean un vínculo espiritual que colma de paz, sosiego y fortaleza en el hogar. Por tanto, llegado el momento de elevar plegarias con oración, se dispone de un compendio de ellas, según cada condición:

Amado Padre. Tú que conoces mi alma y el de tus hijos, que conoces nuestros pesares, tal como sabías todo sobre tu hijo Jesús en la cruz. Padre mío, tu que sabes de mi deseo por tener un bebé, y me lo concediste, por ello, Señor ten misericordia por mí y por mi familia, gracias porque mi bebé está sano en el nombre de Jesús. Brinda salud a (nombre) te lo suplico Señor. Está sano por la sangre de Cristo. En el nombre de Jesús, amén.

Para un bebé recién nacido enfermo terminal

Señor mio, por tu eterna misericordia, gracias Padre Santo, tú que posees un plan para cada uno de tus hijos. Y si el que mi pequeño bebé no este es tu voluntad, Te lo doy Dios. Te doy la vida de mi bebé, pues sé que contigo estará en paz. Tu tendrás a mi bebé bajo tu majestuoso manto.

Padre, nuevamente gracias, pues me diste la oportunidad de tener a (nombre) en mis brazos, y por permitirse conocerlo(a), Tú ostentas el control de mi vida y de mis sentimientos, pero no solo de los míos, sino también de cada ser que está pasando por esta situación. Señor tú que brindas fortalezas, te pido por la vida de mi pequeños, en el nombre de Jesús, amén.

Para un bebe enfermo recién nacido a punto de morir

Amado Señor Dios Eterno, magnífico en Poder y autoridad, reconozco tu poder, alabo tu imperio y loor, ya que eres digno de ser alabado por todos los que creen en tu nombre. Deseo plantarme ante ti, con este gran dolor que me embarga, donde mis lágrimas ya no pueden parar, Dios mio, ya tu lo sabes, porque eres Omnisciente y no hay nada oculto para ti.

Tú sabes y conoces a mi bebé, más que yo, pues solo lo he tenido en mi corazón y en mi vida muy breve tiempo, mientras que tú los haz tenido en tus pensamientos desde antes de crear el mundo, por ello mi Dios, recurro a ti, por favor, extiende la vida de mi pequeño, para que pueda vivir la fe, servirte y adorarte, porque ¿De qué te sirve en el sepulcro?

Pues los que reposan en él, no posen memoria de ti, ni de tu majestuosidad, Padre, tú mejor que nadie conoces el dolor que padezco y por tanto, recurro a ti para que mitigues con tu misericordia mi dolor, colma Señor los pulmones de mi bebé con una bocanada de vida de tu boca, permite que los médicos queden atónitos con tu Poder. Padre envía tu Palabra sanadora sobre mi hijo, en el nombre de Jesucristo, amén y amén.

Por la salud de bebés recién nacidos enfermos

En caso de tener un bebé recién nacido delicado de salud, es oportuno dedicar y buscar fuerza en Dios, así como solicitar con humildad, que desaparezcan las dolencias del chiquillo. Ante esta situación, de bebe dudarse en dirigirse al Señor por su sanación, aferrándose a su voluntad también con fe.

En estos momentos, el bebé requiere de fuerzas adicionales para luchar, ante lo cual solo Dios puede obrar en el pequeño. De tal modo que bendecir al pequeño con la oración para un bebé enfermo, es muy oportuna e importante, por tanto, ora al señor para que bendiga al bebé es gratificante. Seguidamente se deja la oración sugerida:

Por la salud de tu bebé

Amado Padre, hoy recurro a tu  presencia, deseo pedirte por la sanación de mi bebé. Y aunque tengas muchos pedidos al respecto, se que no dejarás de lado a mi pequeño, pues sé que estás atento a la fe de todo el que ora. Postrado ante Ti para adorarte y  reconocer tu gran poder sanador. Te suplico humildemente para que restaures la salud de mi angelito.

Señor, la salud de mi bebé está muy frágil, como frágil también es su pequeño cuerpo, por favor visita a mi bebé, ven a su cuna, y coloca tus santas manos sobre él, sálvalo, deja que viva. Sin importar que los médicos digan que mi ángel ya no tiene esperanza; solo me importa tu misericordia, oh Señor, atiende mi llamado.

En tanto otros se lamentan, yo le bendigo, y si otros lloran, yo le bendigo. Pues mi bendición se transformará en salud, en un milagro para tu cielo, Amado Señor. Creo en mi corazón y afirmo con mi boca; mi bebé será sanado, mi bebé se levantará. En el nombre de Jesús, Amén”.

Oración a San Juan de Dios, para pedir sanación de un niño enfermo

La figura de San Juan de Dios, representa un santo de Portugal, dado a conocer popularmente como Juan de los enfermos, y la oración a él supone implorar por la salud de un niño o bebé. Por tanto, al pretender la misma, colocar en sus manos la vida de un angelito sumado a la eficaz oración para un bebé enfermo, obra milagros:

Oh, San Juan de Dios, alma buena y noble, que, alzado por Dios con su Poder y Gracia, tu que fuiste parte de los sufrimientos y aflicciones de los otros, ahora que estás junto a Jesús, quien te honra y no te niega nada, tu que eres nuestro intercesor ante la salud y la enfermedad, te imploro ruegues por la sanación de este bebé enfermo, has lo posible para su sanación cuanto antes (nombre).

Dador de favores entre los esperanzados que claman tu generosa clemencia, como lo dejan ver los muchos milagros a tu nombre durante siglos por naciones y personas, observar compasivamente a este angelito que sufre, bríndale tu bendita asistencia y afecto desde los Cielos.

Contribuye con su dura batalla por sanar, no le dejes en este evento difícil, envía junto a él al Arcángel San Rafael para que, al igual que a ti te cuidó y escudó, brinde su amistad y compañía, lo proteja y guarde. San Juan de Dios, glorioso patrón de los  enfermos, que elegiste a los más necesitados y a los que padecían para otorgar tu amor, recibe a (nombre).

Bienaventurado e insigne San Juan de Dios, sé que mi pedido cumplido, agradecida de ante mano, y permanezco a la espera cargado de fe y confianza de que mi alma y corazón sean capaces. Oh Dios concédenos que, a través del ejemplo de San Juan de Dios cargue en el corazón, y manifieste en la practica el amor a los pobres, a los enfermos y necesitados, y extiende tu bondad sobre este bebé, guárdalo, cuídalo y sánalo.

Padre Dios, otórgale tu ayuda y poder para que su enfermedad se convierta en salud plena, y la tristeza que ahora tengo, se transforme por tu gracia, en gozo. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Para bendecir a un bebé recién nacido

Oh grande y maravilloso Dios y Padre nuestro, Tú que permites la participación de estos padres en tu fuerza y capacidad creadora de vida. Así, entre la risa y el llanto de este ángel recién nacido, te bendigo de corazón por todos los dones concedidos.

Además Te solicito Señor, que des la bendición a este bebé que recién llega al mundo con la mejor de las bendiciones, pues supone un un precioso regalo en nuestro sendero por la vida. Pero, junto a él, ya que también somos tus hijos, bendícenos también. Gracias, por tan precioso e inmenso regalo de vida, no sentimos benditos y obsequiados por Ti. Gracias por todos los bienes de la vida, amén.

Para mujeres embarazadas de alto riesgo

Por último debe agregarse, que no siempre el bebé puede tener riesgos vitales, pues ciertamente muchos de ellos pueden estar en riesgo antes de nacer, para estos penosos casos también existe una oración para un bebé enfermo antes de nacer, muy especial. De tal modo, que de haber un embarazo con riesgo de pérdida del bebé, ruega a Dios para ese angelito nazca sano, fuerte y disfrute de una vida plena; obtén la bendición de Dios por medio de este bello rezo:

Amado Señor Padre, benevolente creador de la vida. Me hinco ante Ti por mi salud y la de mi bebé amado aun no nacido. Pasa tu mano Santa, sanadora por nuestros cuerpos, normaliza señor cada función vital de ambos (madre/bebé). Bríndame tranquilidad y paz a mi alma, para poder traer al mundo a mi amado hijo sin complicaciones.

Con la calidez de tu amor de padre, cúbrenos a ambos con tu espíritu. Aparta cualquier amenaza de mal, la intranquilidad que impida dar término con bien al nacimiento de mi bien amado tesoro. Otórganos salud y bienestar siempre. En cada uno de tus mandatos que sea la amistad entres los dos, que te alabe y te bendiga cada día de su vida. Te lo pedimos por tu hijo Jesucristo. Amén.

Lo importante de la oración para un bebé enfermo, nacido o por nacer, es dedicar el tiempo necesario, para que Dios obra en la salud del pequeñin. Orar es una conversación con Dios, usar palabras de agradecimiento, y pedir lo que necesita. El Señor siempre oye las plegarias de sus hijos. Tal como  lo define Marcos en 11:24: cuando señala: antes que nada debe creerse, y verse recibiendo lo pedido en oración, y seguro se obtendrá.

Si te gustó esta oración, puedes revisar similares en:

(Visited 69 times, 1 visits today)

Deja un comentario