Enfermedades espirituales que doblegan el ánimo

Las enfermedades espirituales representan aquellos problemas mentales  que inducen a un comportamiento inestable en las personas, conoce más de este tema leyendo el contenido de este artículo.

ENFERMEDADES ESPIRITUALES

Enfermedades espirituales

Observado desde un punto de vista religioso, podemos decir que las enfermedades del espíritu a cada uno de los vicios capitales que realiza el hombre para cometer un pecado. Así mismo se cree que las enfermedades espirituales representan debilidades en los comportamientos donde la persona se deja vencer por las situaciones negativas.

Las enfermedades espirituales generalmente  son inducidas por situaciones externas, el ser humano al no contar con una base de creencias espirituales estable blues, como las que cuentan los católicos y cristianos, por citar un ejemplo, permiten dar entrada a ideas y pensamientos desvirtuados de las verdaderas realidades del ser humano en lo que concierne a las creencias religiosas.

Vemos como muchas personas al no creen en Dios ni tener en su corazón sentimientos puros basados en la  nobleza y espiritualidad, permiten que brujos hechiceros y líderes de corrientes religiosas dudosas inculquen en sus mentes criterios basados en espiritualidades falsas.

Sin embargo no solo las personas pueden padecer este tipo de enfermedades espirituales, también existen enfermedades espirituales fomentadas por otros factores, creencias materialistas donde incluso se llega a creer que Dios no existe y las verdades que no son tangibles dejan de ser relevantes.

Estos dos aspectos serán descritos en este artículo. De manera que las concepciones (aunque válidas para algunos) pretenden enseñar falsos maestros y sabios en la era actual que dicen tienen la razón a su favor, esto ha creado mucha confusión, sobre todo en jóvenes que han sido formados en hogares no cristianos.

Realmente se han visto situaciones muy comprometedoras en muchas personas, que buscan por otro lado a través de la ciencia resolver sus problemas relacionados con las enfermedades espirituales, la ayuda con especialistas no está descartada, vemos como los psicólogos y psiquiatras  dan respuestas y soluciones muy concretas con respecto a este tema.ENFERMEDADES ESPIRITUALES

La sugerencia siempre es que la ayuda a este tipo de enfermedad debe ser cohesionada entre las dos formas, espiritual y científica, ya que las enfermedades espirituales sencillamente se desarrollan y son generadas por la mente.

Los pecados capitales

Para la Iglesia estos actos son los verdaderos culpables de las enfermedades espirituales, donde el mal se aparece para enfrentar y retar el alma. Estos pecados son considerados capitales porque en su mayoría provienen de vicios y malos hábitos, tales como la envidia, la soberbia, la ira, la avaricia, la lujuria, la gula, y la pereza.

Estos pecados capitales considerados por la Iglesia como enfermedades espirituales son combatidos con las virtudes cristianas, que no son otra cosa que las acciones que Dios determina en el ser humano para hacer el bien, actuar con misericordia y bondad, planteados por Jesucristo durante toda su extensa.

Se encuentran descritos de diversas maneras en la biblia y otros tratados religiosos, los seres humanos incluso han tenido la voluntad de adaptarlos a sus comportamientos habituales en la sociedad actual. Pero veamos cómo están formados y de qué forma se manifiestan 

La Gula

Está asociada directamente con el exceso en las comidas y bebidas, sin embargo la gula no es una enfermedad espiritual que se caracterizó simplemente por estas acciones, sino que también se relaciona con la ansiedad que genera comer siempre algo exquisito o estar comiendo durante mucho tiempo, así que los placeres en exceso también se consideran actos de Gula.

La Ira

Representa una modificación de manera violenta y provocada en contra de otra persona, lo que permite llevar al odio y posteriormente a la venganza, la ira nace de lo que la persona considera le han hecho una injusticia, Pero Jesús dice: 

“No hagáis frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra”  (Mateo 5, 39).

ENFERMEDADES ESPIRITUALES

La ira no lleva a la solución justa de las cosas, no se considera tampoco un acto de justicia, y la única forma de vencerla es a través de las virtudes divinas que son la paciencia y la humildad, perdonando y dejando en manos de Dios este tipo de ajusticiamiento.

La Envidia

Considerado un pecado capital se manifiesta a través de la evolución de la tristeza, que genera poseer un bien ajeno y el deseo incontrolado de poseerlo, sin importar que se trate de obtener de forma indebida, lo que significa caer en otro pecado capital como el robo.

Las enfermedades espirifryles están muy conectadas, llevan a manifestar acciones que se conectan previamente con otras, s en ocasiones un pecado no puede ser realizado sino se consumado otro. En este caso para vencerla es importante utilizar la humildad y la caridad.

La pereza

Consiste en una ausencia de respuesta a ciertas acciones sobre todo las pertenecientes al amor divino, así mismo para la Iglesia es una forma de negar las actitudes relacionadas con la caridad, la pereza rechaza el gozo de Dios, la falta de incentivo y estímulo para realizar ciertas actividades forman parte de una de las enfermedades espirituales más fuertes que existen.

La Avaricia

Esa sed que muchas personas sienten hacia lo material, sobre todo al dinero, permite crear comportamientos incontrolados que ciegan la razón y la bondad, con la avaricia no se puede adorar a Dios, es un pecado muy fuerte que limita las acciones espirituales, comienza con el egoísmo y se trasmite a medida que la persona va buscando más y más dinero o bienes materiales 

La Biblia dice que Dios No puede estar en un corazón codicioso, de manera que así como la crítica también dice cómo eliminarla, a través de la bondad, si tienes bienes innecesarios véndelos y aprende a dar limosna.

enfermedades espirituales

La Lujuria

La palabra de Dios enseña que el cuerpo no es para la fornicación, sino para entregarlo a Dios, el necio desata su pasión hacia el deseo carnal., mientras que el sensato controla y aprende a equilibrar la pasión. Para controlar la lujuria se recomienda la templanza y la castidad, que ayudan a fomentar el verdadero amor hacia la otra persona.

La soberbia

Se encuentra muy relacionada con el orgullo, las personas buscan vanagloriarse sobre otras cuando realmente olvidan la humildad del señor, el enorgullecimiento e atribuirle mucho mérito a lo que se ha otorgado por condición divina. La cura para este tipo de mal consiste en la humildad y la paciencia.

Los siete pecados capitales que hemos vistos generalmente están relacionados con los sentimientos y las emociones, nacen del corazón y luego se colocan en los pensamientos de la mente donde se convierten en acciones negativas, sin embargo y como pudimos apreciar anteriormente, cuentan con virtudes que pueden ayudar a corregirlas

En la práctica 

Los pecados capitales vistos como enfermedades espirituales tienen una gran influencia en cada situación nuestra sociedad, el entorno sufre consecuencias directas cuando existe envidia, se promueve el chisme, se difama y los resultados son la enemistad, el odio, las rencillas y la incomprensión.

La insensibilidad es un mal de la época actual el materialismo ha hecho que muchas personas abandonen las bondades humanas, intentar comprender la necesidad del prójimo es una acción alejada en el comportamiento  rutinaria de las personas. De allí que la Iglesia busque a través del restablecimiento de las virtudes, que los cristianos aprendan a practicar en sus acciones diarias esos valores.

Las enfermedades espirituales son un problema actual, que aqueja a todos, directa e indirectamente, crea perturbaciones en la familia, la promoción de buenas acciones y fomentar  valores dentro del núcleo familiar es una tarea importante por parte de los padres.

Cada día se deben implementar exámenes de conciencia, reflexión que ayuden a conocer los errores identificar dónde se están cometiendo pecados, que en ocasiones se consideran normales, la persona que vive sin conocer las virtudes, está convencida que sus acciones son las mejores, sin importar que cause algún daño al prójimo.

Por eso se recomienda realizar a manera personal y en familia ciertas prácticas mentales que puedan ayudar a limitar, minimizar y en la posibilidad disminuir las enfermedades espirituales, por eso se sugiere eventualmente realizar:

Peticiones de perdón por el daño que se haya hecho hacia otras personas, sin importar que ese daño haya sido cometido de manera consciente o inconscientemente, es una forma de redimir y corregir futuras enfermedades espirituales.

  • Realizar exámenes de conciencia referentes a situaciones, pensamientos y acciones relacionadas con pecados y daños a otras personas o bienes.
  • Mentalizar diariamente la situación de querer al máximo abandonar los pecados, todos los días incluso en los pensamientos es te criterio, que al llegar al subconsciente se convertirá en una rutina de vida.
  • Si eres católico confesarse cuando considere que haya cometido un pecado, y reflexionar sobre la situación ocasionada y cumplir con la penitencia

Tipos de enfermedades espirituales

La distorsión espiritual establece cambios en comportamientos, emociones y conductas, que limitan en ocasiones el quehacer diario de una personas, en algunos casos la sociedad lo ha establecido como una especie de moda, donde se etiquetan conceptos y términos relacionados con ciertos comportamientos.

Recientemente se han visto situaciones de enfermedades espirituales relacionadas directamente con la sociedad, algunas en conexión con las acciones espirituales que siempre se pueden considerar como similares.

Del alma

El desgaste que generan las enfermedades del alma en nuestro cuerpo son bastante fuertes, en la mayoría de los casos minimizan la fe en los creyentes y en los católicos desgastan la comunión en la Iglesia, se alojan en el espíritu y se manifiestan de diversas formas.

Indispensabilidad, es un tipo de enfermedad espiritual donde la persona se obsesiona por creerse necesario en todas las situaciones de vida, si se considera que somos simplemente hijos de Dios, no hace falta creer que podemos resolver todo, sino que a través de Jesús los problemas se pueden resolver

Excederse en las actividades, muchas veces se utiliza un tiempo innecesario para solucionar ciertas cosas de tipo laboral, familiar o en cualquier otra actividad, es importante reflexionar y contemplar las bondades de Dios e incluso realizar raciones para controlar ciertas situaciones que generan estrés por el exceso.

El corazón de piedra, se construye cuando se va dejando a un lado la bondad, se olvida de la fe y no se reconoce el amor de Dios, es importante trabajar diariamente en la bondad y el agradecimiento, esto permite mantener el corazón blando hacia quien más necesite.

Grupos tóxicos, son reuniones  de personas donde en ocasiones se suele asistir para dialogar y compartir ideas de todo tipo, pero el resultado es que esas opiniones están dirigidas a la crítica el chisme  la burla no fomentan acciones positivas que ayuden en el crecimiento humano.

Ausencia de Dios, se cree que es la peor enfermedad que existe, algunos creen que son Dios sólo quedan rastros de la moral humana. La guía de cualquier católico es la presencia de Dios en su vida, practicar el amor, la bondad y la misericordia, permiten día a día comprender su grandeza, anularlo, rechazarlo y negarlo, solo traen conflictos emocionales y espirituales.

Amor al dinero, es una de las pasiones e idolatrías más importantes que la sociedad ha fomentado desde hace ya algunos años, está relacionado con la ausencia de Dios, y es una de las herramientas fundamentales del materialismo, donde la creencia  de poseer dinero permite a una persona obtenerlo todo.

No tener fe, para los practicantes de la religión católica, una de las situaciones que afecta el alma es la falta de fe, se dice que no se puede ser cristianos por momentos, es imposible establecer una fe cuando no hay un suficiente criterio sólido para mantenerla.

Las enfermedades del alma nacen de las debilidades de pensamiento y conciencia, por eso es recomendable estar día a día pendiente de cualquier caso que por muy mínimo que sea, pueda causar algún a siembra de preocupación en nuestra mente, es importante evitar la ausencia de la bondad, relacionarse con Dios siempre es importante y permite sanar y curar muchas enfermedades espirituales.

Del Orgullo

El exceso de esfuerzo genera la formación de orgullos descontrolados, de manera que en algunos casos se puede dar incluso que el acogimiento y la sabiduría mal manejados pueden crear encierros de pensamientos que derivan en obtener aviones de superioridad que promueven y se manifiestan como orgullo.

Esta superioridad espiritual es uno de los males más comunes en esta sociedad, donde actualmente la información se mueve a través de la redes de internet de una manera muy rápida, en ocasiones esa información o es bien procesada  ni tampoco verificada.

Las consecuencias son formación en la personas de elementos orgullosos que permiten considerar que sus actos pueden generar en prepotencia, estar por encima de otros ideológicamente resulta en la mayoría de los casos en problemas de adoración de criterios y discusiones insípidas.

El Ego

Más fuerte que el orgullo y de una forma más silenciosa, poco  va creciendo en la mente de una persona, y se convierte con el pasar de los años en una de las enfermedades más radicales de la sociedad dentro de las enfermedades espirituales se manifiesta como un problema que ocurre cuando la estructura de la personalidad se desconfigura.

Esa personalidad se mezcla con conceptos espirituales e ideas convergentes, volviendo a l apersona en un ser de ideas invulnerables donde nada penetra y solo se considera el pensamiento individual y propio, no permitiendo ayuda de otra persona.

Los sentidos se cierran a nuevas informaciones que vayan en contra de las propuestas, e incluso ciertas ideas constructivas son vistas como impropias cuando una persona mantiene su ego en niveles altos, el ego estaca el crecimiento espiritual y limita la correlación de amplitud de ideas

Rabia espiritual

La literatura espiritual es unánime en señalar la tibieza como la enfermedad peligrosa del progreso espiritual. En el cuidado de la dirección se trata, más bien, de prevenirla, qué es más fácil que curar.

Los síntomas que se presentan generalmente están marcados por presenten cambios en la forma de comportamiento, se expresa a través de la llamada aridez espiritual que no es otra cosa que la omisión de comportamientos estables, donde el hundimiento de la personalidad se comienza a notar de manera muy consecuente.

Esta rabia espiritual no es una forma de violencia, sino de depresión, la rabia es el comportamiento habitual manifestado a través de la violencia y actos agresivos, en el caso de la rabia espiritual es una forma de sequedad o falta de fervor, se plantea la irreverencia  y se puede presentar con manifestaciones de sacrificio y culpabilidad.

El sacrificio realmente es una acto que teme a la mortificación, que es una de las formas de rabia espiritual más determinante, se actúa sin reflexión, más por pasión que por respeto humanos, de manera que se otorga preferencia a la vanidad y el amor propio. Sin embargo todos estos comportamientos son momentáneos que tiene como meta hundir la personalidad.

La rabia espiritual se manifiesta en un estado crónico habitual, aceptando frecuentemente el pecado deliberado, se asusta por la dificultad que representa el camino de la virtud y cede a las tentaciones, aunque es constante carece de paz y el alma no descansa. Obvia las acciones espirituales que pueden ayudar y poco a poco va cayendo en un precipicio amoral sin darse cuenta.

Este tipo de comportamientos han sido tratado por muchos teólogos y filósofos espirituales, donde la definen como la acedia (tristeza del bien espiritual, también relacionado con la pereza mental), el cual es un vicio capital donde involucra las tentaciones humanas y diabólicas.

Sin embargo no es directamente una acedia que no es parecida a vicios apreciables y vistos como tentación, sino como una especie de inquietud, somnolencia o vagabundez mental.

El fervor y la falta de confianza suelen ser los causantes de la aparición de la raba o tibieza espiritual, y una de las formas para curar o eliminar esta conducta es a través del amor, en todas sus formas, junto a la paciencia que se considera la segunda energía y virtud más poderosa del hombre, después del amor, ambas son muy efectivas para tratar esta enfermedad espiritual.

ENFERMEDADES ESPIRITUALES

Con respecto a la cura espiritual, lo más recomendable es la oración y la misericordia de Dios, este tipo de enfermedad es complicada porque están bien consolidadas en la mente, utilizando como herramienta para buscar su solución mecanismos de confianza propia y referencias espirituales firmes. 

Desnivel espiritual

Se considera una conducta espiritual generalizada, donde las limitaciones de conceptos espirituales enmarcan las acciones, es decir personas que constantemente se encuentran en problemas y dificultades por no mantener activas las virtudes y la moral humana.

Estas como hemos dicho, son otorgadas por Dios Y plantean en la persona un estado desbalanceado de opciones emocionales, lo que degenera en ocasiones en acumulación de preocupaciones y somatización hacia algunos síntomas de enfermedades específicas.

Cuando se enfoca la vida en conductas espirituales estables, los dones de vida que son otorgados por dios se equilibran y las metas se logran con mayor comodidad, es verdad que algunos logran sus metas definitivamente, pero como dicen por allí, tomadas por los cabellos.

De manera que no generan alegría y satisfacción, sino eliminación de un peso emocional el cual no es muy recomendable para obtener paz y bienestar, que para algunos se onsiguen unocamente a traves de la practica critiana.

Este comportamiento merece particular atención en la dirección espiritual estricta, porque suele causar graves daños, al dejar en un nivel medio a quienes en los planes de Dios y según el ritmo que habían comenzado a llevar estaban llamados a cumplir la  transformación en Cristo.

ENFERMEDADES ESPIRITUALE

Las personas que mantienen una vida espiritual equilibrada poco sufren de estos desniveles, e incluso gozan de buena salud, mantienen los impulsos emocionales en situaciones adversas y son capaces de controlar su carácter en momentos difíciles, por el contrario las personas con niveles espirituales, generalmente reaccionan ante situaciones adversas con violencia o extremada depresión.

Estos casos de enfermedades espirituales relacionadas con el desnivel, también  tienen su determinación final en la mediocridad, donde se observan comportamientos basados en el vicio, la vanidad, la gula, curiosidad y susceptibilidad excesiva, con el tiempo se agotan las posibilidades espirituales, que permiten mantener el equilibrio emocional de las personas.

Una persona mediocre, mantiene el nivel de comprensión disminuido, se encuentra limitado únicamente a conceptos, criterios banales y simples, espiritualmente no permite dar entrada a ideas de amplitud y sobre todo si éstas vienen acompañadas de acciones espirituales, y sobre todo si busca conocer la verdadera labor y entrega de Dios.

Su vida interior es constantemente envuelta en argumentos difusos, sus acciones son superficiales y no existe totalidad en los puntos de vista, resuelven problemas de forma inmediata sin observar las consecuencias, son un caos y causan mucho daño sin tener en cuenta  de verdad que lo están causando.

Desconocen el amor propio y la espiritualidad no representa una forma de crecimiento, sino una obstrucción e incluso algo que no necesitan en su vida, en muchos casos el desnivel espiritual manifestado a través de la mediocridad se mantiene por toda un vida, y generalmente no logran resolverse.

Sin embargo existen obras de Dios que pueden lograr la superación de estas emociones tan nefastas, Dios otorga a todos los hombres la gracia de la reflexión y la iluminación, donde la propia persona logra descubrir y posteriormente despertar del letargo de la mediocridad  el desnivel espiritual tiende a corregirse, aunque son casos aislados suelen observarse y el propio entorno de la persona logra apreciarlo.

De tipo fisiológica

El cuerpo humano necesita un equilibrio que le permita funcionar de una forma estable y balanceada, por eso es importante  que la parte orgánica y las funciones psicológicas puedan establecer conexión para buscar un balance en todas las actividades.

Las enfermedades espirituales en ocasiones afectan directamente la situación física del organismo, pueden alterar sistemas y causar algunas enfermedades, de allí que muchas personas recurren generalmente a un especialista en medicina para corregir esa avería física.

Los momentos espirituales que general confusión, depresión, rabia, desgano y apatía, generalmente tienen su origen en perturbaciones del organismo de tipo transitoria y momentánea, pueden ser también leves y crónicas.

Algunos creen que el carácter y la personalidad determinan en una persona las acciones de modificaciones de su organismo, también en la forma de cómo asuma la vida, puede determinar en la misma forma el nivel de enfermedades que puede llegar a padecer en su vida.

Se debe intentar observar desde diversos puntos de vista, cuáles problemas físicos se generan en espacios de tiempo específico, con la finalidad de determinar, el motivo de estas enfermedades fisiológicas.

En muchos casos estos problemas como el catarro, tos, y fiebres eventuales, solo están manifestando alguna irregularidad de tipo psicológico, porque cada sistema del cuerpo humano está íntimamente conectado, podemos observar cómo las personas muy nerviosas suelen tener problemas con dolores estomacales, lo que indica que directamente existe una relación.

Las rabias y molestias inciden directamente en el estómago y el corazón, hoy en día se realizan estudios con la finalidad de descubrir estas relaciones entre la parte fisiológica y la psicológica, aunque nunca se descarta que muchas enfermedades de tipo fisiológico generalmente son parte de una reacción de defensa del organismo, donde las células se salen de control.

De tipo psicológico

Existe un axioma griego muy utilizado en los juegos olímpicos que dice “mente sana, cuerpo sano”, y es una gran realidad, en muchas ocasiones hemos observado como personas con una constitución física impecable llegan a desarrollar enfermedades espirituales que incluso jamás llegan a resolver, no obstante, las situaciones psicológicas no están vinculadas a la contextura de cualquier ser humano.

Igual sucede con las enfermedades espirituales, cuando la mente se encuentra muy sana se sabe que las posibilidades de enfermarse son muy remotas y distantes, para lograr una amplitud espiritual donde las enfermedades espirituales no puedan incidir en la vida de una persona, es importante otorgar los beneficios de una buena educación espiritual en los primeros años de vida.

Los padres deben otorgar a sus hijos todas las herramientas para que a través de ciertos elementos morales, logran superar los problemas que se le presentaron, es inevitable que en la vida de una persona existan problemas, son las acciones con las cuales las personas tienen que aprender a vivir.

Es importante controlar las acciones perturbadoras que exige de la mente no caer en provocaciones de vicio yo de influencia externa que pueda generar una enfermedad espiritual, es importante desarrollar desde joven las virtudes humanas, que son las que ayudaran en el futuro de la persona.

Diariamente se encuentran eventos que pueden malograr la sensibilidad del alma y por lo tanto se requiere que cada uno cuente con esa fuerza moral para enfrentarlas. Estos obstáculos que se presentan en el proceso, pueden ser de varios tipos.

Comenzamos con los afectivos que condicionan la visión real de las cosas, de manera que es importante desde joven, buscar la alternativa espiritual y religiosa que regala Jesús, quien delimitará las líneas del camino que debemos seguir por el resto de la existencia.

El constante acoso que pueden llegar a recibir algunos niños o jóvenes puede fomentar el desequilibrio de los pensamientos y desarrollar en la conciencia pensamientos no muy buenos para un buen desarrollo emocional y espiritual.

De allí que entonces se tengan  que realizar a través de consultas a especialistas, reparaciones psicológicas, donde la persona a través de ciertas traías debe solucionar esas obstrucciones de pensamiento que no le dejan vivir.

La importancia de los padres en otorgar una infancia llena de educación basada en la palabra de Dios es  importante, las correcciones que se puedan hacer de tipo espiritual y psicológico siempre encuentran un gran obstáculo llamado confianza.

Los especialistas que tratan estas situaciones arraigadas en los pensamientos, expresan que la persona debe poner de su parte para poder sacar estas cosas de su cabeza.

Durante la infancia es cuando recibimos las primeras y las más permanentes enseñanzas, de allí la importancia de otorgar a temprana edad esos conocimientos relacionados con las virtudes.

El compromiso para resolver definitivamente las cosas es a través de dos canales, la fe que nos lleva al encuentro de Dios y por ende la solución y el compromiso de la persona de asumir y resolver definitivamente sus alteraciones mentales.

Enfermedades de transmisión espiritual

Recientemente especialistas en España, han desarrollado unos conceptos basados en términos muy comunes, donde describen algunas enfermedades espirituales de una forma directa y clara veamos:

De comida chatarra

Denominada de esta forma debido a la cultura actual pone de manifiesto diversas formas de enfrentar la rutina diaria, es decir se pone de manifiesto el aceleramiento del proceso de información, la velocidad para conseguir resultados veloces y obtener  satisfacciones materiales y emocionales de una forma muy veloz.

A esto se refiere y lo relaciona con la comida rápida, llamada chatarra que es un tipo de alimentación con deficiencias donde los seres humanos utilizan de una forma rápida en la cual no invierten mucho tiempo para comer, de esa misma forma la información que se procesa en la mente es rápida y de allí su denominación de chatarra.

Al ser rápida la información, la misma cuenta con elementos que no dan tiempo de analizar y reflexionar acerca de cómo se procesan esa información, en la mayoría de los casos sin apreciar su contenido o contexto.

Esta situación tiende a generar enfermedades espirituales, la persona no logra relacionar ni ponderar los pro y los contra de ese proceso, y no permite intervenir para determinar y prevenir si esa información es beneficiosa o perjudicial.

Al no contar con el proceso vital del proceso de información, se perturba la mente en las personas que tienen arraigado valores residuales muy estables, y desajusta las ideas, en cambio en personas que no tiene ningún tipo de estabilidad espiritual, las llevan por caminos erróneos que generalmente causan algún daño emocional.

Mucha información que procesa la mente en estos días es vacía y llena de banalidades, las conversaciones de los jóvenes se encuentran llenas de inmediatez y sin contenido profundo, esto no  permite considerar ideas renovadoras e innovadoras que puedan llevar hacia el progreso de la humanidad.

Cuando un joven procesa informaciones vacías, como por ejemplo las que han creado actualmente las redes sociales y toda la parafernalia de internet,, obtenemos líderes vacíos que desmoronan las bases de la sociedad y los valores espirituales.

De imitación

Es una de las enfermedades espirituales más comunes, la imitación determina comportamientos e incluso formas de pensar, en casos de personas que no mantiene un criterio propio.

Podemos colocar como ejemplo de manera sosegada, comportarse de una manera determinada en la cual no se observa naturalidad en los movimiento, así como incluso vestirse diariamente con ropa de colores y estilos específicos, pueden determinar ciertos  problemas de tipo psicológico.

Los seres humanos han  sido inducidos por la sociedad occidental a valorar patrones irreales y sin ningún tipo de sustento, vemos como la moda y las tendencias sobre ideas que son vacías tienen la prioridad en este siglo XXI, la inversión de dinero y de tecnologías ha sido dirigida hacia la formación de valores anti espirituales.

El materialismo de la sociedad actual está lleno de imitaciones, donde artistas, deportistas, y muchas personas dedicadas a profesiones sin sentido, tienen un valor relevante y crean una gran influencia mediática.

Los jóvenes tienden a copiar estos patrones, los cuales incluso son fomentados por especialistas en diversas áreas, dando justificación a través de los medios de comunicación y defendiendo inclusos derechos que en el fondo no tienen ningún valor de justicia.

La implementación de los valores y las virtudes,  son los elementos que permiten a una persona obtener un desarrollo personal, llegan en los jóvenes a una edad avanzada, y algunos se dan cuenta que han perdido mucho tiempo en tendencias innecesarias, hoy en día la imitación perjudica a mucha gente, la sociedad no lo critica ni la condena, más bien la fomenta.

Esta situación crea  limitaciones de espacio y mental y desarrollo de ideas originales, que puedan ayudar al desarrollo individual y de una sociedad, la tendencia en los últimos años no ha cambiado y la imitación se ha acentuado.

De manera que por el momento será una lucha importante para todos los que maneja criterios basados en la espiritualidad, de manera que es una opción seguir otorgando las virtudes en jóvenes que así lo dispongan.

Confusión en la motivación

Está muy relacionada con el tema anterior, y se considera una del as enfermedades espirituales más silenciosas, hoy en día se busca llenar el vacío espiritual de cualquier manera, lo que permite obtener necesidades vacías y llenas de vicios, buscando provocar el pecado, el cual llega a ser algo previsible y necesario, de manera que las acciones buenas llega a ser situaciones que muchos olvidan.

Es de vital importancia la formación de la familia, donde se puedan fomentar verdaderos procesos motivacionales, el joven debe buscar por sus propios media su creatividad de pensamiento, que le permita ser libre, y esto se logra cuando la persona mantiene un equilibrio espiritual basado en algún tipo de religión.

Cada persona puede establecer su orden de competencias, y los jóvenes deben conocer hacia donde pueden dirigir sus motivaciones, esto les ayudará a cometer pocos errores y buscar la verdad que les puede dar una bienestar integral.

Demostrar experiencia espiritual

Cuando el ego invade los pensamientos de una persona la situación se torna crítica, la observación es nula y las orientaciones suelen perderse y disolverse en el tiempo, las experiencias individuales deben irse guardando en la mente.

Siempre que estén vinculada a las acciones de buena fe, las experiencias que puedan ser determinadas como positivas, salen a relucir durante toda la vida, existen diverso ejercicios que no permiten obviarlas ni dejarlas a un lado.

Algunos maestros espirituales de otras religiones mantienen estas creencias donde se logra obtener beneficios perdurables y permanentes que ayudan a mantener el nivel de bienestar en la vida.

Los maestros espirituales

Las tradiciones espirituales de diversos pueblos se han puesto de manifiesto en los últimos años, doctrinas basadas en otras ideas cósmicas, presentan a los seres humanos alternativas que buscan de satisfacer necesidades religiosas, donde algunos piensan que el catolicismo no asume.

Se cree que la proliferación de estas corrientes que aparentemente son nuevas para la sociedad occidental, se debe al llamado Marketing de crecimiento del siglo XXi, utilizado por muchas corrientes espirituales como el Budismo, el hinduismo, Los mormones, testigos de Jehová y diversas escuelas religiosas, las cuales están ocupando espacios en diversos lugares del mundo.

La captación de fieles se realiza de forma muy rápida, el poder de convencimiento es fuerte y muchas personas que tienen vacíos espirituales, creen profundamente en estas iglesias y maestros, sin embargo en el supermercado de Dios hay de todo, estas corrientes no han ido creciendo de manera exponencial como muchos pensaban.

enfermedades espirituales

Algunas tocaron techo y mantiene un grupo de fieles que van y vienen, generalmente salen decepcionados y abandonan el barco de manera que se sienten engañados.

Esto representa una enfermedad espiritual que causa mucha decepción. La comercialización de figuras espirituales imponentes con poder psíquico espectaculares demuestra con el tiempo que solo es un simple negocio mercantilista.

Esta enfermedad funciona como una cinta transportadora de tipo espiritual donde los fieles van pasando y son bendecidos, hasta que llegan al final y se encuentran en el mismo lugar de donde comenzaron, de manera que estos maestros espirituales demuestran muchas veces un engaño a quienes buscan fidelidad espiritual.

La frustración lleva a la incredulidad, y en ocasiones a la vuelta a su raíz espiritual, La iglesia católica mantiene sus fieles en función de la fe y la verdad, no engaña ni miente, se basa en  las creencias de muchos cristianos y pueblos católicos sin buscar oportunidades irreales en los fieles, todas las personas son recibidas con amor la casa de dios representan la cura de estas enfermedades.

Enfermedades grupales

Este tipo de enfermedad se manifiesta de una forma muy interesante, consideran en cada miembro la responsabilidad y el compromiso de abandonar las ideas, sino puede ser castigado, las enfermedades grupales son actividades  que utilizan dependencias basadas en la tradición para poder inducir a los integrantes hacia conductas específicas.

La lealtad es una de las herramientas utilizadas para mantener cohesionado los grupos, se realizan acuerdos y las personas viven preocupadas si por algún motivos violan las normas o dejen de asistir se crean ansiedades de preocupantes, donde incluso algunos llegan a temer por su vida, las enfermedades grupales son creadas por líderes espirituales o de otro tipo que se forman con ideas bien planificadas.

El problema de esos grupos que forman círculos viciosos de normas es que limitan la libertad de pensamiento en algunas ocasiones, incluso su rigidez no les permite abrirse a nuevas ideas lo que en ocasiones fomentan las diferencias y divisiones, en donde los más comprometidos se sienten frustrados y engañados.

Virus letal

Denominado de esta forma ya que ciertas enfermedades espirituales pueden ser terminales o finales, cuando no permiten considerar la evolución de ideas con respecto a los cambios en  la sociedad, la espiritualidad actual debe ir acompañada de amplitud en las ideas que permitan dar forma a la historia y el cambio en ciertas tradiciones y culturas.

La no modificación de estas acciones crea encierro espiritual y el dominio de ideas que a largo determinan una esclavitud de criterios, donde finalmente la persona no puede escapar y termina siendo un preso de sus propios pensamientos, la liberación  vienen con la forma en la cual las personas busquen a Dios.

La libertad de pensamiento es vital para fomentar las amplitudes de pensamientos que puedan llevar al conocimiento de  acciones espirituales innovadoras y actuales, las barreras de pensamiento limitado y ortodoxo crean encierro y forman una pared donde jamás se puede escapar.

El espíritu evangélico

Cuándo se plantea la palabra evangelio se habla de “buena nueva”, del mensaje de Jesús, un mensaje liberador, que permitió a muchos gentiles  y paganos salir de las cárceles ideológicas que el judaísmo les otorgaba, sin embargo han pasado muchos años y la cura de estas enfermedades espirituales ha ido evolucionando.

Cuando no se trata de un dogma aislado se puede hablar de ideas espirituales equilibradas y de una espiritualidad evangélica con valor e importancia, no todas las corrientes dogmáticas espirituales que se encuentran por todo el mundo tienen un carácter tóxico, ni tampoco contienen elementos que puedan causar enfermedades espirituales.

Los juicios no son convenientes cuando se observa que la razón y la ideología se encuentra dando pasos en función de la bondad y la fe, han salido muchas doctrinas después de la muerte de Jesús, el cristianismo ha establecido su forma directamente con los apóstoles y discípulos, ha viajado mucho, tienen suficientes kilómetros de recorrido, que le permiten determinar criterios propios basados en la verdad de Jesús.

Las enfermedades espirituales representan una forma de desviación con respecto a la moral, el comportamiento y las virtudes humanas, influyen en la forma en la cual el hombre ha ido llevando su futuro y la sociedad, la Iglesia sigue luchando para obtener el beneficio de la creencia en la fe, y superpone a Dios por encima de todo.

Cada fiel está consciente de su papel dentro de la iglesia y  actualmente se han dado cuenta que cada día la fe es una forma de conseguir el paso hacia la verdad de Dios, la curó a muchos males de la humanidad se puede conseguir a través de la espiritualidad y la religión, a pesar de haber cometido tantos errores, el catolicismo ha demostrado reflexión y perdón en muchas de sus acciones.

La revolución de la Iglesia llevada a cabo primordialmente por San Juan Pablo II y en la actualidad  reforzada por el papa francisco está captando nuevos fieles, que observan realidades espirituales que otras iglesias ocultan.

Remedios para su cura

La sanación de las enfermedades espirituales se manifiestan a través de Dios, el creador otorgó virtudes a cada persona con el objeto de realizar acciones que vayan enmarcadas en la bondad, la misericordia y la fe, cada creyente puede practicar estas acciones incluso sin necesidad de ser católico, estas virtudes se encuentra dentro de su ser.

La diversidad de problemas espirituales, tienen su cura de manera progresiva, algunos aplican tratamientos psicológicos, que pueden ayudar a palear o minimizar el problema pero creemos que estas acciones deben ser complementados a través de la ayuda espiritual, pero sobre todo en la búsqueda de Dios.

Aunque para algunos esto parezca absurdo, realmente es la mejor manera de curar estas enfermedades espirituales, las conductas y comportamientos negativos tienen un precedente relacionado con alguna acción adversa.

La expresión de estas enfermedades permite desarrollar comportamientos descontrolados que  son causados sencillamente por perturbaciones, las cuales se han alojado en la mente y el alma de la persona, la envidia por ejemplo es considerada como una acción conductual donde se desarrollan pensamientos que busca obtener algo de cualquier modo.

La acción de Dios debe estar acompañada de situaciones externas que tengan carácter providencial, esto quiere decir situaciones donde los signos negativos se convierten en un signo positivo para la cura de la espiritualidad, entra en juego la reflexión y la búsqueda del porque suceden las cosas, entonces se obtienen realmente el conocimiento de la verdad, la cual consiste en la búsqueda de Dios.

Cada acción adversa y conflictiva que sucede en la vida de una persona está determinada muchas veces por situaciones que poco a poco la propia persona las promueve y fomenta de manera indirecta.

Cuando existen enfermedades espirituales, ellas se relacionan de una forma pasiva con la sanación y la curación de los problemas, las enfermedades en personas con problemas espirituales los llevan a considerar la presencia de Dios como una forma de redimir y abrir los ojos con respecto a sus acciones negativas.

Ponemos como ejemplo ciertas situaciones que suceden y permiten curar enfermedades espirituales:

  • Separaciones dolorosas donde el entorno sufre las consecuencias, permite a los causantes cambiar su manera de pensar.
  • Humillaciones muy fuertes, ayudan a lograr el conocimiento de la humildad.
  • Éxitos inesperados también son parte de las acciones que ayudan a mejorar y descubrir las virtudes.
  • El contacto directo con oras inesperadas de Dios, ayudan a considerar que la vida tienen un gran valor.

Las enfermedades repentinas, limitan el desarrollo de todo lo concerniente a las actividades formales de las personas, si estas han mantenido actitudes negativas y pecadores, al final conocerán la importancia de Dios.

El corazón debe ser preparado para no digerir pensamientos, ideas, comportamientos y acciones que puedan llevar a una persona al pecado, es importante fomentar las virtudes desde pequeño, los padres y la familia son un elemento vital para el fortalecimiento espiritual de los jóvenes, quienes a lo largo de su vida recibirán acciones hostiles de la vida.

Fortalecer el espíritu, la fe, la esperanza y el amor se consideran fundamentales para el combate de las enfermedades espirituales, las herramientas para implementarlas son muy diversas que van desde promover la confianza hasta fomentar la cooperación. Cada virtud insertada en el carácter y la personalidad de cada miembro familiar conforman un escudo anti pecado.

Siempre es importante mantener a Dios en nuestras vidas, si obtenemos logros y tenemos bienestar es importante agradecer y sentirse hijos del creador, así mismo en situaciones adversas alabar a Dios y pedir su ayuda, siempre que seamos fieles con sus acciones, es importante mantener la esperanza en cualquier momento de la vida sea positiva o negativa.

Los cristianos fieles e incluso los practicantes de otras religiones no solo deben contar únicamente con el  apoyo divino en situaciones adversas, siempre es bueno contar con el agradecimiento a Dios, incluso cuando no existen limitaciones espirituales ni físicas.

Observemos como muchas personas con ciertos problemas físicos e incluso psicológicos, pueden seguir adelante y llevar una vida normal, a pesar de sus limitaciones, son un claro ejemplo de cómo se deben enfrentar las cosas  a pesar de las adversidades, lo que lleva a considerar que son una referencia importante para esas personas que son portadoras de enfermedades espirituales.

La importancia de las virtudes para la cura de las enfermedades espirituales, radica en que cada fundamento de contenido y acción permite considerar un cuadro donde se formula un cuerpo espiritual uniforme, que ayuda a la persona a observar y considerar que acciones pueden dañar su vida, o cuales no se encuentran dentro de la moralidad divina.

Diariamente las personas se encuentran con situaciones donde pueden ser inducidas al pecado, los vicios, malos hábitos, mensajes subliminales que llevan pecar, y muchas otras acciones diarias están diariamente presentadas en cada lugar que se visite, la correlación de virtudes permite incuso considerar que tipo de amigos y en cual entorno se debe movilizar un ser humano.

Cada quien debe tener presente que las enfermedades espirituales y como lo explicamos en este capítulo se van formando en la mente de manera silenciosa, por lo que es importante estar pendiente durante el trascurso de nuestra vida, de las señales que se reciben y que muchas veces pasan desapercibidas.

En los niños suelen ocurrir con mas frecuencia, su vulnerabilidad e inocencia permiten dar entrada fácilmente a vicios hábitos y pensamientos negativos, que si no se corrigen tiempo, inciden de manera adversa en toda su vida.

Si deseas conocer más de estos temas te invitamos a visitar nuestra página haciendo click en los siguientes enlaces:

(Visited 13 times, 1 visits today)

Deja un comentario