Oración a Jesucristo por su gracia y misericordia

Las plegarias dadas a conocer a continuación pueden realizarlas todos los que necesiten de la bondad infinita de Jesús, principalmente para que tengan piedad por aquellos pecados cometidos de los cuales se arrepienten. Descubre de inmediato la poderosa oración a Jesucristo.

Oración a Jesucristo para todos los días

El Señor y salvador Jesucristo conduce a todas las almas más necesitadas a un gran regozo, si todos los días disponen un pequeño tiempo para dedicar una breve oración a Cristo. Solo es indispensable elevar la fe al máximo para que el Redentor tenga mayor poder de alcance.

Señor Jesús, cuya mirada compasiva depositó en malas personas que durante la humillación en el madero no hicieron otra cosa que burlarse de su febril humanidad. Todos los días me acerco hasta ti para renovar esa fe y alegar que creo en ti y en todas tus obras de bondad.

Haz que mi fe siempre sea libre, para renunciar a todas las tentaciones del demonio y aceptar a un solo Dios, creador del cielo y de la tierra, del agua y el fuego, de animales y vegetales, de sostener el bien y castigar a quienes predican con el mal.

Haz que mi fe sea siempre genuina, para creer que un Espíritu Santo consolidó el nombramiento de Cristo, como el unigénito Hijo de Dios al recibir las aguas del Jordán. Por la luz pacificadora de la Santísima Trinidad, acepto a Jesús en mi vida para que direccione el rumbo, como el capitán que maneja a su tripulación a puerto seguro.

Haz que mi fe sea tan fuerte para no olvidarme de Dios cuando esté en las buenas y acercarme exclusivamente en las malas. Protégeme contra la adversidad y de quienes velan por mi caiga para festejar sobre los dolores ajenos.

Amén.

Para lograr un milagro

Con estas oraciones de Jesucristo podrá alcanzar ese testimonio importante de aclamar un milagro o petición urgente. En primer lugar, corresponde asegurar la confianza en que él nos escucha, hasta derramar en cada uno de nosotros bendiciones infinitas. Por si la oración a Jesucristo no es suficiente, también hay que tomar en cuenta la oración al Espíritu Santo por una petición de sanidad, para sanar todos los males que nos aquejan. Tenerla en cuenta es un gran alivio.

oración a Jesucristo

Hoy con suma diligencia, me acerco hasta tus majestuosos pies, Cristo bendito, Rey de Reyes, para que perdones mis innumerables pecados. Intercede por mí y por todos mis hermanos que en algún momento hemos profanado tu nombre y olvidado cada uno de tus dones. Renuncio a Satanás y a todas sus criaturas que están dispuestas a seducirme con caminos impuros para seguir pecando.

Me acerco fielmente a tu rostro ensangrentado para solicitar este importante favor (explicar con detalle de esa petición hasta alcanzar el milagro deseado).

Para una petición desesperada y difícil

Palabra verdadera, luz y vida. Eso es lo que eres para mí, Cristo bendito, doliente en el madero y redentor para todos los afligidos. Eres mi gran Señor, que al recordar tu famosísima frase “Pedid y se os dará. Buscad y hallarás. Llamad y se os abrirá” tengo plena confianza en tu poder infinito.

Te llamo, te busco, para que suplas con misericordia de esta gran necesidad (a continuación, acá se expone la petición desesperada y difícil). Por intercesión de tu majestuosa madre, virgen María, deseo que estas súplicas sean tomadas en cuenta para obtener una fabulosa solución.

Eres testigo fiel, Hijo único de Dios. Señor de Señores, bajo tu amparo siempre me encuentro, implorando un pronto resurgir con esta oración a nuestro Señor Jesucristo. Te escucho venir, creo en ti, Padre Todopoderoso que vive en el Reino de los Cielos.

Amén.

(Visited 51 times, 1 visits today)

Deja un comentario