Preciosa Oración De Fe Y Esperanza Al Dios Del Cielo

La oración de esperanza al Dios del cielo él que nunca nos abandona , él tiene un estilo muy diferente para saber ayudar y comprendernos, él nos enseña que cuando hay un problema, debemos arrodillarnos y realizar oraciones de fe y esperanza a nuestro creador y confiar en que todo se solucionará y nunca rendirse, siempre hay que recordar que somos la creación mas hermosa que Dios hizo.

oración de esperanza

 Oración de esperanza

Las oraciones de Fe y Esperanza son aquellas que realizamos cuando estamos en una situación o un problema difícil, en el que decimos que ya no podemos más, pero siempre recordando que hay un Dios en el cielo él cual nos recuerda que hemos sido creados bajo su voluntad y que siempre estará con nosotros espiritualmente.

Oraciones de fe y esperanza

Señor, Enséñanos a establecer una solidaridad sincera con los que sufren, con los que padecen a causa de la violencia, la injusticia y el terror. No nos hagas olvidar que millones de personas son diariamente despojadas de su dignidad, de su libertad, de su comida, de su ropa, de su techo, salud y habitación.

Señor, llénanos de la fuerza para enfrentar a quienes nos oprimen, pero no permitas que en nuestra lucha por la libertad y la justicia, no olvidemos el supremo mandamiento de no matar, no aplastar, no ofender. Enséñanos a no caer en la tentación de la violencia, pues tú derramaste tu preciosa sangre, para que nunca más sangre humana fuera derramada por nosotros.

Señor, Tú que te levantaste victorioso sobre la muerte, sanando con ternura las heridas que te había causado la insensatez humana, ayúdame a encontrar el camino que me conduzca a la reconciliación y a la paz.

Amén.

A tu lado me siento un ganador Dios mío. Por eso realizo con todo mi corazón y amor esta oración para tener fe y esperanza.

Dios mío ayúdame a volver encontrar mi camino , para tener una vida llena de felicidad, de paz y tranquilidad, ilumíname para ser una personas de bien y cumplir cada uno de mis sueños.

Se que todo a tu voluntad. Por eso pido perdón si he cometido errores o pecados, perdón si he sido impaciente y si mi fe ha temblado, a partir de hoy solo se mantendrá e irá en aumento.

De mi boca no saldrá enojo, ni palabras de mal para nadie, solo de respeto, amabilidad y bien, incluso aquellos que conmigo no han sido buenos. Yo no he desear mal a nadie, porque no soy quien, para juzgar a otro humano, no soy perfecto, pero tengo lo más perfecto en mi vida. A Dios, mi Padre; que me cuida y protegerme para tener fe y esperanza.

A ti, oh Señor, levanto mis ojos, tú que habitas en el cielo y entre los hijos de los hombres.

Levanto hoy mis ojos de donde viene mi esperanza.

La esperanza que me llega en abundancia de tu inmenso amor, de que no te olvidas nunca de mí.

Muchos de los hombres ponen su esperanza en que tengan suerte en el juego,en que todo les salga bien, en la solución de sus problemas.

Mi única esperanza es pronunciar tu nombre.

Mi alegría se llama conocerte, saber de tu bondad infinita, más allá de donde alcanza mi razón.

Tú eres mi principal  puerta abierta, una ventana llena de luz. cuando los hombres me miran, me preguntan porque  sigo creyendo, porque tú sigues siendo mi esperanza,

Me digo:

Si te conocieran, si supieran sólo un poco de ti, si ellos descubrieran lo que tú me has dado,estoy seguro de que no dirían lo que dicen; pues tú eres maravilloso, acoges mis pies cansados.

Por eso, por todo y por siempre, tú, señor, eres mi esperanza. Amén

Oración de esperanza en Dios

Señor , he venido a realizar esta oración de esperanza para pedirte valor y lucidez para enfrentar todas mis dificultades, no dejes que mi ánimo se termine. Tú eres mi fortaleza y mi roca fuerte, mi escudo protector ante la adversidad. Que nunca quedemos confundidos en todos los que en ti ponemos nuestra fe y nuestra esperanza.

Mi corazón quiere sentir a cualquier momento que se llena de tu confianza y con todas sus fuerzas quiere salir dispuesto a servir y a comprometerse, para ayudar con el logro de todos mis sueños.

Ayúdame a dar lo mejor de mí, a entregarme plenamente a la bondad y pureza de tu amor, a centrarme en tu Palabra que abriga, que sostiene, que impulsa y alienta a superar todo obstáculo y dificultad que se presente.

Ayúdame a explorar la profundidad de mi ser, a escudriñar bien a fondo y encontrar todos esos talentos que has sembrado en mí, para conseguir el éxito y la felicidad en todas y cada una de las tareas que me toca realizar.

En tu Nombre, y con tu ayuda, sé que puedo vencer, porque nadie que ha confiado en Ti, en tu compasión y en tu misericordia, ha salido defraudado.

Amén.

Oración alternativa

Señor, una vez más estoy delante de tu misterio realizando esta oración de esperanza en un momento de preocupación, estoy constantemente envuelto en tu presencia que tantas veces se torna en ausencias de tu presencia.

Mirando el inmenso mundo de la tierra de los hombres tengo la impresión de que muchos ya no esperan en nada de ti.

Yo mismo realizo mis planes, trazar mis metas y colocó las piedras de un edificio del cual el único arquitecto parece ser yo mismo.

Hoy día los hombres somos muchas veces unas criaturas que nos constituimos en esperanza de nosotros mismos.

Señor ayúdame a saber cuando estoy destruyendo mi futuro y guíame por el camino correcto.

Hazme comprender que por más difícil que sea los problemas, las noches oscuras siempre se hará tu voluntad en esta tierra, ayúdame a seguir tu camino y ser una persona correcta.

Depositó en tu misterio mis pasos y mis días porque sé que tu hijo y mi hermano venció la desesperanza y garantiza un futuro nuevo porque pasó de la muerte a la vida. Amén

Versículo de la biblia que acompañan las oraciones de fe y esperanza al Dios del cielo

La biblia destaca el evangelio a través de los versículos de San Mateo:

Capítulo 6, 9 al 34

Vosotros, pues, orad así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre;
venga tu Reino; hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo.

Nuestro pan cotidiano dánoslo hoy; cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas, que desfiguran su rostro para que los hombres vean que ayunan; en verdad os digo que ya reciben su paga.

Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro, para que tu ayuno sea visto, no por los hombres, sino por tu Padre que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

No os amontonen tesoros en la tierra, donde hay polilla y herrumbre que corroen, y ladrones que socavan y roban. Acumulad más bien tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que corroan, ni ladrones que socavan y roban. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará luminoso;
pero si tu ojo está malo, todo tu cuerpo estará a oscuras. Y, si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡qué oscuridad habrá!

Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al Dinero.

Por eso os digo: No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis. No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido.

Mirad las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. No valéis vosotros más que ella.

Por lo demás, ¿quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un solo codo a la medida de su vida

Y del vestido, ¿por qué preocuparos? Observad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan.

Pero yo os digo que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió como uno de ellos.
Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios así la viste, no lo hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe.

No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?, ¿con qué vamos a vestirnos?, que por todas esas cosas se afanan los gentiles; pues ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso.

Buscad primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura.
Así que no os preocupéis del mañana: el mañana se preocupaba de sí mismo. Cada día tiene bastante con su propio mal.

oración de esperanza

Estos artículos pueden interesarte , te recomendamos visitar los enlaces:

Fe, esperanza y caridad, las virtudes teologales

Oración para rezar en momentos difíciles

Oración fuerte al Justo Juez para ganar un Juicio

(Visited 104 times, 1 visits today)

Deja un comentario