Brujería: amarres, mal de ojo, contras, oraciones y más

La brujería representa una actividad donde se le da importancia a las creencias y prácticas basadas en la superstición la hechicería y la magia, llevada a cabo por personas que se hacen llamar brujas o hechiceros, en este artículo podrás conocer todo lo referente a este tema.

brujería

Brujería

Desde hace muchos siglos que la práctica de la brujería se viene practicando a través de creencias y actividades oscuras, llevadas a cabo por personas que tienen cierto poder para dominar situación y personas a por medio de la superstición la hechicería y la magia.

Se considera una actividad de tipo anormal, dentro de las acciones morales y buenas de los seres humanos, ya que generalmente buscan el daño y el perjuicio del resto de las personas, en ella se involucra al diablo y los supuestos espíritus oscuros que no tienen tranquilidad con su alma.

No representa un tema nuevo para la humanidad, desde la prehistoria se ha venido practicando esta disciplina, a medida que han cambiado las épocas también han cambiado la forma de sus creencias.

En occidente por ejemplo está muy asociada a ciertas creencias espiritistas, como por ejemplo relacionarla con el diablo y los espíritus ocultos que habitan en el infierno. También está muy relacionado con la astrología y la hechicería.

Del mismo modo algunos lo relacionan con otras actividades como el espiritismo, la magia,  y la santería, donde realizan los llamados brujeria amarres de amor, brujeria para alejar a una persona entre otras acciones.

Es por ello que en este artículo vamos a describir todo lo necesario para conozcas de verdad todo lo referente a la brujería, la hechicería, la magia negra y todo lo relacionado con las ciencias ocultas.

Concepto de brujería y hechicería

El término tiene diversas connotaciones, en el idioma castellano la brujería se asocia a las prácticas que realizan los brujos y las brujas, que son catalogados en el mismo nivel de los magos, estos representaban en épocas antiguas las referencias y guías de conocimiento, tenían ciertas clasificaciones, por ejemplo los reyes magos no eran catalogados como brujos sino como científicos y astrología.

brujería

Se cree que la brujería comienza cuando la superstición y la forma de buscar como divina los sucesos del futuro a través de energías ocultas en el cielo y en la tierra, permitieron darle cuerpo desde hace siglos a este movimiento espiritual.

Los magos se convirtieron en los consultores de los reyes, los hechiceros pertenecían a una casta de asesoramiento de los dignatarios donde podían curar enfermedades, destruir a los enemigos y proteger el reino, a comienzos del siglo XX tenemos el caso más renombrado y famoso de Rasputín en la Antigua Rusia zarista.

La brujería es un término usado hoy en día para intentar poner los poderes divinos de Dios por debajo de las energías ocultas. De allí que  el cristianismo y algunas corrientes religiosas lo llaman magia negra, ya que se realiza con fines maléficos y donde se realiza la brujería ritual para involucrar al demonio en todas las acciones.

Algunos creen que la brujería pasa a ser una actividad ilegal cuando utiliza la búsqueda de fuerzas espirituales que han pasado a otro  mundo y unir e involucró a estas dos dimensiones espirituales, descontrola el equilibrio emocional y espiritual del estado terrenal.

Los practicantes de esta actividad han buscado la forma de justificar su procedimiento alegando que existe una brujería blanca y negra, asi como una magia blanca y otra magia negra.

brujería

Ellos alegan que cada acción realizada por un mago, hechicero, chaman o brujo,  implica un tipo de lógica que puede ser considerada dentro de los valores de la naturaleza como normal, sin embargo para la mayoría de las personas que habitan el planeta la brujería está relacionada directamente con la maldad.

Por lo que no cabe ninguna justificación, debido a que sus actos se relacionan con el daño y el prejuicio hacia personas, bienes y acciones humanas,  allí que la brujería sea considerada como una actividad ilícita en muchos países, sin embargo y como veremos más adelante, encontraremos países donde es totalmente legal el uso de la brujería y se práctica con el objeto de buscar soluciones a ciertos problemas.

Las Brujas

Para establecer un criterio real de quienes son estos personajes, debemos conocer el origen del término se cree que proviene del idioma portugués e incluso es anterior al periodo romano, donde se utilizaba la palabra bruxa a finales del siglo III, para definir a estas personas que realizaban actividades ocultas.

Para el siglo XII se observó el uso de la palabra “Broxa”, que definió acciones de mal comportamiento atribuidos a las personas de mala calaña, que invocaban al demonio. Sin embargo se cree realmente que el término nació en las originarias regiones de España y Portugal específicamente entre Gascuña y Bearn.

Algunas regiones vascas conocían el término también de “Sorgin” en español y en idioma vasco “Meiga”, en latín hacia las regiones de Italia eran llamadas “Maléficas” o “Singulares maléficas”, sobre todo en el periodo de la edad Media.

Podemos ver que en inglés son llamadas “Wicht”, en alemán “Hexe”, en francés “Sorciere” y en italiano “Strega”, de manera que el término es muy variado pero el significado es completamente igual en casi todo el mundo, personas que practican la brujería.

En la tradición europea

Ya sabemos el papel que desempeñaron y que aún desempeñan las brujas, no son realmente un buen ejemplo a seguir, sin embargo en la literatura Europea, las brujas han tenido un protagonismo extraordinario, llegando incluso a ser protagonistas de historias impresionantes.

Desde su aparición en el siglo XV, cuando comienzan los relatos de estas mujeres, la figura de la bruja comenzó a observarse de una forma variada, algunos las toman como simples hechiceras otros decidieron colocarlas en muchos cuentos infantiles para suavizar la manera en la cual eran observadas.

De algún modo el conocimiento que las personas tienen de las brujas generalmente proviene de los cuentos infantiles, en Blancanieves aparece una bruja que la hechiza al entregarle una manzana, en el cuento de la Sirenita, (El original) una bruja le otorga las piernas a cambio de su voz, la bruja malvada que aparece en los el cuento de los hermanos Hansel y Gretel, sin embargo no todas las brujas han sido reseñadas como malévolas.

Tenemos las dos brujas malas y las dos buenas  que parecen en el Mago de Oz, también recientemente la historia de una bruja que espiritualmente tiene un buen corazón pero sus acciones hacia los que intentan someterla es terrible,  llamada “Maléfica, en fin la situación en el folclor cultural de las brujas ha sido muy diverso a través de los años.

En la cultura y el arte

Las brujas han sido descritas de varias formas, al comienzo de su existencia y durante la inquisición las brujas tienen características muy feas, era ancianas con aspecto desagradable, tenían mucho poder, físicamente eran espantosas, con una nariz puntiaguda con pocos dientes y mirada aterradora, generalmente vestían de negro y portaban un sombrero de ala ancha con una copa muy alta.

Estas brujas que se manifestaron en la cultura y el folclore europeo durante el proceso de inquisición, permitieron a los artistas y escritores recrear una serie de imágenes e historias con respecto a ellas, con el pasar de los años las brujas buscaron una forma captar víctimas  y utilizaron la metamorfosis de su aspecto físico para atraer hombres.

Vemos como en muchas series televisivas el tema de la brujería está tratado de una forma totalmente diferente a como sucedió o sucede en la realidad, una de las series más famosas llamada Hechizada, relataba la historia de una bruja buena, ama de casa y casada, realiza el  papel de heroína debido a sus buenas acciones.

Así mismo esta misma serie llevó a la realización de otras series donde la descripción de la bruja en este caso su hija Sabrina también realizaba actos sobrenaturales, y le siguieron series como Buffy la cazavampiros, Charmed y Hex.

En el caso de la literatura clásica podemos apreciar cómo aparecieron entonces unas descripciones un tanto diferentes de las brujas y brujos, en Harry Potter la brujería y la hechicería es la protagonistas.

Estos personajes representan un liderazgo para ayudar a muchas personas, el ejemplo más claro es el Best seller “El señor de los anillos”, donde un mago a través de sus poderes logra ayudar a un joven que intenta salvar a los hombres llevando un anillo al ojo malévolo.

En la representación de estas culturas, siempre está reflejada la maldad, pero de una forma totalmente diferente a como sucede en la realidad, hay una deformación verdadera de la brujería y la hechicería, en el séptimo arte podemos apreciar como muchos hechiceros aparecen como salvadores y héroes.

Tal es el caso de la recién proyectada película “Los Vengadores”, donde un hechicero es capaz de modificar el tiempo y las acciones normales de la vida humana a través de ciertos poderes. Lo importante en todo esto es que estas brujas y hechiceros no están respaldados por el demonio, la hechicera en estos casos de ficción proviene de ciertos  poderes adquiridos por fuerzas desconocidas o provenientes del espacio.

Nombrar la cantidad de representaciones que se han dado en la cultura popular, llevaría una larga lista de protagonistas, películas como “Las brujas de Salem”, “Las Brujas de Eastwick”, “Brujilda”, entre otras, establece la presencia de estas damas en toda la historia cultural de los últimos años como unas protagonistas importantes.

Con respecto al arte clásico se observó durante los siglos XVII y XX un gran desarrollo de literatura relacionada con las brujas, Howard Phillips Lovecraft, fue un escritor norteamericano que escribió muchos cuentos relacionados con las brujas, acercándose un poco a la verdadera realidad del comportamiento de las brujas.

La Celestina, una obra clásica por excelencia ha servido como referencia a muchos escritores actuales para desarrollar historias que han llamado la atención de los jóvenes en esta época, donde las brujas contienen un atractivo físico inusual pero dentro con una maldad inesperada.

En todo el mundo la cultura popular ha reflejado la presencia de las brujas de una forma más sutil, incluso se han hecho propuestas para crear el museo de la brujería.

Este tipo de situaciones  ha permitido a los chicos apreciarlas como personajes buenos que pueden ser aceptados. En el continente asiático se han venido desarrollando una serie de cómics animados llamados “Anime” los cuales representan a jóvenes brujas con poderes impresionantes y una belleza sin igual.

“Soul Eater”, es una serie que tiene por finalidad eliminar brujas y brujos, está elaborada en Japón y ha sido boom en el campo de la cultura popular oriental, también se hizo muy famosa la serie de cómic llamada “Umineko no Naku Koro” que narra la vida de un joven acaudalado que busca la forma de acabar con una bruja dorada que está causando mucho daños a las personas.

Relación entre brujería, magia y hechicería   

Existe una relación muy amplia entre estas tres tipos de brujería, pero también se pueden encontrar ciertas diferencias, los investigadores han realizado diversos estudios referentes al tema y explican que la brujería está directamente relacionada con actividad oscuras a nivel rural.

Tuvieron mucha relevancia durante algún tiempo y su expansión provocó establecer la llamada “Cacería de Brujas”, entre los años 1500 y 1700. Se atribuyen estas actividades sobre todo a mujeres quienes causaban un gran daño a su alrededor, por otro lado los “hechiceros” por su parte los hechiceros y hechiceras son conocidos por actividades más elegantes y de un nivel superior.

Las hechiceras y hechiceros se consideran más civilizados y urbanos (as). a las brujas se les atribuye una condición de poder oculto y maligno que utiliza los poderes del demonio para realizar sus actos, algunos creen que no es tan antigua como la hechicería, que utiliza ciertas técnicas especializadas con el objeto de crear daño a otros.

Al igual que la brujería, la hechicería utilizada métodos donde involucra a los poderes del diablo, a través de la sumisión y rendimiento en la realización de un culto , de manera que la adoración a satán se convierte en una especie de devoción que utiliza los poderes ocultos del demonio para realizar sus acciones.

Las brujas podían ascender a su nivel superior cuando se consideran verdaderas hechiceras o cuando dominan e idolatraban en ritos y ceremonias a satán, pasando a ser denominados “Bruja satánica” o “Bruja aquelarre”.

Es decir la brujería y la hechicería son actividades muy similares donde la jerarquía en los procedimientos establece su diferencia. Se han conseguido estudios descriptivos donde se explica  que la hechicería sólo utiliza poderes ocultos y no necesariamente vinculados o procedentes de pactos con el diablo.

Además esta teoría se utiliza con el objeto de buscar una forma de justificar las acciones de las hechiceras como benignas y que tienen alguna razón de ser. No obstante la brujería utiliza métodos más rudimentarios con hierbas, ungüentos brujería del cerco, plantas para brujería, otros procedimientos que contienen algún tipo de poder.

La idea de la brujería es realizar alguna influencia de tipo sugestiva en las víctimas, la hechicería establece la realización de sus trabajos usando materiales más sofisticados y menos tradicionales, así como invocaciones mentales y otras artimañas que la brujería no puede llegar a conseguir.

La brujería para muchos ha sido clasificada de dos formas:

  • Brujeria Antigua, Es una de las mas orotodoxas que todavía subsiste y utiliza la invocación de poderes ocultos para realizar los llamados trabajos de amor, adivinación anima sola brujería y daño a otras personas o bienes.
  • Brujería demoníaca, que consiste en elaboración de reuniones de brujas (Aquelarres) e invocaciones a demonios con el objeto de buscar poderes ocultos que puedan influir para obtener beneficios de rango mayor 

Estas categorías han ido formándose con el pasar de los años, donde a medida que ha sido combatida, ha creado una reacción de defensa utilizando artilugios para sobrevivir, creando de esta forma diferentes maneras de accionar en contra, hasta el punto que hoy en día e incluso en el séptimo arte la hechicera y la brujería se han convertido en disciplinas nobles y es vista con buenos ojos.

Historia de la brujería en Europa

Ya hemos visto como el origen de la brujería puede ser definido como una forma de creer  energías espirituales y almas oscuras, con el objeto de utilizar su poder para dominar , buscar poder y dañar a otras personas, los primeros indicios de estas prácticas se ubican aproximadamente con las primeras prácticas de religiones paganas.

las creencias en poderes superiores y misteriosos han venido acompañando al hombre al igual que su evolución, para algunos ha sido una especie de contrapeso para las diversas religiones,siendo grandes rivales desde hace muchos siglos.

En la antigüedad 

En las culturas de Grecia y Roma se creía mucho en la magia, la cual estaba catalogado de diversas formas, por ejemplo existía la llamada brujería magia blanca, que consistía en una magia para ayudar y realizar labores de acciones que beneficiaran a la gente, en Roma por ejemplo algunos oficiales y funcionarios la realizaban con total normalidad y era vista con buenos ojos.

Por otro lado la magia utilizada con fines maléficos, era perseguida y acusada, no era muy bien vista, se le atribuye la denominación de “Maleficae” en latín que traducido al español significa brujería satánica, los practicantes de esta disciplina tenían la cualidad (Según muchos autores e historiadores), de transformar animales podían volar sobre todo de noche.

Utilizan estos poderes para beneficio propio y ofrecían sus servicios a muchos reinos y mandatarios donde cobraban grandes sumas de dinero, obteniendo beneficios importantes, en grecia sobre todo se observaron este tipo de acciones, basadas en la utilización de métodos hechizos de brujería como la magia erotica y magia negra, que causaban daños a otros creando enfermedades y algunas modificaciones en el clima.

Se reunían de noche y se proclamaban como protectoras (as) de personas importantes utilizando conjuros que provenían de los poderes de dioses helénicos y romanos como Hécate, Selene, Diana, Baja, Caro Plantilla entre otros.

La literatura grecorromana ubica la existencia de brujas importantes como Circea y Medea, dos diosas que realizaban sus actos a través de la hechicería y la brujería.

Estas diosas tenían la capacidad para realizar sus trabajos a través de métodos poco tradicionales basados en la preparación de pócimas y filtros de poder llamados Pharmakon. Además la diosa Medea se consideraba como seguidora y devota de Hécate, quien posteriormente se convirtió en una referencia importante en la literatura griega y romana.

La brujería de esa época estaba relacionada con el erotismo, las diosas hechiceras poseían a los hombres con el objeto de procrear humanos que pudieran vivir en la tierra y poder dominar a los hombres. Por otro lado las brujas de esta cultura griega, utilizaban animales usados para brujería, que estaban bajo su dominio llamados “Estirge”, los cuales podían volar y tienen un parecido con las aves.

Estas criaturas realizaban sus actividades en la noche y algunos tenían parte animal y humana, se dedican a chupar la sangre de los humanos para poder sobrevivir, se considera esta figura mitológica con el predecesor de los vampiros.

Origen

Para finales del periodo de la edad Media, las brujas en europa están tomando otro matiz, ya que aparte de  dominar los poderes ocultos se estaba configurando una forma de rendir culto al Diablo, dando inicio a la llamada Demonología, que consiste en tratados y propuestas referentes a las actividades y poder del diablo.

La idolatría hacia satanás estaba en franco crecimiento, las ideas religiosas estaban en decadencia y algunas diferencias estaban creando duda en muchos fieles y creyentes, sus problemas no se resolvieron y una forma directa de conseguir ciertos beneficios espirituales y materiales lo estaban llenando as burgas.

Esta situación se magnificó con la presencia de la idolatría espiritual de la época, que fue un movimiento pagano donde se adoraban dioses falsos, estas creencias provienen de las culturas religiosas de Egipto y Roma, donde se adoraban dioses diversos y diferentes a los propuestos por otras regiones como el judaísmo y el naciente cristianismo.

Por otro lado nacía la llamada “herejía”, que consiste en una desviación muy  frontal a las ideas del ortodoxo religioso. tenemos entonces que en Europa se estaban afianzando movimientos importantes que hacían crecer el desarrollo del hombre y con ellos tambien estas creencias espirituales oscuras.

Este crecimiento de la brujería dio paso a que se estableciera la eliminación de estas actividades a través de las acusaciones que asociaban los actos de brujería y la hechicería con el diablo, lo cual era cierto, y para 1324 se conoce la primera acusación que se hizo contra l brujería y hechicera, sucedió en Irlanda específicamente en la población de Kilkenny.

Los procesos de aniquilación de brujas durado por espacio de dos años, donde la persecución hacia estas personas fue brutal e incluso se llegó a la casi exterminación de ellas. Así mismo para mediados del año 1400, se establece el concepto de brujería como elemento que no promueve el desarrollo de las personas.

Se consiguen entonces miles de textos entre los siglos XV y XVII, donde se describe todo lo referente a las actividades de la brujería, la hechicería, la herejía y todo los relacionado con ese tema, e clasifican y se obtienen características que definen realmente quienes son las brujas y los hechiceros.

Las  actividades y descripciones de las brujas, brujos hechiceras y hechiceros se categoriza y se comienza conocer a simple vista como esta conformado a forma de práctica de la brujería:

  • Mantienen pactos ocultos con el demonio.
  • Se observan volando en palos de escoba o simples ramas de árboles.
  • También se pueden observar desplazándose en otras cosas como animales o artefactos diversos.
  • realizan pociones y trabajos utilizando pociones y elementos de la naturaleza desconocidos, con el objeto de perjudicar a otras personas.
  • Sus reuniones y encuentros con el demonio se realizan de noche, son llamados aquelarres o Sabbat.
  • Mantiene relaciones sexuales con demonios, estas forma de conexión se denomina íncubos y súcubos, que da pie a la magia negra.

Estas características dieron pie a la consolidación de las cacerías de brujas  sobre todo a finales de la Edad Media y comienzos de la llamada Edad Moderna, a través de la “caza de brujas” como fue realmente llamado para ese entonces, significó algo aberrante donde incluso muchas personas sobre todo mujeres eran acusadas de hechiceras y brujas sin ningún tipo de testimonio.

La base de la cacería de brujas era el concepto que se estableció con respecto a que esta actividad hechicera promivia las acciones del diablo. La iglesia tuvo una ra influencia en la toma de decisiones con respecto a la posición que se debe tomar con respecto a las brujas y brujos.

La iglesia no torturaba y quemaba a las brujas de manera directa solamente colaboraba con las persecuciones, promoviendo como el demonio utilizaba a las mujeres para lograr sus fines, avivando el sentimiento de odio hacia todo lo relacionado con actividades de hechicería realizada sobre todo por mujeres.

Como dijimos muchas inocentes fueron abusadas y asesinadas sin motivo, simplemente por el hecho de negarse a decir que eran brujas o hechiceras, la negación para la iglesia compromete directamente a la persona, y la involucró en actos de magia negra.

A pesar de promover la bondad y el amor la Iglesia no se involucró en actos de sometimiento de personas practicantes de la hechicería y la brujería. Para el siglo XV ya se habían procesado y asesinado más de  10.000 mujeres acusadas de practicar la brujería.

Origen Pagano

Las culturas espirituales anteriores al cristianismo consideraban que la adoración al diablo era una actividad de forma normal, de manera que no representaba según algunos historiadores algún peligro para la humanidad.

Sobre este planteamiento existe únicamente algunas propuestas a mediados del siglo  XVIII donde se decía que antes de llegar el cristianismo la brujería era una especie de religión natural que se mantenía en los pueblos paganos cercanos a lo que hoy es Alemana..

Se dice que la brujería en esos tiempos tenía bases precristianas, sus ideas y preceptos procedían de cultos subterráneos y esotéricos, las personas acudían a las cuevas ocultas bajo la tierra a adorar figuras en forma de cabra, celebraban orgias, realizaban envenenamientos y practican el esoterismo.

Esta teoría se mantuvo muy en boga durante mucho tiempo y se pensó que fue la precursora de otras corrientes espirituales, se estableció incluso el culto a una diosa llamada Diana la cual era muy venerada por tener dotes de fertilidad.

Desde antes que surgiera el cristianismo se celebraba la llamada “noche de brujas”, denominado también como Sabbat conocido  ya en este artículo, que era una tradición que había comenzado incluso en la era neolítica.

Tenemos entonces que la brujería es una actividad muy antigua incluso más que otras religiones, que incluso han tomado algunas ceremonias y ritos de la hechicería, sin embargo con el pasar de los años estas tradiciones paganas pasaron a ser  mal usadas y convertidas en prácticas basadas en la maldad.

¿Qué dice La Biblia?

En el antiguo testamento no se conocen muchas referencias con respecto qué dice la biblia de la brujería y hechicería, solo el éxodo detalla algunas cosas donde se prohíbe de manera tajante la magia o la hechicería, nombradas con sus términos en hebreo “Kashaf” cuyo significado es “La que susurra”.

Por otro lado en el  Nuevo testamento conseguimos algunas descripciones de actividades no relacionadas con Dios, y tampoco son denominadas como brujería, por su parte se detallan las prácticas de invocaciones a dioses y espíritus mediante fórmulas mágicas, que son promovidas por fuerzas sobrenaturales, permitiendo influir en las personas sobre los acontecimientos futuros.

En la Biblia se refiere a los hechiceros, la biblia los menciona como sacerdotes de Egipto, babilonia y Persia y no los consideran satanistas, la Torá (Nuevo testamento cristiano) plantea que la hechicería debe ser castigada con la pena de muerte, veamos:

“La hechicera no la dejarás que viva”

Tiene la cualidad de relacionarla específicamente a las mujeres, donde describen las actividades realizadas llamadas necromancia e invocación de muertos. En El libro de Samuel se relata la historia de la una bruja, la cual se encuentra con Saúl, esté contraviniendo las propias leyes de Dios invoca al profeta Samuel para librar una batalla contra los filisteos.

Existen diversos salmos contra brujería que cualquier creyente puede consultar en cualquier momento, del resto no se consiguen referencias de importancia que puedan decir sobre la brujería, la cual  estuvo involucrada directamente en las actividades relacionadas con la historia espiritual del hombre en la Biblia.

En la edad media

Durante esta época se definen muchas situaciones de tipo religioso e histórico para el futuro de la humanidad, la Iglesia a través de los padres  mucha indiferencia con respecto al tema de la brujería, algunos clérigos consideraban imposible que los delirios espirituales fueran influenciados por el diablo.

Para el año 306 se establecen “Concilio de Elvira” o también llamado “El concilio de Endara”, donde se declara como pecado asesinar a otra persona a través de ciertos conjuros o trabajos, ya que son obras del demonio.

El Concilio de Laodicea en el año 360, estableció la excomunión de toda persona que se le comprobara la práctica de la brujería, la astrología, la adivinación y la magia, se considera esta época un periodo oscuro de la Historia del conocimiento espiritual, sin embargo en este aspecto no estaban equivocados.

Para el año 429 se promulga una ley llamada “El código Teodosiano”, la cual era un pronunciamiento legal en contra de la práctica de la brujería y la magia, para el año 534 se elabora el llamado “Segundo código Justiniano”, donde se prohíbe a las personas y todo ciudadano consultar a los astrólogos y adivinos ningún tema relacionado con el futuro y la vida.

Esta propuesta se considera de tipo depravada ya que según ellos no tenían credibilidad en sus planteamientos, sin embargo muchas personas buscaban respuesta en sus afirmaciones,

Existen miles de documentos donde muchos clérigos y sacerdotes donde denuncian los cultos paganos e involucran actividades de ilusión, magia y astrología, y consideran que son actividades promovidas por el demonio.

La Iglesia durante la Edad media se preocupó mucho por la práctica de hechizos por toda Europa, la plebe contaban frecuentemente de situaciones y actividades como vuelos nocturnos en palos y animales, fabricación de encantamientos y lo más preocupante, la existencia de clérigos creyentes de la hechicería a invocadores de demonios.

Para el Siglo XIII, la forma de apreciar la hechicería cambia totalmente, se habían expuesto a la luz pública documentos y textos que detallan actividades y formas de invocar espíritus y demonios, con el objeto de obtener beneficios sobrenaturales y poderes especiales. Llamados por la Iglesia los “Textos herméticos”.

Mucho sacerdotes cristianos de la Iglesia medieval, se entregaron a las actividades espirituales permitiendo la entrada del diablo en su alma, con el objeto de calmar su fuerza y buscar la realización de pactos, la finalidad evitar tanta la maldad en la tierra. Desde ese momento las actividades relacionadas con el demonio se hacen más reales repetitivas, llegandose a considerar incluso que realmente existe la brujería

El aumento de las actividades de hechicería y ritos relacionados con actividades demoníacas, es considerada por la Iglesia como herejía y decide tomar medidas drásticas para detener algo que ellos consideran intervención directa del Diablo, se procede a consultar a los eruditos en teología quienes elabora un informe he llamado “Super Illius Specula”.

Este documento elaborado en el año 1326, establece que la brujería es un complemento de la herejía, y las prácticas de sus ritos son un peligro para la humanidad, desafía la unión, la obediencia e incita a la rebelión, establecen que es un crimen de lesa majestad humana.

Se comienza a creer en la realidad de brujería como un fenómeno que estaba afectando a los hombres, para la Iglesia ya no era una simple superstición. Santo Tomás de Aquino que para la época era una eminencia en temas relacionados con la teología planteó la teoría de los demonios.

En ella se hacía énfasis en la práctica basada en íncubos y súcubos, considerando aberrante la práctica sexual entre humanos y demonios. No obstante aparecieron después unos textos llamados “Partidos de Alfonso X El Sabio” quien aparte de ser un sacerdote cristiano tenia la cualidad de apoyar las prácticas hechiceras en la edad media.

El documento se establece poner bajo la jurisdicción real a la magia y la adivinación, y no subordinarse a las autoridades eclesiásticas, ya que no creía que eran practicas de hechicería. algunos consideran que la brujería ha  tomado cuerpo y protagonismo en las culturas y deciden diferenciarlas por varios tipos:

  • Adoración a los demonios, donde elaboran ceremonias y ritos, se encienden cirios y los devotos se arrodillan, quemando incienso y cantando oraciones extrañas, los seguidores consideran que la forma de llamar esas energías oscuras es a través de la utilización de figuras mágicas y utilizando niños colocados en el centro de un círculo de velas
  • Invocación a los demonios, los seguidores consideran que la forma de llamar esas energías oscuras es a través de la utilización de figuras mágicas y utilizando niños colocados en el centro de un circulo de velas.

Algunas herejías no se consideraban legales para la comunidad espiritual de hechiceros y hechiceras, cuando una bruja o un brujo se dirigía el demonio de una forma imperativa, o sea le daba órdenes, y por tal motivo el hechizo o embrujo no estaba bien marcada, la acción solicitada no tenía ningún tipo de validez.

Al ser una adoración tienen que ir acompañada de una súplica o ruego, mas no de una orden, para lo cual el demonio no acepta y puede incluso devolver el odio y el conjuro a quien lo realiza.

Para el siglo XV, las organizaciones que respaldan la hechicería y la brujería tomaron la ofensiva, permitiendo entonces a los anti brujos, aplicar medidas más severas y fuertes, de manera que en toda Europa durante ese tiempo se incrementó la persecución contra los hechiceros y brujas.

El caso más emblemático lo representó Juana de Arco la cual fue considerada por la Iglesia como “Bruja” siendo quemada en una hoguera, para el año 1484 se establece el documento papal llamado “Bula Summis desiderantes affectibus”, redactado por su santidad Inocencio VIII, en el mismo se reconoce formalmente la existencia de la brujería.

Pero lo que marcaría un antes y un después de la brujería será la publicación “Malleus maleficarum” que salió a la luz pública dos años después del libro del papa Inocencio VIII, en el cual la mayoría de los dominicos Alemanes establecen que la brujería es una secta diabólica y se debería exterminar en su totalidad. Más adelante veremos las características de este documento.

Las primeras imágenes del llamado “Sabbat”, aparecen durante este siglo XV y muchos artistas reflejan las actividades y ceremonias de la herejía en muchos frescos que representan una forma de devoción que la Iglesia misma intentaba combatir.

La quema de brujas comienza en el año 1275, donde existe un testimonio documentado en el cual Hugo Banoil un inquisidor francés radicado en Toulouse, sentenció a una mujer a la hoguera cuando la misma dama confesó haber procreado un monstruo con un demonio.

Algunos clérigos de importancia en la edad media creían realmente que estas actividades eran reales, entre ellos estaban Santo Tomás de Aquino y San Buenaventura.

Para el año 1360 se consiguen diversos textos que reflejan las formas de persecución que hacían los inquisidores y el trato que se les daba las personas involucradas en estas actividades.

El imperio Romano contaba para esa época aproximadamente con más de 11 territorios inmensos separados por provincias distribuidas por toda Europa, de manera que la justicia que se hacía en el centro del imperio romano era establecida en todas las regiones subordinadas.Esto permitió que la persecución se llevará a cabo de manera legal, algunas provincias católicas no subordinadas a los romanos permitían también la cacería de brujas pero sin involucrarse directamente, pero trabajando en conjunto con los gobiernos imperiales, de manera que tuvieron su grado de responsabilidad en estas inquisiciones.

Pasaron varios siglos de persecuciones, permitieron crear muchas historias absurdas y cuentos relacionados con la cultura de algunas regiones, convirtiéndose incluso en verdaderos clásicos de la literatura, sin embargo para el siglo XIII d.C. se comienzan a observar ciertos cambios en la conducta eclesiástica.

En esa época se forma la “inquisición pontificia” la cual era un organización exclusiva con el objeto de realizar las inquisiciones de manera legal, soportadas y avaladas por la alta jerarquía eclesiástica, desde ese momento se establece entonces una forma diferente de luchar contra la brujería.

Este movimiento tuvo muchos detractores y enemigos, no estaban de acuerdo con el ablandamiento de la Iglesia y su forma de considerar a la brujería, un gran influyente de la época final de la Edad Media fue el cardenal Nicolás de Cusa, quien estableció de manera contundente que las brujas no existían como entidades que podían transformar animales, solo como inventoras de historias y creadoras de sugestiones.

En la era moderna

Esta época continuó marcando cambios en la historia del hombre sobre todo en Europa que se estaba redefiniendo como el continente con más liderazgo en cuestión política, religiosa, filosófica y artística, este periodo comienza con la caída de Constantinopla y el descubrimiento de América, entre los años 1453 y 1492 respectivamente

Concluye para muchos con los sucesos relacionados con la revolución Francesa  y la independencia de los Estados Unidos, entre los años 1789 y 1776 respectivamente. Es decir entre los siglos XVI y XVII. Durante esta época la cacería de brujas llegó a su momento más cumbre.

El las regiones Británicas, alemanas y francesas fueron quemadas más de 10.000 mujeres consideradas brujas, solo en Alemania la inquisición acabó con la vida de 3230 brujas, en Escocia se asesinaron a más de 4500, en Italia y Francia más de 3.000, es decir la guerra contra el espiritismo y la brujería estaba en su apogeo.

Según el historiador español  Ricardo García Cárcel, los casos de inquisición se llevaron a cabo debido a lo que él, consideraba un problema alterno:

“Guerras de religión y en muchos casos, en zonas de tensión política y social, que padecían las consecuencias de la Reforma».

A principios del siglo XVII los jesuitas habían tomado el dominio que habían ejercido los dominicos y continuaron de manera más férrea con la cacería de brujas. Los asesinatos a las incentivaron el auge de la literatura relacionada con la brujería, la hechicería, la magia y los espíritus oscuros.

El famoso libro “Malleus maleficarum” elaboró más de 34 ediciones entre los años 1490 y 1670, donde se produjeron más de 50.000 ejemplares, una gran cantidad de escritores y literatos de la era moderna dedicaron grandes cantidades de páginas al tema relacionado con la brujería.

Entre los más importantes estaban André Musculus de nacionalidad francesa también  se encuentran incluso los creadores de la revolución científica en Europa Francis Bacon o Robert Boyle.

Estos científicos llegaron a relacionarse directamente con la brujería y la hechicería para buscar demostrar ciertas teorías, por ejemplo Boyle propuso en varias ocasiones que interrogaran a los mineros y buscadores de prendas que se encontraban debajo de la tierra para ver si habia vista algún demonio y apreciar como practicar brujería.

Boyle trato de satirizar el tema, sin embargo otros científicos buscaron una forma más razonable, tal es el caso de Johann Wier, el inglés Reginald Scot, quien en su obra “Descubriendo la brujas” editado en el año 1584, intentan desenmascarar si de verdad funciona la brujería o saber si realmente es un misterio.

El análisis del libro resultó muy interesante desde el punto de vista analítico, Scot intentó demostrar también que las invocaciones a la prudencia también podrían considerarse como herejías, esto enfureció al rey Jacobo V quien refutó todas las opiniones contenidas en el libro, posteriormente fue mandado a quemar todos los libros y unos años después, se volvieron a editar teniendo un éxito considerable.

En muchos países de Europa las personas buscaban como tema de lectura principal el libro de Jean Bodin llamado Demonomanía de Bodin, fue editado en 1580, y allí se detalla claramente toda la forma y descripción de las actividades de las brujas su entorno y sus creencias.

Con la culminación de la era moderna y comenzaba un proceso llamado la ilustración, aunque no fue muy duradero, permitió eliminar la obsesión  que se tenía sobre el tema de la brujería.

En el siglo XVIII, se suceden las últimas sentencias hacia las brujas, la cual ocurrió en Polonia en el año 1793, la influencia de la inquisición se trasladó a América unos años después con la conquista del continente, se observaron una serie de sentencias y quema de brujas de manera exagerada, pero el proceso no duró tanto como el de Europa.

La brujería del siglo XVIII

Para el siglo XVIII llamado el periodo del barroco, comienza el llamado periodo de iluminación del hombre y se forma una crisis exponencial con respecto al tema de las brujas. Se dijo que iniciaba la gran crisis de la brujería, se escucharon dos versiones interesantes:

  • La primera explicaba que la brujería había proliferado en los últimos años y se había convertido en una corriente muy fuerte y difícil de combatir.
  • La segunda teoría planteaba que la brujería crecía cada día debido a los llamados frecuentes que sus seguidores hacia a los demonios.

Se estaba gestando una tendencia a considerar los actos de la brujería como reales, algunos  intentado detener de manera definitiva la cacería de brujas y la inquisición. incluso algunos buscaron de desacreditar el Malleus maleficarum. La realidad estaba cambiando y la presencia del demonio en la vida del hombre se hacía palpable, para muchos su intervención era inminente.

Uno de los primeros autores que habló sobre la falsedad de la brujería fue el jesuita alemán Friedrich Spee, quien en algún momento también se opuso a la teoría de los procedimientos de inquisición planteados por el historiadora alemán Adam Tanner, esto le valió a Spee la detención y encarcelamiento.

Spee había acudido como confesor de muchos acusados y alegaba que una parte mayoritaria de los acusados eran inocentes, esto hizo que fuera incluso perseguido y  además muchas de sus obras publicarlas en el anonimato buscando proteger su integridad física

Fueron muchos los que se opusieron a la inquisición, en Italia por ejemplo sucedió algo interesante, El jesuita llamado Francesco Albizzi y el cardenal Marzio Ginetti, no estuvieron de acuerdo con las cacerías de brujas que el príncipe Fernando de Colonia estaba llevando a cabo, se observaba según ellos, demasiada brutalidad y ensañamiento.

Esta época marcó una verdadera masacre de brujas y hechiceros, en Alemania durante el año 1650 se ejecutaron más de 100 brujas y hechiceras, era tanta la brutalidad que, incluso la inquisición no perdonaba a los niños.

En Italia fueron rescatados más de 20 niños que estaban listos para ser ejecutados en la hoguera. Estos niños posteriormente fueron llevados a otros lugares donde pudieron llevar vidas con total normalidad.

Cuentan algunos historiadores que varias veces al mes se podían ver en las montañas cercanas a la región de Grisones, cerca de lo que hoy es Liechtenstein, diversas hogueras a donde se ejecutaban a las brujas y brujos.

Entre los años de 1680 y 1682 se levantó un tribunal que condenó a la muerte a más de 200 personas acusadas de practicar la brujería, posteriormente en ciertas investigaciones se comprobó que los procesos de inquisición eran llevados a cabo con el objeto de quitar las tierras a los acusados de brujos.

En Alemania se pudo comprobar cómo el conde Franz Carl von Hohenems directamente detuvo a varias personas dueñas de tierra acusándolos injustamente de practicar brujería, su finalidad era tomar posesión de esas tierras ubicadas en Vaduz, estas tierras representan una porción importante para la producción agrícola de la región.

El conde fue acusado unos meses después de corrupción, pero las tierras pasaron a nombre de la Iglesia y esta las vendió a Andrés de Liechtenstein, quienes posteriormente con el apellido le dieron nombre a toda la región.

Por toda Europa se observaron casos impresionantes de captura y quema de niños, sobre todo en Suecia donde algunas personas protestaron por los procesos llevados a cabo, esto trajo una consecuencia inmediata cuando otras personas también salieron a defender a los inquisidores alegando que esos jóvenes estaban creando un Sabbat en la zona.

Se comprobó que existían actividades demoníacas relacionadas con la brujería y algunos jóvenes fueron quemados, otros de menor edad solamente azotados, los líderes que estaban involucradas en las ceremonias y ritos, fueron en su mayoría mujeres. Fueron llevadas a la hoguera. Esta reseña es una de las últimas actuaciones de la inquisición en Europa.

Consecuencias de la inquisición

La inquisición en sus comienzos estaba totalmente justificada, pero a medida que fue creciendo y expandiéndose por toda Europa había perdido realmente su función principal, aunque mantuvo la línea real y principal que consistía en acabar con la brujería y la hechicería, sin embargo algunos inquisidores abusaban de la autoridad concebida y se extralimitaron en sus acciones.

Considerando los problemas sociales que pudo haber ocasionado la expansión de la brujería en el mundo y sobre todo en Europa, la Iglesia tenía realmente una determinación, detener de algún modo la proliferación de las actividades de la brujería, justificado de alguna  que la maldad realizada a través de procedimientos oscuros y realizar ceremonias y ritos que no promueven el avance del hombre.

Para el año 1258 Alejandro IV intentó limitar la actividad de los inquisidores, controlarla y supervisar por así decirlo, sin embargo la relación de la brujería con la herejía no permitió que espiritualmente la persecución se detuviera.

Para el año 1529 la inquisición se había expandido por toda Europa y se consideraba  incontrolable, se buscaron diversas formas de control judicial, las penas debían ser investigadas con detenimiento para evitar acusaciones y sentencias contra personas inocentes, se hicieron miles de sugerencias para buscar la comprobación de los hechos.

Se dijo incluso que solo las brujas y hechiceros trabajarán con actividades ilusionistas de manera que solo debían ser azotadas y no quemadas, dando una oportunidad de participar en la Iglesia para que pudieran ser perdonados, sin embargo esto no fue suficiente y la inquisición seguía actuando según lo establecido.

Para el siglo XIV, los papas de esa época se pronunciaron con respecto a las actividades de la inquisición, el primero fue el papa Juan XXII quien a pesar de haber estimulado el proceso principal de la inquisición estaba dando muestras de flexibilidad buscando juicios más justos.

Por su parte el papa Benedicto XII a través de un documento eclesiástico llamado “Quellen und Untersuchungen”, establecía que la inquisición era necesaria pero con procedimientos justos.

Esto permitió que se fomentaran investigaciones donde se pudieran acusar a los involucrados con base en juicios que según su culpabilidad fueran azotados,  mientras que los ejecutantes de actividades más comprometedoras, donde involucran ritos y ceremonias relacionadas con la invocación al demonio y trabajos de responsabilidad en la maldad hacia otras personas, fueran llevados a la hoguera directamente.

Los otros deberían ser ahorcados e incluso denunciarlos a la cárcel de por vida. Muchas mujeres acusadas de la pena de muerte, declaraba que si habían practicado la brujería asistido a reuniones de brujas (Aquelarres ) y participados en ritos demoníacos, de manera que en la mayoría de las ocasiones, la práctica de la brujería y su ejecución estaba comprobada.

Esta situación respondía a la pregunta de muchos jesuitas, que habían planteado la teoría que la brujería había crecido en toda Europa de manera alarmante, y a través de muchos juicios se comprobó que un gran número de personas estaban involucradas en los procesos de hechicería, bien sea por voluntad propia o de manera obligada.

Ciertos historiadores han determinado que para el año 1480, aparece una de las obras eclesiásticas que permitió e  incentivó la cacería de brujas en ese tiempo, llamado “Summis desiderantes affectibus”, y redactado por el papa Inocencio VIII.

Sin embargo y en defensa del papa algunos consideran que lo expuesto en este documento, ya había sido expresado anteriormente por otros mandatarios de iglesia.

El documento tuvo un efecto mayor porque estuvo cargado de contenido específico para ratificar el poder conferido a todos los inquisidores de Europa, dándole la denominación eclesiástica de “Inquisidor Enrique Institoris y Santiago Sprenger” que les confería poder para condenar a todo aquel que estuviera involucrado en la brujería, la hechicería y ciencias ocultas.

En el siglo XX

Con la culminación de la era moderna se abre paso a las nuevas tendencias de la era contemporánea, después del progreso sostenible de algunos países y el crecimiento de la industrialización, el materialismo va cobrando fuerza y la forma en cómo se comienzan a observar los procesos espirituales toma otro camino.

El tema de la brujería es minimizado y comienza a ser una propuesta sin ningún tipo de importancia, algunos historiadores lo banalizan y creen que solo fue una situación de ideas e ilusionismo, donde el hombre no supo comprender ni resolver, esta época se caracterizó por establecer tendencias hacia una corriente nueva llamada el romanticismo.

Este criterio estableció ideas totalmente innovadoras donde el tema de la brujería se trata con un matiz suave y cordial, se observa entonces como ciertos pensadores y filósofos describen las actividades de las brujas como una ceremonia donde la luz y los colores se interponen ante los procedimientos, se le otorga prioridad a belleza y los matices de las luces y el color que genera la iluminación.

La literatura con respecto a la brujería se vuelve más expresiva y clásica, son observadas simplemente como villanas felices que buscan únicamente una razón de vivir a su, manera, sin necesidad de hacer daño a nadie, únicamente a quienes tratan de meterse con ellas.

Para finales del siglo XX la brujería sobre todo en España, es incluida en las obras musicales de la zarzuela y operetas, la banalización  cobra fuerza y el tema de las brujas y la brujería se convierte en algo histórico e irrelevante, de manera que no representaba un peligro para la humanidad.

Sin embargo quedan coletazos de los eventos ocurridos durante el periodo barroco, mucha documentación referente al tema de la brujería y algunos escritores buscaron la forma de llevar la verdad con respectos al tema de las brujas y los hechiceros.

Se elaboraron diversas novelas basadas en hechos reales y otras con un contenido ficticio, pero teniendo como referencia los momentos más cumbres de la inquisición.

Para mediados del siglo XX se procesaron las dos últimas mujeres acusadas de practicar brujerías, tomando en cuenta la ley que se había proclamado en 1735, el caso es curioso porque las féminas no fueron acusadas realmente de practicar la brujería, sino por engañar a las personas, haciéndoles creer que invocaban espíritus de familiares y amigos. Posteriormente esta ley fue derogada en 1953.

Otro caso interesante relacionado con la brujería sucedió en el año de 1950, durante el periodo de la posguerra, un granjero  Alemán que vivía en un poblado cercano a Luneburgo hizo una denuncia con respecto a que, sus animales estaban muriendo de una forma misteriosa, dijo que la casa de un vecino, salía un extraño olor a gas que mataba a los animales.

El granjero expresó que su vecino practicaba la brujería con el objeto de  tratar de crear maldad a su siembras y animales, según por la envidia que aquel sentía por él. As mismo se recibieron en la misma región muchos casos relacionados con brujería pero que no fueron procesados ya que no existía ley que permitiera prohibir ese tipo de actividades.

Muchos jueces lo observaron con cierto recelo y no le dieron importancia, alegando que la brujería era puro cuento y que no había motivos para enjuiciar a personas por estos delitos, es decir la brujería en el siglo XX había dejado de ser un peligro para la sociedad y la Iglesia.

La Brujería y el cristianismo

Entre estas dos corrientes espirituales se puede establecer un criterio de guerra por muchos siglos, desde las primeras sentencias que dieron comienzo a la cacería de brujas y la inquisición, el tema de la brujería ha sido visto por la Iglesia como algo incómodo y en ocasiones intenta evitar.

Ni siquiera con la Reforma Protestante de Martín Lutero se pudo controlar las actividades de los inquisidores, más bien esta reforma buscó la forma de combatirlas con más fuerza, Lutero estaba convencido de su existencia, e insistía en perseguir a todos los involucrados en la Brujería.

Es de suma importancia señalar que Lutero no estuvo involucrado directamente en las sentencias ni las muertes de las brujas y los hechiceros, como lo estuvo Juan Calvino, también propulsor de la Reforma, quien directamente se involucró en la ejecución de brujas en las hogueras.

Hubo un médico de corriente protestante que se opuso a la implementación de las hogueras por parte de la Iglesia, llamado Johann Weyer, vivió entre los años 1515 y 1588, el consideraba que las ancianas acusadas de brujería sencillamente sufrían de enfermedades mentales llamadas melancolías y no debería dársele importancia a este tipo de acciones por parte de estas ancianas.

El cristianismo estuvo directamente involucrado en la inquisición  y la cacería de brujas, una de las figuras importantes como el padre español Alonso de Salazar y Frías y el jesuita alemán Friedrich Spee (de quien hablamos anteriormente), eran miembros importantes dentro de la cúpula eclesiástica.

Para el año 1610 y gracias a la intervención del padre Alonso de Salazar, la quema de brujas quedó totalmente abolida, ya que en una exposición que realiza después de un ajusticiamiento explicó a la realiza el motivo por el cual no debería establecer las sentencias y ejecuciones de una forma tan brutal, sin dejar a un lado que el movimiento de brujas era sumamente perjudicial para la Iglesia y el hombre.

El sacerdote convenció a la realeza para que se detuviera la forma de sentenciar a las brujas y brujos, eliminando de este modo en todo el Imperio Español el procedimiento de las hogueras y quema de seres humanos, fueron los precursores en la implementación de juicios más humanos y legales.

Por otro lado en el resto de Europa algunos cristianos pertenecientes a la Iglesia estaban abocados de una manera efusiva a la cacería de brujas, en la famosa guerra de los treinta años se produjeron inmensas matanzas, corrían los años entre 1626 y 1631, donde se realizaban saqueos y asesinatos sin piedad a quienes consideraban estar involucrados en actividades de hechicería.

Estos acontecimientos trajeron mucha hambre en diversos pueblos y regiones de Europa dando pie a que se produjera mucha hambre, donde incluso se observaron episodios de canibalismo.

Estos hechos dejan muy mal parados a los cristianos que comenzaban a ser vistos como férreos soldados de la Iglesia en busca de venganza, el odio que se fomentó en algunos integrantes del cristianismo llegó a niveles de paroxismo.

Se perdió el control en algunos países que incluso se tenía que intervenir con violencia para detener a los inquisidores, que alegaban actuaciones basadas en la ley y el orden eclesiástico, los asesinatos a niños, mujeres y ancianos se detuvieron unos siglos después, pero el cristianismo y la brujería estuvieron en guerra por muchos años.

Actualmente se puede decir que conviven juntos, la brujería representa un movimiento (y como explicamos anteriormente) y vista por muchos historiadores y filósofos de una forma muy sutil, no representa un peligro latente para la Iglesia ni la humanidad, sin embargo el vaticano mantiene criterios de excepción con respecto a ciertos actos que se han venido desarrollando en los últimos años.

La Iglesia condena actualmente y cómo podemos ver en la actualidad una tendencia que ha tenido la brujería a mediados de los años 80 y finales del año 2000 con respecto al tema de las brujas, no promueve tampoco oración para voltear trabajos de brujería, como una herramienta para combatirla.

La televisión en primer lugar fomenta series y películas relacionados con la vida de algunas brujas buenas y hechiceros  que con sus poderes hacia el bien, realizaban trucos y resolvían problemas a muchas personas.

Esto no gustó mucho a la Iglesia y simplemente convirtió el tema en algo subliminal. Los productores de las series y películas alegaban que solo eran historias que en nada podían perjudicar a las personas. Para mediados de los 90 se comienza a observar una tendencia marcada hacia la mitología y literatura del norte de Europa del siglo XVI.

Se observan películas donde la brujería es la protagonistas, vemos como se editan libros relacionados con duendes, brujas y hechiceros que viven en un mundo irreal, para el cristianismo y la iglesia es una artimaña del demonio para introducir nuevamente las ideas satánicas en la personas de menor edad en una forma sutil y muy subliminal, sobre todo enfocándose en los menores de edad y en niños.

Libros como “Harry Potter” y El Señor de los Anillos”, reflejan y mediatizan las acciones en función de la brujería y la hechicería, aunque representan historias de ciencia ficción mezcladas con mitologías e historia medievales, donde el tema de la brujería toma relevancia.

Esta guerra para muchos no ha terminado y con la introducción de nuevas tecnologías informáticas, redes sociales, cine y televisión directamente en casa, se han venido manifestando nuevas formas de implementación y creencia en la brujería.

Pero aunque parezca interesante la cosa no termina allí, otras religiones no cristianas pero valederas para miles de personas en el mundo que buscan una forma de espiritualidad más dinámica y real que el catolicismo, han escondido el tema de la brujería a través de invocaciones de fuerzas espirituales ocultas.

En Latinoamérica sobre todo y por una situación de tipo histórica, las corrientes espiritistas y relacionadas con religiones venidas de África han intentado desplazar en algunos países el cristianismo.

La Iglesia ha desarrollado una forma de explicar realmente que esas tendencias religiosas no están relacionadas con el catolicismo, aunque en varios países el sincretismo ha tomado fuerza y se realizan actividades religiosas con ceremonias y ritos que mezclan las dos  corrientes.

Para muchos estos procesos de sincretismo involucran brujería en sus procesos ceremoniales; en el caso de países como Haití, podemos observar como la religión principal es la práctica del “vudú”, que se basa en ideas espirituales traídas de la religión santera africana para desarrollar dentro del país una religión propia.

El mismo caso sucede en Cuba, donde la segunda religión más importante es la santería que también tienen raíces de los babalawos venidos de varias regiones africanas.

Actualmente la iglesia no tienen como prioridad cómo protegerse de la brujería y de la hechicería en la santería, hoy en día convive con ellas sin darle importancia, aunque las toma en cuenta y busca a través de sus acciones de catecismo y la liturgia, informar y prevenir a los fieles con respecto a este tipo de actividades del demonio, que en el fondo es lo que realmente esconde la brujería.

Brujería en América

Las creencias espirituales prehispánicas basaban sus ritos y ceremonias tomando en cuenta las estrellas y el sol, algunos tomaban en consideración animales y cosas de la naturaleza sagrada, algunas tribus consideraban espíritus del cielo y la naturaleza algunos fenómenos y experiencias que permitieron sacar provecho con respecto a la siembra y el cultivo, cuidado de animales entre otras actividades.

Estos ritos no son considerados como brujería a pesar que no están en concordancia con los planteamientos de la iglesia, sin embargo el concepto de brujería en los habitantes originarios de américa prehispánica era muy diferente al concepto que se tiene hoy en día de la hechicería y brujería.

En varias regiones de Latinoamérica se observaron tribus que realizaban actividades donde invocaban espíritus, se conocieron algunos chamanes que tenían ciertos poderes sobrenaturales, en México por ejemplo se dieron casos de los llamados brujos, que para ellos eran los sabios de las comunidades.

Estos brujos toman las decisiones que afectan a toda la tribu, ya que era considerado una especie de iluminado que recibe información de los espíritus, fueron personas de edad avanzada sobre todo ancianos con mucha sabiduría que las personas buscaban para consultarle sobre su vida futura, también eran unos personajes muy respetados eran muy respetados.

La brujería en la forma como era observada por los primeros habitantes de América era una actividad muy reconocida, tenían la sabiduría y el poder para curar enfermedades y sanar a los que en ocasiones recibían espíritus malignos.

Los brujos, ancianos o chamanes realizaban sus curaciones y ritos tomando elementos de la naturaleza, tanto que los pobladores asumieron  que esta actividad era otorgada por los dioses y los espíritus. Con la llegada de los españoles sobre todo a la llamada región de las indias las cosas cambiaron.

Los que llevaron cabo la recopilación de información y documentación de las actividades de los conquistadores, describen estos hechos como muy reales y utilizaban parte de la imaginación propia, para exagerar en los métodos y acciones de los brujos. Estas descripciones permiten crear un tipo de pensamiento mágico relacionado con la religión que en la actualidad se ha mantenido.

Los españoles no solo trajeron ideas religiosas católicas y cristianas, sino que también enseñaron y demostraron a los habitantes originarios algunas formas de hechicería y brujería. Los americanos quedaban asombrados con las prácticas de adivinación, que poco a poco se fueron incubando en las creencias católicas que posteriormente se fusionaron con creencias aborígenes.

En el norte de América, sobre todo en los Estados Unidos, los indoamericanos como eran llamados los habitantes originarios, no permitieron ni aceptaron la influencia religiosa de los Ingleses, holandeses, Españoles y franceses.

Las diversas colonias de indios que existieron mantenían según ellos, comunicación con los espíritus de la naturaleza, sus creencias se mantuvieron hasta después de las diversas guerras de secesión que posteriormente marcaron la historia y determinaron algunas creencias en los Estados Unidos.

Vemos cómo en ese país a diferencia de otras naciones de Latinoamérica, no mantienen las creencias originarias de las diversas tribus que existían en los diferentes estados, no existe por ejemplo la sincronización que se ha dado en México, Venezuela, Brasil, Cuba y el resto de los países del sur.

De allí que la brujería en el país del norte no sea tan ortodoxa ni rural, sino más bien del tipo clásico, donde solo se establecen creencias basadas en organizaciones venidas de Europa, por ningún lado se observan en su mayoría, actividades de hechicería que combinen con las actividades de las tribus originarias de los Estados Unidos.

Con respecto a la América hispánica, los conquistadores informaron que muchas actividades realizadas por los nativos de la Indias se consideraban como actos de brujería, sobre todo porque había concordancia con lo encontrado en Europa durante la cacería de brujas.

Las reuniones de los habitantes se realizaban en la noche, donde bebían comían y bailaban alrededor de ciertas figuras imágenes y espíritus, con el objeto de dar alegría a las almas que se habían ido y a los propios espíritus, estas actividades confundieron a los españoles, creyeron que se trataba de ritos y ceremonias demoníacas, y comenzaron a llamarlos nahuales.

Según ellos los nahuales eran personas capaces de convertir animales en monstruos y tenían la convicción de atraer las fuerzas del demonio. Por otro lado existía un grupo de españoles creyentes de la hechicería y la brujería que poco a poco fueron introduciendo creencias muy convincentes relacionadas con la brujería.

Estas actividades fueron como por ejemplo  la adivinación a través de la utilización de la presencia de los muertos (nigromancia), asimismo también sirvió de base para que los nativos aprendieran el arte de la geomancia (adivinación a través de figuras geométricas).

Utilizaron y enseñaron la hidromancia, que consiste en un tipo de adivinación donde se utiliza la observación del agua, además formaron creyentes en la onomancia, donde los aprendices comenzaron a desarrollar adivinación a través de ciertas fórmulas numéricas y figuras anagramas relacionadas con el nombre de la persona.

La Iglesia no tomó medidas contra los habitantes primarios de América, que aprendieron estas cosas, sino que determinó sanciones a los que habían llevado estas actividades a los indios. La cúpula eclesiástica desarrollo un manual de corrección y leyes donde se prohibía la práctica de estas actividades en las Indias.

Se consiguieron muchos casos y los acusados fueron llevados a juicio, los encargados de llevar a cabo las acusaciones y las sentencias, eran sacerdotes autorizados por la Iglesia, estos se dedicaban a considerar casos y someterlos al juicio

Sin embargo cuando la comprobación del delito incluso era de mucha dificultad, se solicita el apoyo del “Tribunal de la Santa inquisición”, quienes sugieren y determinaban la forma del juicio y las penas.

Las penas eran fuertes, iban desde azotes, excomunión, multas de tipo pecuniarias, la cárcel cadena perpetua y destierro. Sin embargo quedaron algunas influencias y las enseñanzas que dieron posteriormente algunos frutos que incluso hoy en día se mezclan en forma de sincretismo con santos y santas de la Iglesia católica.

En la actualidad la brujería se utiliza como una herramienta para conseguir equilibrio espiritual y emocional, también solicitar algún trabajo que pueda  ayudar a una persona a salir de un conflicto solventar un problema económico o brujería para volver loco a un hombre, también es utilizada para hacer el mal a otra persona, la envidia el rencor y hasta la muerte.

Ciertas ocasiones se han hecho presente solicitudes a brujos y brujas locales, que dicen conversar con los muertos y obtener de ellos el de la adivinación y la sugestión, utilizando un lenguaje y recursos que llaman la mano poderosa brujería.

La santería ha involucrado la invocación de espíritus desconocidos pertenecientes a la iglesia e incluso utilizado nombres de sanos en algunas formas de quitar algunos trabajos, como por ejemplo el  haba de San Ignacio para quitar brujería, que consiste en el uso de una semilla de la planta de haba para contrarrestar el trabajo.

Para la iglesia este tipo de situaciones ocasiones, alterar el equilibrio emocional y espiritual de otra persona organización, algunos paleros como son llamados en Cuba y otros países, representan un vínculo de energías oscuras y desconocidas.

Lo que se llega a pensar es que, son fuerzas no controladas por Dios ni por el hombre. Esta situación ha determinado que la iglesia pueda llegar a pensar que se utilizan invocaciones al demonio para lograr obtener esas energías.

La diferencia radica en que algunas figuras de la Iglesia católica han sido sincretizada con esos espíritus desconocidos dando nacimiento al sincretismo en el arraigo popular de algunos países.

En el folclore latinoamericano

Los continentes donde la brujería es más practicada son en África y América, son actividades que están clasificadas como prohibidas en contra de los valores humanos, pasados algunos siglos, todavía sigue siendo un sentimiento de espiritualidad que cuenta con muchos seguidores.

La brujería en este continente representa una mezcla de tradiciones y costumbres, como dijimos anteriormente los primeros habitantes del continente contaban con diversos brujos chamanes y ancianos.

Los procedimientos eran a través de invocaciones a los espíritus del cielo o la naturaleza provocan algún tipo de fenómeno, realizaban sacrificios como forma de agradecimiento, así como curar enfermedades y promover cosechas a futuro.

Con la llegada de los españoles arribaron con ellos muchos esclavos de África que trajeron consigo diversas costumbres religiosas y espirituales, las cuales se comenzaron a manifestar poco a poco a través de ritos y ceremonias que con el pasar de los años los pobladores de las regiones también fueron adaptando.

Casos de sincretismo espiritual se pueden observar en Colombia, Cuba, Venezuela, República Dominicana entre otros países, En México por ejemplo existen diversas formas de practicar la brujería, se aprecian por todo el país practicantes de la brujería y la hechicería de forma tradicional y otras un poco más actualizadas, teniendo como influencia y tradición de hechicería Europa.

Algunos brujos realizan los trabajos a través de lo que consideran los espíritus buenos, utilizando ángeles, símbolos de protección contra brujería, e incluso al propio Niño Dios como  entidades que le otorgan poder para realizar actos que puedan llevar a eliminar envidia, desamor y buscar la prosperidad, por otro lado se busca la invocación del Diablo para realizar trabajos similares, pero en este caso sacrifican animales como parte del agradecimiento.

Uno de los países donde la brujería está más arraigada es Haití, en ese país la transculturización y sincretismo comenzaron el mismo día que los  colonos llegaron a esa isla, diversos esclavos Africanos tomaron posesión del país e implementaron sus actitudes de brujería, hasta el punto de influir con mucha fuerza en el estado de Luisiana en los Estados Unidos.

En Centroamérica se practica un tipo de brujería llamada el “Molan”, consiste en realizar trabajos con el objeto de  ayudar a las personas a superar los problemas de amor, trabajo y dinero, es una práctica donde el brujo o chamán, establece a través de los espíritus, conocer el malestar de la persona.

Se cree que al observar alguna persona con síntomas de diarrea, vómito, fiebre o cualquier otro malestar, le permite a brujo saber de dónde proviene el problema, invocando entonces a las fuerzas del más allá, para saber como quitar amarres de brujería específica que le otorguen la voluntad para resolver su problema.

En ciertos países de Sudamérica como Bolivia Perú y Chile, la tradición religiosa ha dado pie a que los habitantes originarios de esas regiones conformen junto a las actividades traídas por los colonizadores, situaciones de ceremonias y devociones con respecto a la brujería.

En Bolivia por ejemplo cuando una persona tiene algún tipo de enfermedad se cree que tienen el llamado “Mal puesto”, lo cual es una forma de enfermar a otra a través de la colocación de brujería en la comida, que son trabajos realizados por otro brujo, de manera que el mismo hechizo o maleficio debe ser combatido y eliminado inmediatamente.

En otros países como Venezuela, se habla de algo similar que permite a las personas provocar una enfermedad a través de la mirada y el poder de la vista, se le denomina “Mal de ojo”, es una creencia donde ha salido una pregunta que muchas personas se hacen ¿para que sirve el azogue en la brujería? y los mismos  brujos responden para curar el mal de ojo .

Son enfermedades o patologías clínicas leves que en ocasiones los médicos no le consiguen el diagnóstico ni el origen y es provocado por otra persona.

Brasil observamos una forma de sincretismo similar a la de Cuba, donde las tradiciones religiosas africanas penetraron en las creencias populares y se convirtieron en prácticas denominadas “Candombe” el cual se ha expandido hacia otros países del continente.

Consiste en una forma de realizar trabajos en ritos para invocar a los espíritus Bantúes, con el objeto de realizar un hechizo o trabajo hacia personas y cosas. En Cuba tenemos el sincretismo que se estableció desde hace algunos años y hoy en día es un producto de exportación.

La mezcla de elementos religiosos africanos, utilizando figuras idealizadas con el cristianismo ha dado pie a la llamada santería, donde se realizan trabajos diversos y solicitud de favores para buscar algún objetivo, para ello utilizan el sacrificio de animales y el uso de su sangre como recompensa por el favor recibido.

En Latinoamérica la brujería ha tenido un auge después los acontecimientos en Europa donde había sido minimizada, con características diferentes, esta práctica tienen en el continente matices diversos, la colonización ayudó enormemente a fomentar estas creencias, que mezcladas con las costumbres tradicionales y la religión cristianas, hicieron una mezcla única en cada país.

El Malleus Maleficiaran

Considerado el documento más importante que describió en su totalidad el significado de la brujería en Europa, fue difundido por todo el continente desde finales del siglo XV hasta finales del siglo XVII.

Se considera un tratado filosófico religioso y espiritual que se publicó en 1486 por dos dominicos que también fueron asignados posteriormente como inquisidores los alemanes  Heinrich Kramer y Jacob Sprenger. El documento resalta la realidad inminente de la brujería sino que establece a las brujas como sus principales protagonistas.

Considero que no creer en las brujas también se consideraba un delito, de manera que dio como realidad el movimiento hechicero y la participación de las brujas en la cotidianidad de las personas. la elaboración del texto previo de las diversas experiencias que ambos inquisidores tuvieron durante muchos años en regiones del norte y el centro del Alemania.

Allí pudieron percatarse de las supersticiones, trabajos, reuniones y ritos que muchas mujeres en su mayoría realizaban en diversos poblados, esto le permitió recopilar una serie de informaciones relevantes que dieron pie a establecer el criterio y la vinculación de las brujas con el demonio y los poderes oscuros de las tinieblas.

El libro detalla la actividad específica de una bruja, como devoraban niños, volaban, como mataban a los animales, modificaban las acciones de la naturaleza, a través de diversos hechizos, que preparaban en lugares ocultos.

Para ello reúne muchos elementos de la naturaleza y preparaban pócimas que podían darlas a las personas o lanzarlas al aire para que se realizará el trabajo. Se nombra la actividad llamada “Sabbat”, que consistía en reuniones de brujas para desarrollar hechizos a través de ciertos poderes que deliraban al demonio.

Aunque era un libro que intentó combatir la brujería, también sirvió para incentivar la curiosidad de muchas personas, cuando establece los detalles de las actividades de las brujas, muchas personas se interesaron en observarlas personalmente, esto también permitió que las brujas se aprovechan y toman a varias personas como sus principiantes y alumnos.

El libro también hace énfasis con respecto a  los llamados súcubos que no era otra cosa que la relación sexual entre demonios y mujeres, describen varias situaciones un tanto curiosas divididas en capítulos, planteando como ejemplo:

  • ¿Pueden los diablos impedir la impotencia genital?
  • Sobre la manera como las brujas suelen impedir la capacidad genital
  • Sobre la manera como suelen untar a los hombres el miembro viril
  • ¿Pueden crear las brujas ilusiones hasta el punto de hacer creer que el miembro viril ha sido separado del cuerpo?

Estas preguntas y propuestas llamaron la atención y la curiosidad de personas que para la época sentían algún tipo de inquietud por la actividad sexual y la relación con otros seres, de manera que el libro junto a otros textos promovió la persecución de brujas y aumentó el número de inquisidores en toda Europa, permitiendo incluso la legalización de procedimientos judiciales para detener y acusar a muchas brujas.

Sin embargo el libro tuvo también sus detractores, por ejemplo en Italia fue el país donde más se criticó en el contenido del texto, muchos pensadores de la época refutan el hecho que las brujas pudiera volar uno de ellos fue  Gian Francesco Ponzinibbio, quien partiendo del Canon Episcopi niega los vuelos de las brujas y otras fantasías atribuidas a ellas.

Las críticas a las brujas fue rechazada por Bartolomeo de Sina, un inquisidor Italiano que acusó a Ponzinibbio de hereje, algunos incluso sintieron que no reconocer lo planteado por el Malleus Maleficarum no debían ser refutadas y por ende considerar la realidad de las brujas y combatirlas.

El libro dejó de tener providencia y protagonismo a finales de la era moderna cuando el movimiento de las brujas se estaba banalizando y perdiendo fuerza.

¿Qué hacen las brujas?

A estas mujeres que en algunas historias las describen con características antiestéticas, muy horribles, con narices puntiagudas y feos dientes, se les atribuyen diversos poderes muy peculiares, el  Malleus Maleficarum explica detalladamente cuáles eran las acciones y que motivaban a estas mujeres.

El pacto con satanás

Una de las cosas más relevantes que realizan las brujas y los hechiceros, es buscar la conexión con el demonio, lo cual les permita obtener algún poder para realizar sus actos basados en los hechizos, trabajos y un sin fin de cosas que son directamente sustentadas por el diablo.

En otros tiempos estos pactos fueron sentenciados y a las personas acusadas de practicar estos actos, sentenciadas a la hoguera, algunos creen que las brujas permiten que el diablo después de poseerlas les marcaba el cuerpo, dando fe en la condición de hechicera

El pacto permite a la bruja cumplir con el propósito de rendir culto al diablo, obteniendo a cambio ciertos poderes sobrenaturales, que le permiten entre otras cosas volar, dominar los pensamientos de otras personas, cambiar el clima de la naturaleza, entre otros.

La reunión de brujas

Llamado en un principio “Aquelarre” consiste en las reuniones nocturnas que realizan todas las brujas pertenecientes a las regiones cercanas de algunos países de Europa, en estas reuniones, las brujas adoraban al demonio, en algún tiempo fueron denominadas “Sabbat”, por lo cual, era un cita eventual donde se reunían un grupo mayoritario de brujas para establecer planes y realizar hechicería.

La palabra “aquelarre” proviene de un tipo de lenguaje sajón y la traducción real es  euskera aquelarre, donde significa “macho cabrío de campo”, ya que se hace referencia al lugar donde se practica la reunión.

El misterio de los aquelarres también involucra algunos cristianos, quienes en las ceremonias recitaban oraciones cristianas como el credo, consagración de una hostia negra elaborada de diversas sustancias que en vez de ingerir la encendía y la misma quedaba bañada en fuego.

En ellas también se realizan diversos actos de promiscuidad, donde las brujas supuestamente mantenían relaciones con el demonio  buscando de dar vida a monstruos infernales, también se dice que utilizaban seres humanos para sacrificios brutales con el objeto de agradecer al demonio por los favores.

El principal objetivo de estas reuniones era realmente la adoración al diablo quien supuestamente se apersonó en las mismas y poseía a todas las brujas que se encontraba allí, dándole poder y satisfaciendo sus necesidades, según algunos escritores, el demonio se parecía en forma animal, generalmente en forma de carnero muy musculoso.

Uno de los rituales descritos en el texto mencionado, consistía en besar el ano del Diablo, este procedimiento se denominó “Osculum infame”, que para muchos era abominable pensar en un suceso de este tipo, antimoral y antihumano. Los lugares de realización del Sabbat  no se sabían, eran realizados en lugares muy apartados y boscosos donde ningún humano pudiera acceder.

En España por ejemplo  se dice que las cuevas de Navarra llamadas Zugarramurdi,  y Las Güixas cerca de la provincia de Huesca, así mismo en Alemania hay verificación que las mismas se realizaban en el monte de Brocken. Y así muchos lugares en Francia Italia y el resto de los países Europeos.

N Alemania por ejemplo se celebra una jornada llamada la noche de  Walpurgis. Donde desde el 30 de abril al 1 de mayo se congregan miles de brujas con el objeto de  consolidar su presencia en el mundo, aunque esto no está muy verificado.

Vuelan con escobas 

A estos personajes se les atribuye la condición de utilizar un artefacto muy simple como una escoba o un palo de madera para levantar vuelo y poder desplazarse por diferentes lugares, sin embargo esta creencia es muy antigua y se cree que sencillamente es una forma de escepticismo clásico.

Muchos sacerdotes y estudiosos del tema han negado rotundamente que estas mujeres pudieran volar, sin embargo existen muchas versiones de cómo las brujas podían levantar vuelo, se dice que realmente no eran escobas sino animales que  través de un encanto podían volar.

También se dijo que la influencia de las brujas en la madera era fundamental para crear a través de hechizos la animación y vida de un pedazo de madera o escoba, la tradición muestra que las brujas generalmente se trasladaban en escobas y esa es la  imagen ha perdurado por muchos años.

En la actualidad el vuelo de las brujas se produce de manera individual sin necesitar ningún artefacto, ya que según los entendidos el uso de las drogas fomenta los poderes con el levantar vuelos muy altos, dejamos este criterio a opinión del lector.

Cambios físicos

Recientemente en este siglo se ha venido mostrando a la figura de las brujas como unas mujeres muy hermosas, delgadas y con detalles en la piel inigualable, pero su verdadero rostro se encuentra detrás de un hechizo, esta creencia ha permitido suavizar la conducta y la manera de observarlas en la cultura pop y universal.

Sin embargo las referencias establecidas por los historiadores Europeos, mantiene la creencia sobre la transformación directa en aspecto de gato negro, para lo cual en muchos países de América se considera un acto de mala suerte, sobre todo al conseguirse a este animal de color negro frente a la persona.

No hay referencias reales que indiquen el desarrollo de la metamorfosis en las brujas, esta propuesta se basa únicamente en creencias mágicas y supersticiosas.

Magia negra

En algunos círculos espiritistas se habla de la magia blanca y negra, ambas están consideradas que son portadoras de poder, la primera utiliza esa energía de los ángeles de Dios para realizar buenas acciones, pero la segunda es usada para llevar maldad y adversidades a los humanos.

Las brujas consideran más fuerte e importante la realización de la magia negra, donde el poder del demonio se hace presente, los ángeles oscuros y las fuerzas demoníacas aparecen para crear hechizos y dañar a otras personas.

La brujería como delito

En algunos países realmente no se considera un delito, aunque está prohibido como práctica espiritual, ya que sobrevienen los valores morales del hombre. Desde hace más de 6 siglos se han considerado sobre todo en Europa como una actividad delictiva, se le ha acusado de causar miles de crímenes, renegar a Dios y maldecirlo.

Las blasfemias que realizan las brujas y hechiceros en sus actos con respecto a Dios, no tiene ningún tipo de perdón, la adoración al demonio implica directamente la aplicación de la pena capital, según los enunciados planteados durante la inquisición y cacería de brujas.

Es decir se consideró por mucho tiempo como un delito desde el punto de vista histórico espiritual aberrante, donde se aplicó la máxima pena y castigo a quienes la desarrollan, no obstante en la actualidad muchas reglamentaciones constitucionales de diversos países democráticos y progresistas, permiten la libertad de culto y pensamiento, lo que da libre desenvolvimiento a la realización y práctica de la brujería.

Siempre se toma en cuenta dentro de la legalidad las normas que validen las buenas costumbres y el no prejuicio hacia personas o bienes, sin embargo cuando existe algún daño se toma en cuenta el delito personal pero no como una  forma de acción directa de la brujería.

Persecución de brujas

Considerados de los momentos más oscuros de la Iglesia junto a las cruzadas, determinaron el camino que debía seguir la humanidad en cuestiones de tipo espiritual, para el siglo XVI habían muerto más de 20.000 personas acusadas de practicar la brujería.

Esta persecución fue terrible involucró a muchas personas influyentes e importantes de la Iglesia, entre ellos varios papas que emitieron sendos documentos donde detallaron el porqué de las acusaciones hacia las brujas, explicando además, el motivo por el cual se debía realizar estas persecuciones, de manera que todo estaba justificado.

Como explicamos anteriormente las persecuciones disminuyeron a finales del siglo XVII y ya se perdía la cuenta de cuántas personas habían sido ajusticiadas por manos inquisidoras, pero vemos cómo comenzó todo, y que fue el detonante causó realmente esta cacería.

¿Que hizo la Reforma Protestante?

Martín Lutero y Juan Calvino establecieron un criterio el cual hicieron llegar a sus seguidores donde plantearon que la brujería era una actividad directamente realizada por el demonio, Lutero se basaba en planteamiento bíblicos, de manera y en función de cumplir su mandato, comenzó por considerar la exterminación de la brujas en todo el mundo.

Los historiadores atribuyen directamente la ejecución e implantación de la cacería de brujas a los Reformadores, para 1532 se estableció un código penal en Alemania llamado “Carolina” donde se decretaba la hechicería como una ofensa para el Imperio Alemán, por lo que las brujas deberían ser quemadas.

La mayoría de los distritos en manos de los protestantes fueron los precursores de la cacería de brujas, el decreto fue llevado directamente a esas provincias y la ejecución estaba legalizada. De manera que el movimiento se unió a las propuestas de otros países y los protestantes llevaron su reforma a toda Europa causando lo que ya conocemos como la inquisición y la cacería de brujas.

¿Qué dice la ciencia?

Diversas formas  científicas han tratado de dar una respuesta a los fenómenos sociales que han permitido a la brujería tener un papel protagónico en la vida de muchos humanos, la psicología, la sociología, la psiquiatría y la teología han trabajado por años en función de determinar una teoría que explique realmente ese fenómeno.

Durante el siglo XIX se llevaron cabo investigaciones referentes al tema de la brujería, especialistas en la materia, han considerado que la mayoría de los casos las situaciones donde se presentan visiones y casos de participación de demonios,es ocasionada por utilización de alucinógenos.

Estos medicamentos por así llamarlo, alteran la percepción de la persona y desajustan los sistemas cerebral y vascular, perdiendo la persona realmente la objetividad de las realidades, algunas situaciones donde se involucra la sexualidades el resultado de ciertos comportamientos reprimidos, el filósofo francés Michel Foucault explica lo siguiente:

“La represión sexual del puritanismo acentuado en los siglos XVI y XVII propiciaría la floración de múltiples desviaciones. Los Sabbat serían sueños motivados por ardientes deseos sexuales reprimidos por la moral dominante.”

“La represión ratificó la sexualidad en relación directamente proporcional a la persecución del placer generado por histerias y locuras penosas.”

Vemos cómo una motivación la forma y el contenido del texto Malleus Maleficarum, donde más del 60 % de su contenido se basa en actividades y temas relacionadas con el sexo y todo lo que encierra su acción.

La antropología

La antropología ha tratado también de dar una respuesta convincente con respecto a este tema y plantea que la brujería es una respuesta a la desesperanza que produce en el hombre o en la mujer un mundo que no pueden controlar.

También plantean que la propia ignorancia es el caldo de cultivo de la brujería como también lo es, el cambio de las actividades  y situaciones de tipo rural a la posición de la conversión hacia economía capitalista.

Se nota por su parte que el campesinado es el  más afectado y potable para este tipo de prácticas, por su situación sumisa hacia la vida permitiendo entrar en la vida de ellos para demostrar una forma más fuerte de llevar su cotidianidad.

La sociología

Esta rama de la ciencia plantea lo siguiente con respecto a la brujería, se considera una  forma de lucha social y espiritual donde se enfrentan dos posturas de creencias diferentes, la brujería también es una especie de respuesta del pueblo, con respecto a la búsqueda de una solución a sus problemas físicos y morales.

El entorno social de la época definió algunos comportamientos desviados que buscaron respuesta en la brujería, quien por la inmediatez y sapiencia de sus actos convence más fácilmente a las personas.

Otras teorías

Para el siglo XX la brujería representa un movimiento que solo lo practicaban ciertas personas que buscaban alguna protección o ayuda a la solución de sus problemas, se dijo incluso que había sido un invento de la inquisición, con el objeto de promover el cristianismo y llevarlo a niveles superiores.

Otros más arriesgados como el filósofo danés G. Meninge llegó a plantear que la brujería era el producto de la elaboración teológica de los intelectuales, y que jamás llegó a posicionarse en las tradiciones populares

El filosofo afirma también para dar un martillazo más fuerte, que jamás existieron sectas paganas que rendían culto a la fertilidad sino que se habría difundido a través de las reuniones y sugestiones realizadas gracias a los sermones de muchos sacerdotes convincentes en esas ideas.

Consecuencias sociales

La brujería hoy en día puede estar ocasionando algún tipo de consecuencia en la sociedad, de una forma diferente a como se consideraba en el siglo XVII, hoy en día no existe cacería de brujas, la astrología que en esa época estaba catalogada como una ciencia oculta, hoy en día se puede observar muy fácilmente en diferentes medops de omnicacion e internet de una forma muy natural.

De manera que podemos apreciar como ciertos especialistas en Tarot, Numerología Cábala y otros temas, se presentan diariamente en las pantallas de televisión e internet de una manera muy natural.

Así mismo se puede observar como a través de muchos anuncios clasificados en prensa escrita y digital los brujos, hechiceros, chamanes y cualquier trabajo relacionado con la brujería es ofrecido para resolver todo tipo de problemas, algunos casos se pueden observar en ciertos países con respecto al daño que puede ocasionar la brujería en los niños.

Sin embargo la realidad y la velocidad en la cual hoy en día rueda la información, no permite convencer mucho a los chicos, algunos con ciertas vacíos espirituales pueden caer en las redes de la magia negra actos relacionados con la brujería, pero la devoción hacia el demonio también se ha desviado a otras áreas.

Los sociólogos y psicólogos actuales no consideran que la brujería represente un peligro mayor en los jóvenes, para la Iglesia sigue representando una forma diabólica de buscar adeptos por parte del demonio.

Los padres deben estar atentos a las informaciones que diariamente se filtran por las redes, internet e incluso la televisión, se debe está atento a la forma en cómo los muchachos acceden a la información, cualquiera puede tener acceso, y es algo que no se pensaba hace algunos siglos atrás.

No basta con la conversación reconfortante de se puede dar en casa, también se requiere del convencimiento espiritual para evitar que los niños y jóvenes desvíen su motivación hacia los valores más importantes que Dios les ha otorgado.

La brujería en otras culturas

Aunque resulta fantasioso, lo que se observa hoy en día en algunas películas de corte oriental, la brujería en los países influenciados por el hinduismo y el budismo, se representa de una forma muy diferente como la observamos en occidente.

Asimismo en algunas culturas del continente asiático por ejemplo, se pueden apreciar a los maestros de la hechicería como unos portadores de energía y poder que le permiten modificar a través de pócimas y hechizos ciertas condiciones humanas y de la naturaleza.

Los brujos en la tradición y creencia de la cultura china y oriental son considerados como sabios y ayudan a los emperadores y al pueblo a conseguir sus propósitos, se ha observado cómo la cultura budista no ha dado importancia a este tipo de manifestaciones, después de haberse formado en ese país hace ya muchos años.

Si nos venimos a Norteamérica conseguimos que en los estados Unidos y México  existen algunos espiritistas por así decirlo llamados nahuales, quienes son una especie de cultivadores de espíritu que buscan la verdad y la prosperidad de su pueblo a través de su invocación de esos espíritus.

Estos personajes son capaces de convertirse en animales protectores, según las creencias y tradiciones encontradas en México y una parte de los Estados Unidos. Otros casos interesantes se suceden en el cono sur de América específicamente en Chile, donde algunos chamanes o brujos son capaces de transformarse directamente en aves que ellos mismo denominan chilote.

Las traducciones diversas que han dado pie a diversas formas de brujería y culturas de espíritus del mundo, han ido evolucionando paulatinamente, y vemos por ejemplo como en algunos continentes como Australia todavía se observan tribus que practican ritos a los espíritus de la noche.

Estos brujos o ancianos como son llamados  son quienes también quienes representan a los pueblos y tribus de diversas etnias, y establecen solicitudes de  poder para resolver ciertas situaciones adversas.

¿Porqué los seres humanos la buscan?

Cuando existen vacíos espirituales y se requiere buscar algún tipo de ayuda que permite resolver problemas, las personas no buscan la espiritualidad sana y de bondad que genera las religiones tradicionales, ellos desean que sus peticiones están marcadas de contundencia y fuerza, es allí cuando recurren a la magia negra, la brujería o la hechicería.

Estas disciplinas ofrecen diversas opciones a los que buscan algún tipo de solución a sus problemas, pero de una forma un tanto comprometedora, es decir que la brujería realmente se realiza con fines malévolos dando poderes a otros para que pueda hacer el mal o dañar a otra persona, de manera que quien la solicita esta trabajo, envuelto también en acciones de profundo vacío espiritual.

La búsqueda de soluciones a los problemas a  través de la brujería es utilizada con el objeto de buscar lesionar a quien siente odio por la otra persona, de manera que busca soluciones a través de espíritus y muertos e invitándolos de manera oculta, permiten que al venir al mundo de los vivos las soluciones para convertirse en dificultades aberrantes.

Así mismo cuando se impone alguna maldad contra otra persona, sin importar que sea el enemigo o rival espiritual, se está violando el código moral de Dios, por consiguiente el castigo será directo.

Los brujos ofrecen villas y castillos cuando necesitan captar clientes, predecir qué sucederá en el futuro a través de la lectura de las cartas, el tarot, lectura del tabaco, lectura de caracoles, y otros artilugios, permiten a muchas personas creer en ellos, quienes verdaderamente saben utilizar muy bien la sugestión.

Cada brujo tiene una forma de aplicar sus procedimientos sin embargo existen características en cada uno de ellos que los hacen destacar como adivinadores veamos cuales son

  • Realiza pactos con el demonio
  • Invoca a los muertos
  • Buscan parodiar a la misa católica.
  • Realizan gestos simbólicos que convencen en ocasiones a sus clientes.
  • Pronuncian palabras desconocidas para la realización de un hechizo.
  • Utilizan sustancias y materiales que tienen algún significado simbólico.

La brujería es una disciplina que no trae beneficios a nadie, ni siquiera a los brujos o hechiceras, quienes por dinero ofrecen un servicio que ellos mismos saben no es honesto y en el cual crean un perjuicios otras personas

Sus herramientas son la sugestión y predisposición con lo cual logran convencer a las personas, les permite en algún momento de su vida tener algo de fama, sin embargo se puede apreciar que pasado un tiempo desaparecen y no se vuelve a saber nada de ellos.

¿Cómo afecta a los niños?

Hoy en día hemos visto cómo la literatura infantil y juvenil invade parte de la información que los jóvenes buscan en las redes sociales y sobre todo internet, a través de la localización de  temas, promueve la presencia de brujos, hechiceros y magos voladores que solucionan en cuestión de minutos ciertos problemas, que en la realidad llevaría días y hasta semanas.

Los videojuegos, las películas de tipo épico, están deformando un poco la realidad histórica de una literatura milenaria que sirvió para el desarrollo espiritual y artístico de la humanidad, vemos como se desvirtúa de manera tajante las historias de la mitología griega, y se mezclan culturas y tradiciones europeas con dioses egipcios y romanos.

Entre esas historias siempre se cuela un brujo, un hechicero o un mago, quienes aportan prosperidad y solucionan los problemas, tal es el caso de la película Harry Potter donde vemos como la magia está por encima de los valores de Dios, los chicos que no tienen una base sólida en cuestiones de espiritualidad tienden a confundir estas informaciones.

Hay que estar atento a cuanta información y películas observan los jóvenes, nunca está demás, hacer acotaciones con respecto a los ídolos cuando aparecen en las películas, es bueno documentarse y decirle a los chicos cuanta verdad o mentira se encuentra en un diálogo de una serie y película de corte épico.

¿Es verdadero su poder?

Se ha llegado a pensar que la brujería realmente tienen algún tipo de poder, si consideramos que la Iglesia le otorga relevancia negativa al demonio, se establece entonces que su poder radica en las acciones que generan espiritualmente un desequilibrio, en otros casos por ejemplo cuando se intenta suponer que son situaciones reales, las acciones están más cercanas a la sugestión

Hacer pactos con el diablo es una decisión de cada persona, las consecuencias que eso tenga que accionar son responsabilidad de cada quien, la propia Iglesia establece que quien realice estos actos está expuesto a las consecuencias que siempre se llega a tener.

El rechazo por parte de muchas personas y sobre todo por la Iglesia a la brujería, es por las acciones aberrantes que se comenten durante las ceremonias, los tipos de ritos y la invocación y exhortación a la muerte, consideran como falsas las actos y los hechizos, en la mayoría de los casos son impostores que solo buscan ganar algo de dinero.

Buscar ayuda en brujos o adivinos no es una buena forma de agradar a Dios, es menospreciar su poder espiritual, muy superior y real que los supuestos poderes de la brujería y el demonio, de manera que intentar creer que existe un poder superior a Dios es aislarse de toda realidad espiritual.

En la realidad podemos apreciar que hoy en día la brujería es un elemento importante en ciertas tradiciones mundial, se encuentra insertada y participando de una forma directa e indirecta en la vida de las personas, aunque en algunos casos no influye en la vida tan fuerte.

En el aspecto social ha causado diversos problemas de tipo social, por ejemplo en el continente Africano el 40 % de los casos judiciales están relacionados con la brujería, en Haití sucede algo similar, pero el porcentaje es más bajo.

La presencia de la brujería es real, pasó de ser un peligro directo en una época determinada para convertirse en una peligrosa realidad  indirecta, los mensajes enviados por las películas, series animadas, cómics, redes sociales, televisión, en fin por todos medios de información actua.

Esto nos lleva a pensar que la situación con respecto a las brujas continúa siendo interesante, no se debe descuidar la forma en cómo deben ser observadas. Muchas corrientes espirituales y sobre todo la Iglesia, consideran que es una nueva forma de acción del demonio, haciendo que sus acciones se realicen de una menor subliminal.

¿Qué se debe hacer?

La brujería y sus trabajos por medio de hechizos generan temor, cuando un aperos se entera que otra está realizando actividades relacionadas con brujería se puede llegar a pensar que puede dominar a la otra, para muchos seguidores de la religión católica, estos poderes y fuerzas lamas pueden llegar a dañarlos siempre que se mantenga la fidelidad hacia Dios.

No existe otra forma de combatir estos supuestos trabajos espirituales oscuros, algunas personas consideran que realmente existen y logran crear zozobra y preocupación en ellos y su  entorno cada quien debe comprender que en la vida diaria y durante nuestro pasar por este mundo, estamos vinculados y expuestos a miles de situaciones adversas.

Relacionar estos trabajos de brujería con situaciones negativas que suelen suceder diariamente es un error, las adversidades de cualquier tipo forman parte de la vida de cualquier ser humano, Con las herramientas que Dios nos otorga, se logran resolver todos problemas que puedan presentarse.

No es conveniente realizar entre los fieles católicos, procedimientos que vaya en contra de la moral y las costumbres cristianas, como por ejemplo oración para devolver la brujería, o los salmos contra brijería o solicitar los servicios de otro curioso, brujo o espiritista para contrarrestar el supuesto trabajo realizado hacia la persona.

Ningún creyente en las bondades de Dios, puede caer en las redes del engaño y la sugestión, verdaderas armas de los practicantes de la brujería, este es el camino real que el demonio utiliza para ganar seguidores, de manera que no existen fuerzas malignas que puedan dañar a los fieles de Dios.

Sin embargo la Iglesia considera que existen casos donde se pueden observar situaciones de melancolía o esquizofrenia mental, las cuales se le atribuyen a hechizos y sugestiones provocadas por estados mentales desajustados, donde la persona entra en un supuesto trance y pierde el control de sus actos.

Jesucristo en muchas ocasiones logró sanar a personas que se les atribuía la presencia del demonio en sus vidas, pero observamos que el problema real era de locura y esquizofrenia, como el mismo libro sagrado lo plantea.

Si por algún motivo alguna persona se siente sometida y mediatizada por otra que supuestamente la amenaza con hacerle una brujería, no dude en acudir al señor, quien tiene suficientes herramientas para proteger y salir al paso a este tipo de personas.

Reiteramos que no se debe acudir a otro brujo buscando una defensa, es una trampa más del demonio llevando a la persona hacia el camino que desea, buscar la desconfianza hacia Dios para que al final recurramos a las acciones de satanás.

Se debe tener cuidado en la vulnerabilidad de los fieles ante estas situaciones, es importante suministrar suficiente información a los niños con respecto a lo que representa la brujería, ellos inocentemente tienen únicamente dos opciones, aprender a defenderse del acoso de los brujos a través de respuestas básicas que Dios les otorga o caer en el terreno del demonio.

Los padres deben estar atentos a las actividades que los hijos realizan, incluso la música actual busca captar jóvenes hacia el proceso de la  brujería, muchos temas de canciones y contenidos de series televisivas, están compuestas con letras e imágenes relacionadas con la hechicería.

Estas tendencias abordan a la juventud y relacionan sus temas con jovencitas muy lindas que tienen poderes dados por el demonio, por medio de las cuales realizan brujerías acciones sobrenaturales, estos casos deben ser informados a los jóvenes y tratar de comprender que realmente no son personajes benévolos, sino que detrás existe un plan para gestionarlos y llevarlos por el camino más oscuros.

Comentario final

La humanidad se encuentra en un camino que muchos no logran descifrar pero que también presienten que no es el más correcto, la falta de espiritualidad, la ausencia de Dios en sus vidas, el materialismo y la falta de valores en los hogares está permitiendo que en la juventud se introduzcan informaciones distorsionadas.

Los casos se ven día a día, y se debe estar atento con estas cosas, la limitación a la observación en internet y la televisión de algunos contenidos relacionados con la brujería está a la orden del día, hay que apreciar los contenidos nuevos que se observan en esos medios, sobre todo masificado en los últimos años a través de los teléfonos celulares inteligentes…

Los medios de información están saturados de información relacionada con el tema de la brujería, que llega de una forma sencilla a los niños, muchas series animadas dirigidas a niños entre los 0 y 8 años, muestran a brujas, brujos y hechiceros muy agradables, esto es una desviación de la realidad con respecto al tema y la verdad que representan las brujas.

Muchos productores y editores de contenido en televisión no creen en Dios ni practican ninguna religión, esta situación puede haber generado que las acciones hacia el satanismo prueba la  proyección de contenidos basados en las filiaciones el demonio.

De manera que la forma de presentar a estos personajes que tienen su origen y relación con satanás, sean presentados como buenos e ingenuos, donde los niños aprecian su colorido y bondad, una forma de mediatizar y sugestionar la mente de ellos.

Recomendamos estar alertas con informaciones y contenidos relacionados con la brujería, no seamos colaboradores de situaciones momentáneas e inmediatas que pudieran en el futuro ocasionar situaciones que después no puedan ser controladas.

Es una realidad que la Iglesia cometió muchos errores con respecto a la forma en cómo afrontó el problema de la herejía, la brujería y la hechicería, eran tiempos de oscurantismo intelectual, la ignorancia, la crueldad y la falta de procesos judiciales justos permitieron que se cometieron atrocidades hacia otros seres humanos.

Actualmente las actividades satánicas están negadas totalmente, pero sé existencia y promoción es real, laos que se consideran cristianos deben saber que el camino más importante para no recibir este tipo de información es jesucristo, él tienen la facultad de mostrar el camino hacia donde deben dirigirse nuestras vidas.

Dios provee a través de Jesús  todas las herramientas necesarias para combatir las acciones ocultas y misteriosas del demonio, si eres cristiano o católico no lo pienses, busca la referencia de Jesús quien de verdad te enseñara la verdad.

Si deseas obtener más información con respecto a este tema, te invitamos hacer click en los siguientes enlaces.

(Visited 77 times, 1 visits today)
Categorías Brujería

Deja un comentario