Ángel de la Guarda: ¿Quién es y cómo pedirle?

A través de éste artículo, conocerás la maravilla existencia del Ángel de la Guarda, conocerás su procedencia, como comunicarse con él y pedir su asistencia y poder entablar una estrecha relación con él.

ÁNGEL DE LA GUARDA

Ángel de la Guarda

El Ángel de la Guarda o Ángel custodio, procede de las creencias católicas y conocido como el Ángel de Dios quien le da la misión de proteger al ser humano según su nivel evolutivo y experiencia o momento el cual esté viviendo durante su estancia en la tierra. Tiene la misión de guiar cada paso, cada pensamiento y acción para así ayudarlo a actuar de forma correcta, con el fin de facilitarle el camino al Cielo.

Se dice que cada vez que un niño nace, también nace un Ángel. Dios le asigna al Ángel cuidar y proteger al niño recién nacido durante toda su vida (de allí también el significado de la palabra Ángel Custodio). Es por eso que al Ángel de la Guarda también se le llama Ángel custodio. Su labor es custodiar al niño durante toda su vida.

Su existencia está fundamentada tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento de la Biblia, acá nombramos algunos pasajes bíblicos:

En el Antiguo Testamento, en Éxodo (23, 20-21) cita: “Yo voy a enviar un Ángel delante de ti, para que te proteja en el camino y te conduzca hasta el lugar que te he preparado. Respétalo y escucha su voz”.

En el Nuevo Testamento, Jesús menciona en Mateo (Mt. 18,10): “Cuídense de despreciar a cualquiera de estos pequeños, porque les aseguro que sus Ángeles en el cielo están constantemente en presencia de mi Padre Celestial”.

El Catecismo citan, en el numeral 329: “con todo su ser, los Ángeles son servidores y mensajeros de Dios. Porque contemplan ‘constantemente el rostro de mi Padre que está en los cielos’ (Mt 18, 10). Son ‘agentes de sus órdenes, atentos a la voz de su palabra’ (Sal 103, 20).”

Así como también el numeral 336: “Desde su comienzo hasta la muerte, la vida humana está rodeada de su custodia y de su intercesión”. Asimismo, allí mismo incorpora una cita de San Basilio Magno: “Nadie podrá negar que cada fiel tiene a su lado un Ángel como protector y pastor para conducir su vida”.

ÁNGEL DE LA GUARDA

Testimonios del Ángel de la Guarda en la antigüedad

Desde el inicio de los tiempos, han sido muchos los Santos que han escrito y dado de estrecha relación que los unió a a sus Ángeles Custodios. Mencionamos a San Francisco de Sales, Santa Teresita del Niño Jesús, San Pío de Pietrelcina y San Josemaría Escrivá, entre otros.

En el siglo XIII tanto San Alberto Magno, Santo Tomás de Aquino y San Pedro Damián relataron en sus escritos que al momento de pecar una persona (bien sea de pensamiento, palabra obre u omisión), es allí cuando el Ángel de la Guarda intenta llevarlo a la sensatez, la reconciliación y el arrepentimiento, todo el el fin de unirlo más a Dios, misión al que le fue asignada.

Existen testimonios que afirman que Santa Francisca Romana (1384-1440), (la patrona de los conductores), logró contactar y visualizar a su Ángel de la Guarda, describiéndolo como “Un Ángel de belleza increíble, con un cutis más blanco que la nieve y un rubor que superaba el arrebol de las rosas”.

Gracias al Papa León X (1475-1521) logró documentarse a través de un oficio (compuesto por el fraile franciscano Juan Colombi) la doctrina de la existencia de un ángel personal en cada individuo en la tierra.

Ya para el año 1670, logró fijarse una fecha anual para realizar la celebración del Santo Ángel de la Guarda, gracias al Papa Clemente X (1590-1676) dedicada el día 2 de Octubre.
San Bernardo Abad en uno de sus sermones indicó que “ellos (Ángel de la Guarda), son los que guían nuestros caminos, no pueden ser burlados ni engañados, y por su naturaleza divina no pueden engañarnos. Son puros, fieles ante Dios son prudentes, son poderosos; no debemos espantarnos, basta que estemos unidos a ellos y nuestro vínculo con Dios será aún más fuertes. Los Ángeles de la Guarda son mensajeros de Dios.

Oración Ángel de mi Guarda

Tanto los niños como los adultos pueden establecer una estrecha comunicación con mi Ángel de la Guarda, y la manera más efectiva es rezar una Oración al Ángel Custodio en cualquier momento. Él asiste a su persona a todo hora. Si la persona preste algún tipo de miedo, angustia o desconfianza, puede recurrir a su Ángel para que proporcione serenidad y tranquilidad.

ÁNGEL DE LA GUARDA

Para un niño, por su naturaleza pura y noble, le es más fácil poder visualizar al Ángel de la Guarda, y es importante tanto para loa padres como para la misma Iglesia, apoyarlos en hacerles sentir su presencia, y poder comunicarse con él rezando oraciones durante el trayecto a la escuela, dentro del aula de clases, al momento de salir de casa, incluso cada noche antes de irse a dormir, solicitando protección de su alma mientras su cuerpo descansa.

La continuidad y confianza del niño a través de la oración generara en él la certeza que Dios le asignó un ser maravilloso para estar siempre a su lado, incluso, cuando el niño esté en un ambiente desconocido.
La oración (a cualquier edad) permite alentar, generar confianza y puede facilitar calmar el miedo y ansiedad ante cualquier situación. Acá dejamos como referencia la Oración a los Ángeles:

Ángel de la Guarda, dulce compañía,
No me desampares, ni de noche ni de día,
hasta que me pongas en serenidad
con todos los santos, con Jesús, José y la madre María.

Mi Ángel de la Guarda
Dame un abrazo
Y hasta mañana
Otra versión:
Ángel de mi Guarda, dulce compañía,
No me desampares, ni de noche ni de día,
no me dejes sólo que me perderías.
(se realiza la señal de la Santa Cruz). Amén.

Oración a los Ángeles

Ángel asignado por el Señor
que por orden de la Divina Misericordia,
eres mi protector, mi guardián
protégeme en éste día / (tarde o noche)
Aclara mis pensamientos
comanda las acciones,
dirige mis sentimientos
para lograr seguir los pasos de Dios y Señor.
Amén.

Santísimo Ángel del Señor,
mi Ángel de la Guarda
mi fil protector,
es a ti en quien confío mi vida,
pido me protejas e ilumines,
Permíteme ir por el sendero de las enseñanzas de Dios
en cada palabra pensamiento y acción
Amén.

La Iglesia recomienda recomienda invocar al Ángel de la Guarda durante el día, pero también es importante tener comunicación con él cada vez que se le necesite (tanto en las buenas como en las malas). especialmente con las siguientes oraciones:
Ángel de Dios,
que eres mi protector,
pues la bondad divina
me ha encomendado a ti,
ilumíname, guárdame, defiéndeme
y guíame. Amén.

Himno de Laudes al Ángel de la Guarda

Ángel amado de la guarda, compañero de mi vida,
Hijo de Dios y presencia divina
tú que nunca me has abandonado y me escogiste como mi protector.
Presencia de espíritu invisible, siento que te hallas a mi lado,
escuchas mis plegarias y guías todos mis pasos.
En las sombras de la noche, me defiendes del demonio,
protegiendo con tus inmensas alas mi cuerpo y mi alma.
Ángel de Dios, permíteme escuchar tu mensaje y que lo siga,
que vaya siempre contigo hacia Dios.
Testigo de lo invisible, ,
gracias por tu fiel custodia, gracias por tu compañía.
En presencia de los Ángeles, suba al cielo nuestro canto:
gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo. Amén.

Cómo ayudarle a los niños a acercarse a su Ángel

Aunque el Ángel de la Guarda siempre está cerca, es bueno que los niños se familiaricen con él y lo recuerden dibujandolo, para así alejar todo miedo y desconfianza, con el fin de estrechar vínculos con el Ángel de la Guarda. El niño puede solicitar a través de la oración o del mismo diálogo con él le facilite una descripción gráfica para así poderlo representar, o bien sólo en una hoja y ponerle colores, o bien con el niño al lado para fomentar los lazos entre los dos. Luego puede colorear los dibujos y ponerlos cerca de su cama o en su cuaderno.

Si te ha gustado éste artículo, podemos recomendarte otros similares para profundizar más en el tema.

¿Sabes cuáles son los ángeles custodios? conócelos

Los ángeles caídos: ¿que son?, historia y sus nombres

(Visited 12 times, 1 visits today)

Deja un comentario