Los 7 dones del Espíritu Santo: Un regalo de amor

El Catecismo conocido por ser fundamental para la Iglesia Católica establece los 7 dones del Espíritu Santo. No hay que olvidar que este elemento de la Santísima Trinidad es un intermediario de Dios para bendecir a todos los devotos en pro del cristianismo y catolicismo.

los 7 dones del espíritu santo

Los 7 dones del Espíritu Santo

Los dones del Espíritu Santo es una gran demostración del amor tan profundo que Dios Todopoderoso siente por cada uno de sus hijos. El hecho de dar a conocer estos atributos es un acto de fe y devoción que ha sido plasmado en el Catecismo y que todos los cristianos y católicos deben conocer. Por otro lado, están los 7 pecados capitales que corresponden evitar en la medida de lo posible, si dentro de las intenciones es alcanzar su Reino.

Gracias a los 7 dones, todos podemos dilucidar que Dios se ha comportado como un verdadero padre, capaz de brindarnos lo mejor a través de una de sus mejores manifestaciones. No obstante, para ser sus hijos legítimos, como buenos cristianos debemos seguir sus dogmas y cumplir con cada uno de ellos para no deshonrarlo.

Pedro Fernández Rodríguez, un prestigioso conocedor de la teología y un gran sacerdote en su tiempo plantea este mismo pensamiento, en que Dios brinda amor, pero las personas deben corresponder a ese acto con buenas acciones y ejemplos.

El sacerdote a través de una entrevista explica que los 7 dones del Espíritu Santo es una respuesta clara al momento de ejecutar el sacramento del bautismo. De algún modo, este acto para introducir a los hombres a la cristiandad no debe ser lo único a destacar, porque cumplir con cada uno de los preceptos de la Iglesia y ser servil para la sociedad, dará gran fe en que estos dones han surtido el efecto esperado.

Sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios son los 7 dones del Espíritu Santo reconocidos por la Santa Iglesia para que el hombre sea capaz de comprenderlos y ser partícipes de ellos. Cabe destacar que un alma dócil y capaz de entender todos los designios de Dios, es un alma que no tendrá problemas alguno en estar de acuerdo con cada uno de estos atributos.

El Papa Francisco dentro de su catequesis ha introducido su pensar sobre cada uno de estos dones y por supuesto, vale la pena conocer al respecto. Asimismo, están las obras de misericordia de los cristianos clasificados en corporales y espirituales, muy bien valoradas por la Iglesia.

Consejo

Con este don, el Espíritu Santo tiende a transmitir la voz del Padre para redimensionar los pensamientos, sentimientos e intenciones que se tengan para el futuro o corto plazo. Desde luego, hay que detenerse a razonar si estos actos para bien o para mal, son vistos por Dios. A su vez, hace que el cristiano dirija su mirada a Cristo, para entender su pasión, muerte y resurrección, como además el gran sacrificio que hizo por la salvación de todos los hombres.

los 7 dones del espíritu santo

El Espíritu Santo está albergado en nuestros corazones al momento de recibir las aguas bautismales. Después de ello, todos los hombre deberán moldearse en función de todas las buenas obras hechas por Cristo. No cabe duda que Jesús será el modelo para todos sobre cómo tratar al Padre y aprender a ser recíprocos por tanto amor ofrecido sin reservas.

Entendimiento

Posiblemente este sea de los 7 dones del Espíritu Santo que mayor nexo guarda en relación a la fe. Cuando recibimos al Espíritu Santo en nuestro seno, es capaz de despejar los rumbos con su luz para mantener una mente sana y crecer.

Es una manera de demostrar cómo actuar frente a lo bueno y lo malo gracias a los ejemplos que el propio Jesús ha enseñado. Este factor incluye dilucidar los mensajes contenidos en la Palabra de Dios, los Evangelios y a la propia Biblia, como grandes antecedentes que dan fe sobre la existencia de un ser superior que controla todo a nuestro favor.

Sabiduría

Por sabiduría no hay que engañarse con el término de inteligencia humana, porque este atributo se obtiene en virtud del conocimientos adquiridos. La sabiduría es un valor que solo los verdaderos cristianos poseen para ver las cosas como si Dios así lo estuviese observando. En otras palabras, es ver el mundo como Dios lo detalla: situaciones, problemas, alegrías y adversidades; todo eso con los ojos de Dios.

Una de las lecturas más trascendentales en La Bíblia refiere a Salomón que, al momento de ser coronado, solicitó al Todopoderoso para transferirle el don de la sabiduría por medio del Espíritu Santo.

Fortaleza

Tampoco puede confundirse con la fortaleza física que hombres y mujeres exhiben como parte de los 7 dones del Espíritu Santo. No importan los nombres de estos seres, pero quienes sacan adelante a su familia, a la propia Santa Iglesia y toma determinaciones con gallardía o temple, poseen una fortaleza espiritual indeleble.  Siempre es necesario honrar el hogar, la pareja, la familia y sobre todo, esa fe profesada en un solo Dios, creador del cielo y de la tierra.

Los fuertes poseen una santidad oculta, porque muchas veces prefieren hacer sus obras en silencio, siguiendo la frase de “que tu mano izquierda nunca sepa lo que hace la derecha“.

El Espíritu Santo siempre estará dispuesto a conducir a estos hombres a una gran fortaleza inquebrantable que ni los adversarios más peligrosos lograrán irrumpir. Siempre es consecuente observar otros ejemplos de ciudadanos luchadores y emprendedores, porque si ellos pueden, todos lo harán si ponen un grano de arena a sus intentos.

Ciencia

La primera interpretación que tendrá un lector al instante de leer el libro del Génesis, es la complacencia de Dios al momento de su creación. En primer lugar, enfatizó en la belleza de todas las cosas: hombres, plantas, animales, el día, la noche y más. Cuando finalizó la jornada, el texto indica: “y vio Dios que era bueno”.

Si para Dios, todas las creaciones fueron excelentes, nosotros debemos asumir ese mismo papel. pues todo lo creado es en pro de estar felices en ese mundo que ha dispuesto para los hombres. Ese don de la ciencia permite irradiar belleza, el acción de edificar, construir algo que nos guste, es sinónimo de seguir el ejemplo del Altísimo, tal como reseña el Libro del Génesis.

Piedad

Entrando en materia sobre el penúltimo de los 7 dones del Espíritu Santo, es pertinente indicar que no puede confundirse con la compasión que un hombre puede sentir por otro. Esto quiere decir que los seres humanos deben tener piedad por sus semejantes, para el prójimo.

El verdadero nexo con Dios involucra es perdonar a quien nos ofende, como el propio Cristo lo hiciese con todos sus verdugos durante su muerte. Es un vínculo con mucho sentido de ser, porque llena de regocijo a quien siente piedad por su hermano en conflicto.

Temor de Dios

Finalizando con este post, el temor de Dios es un pequeño recordatorio para indicar que estamos en sus manos, que somos su creación y observa a detalle cada acto que hacemos. Sin embargo, esto no quiere decir que debemos tenerle miedo a sus represalias, porque siendo el Padre, tampoco ofrecerá castigos para quienes obren mal y se arrepienten de ello. Es preciso actuar con humildad y ser mejores cristianos todos los días.

(Visited 243 times, 1 visits today)

Deja un comentario