Descubre los 7 dolores de la Virgen María, aquí

Los dolores de la Virgen María, se representan en nuestra Señora de los Dolores. Esta es considerada una tradición para los cristianos. Pues es una manera de recordar los siete dolores que padeció la Virgen María. Ya que se encontraba en corazón unida a su hijo  Jesús. Tras el dolor y amor producido por su sacrificio.

los dolores de la virgen maría

Los siete dolores de la Virgen María

Los siete dolores dela Virgen María, se conmemoran con la fiesta de nuestra Señora de los Dolores. Esta es considerada una antigua tradición de todos los creyentes en el cristianismo.

Esto se da, pues es una forma de honrar los momentos en el que existió la unidad con su hijo Jesús al compartir el dolor y amor por el sacrificio que hicieron para salvar a la humanidad.

Devoción

Todos los cristianos de corazón han aprendido a brindar amor a Jesús, gracias a María. Pues como su madre es quien ha demostrado en la tierra el mayor amor por él. Es por esta razón que se desarrolló la devoción por los dolores de la Virgen María.

Esta situación se generó gracias al desarrolló de diversas revelaciones privadas que se le presentaron, pues es ella la madre de Dios.

Comunicado

La Virgen María procedió a comunicarle a Santa Brígida de Suecia lo siguiente:

  • Como reina de los cielos procedo a ver todo lo que ocurre en el mundo. Con el objetivo de descubrir si alguien se compadece del dolor que he sentido. Sin embargo siempre hallo pocas personas que piensen en mis tribulaciones y también padecimientos como la madre del Salvador.
  • Es por eso, que te he escogido a ti hija mía. Por esta razón te pido que no te olvides de mí, ni mucho menos me menosprecies. Te pido querida que mires mi dolor y me imites en lo que puedas.
  • Pido consideres cada angustia y lágrima que he padecido. Pues sé que tú realmente eres amiga de nuestro Creador.

los dolores de la virgen maría

Promesa

Tras estas palabras, se procedió a informar que nuestra Señora prometió a aquellos que creyeran en ella, que serían concedidas siete gracias. Todas éstas a aquellas almas que se dispusieran a honrarla y acompañar su espíritu de manera diaria. Procediendo a rezar siete veces el Ave María y meditando con lágrimas he intentado vivir el dolor que ella vivió. Las gracias son:

  • La Virgen concederá la paz a aquellas familias que crean en ella.
  • Persona que la consagre será iluminada a través de los divinos misterios.
  • La Virgen será quien le consuele cada pena vivida y siempre les acompañara en sus trabajos.
  • Siempre dará cuando le pidan. Esto con tal de que se abran a su adorable voluntad. También si aceptas y eres devoto a la divina voluntad de su hijo, el salvador de las almas.
  • De igual forma, la Virgen los defenderá en sus batallas espirituales, pues con ella podrán contra el enemigo. Además de ello, podrá proteger a sus fieles el resto de sus vidas.
  • La Virgen les asistirá de forma visible en el momento de su muerta. De  esta forma podrán ver el rostro de su madre.

Es importante tener en cuenta que la Virgen ha conseguido de sus gloriosos hijos todas las devociones, lágrimas y dolores expresados por sus fieles. Pues gracias a él fueron llevados a la vida terrenal y causada así una felicidad eterna. En donde los pecados de la humanidad son perdonados por Jesús. A su vez el entrega el consuelo del gozo eterno.

Cuatro gracias

Según las palabras de San Alfonso María Ligorio el Padre Creador le reveló a Santa Isabel de Hungría que él como nuestro Señor, concedería cuatro gracias especiales a aquellos que fuesen de corazón devotos a los dolores que vivió la Madre Santísima. Estos son los siguientes:

  • Todo aquel que antes de morir haga la invocación a la Santísima Madre, en nombre de sus dolores padecidos. Podrá obtener una buena contrición en relación a todos los pecados que cometió en su vida.
  • El Salvador de la humanidad Jesús, se compromete a proteger en sus tribulaciones. Específicamente a todos los que recuerden la devoción de la Virgen. Esto a su vez permite que sean protegidos por él y sobre todo de una manera importante cuando toque su muerte.
  • De igual forma imprimirá en sus mentes el recuerdo que existió en su pasión. Esto traerá una buena recompensa en los cielos.
  • También serán encomendadas las almas devotas que se encuentran en las almas de María. Esto con el fin de que obtengan la gracia divina que se quiera derramar sobre ella.

Es de esta forma que debemos meditar los siete dolores de nuestra amada Madre Santísima. Pues esta es una buena forma de compartir el sufrimiento más  potente que pudo vivir María mientras se encontraba en la tierra.

Debemos tener presente que la fiesta de nuestra Señora de los Dolores se celebra el 15 de septiembre de cada año. Este es el día siguiente de la Exaltación de la Santa Cruz. Al pie de la Cruz, tras la situación que se suscitó, en donde una espada de dolor atravesó el corazón de María tras ver a su hijo Jesús morir.

Jesús en medio de su divina misericordia, nos entregó a su madre a poco tiempo antes de morir. Esta fue una gran muestra de su amor por nosotros y sus ganas de brindar salvación a nuestras almas.

los dolores de la virgen maría

Rosario de los siete dolores

Se debe realizar un Padre Nuestro, para luego rezar siete Ave Marías, con el objetivo de representar cada dolor de la Virgen María. De igual forma, debemos pedirles que nos ayude a entender cada elemento que nos haga el mal.

De igual forma, se busca despojar todo el mal que hemos hecho. Es de esta forma que logramos un verdadero arrepentimiento. Además de ello, con esto unimos nuestros dolores a los de la Virgen María. De la misma forma que la Virgen unió sus dolores a los de su hijo. Para de esta forma participar en la redención de nuestros pecados por parte de Jesús.

Acto de contrición

Querido Señor Jesús, tu que eres Todopoderoso. El día de hoy te expreso mi arrepentimiento profundo por cada uno de los pecados cometidos. Por esta razón con gran humildad te suplico me perdones y me brindes tu divina gracia.

Te ruego me brindes el poder de ser verdaderamente merecedor de tu glorioso amor. Que a través de los méritos de tu pasión y de tu muerte deje atrás todos mis errores y te honre a trasvés de los dolores de tu madre la Santísima Virgen María.

Amén.

Posterior a esto, se aconseja leer el evangelio, específicamente las citas que acompañan los dolores de la Virgen María.

los dolores de la virgen maría

Primer dolor: la profecía de Simeón

Posterior a los días de la purificación según la ley de Moisés. Decidieron llevar a Jesús a Jerusalén, con la intención de presentarlo ante Dios Todopoderoso. Como se describe en la ley del Padre Celestial.

Además de ello, se buscó con esto, como era costumbre hacer el sacrificio de un par de tórtolas o de dos pichones.

Simeón

Para ese entonces en Jerusalén rondaba un hombre que era llamado Simeón, se conocía por ser justo y piadoso. Es de esta forma que el hombre esperaba la consolación de Israel. Por esta razón el Espíritu Santo se encontraba junto a él.

A Simeón el Espíritu Santo le revelo que él no podría morir hasta que el viera al  Cristo del Señor. Es por ello, que fue movida por el Espíritu Santo para ir hacia el templo. Por esta razón al introducir María y José a su niño Jesús, con el objetivo de que se cumpliera la ley prescrita por Dios.

Es por ello, que tras verlo lo tomó en sus brazos para bendecirlo ante los  ojos de Dios. Tras esto procedió a indicarle a Dios que tu siervo se vaya en paz, pues esa era tu palabra. Pues los ojos de tu siervo han logrado ver tu salvación. La que se ha preparado ante la faz de tu pueblo, como la luz para la revelación de los gentiles y gloria de tu amado pueblo.

María y José se encontraban admirados por todo lo que habían dicho de su hijo. Después de esto Simeón los bendijo y le dijo a María que este había sido destinado ser caída lo que generaba la resurrección de muchas personas en Israel. De esta misma forma un signo de contradicción y a su vez indicó que una espada le atravesaría el alma.

los dolores de la virgen maría

La atención a Dios

Nuestra amada Virgen María siempre oye con gran atención lo que el Señor de los Cielos quisiera. Por ello, siempre busco que se lograra el cumplimiento de la voluntad divina.  De esta forma se decreta una esclava del Padre Celestial, pues de esta manera se hacen las cosas según la palabra de Dios.

Por esta  razón Santa María, es la  maestra de nuestra conducta. De esta forma ella nos enseña la obediencia que debemos tener por el Señor. Es por ello, que tras esto la conciencia nos mueve íntimamente con la libertad de los hijos de Dios.

Maestra de caridad

La maestra de la caridad es María, pues ella sabía que su hijo estaba destinado para la ruina, con el objetivo que se lograra la resurrección de muchos en Israel. Es por ello, que esto era el blanco de la contradicción. Lo que a su vez sería una espada que traspasaría su alma como su madre.

Esto a su vez permitía que se descubrieran los pensamientos que se encuentran ocultos a los corazones de muchos creyentes. Es de esta forma que nace la gran caridad de María por parte de la humanidad. Lo que permite que se cumplan las afirmaciones que Dios desea para nosotros. A su vez nos permite entender que el amor es grande cuando se da la vida por los seres que se aman.

Es tras todo esto que los romanos Pontífices han procedido a llamar a María Corredentora.  Por esta razón junto a su hijo María padeció paciente por la muerte y de esta misma forma por  la salvación de los hombres.

Lo que a su vez se relaciona a los derechos maternos sobre su hijo Jesús. De esta forma se inmoló, pues de esta forma ella dependía y a su vez buscaba aplacar la justicia del Señor. Tras esto procedemos entender mejor la Pasión que tiene con nosotros nuestro amado Señor, y a su vez nos permite entender que no nos cansaremos de meditar, junto a la cruz de Jesús su madre.

Oración

“Dios te salve María, llena eres de gracia, El Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén”.

Segundo dolor la huida a Egipto

Posterior a que se marchara, un ángel del Creador Todopoderoso se le apareció en sueños a José y le indico que se levantara y tomara al niño y a su madre, para así huir hacia Egipto.

De igual forma, le indico que debía quedarse ahí hasta que fuese avisado pues Herodes iba a buscar al niño en busca de acabar con él. Tras esto José se levantó y de esta forma tomo al Jesús y a María. De esta forma decidió irse hasta Egipto.

Es de esta forma que estuvieron  ahí hasta la muerte de Herodes, para que así se cumpliera lo que había anunciado el Padre Celestial a través del profeta: de Egipto llamé a mi hijo.

los dolores de la virgen maría

De este mismo modo María cooperó a través de su caridad. Pues de este modo ayudó a que naciera la iglesia de los fieles. Que son miembros de este templo de Dios en la tierra en donde la madre forma parte importante del cuerpo de esta organización.

Igualmente, como madre la Virgen María procede a enseñar y también de este mismo modo sus lecciones se pueden considerar ruidosas. Por esta razón, es positivo tener en el alma una base de finura, a su vez un toque de delicadeza que nos permita comprender las promesas que traen consigo sus obras.

Maestra de fe

La Virgen María se considera una maestra de la fe cristiana. Por ello, el pueblo de Israel la cataloga como la madre de los fieles. Es ella quien a través de su maravillosa fidelidad al Señor, realizó actos de luz y esperanza para el pueblo de Dios. Para así convertirse en la esclava del Señor Todopoderoso. Aceptando la palabra de Dios de todo corazón.

El nacimiento del hijo de María, es la fiel prueba de la grandeza que tiene el Señor de los cielos y la tierra en este plano. Existe un coro de ángeles que permiten que los pastores y los poderosos en la tierra procedan a adorar la llegada de este niño.

A pesar de ello, la Sagrada Familia debe huir hasta Egipto, con el fin de escapar de los intentos criminales de Herodes. Posterior  a ello, ocurrió el silencio de treinta años de vida llenos de sencillez, como los de un hogar más de un pequeño pueblo procedente de Galilea.

En el Santo Evangelio se nos da la facilidad de entender el camino que tuvo la madre misericordiosa de Dios. Pues María procedió a conservar todas las cosas dentro de ella, guardándolas dentro de su corazón. Por ello, debemos procurar imitar sus actos.

los dolores de la virgen maría

De esta forma, debemos de tratar de imitar un diálogo lleno de amor con el Señor. En donde se expresen todos los acontecimientos que se vivan. Es tras esto que debemos pensarlos, valorarlos y a su vez verlos con mucha fe. Con el objetivo de descubrir la voluntad que tiene el Señor con nosotros.

Cuando nuestra fe pasa a ser débil, es necesario que acudamos a la Virgen María. Pues nuestra amada Virgen siempre intercede por nosotros, pues al igual que Jesús somos sus hijos. Ella siempre está dispuesta a atendernos y mostrarnos todos los elementos que nos permiten confesarnos ante Dios y entender que nos toca como hijos del Creador.

Oración

“Dios te salve María, llena eres de gracia, El Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén”.

Tercer dolor Jesús perdido en el templo

María y José, tenían la costumbre de ir todos los años  a Jerusalén, con el fin de celebrar la fiesta de Pascua. En el momento en el que Jesús contaba con doce años, procedieron a subir a la fiesta como era costumbre.

Al pasar los días correspondientes y regresar, Jesús se quedó en Jerusalén, sin que sus padres lo supieran. Pues ellos pensaban que iba entre los niños de la caravana. Ellos en medio de la preocupación estuvieron un tiempo buscándolo entre los parientes que se encontraban junto a ellos. Tras no encontrarlo decidieron regresar a Jerusalén.

Después de tres días de búsqueda lo encontraron en el Templo. Jesús se encontraba sentado en medio de los doctores, escuchando y haciendo preguntas sobre el tema que hablaban.

En medio de esto, todo aquel que lo oía se encontraba sorprendido por sus preguntas. Pues era un niño muy sabio. A ver esto, sus padres se maravillaron. En medio de esto su madre le pregunta porque les había hecho esto si los angustio mucho. Tras esto él les dijo que porque lo buscaban si él debía ocuparse de cosas de su padre. Después de esto comprendieron su respuesta.

Oración

“Dios te salve María, llena eres de gracia, El Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén”.

Cuarto dolor El encuentro de Jesús con la cruz a cuestas camino del calvario

Este momento está dedicado a la Virgen María, pues ella derramo lagrimas llenas de dolor en el momento en el que vio cómo su hijo cargaba la cruz. Pues ella estaba consiente que el cargaba con las culpas de la humanidad. Ya que llevaba el instrumento de su propio suplicio de muerte, en busca de nuestra salvación.

De igual forma, sintió gran dolor cuando él que era el creador de la vida, fue quien acepto todo el sufrir de la humanidad. A su vez procedió a amarnos a pesar del desprecio con el que lo condenaban a morir bajo la cruz, sin remordimiento alguno.

Ella sufrió como si la estuvieran torturando a ella, tras ser azotado como un delincuente. Cuando ella sabía, que era él el verdadero rey de reyes. Las burlas tras la corona con espinas cuando realmente ni la corona más especial podía ser suficiente para honrar a este gran espíritu.

A pesar del gran dolor físico que le ocasionaron a su hijo, el más grande fue el espiritual y ella podía percibirlo, como madre que era. Las burlas y humillaciones la destrozaron. El sufrimiento de su hijo fue lo que permitió que el hombre se levantara tras el pecado. Por tanto debemos acompañarla en este dolor.

Debemos ser dignos fieles de Dios. Por tanto, debemos saber ser humillados por el rey de reyes, así como lo fue él

Oración

“Dios te salve María, llena eres de gracia, El Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén”.

Quinto dolor: La crucifixión y la agonía de Jesús

La Virgen María, derramo lágrimas de gran dolor al ver la crueldad con que trataban a su hijo. Sobre todo en el momento en el que clavaron los clavos en sus manos y también en sus pies. Sin tapujes ni pensar en el daño que estaban haciendo al salvador del mundo.

De igual forma, fue muy duro para ella, ver como Jesús se encontraba agonizando en la cruz. Con el único fin de darnos una buena vida a nosotros. Él procedió comprometido a llevar su pasión por nosotros hasta la muerte. Es este entonces el momento que cubre con mayor intensidad su pasión.

Por esta razón,  los dolores de la Virgen María, son como madre la Virgen María en ese momento se sentía a morir del dolor que le generaba ver como su hijo sufría. Es de esta forma que como creyentes se procede a acompañarla en su gran dolor. De esta forma se le da méritos a los hechos y nos permite arrancar el pecado de nuestras vidas y así recibir los frutos que traen consigo la redención.

Oración

“Dios te salve María, llena eres de gracia, El Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén”.

Sexto dolor: La lanzada y el recibir en brazos a Jesús ya muerto

El dolor que sintió la Virgen María al ver la lanza que metieron justo en el corazón de su hijo y las lágrimas que derramo tras esto fue muy extenso y difícil de explicar. Ella sin duda alguna sintió como si le fuesen dado a ella en su propio corazón todos esos dolores físicos.

Este los dolores de la Virgen María se centra en el Corazón Divino, tras esta situación se convirtió en una representación gloriosa del gran amor que sintió Jesús no solamente en su madre María también en la vida de todos nosotros, sus hermanos fieles pero llenos de pecados.

Ella que había tenido en sus brazos a su hijo lleno de una radiante sonrisa y de mucha bondad. Ahora todo cambio y pasaron a devolverlo muerto en sus brazos. Víctima de la maldad del hombre y por sobre todas las cosas víctima de los pecados cometidos por el humano.

Por esta razón Virgen amada, como tus fieles te acompañamos en este gran dolor y de esta forma se procede a abrir el corazón. Para poder así lograr a amar a Jesús como él nos amó a nosotros en la tierra.

Oración

“Dios te salve María, llena eres de gracia, El Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén”.

Séptimo dolor: El entierro de Jesús y la soledad de María

La Virgen María sintió mucho dolor y derramo muchas lágrimas al ver como su hijo era enterrado tras sufrir tanto por el pecado de otros. Él era el creador, el dueño y señor de todo el universo y a pesar de ello sufrió por nosotros y fue enterrado en la tierra.

Por lo tanto a Jesús no le importó llevar su humillación hasta el último aliento de su vida. A pesar de que María sabía que al tercer día su hijo resucitaría, todo el trance que traía consigo la muerte era real.

A María le quitaron a su hijo Jesús de la forma más injusta que podría existir en el mundo, aun en la actualidad a pesar de todos los siglos que han pasado. Pues él tenía una suprema inocencia y gran humildad, llena de infinito amor por el prójimo y pro Dios.

Él fue torturado y murió con la muerte más ignominiosa. Jesús pago muy caro por rescatar los pecados que hemos cometidos como seres imperfectos. Tras todo esto estaba María su madre que lo acompaño en todo este sufrimiento. Ella tras todo su sacrificio quedo sola, llena de mucho dolor. Por esta razón como fieles debemos acompañarle. Para así lograr poseer su gracia divina. De todo esto nace el los dolores de la Virgen María

Oración

“Dios te salve María, llena eres de gracia, El Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén”.

Oración final

Querido y doloroso e inmaculado corazón de la Virgen María, tú que albergas pureza y santidad. Te pido cubras mi alma de la protección de tu sentido maternal. Permite que siempre sea al igual que tu fiel a la voz del Salvador Jesús.

Ruego que responda correctamente a su amor. Permite que me una a tu divino corazón querida madre y al de tu divino hijo. Te pido me ates a tus virtudes y también a tus dolores queridos Virgen María. Protégeme de todo mal siempre.

Amén.

Si deseas leer un poco más sobre temas relacionados a esto, te recomendamos los siguientes artículos:

(Visited 316 times, 1 visits today)

Deja un comentario