Efectiva oración para santificar el día y estar con Dios

Hacer una oración para iniciar el día con buen pie es una gran tarea que tienen todos los cristiano-católicos. Es un modo de liberar tensiones y recibir las mejores energías para disponer del estudio o trabajo. A continuación, descubre la importancia sobre la oración para santificar el día y caminar con Dios.

oración para santificar el día

Oración para santificar el día

Dar gracias a Dios por un nuevo día al despertar es un gran ejemplo sobre lo que debe hacerse para santificar cada uno de nuestros días. La oración de la mañana es tan vital como la eficaz oración para dormir y conciliar el sueño. Al Santísimo hay que encomendar que nuestro día a día sea tan óptimo que todos los proyectos a realizar siempre resulten con éxito para el bien individual o colectivo para el que desempeña.

Siempre es bueno dejar todos los dilemas en manos de Dios, como muestra de las buenas intenciones por tener un día bajo su bendición. Recuerda que al renovar estas energías y agradecer por abrir los ojos cada mañana es un acto noble que renueva la fe.

Al mismo, es pertinente aclarar que estas plegarias sirven para proteger de todo mal o peligro o simplemente para que la mañana no se vea empañada por las malas vibras en el entorno laboral o educativo. Sin más conejos que decir al respecto, es momento de conocer una plegaria que servirá como base.

¿Por qué es importante santificar el día?

La fe mueve montañas y en función de ella determinará si el día será bueno o malo. Siempre es recomendable despertar positivos y agradeciendo al Todopoderoso por brindarnos un día más en el que podamos rectificar el camino y ser mejores personas y ciudadanos para la sociedad. Con la oración para santificar el día, Dios estará dando su visto bueno para que todos tengan una jornada provechosa y sacar el máximo provecho de ello.

Antes de asistir al trabajo o colegio, un buen plan sería elevar un Padrenuestro, para contar con la gran bendición de Dios y sentirse protegidos de toda maldad. Asimismo, hay que tener otros rezos en cuenta como la hermosa reflexión sobre el valor de la familia, por ser el tesoro más preciado que tenemos.

Desde tiempos de Jesús, él mismo se encargó de recalcar la importancia de santificar el día a todos sus caballeros de confianza. Además, enfatiza que la voluntad de Dios es santa y perfecta; por tanto, al realizar la oración para santificar el día, parte de él se está dejando en sus manos, para que todo salga bien y como los orantes así lo desean.

En el propio Padrenuestro está la frase de “danos hoy nuestro pan de cada día” como un rito de purificación para brindar el alimento o el sustento necesario para iniciar el día con buen pie, además que se basa en el alimento por excelencia al representar el cuerpo de cristo en la eucaristía.

El creador del cielo y de la tierra estará al tanto para protegernos del maligno, que constantemente está al asecho para sembrar tropiezos o discordias que empañen el gran día que pretendemos con esta plegaria.

¿Cuál es la mejor hora para hacerla?

En los textos sagrados o bajo el testimonio del propio Cristo tratan de explicar que la madrugada es el mejor momento para elevar este tipo de oraciones renovadoras de energía. No obstante, esto no quiere decir que sean exclusivas para tal momento, porque Jesús oró en todas las horas posibles para estar en comunión con su Padre.

Sin embargo, el momento más usual para que estas plegarias tengan un efecto increíble es hacerlas apenas el sujeto despierta, para que agradezca su permanencia en un nuevo día para experimentar más vivencias.

Plegaria para tener un día bendecido

Dios Todopoderoso, a ti te doy las gracias por permitirme despertar en este nuevo día. Con esta oración de la mañana agradezco por cada hermoso panorama que refleja mi ventana, siendo lo primero que veo diariamente. Te pido, Señor, para que bendigas este bello día y todo salga muy bien, lleno/a de fortaleza y protección me siento, porque en ningún momento me has desamparado o arrojado al vacío.

Te amo con todas las fuerzas de mi ser y estoy convencido/a que siempre se hará tu voluntad. En ti encomiendo este gran día, Santísimo Padre, creador del universo. Espero que todo salga como lo espero para rendir en buen modo en mi trabajo/colegio/universidad. Ofrece la fortaleza necesaria a mi corazón a través de esta oración para comenzar el día, porque a veces siento aflicción de todos los problemas que colman mi entorno.

Purifica mi corazón, si ha de sentir malas vibraciones o malos sentimientos. Santifica mi alma, para que sea tan digna como la de tu unigénito hijo Jesucristo. Ampárame, protégeme, cuídeme, guíame por siempre. Oh Padre eterno, no permitas que me vea tentado/a por las seducciones de Satanás, que siempre está presente para apartarme de tu camino. No me desampares, que gracias a esta oración para empezar el día siento un gran regocijo que golpea mi pecho hasta cantar tus alabanzas.

oración para santificar el día

Si a mi alrededor existen personas dañinas que quieren apartarme de tu lado, pido con solemnidad que las apartes de mí.  ¡Qué gran mañana me has obsequiado, Padre! y en nombre de ella declaro que tendré un excelente día, sin que la sombra de la maldad o la mala intención de mis enemigos me persigan a donde quiera que vaya.

Quita de mi camino todos los malos pensamientos que circundan por mi cabeza, capaces de pintar mi hermoso panorama de grandes nubarrones. Que tu sol y cielo despejado permanezcan conmigo durante este día en pleno, oh Señor.

Eres mi mentor y defensor, capaz de iluminar mi mente cuando no soy capaz de tomar las mejores decisiones. Eres aquel fuego capaz de purificar mi corazón y el bálsamo que santifica cada uno de mis días. Estoy lleno de ti, estoy colmado de tu infinita misericordia, porque sé que cuento contigo en todos los instantes en que te busco.

Gracias te doy, por todo lo que me has dado. Gracias te doy, porque mi camino siempre está iluminado por ese sol que me acompaña todas las mañanas cuando salgo desde mi hogar hasta mi destino laboral/educativo.

Soy tu humilde siervo, el cual te ofrece esta oración para santificar el día. Ahora pido por mi familia, para que en esta oportunidad amanezcan protegidos y bajo tu resguardo de todo mal y peligro. Agradezco por tenerlos conmigo, por este día adicional y en cada uno de ellos. Infinitas gracias te doy por permitirme abrazarlos y expresarle cada uno de mis afectos.

En este día tan hermoso, lleno de un sol resplandeciente quiero decirte que te alabo y glorifico cada uno de tus dones majestuosos. Perdona el pecado de todos los hombres, porque muchas veces no saben o conocen el grado de sus malas acciones. Si en algún momento me han ofendido o peor aún, profanado tu santo nombre, ofréceles el camino del perdón, para que sus almas obtengan la salvación y así gozar de tu Reino, que ha sido creado para compartirlo entre todos.

Amén.

Oración para pedir protección

Amadísimo Padre, tú que representas esa gran verdad en la que todos creemos y por todos los medios tratamos de alabar. Eres la clemencia que necesitamos para confiar en que tu palabra siempre tiene poder y tus acciones hablan por si solas.

Eres toda bondad y no hay día, lugar ni hora en que me arrepiento por todos los pecados que he cometido hasta el día de hoy. A ti agradezco por cada don que e has facultado, pese a no ser tu mejor siervo. Infinitas gracias te doy por protegerme en cada uno de los campos que más lo requiero y por bendecir a mi familia.

Te ofrezco todas mis nobles intenciones con esta oración para santificar el día. Oh iluminado Padre, que al instante de poner un pie fuera de mi hogar, reciba todas tus bendiciones como el rayo del sol que impacta las montañas por la mañana. No permitas, Dios Todopoderoso, que más nunca te ofenda con palabras ni acciones. No dejes que el demonio intente persuadir mi mente hasta hacerme caer. Hazle entender que junto a ti soy más fuerte y no me veré debilitado ante sus seducciones.

Intercede por mí, para que cumpla con la misión en la que fui conferido/a a este mundo: comprender tu voluntad y adorar tus alabanzas. Hazme entender que mi alma es importante para comprender la de los otros. Hazme iluminar para ayudar al prójimo, del mismo modo que Cristo, Nuestro Señor, multiplicó los panes y los peces a todos los hambrientos y brindó del líquido esencial para todos los sedientos.

Oh Padre. Oh Hijo. Gran Espíritu Santo. Fortifica mi sabiduría para no seguir cometiendo errores. En nombre de María Santísima, madre de todos los hombres, intercede para que esta majestuosa oración tenga cabida en el seno del Todopoderoso. Deseo que mi día sea productivo, así como contar con tu divina protección, hace de este momento un episodio sin igual.

Amén.

(Visited 67 times, 1 visits today)

Deja un comentario