Los sacramentos de servicio en la comunidad

Los Sacramentos de servicio se refieren a la gracia especial que se otorga en la iglesia para una misión específica, estos son el Matrimonio y orden sacramental, conoce más de estos dos sacramentos leyendo el siguiente artículo.

sacramento de servicio

Sacramentos de servicio

Se consideran dos procesos en los cuales la Iglesia determina para salvar a otras personas, en este caso se consideran el matrimonio y orden sacerdotal, estos dos sacramentos de servicio contribuyen a la propia salvación y le confieren una misión a los participantes de servir para ayudar a través de las bondades de Dios a las otras personas.

Se le confiere una gracia especial y una misión específica otorgada por la Iglesia, la meta es lograr la felicidad del pueblo de Dios, edificar las bases de la salvación de los pueblos, contribuir a la  comunión celestial y por supuesto salvar a los demás.

Como sabemos los sacramentos son siete, dentro de los cuales se encuentran los sacramentos de servicio, que son el matrimonio y la orden sacramental, que representan la forma en la cual Jesús otorgó a los apóstoles el don de la salvación y de suma importancia para la Iglesia.

Sacramento de Orden

Consiste en establecer las líneas espirituales que permiten otorgar una misión confiada por jesucristo a sus apóstoles, la cual sigue siendo ejercida por la Iglesia en la actualidad y es el objetivo definitivo de la evangelización.

¿Qué es sacramento del Orden?

Se le denomina de esa manera debido a que indica el cuerpo eclesial y donde se entra a formar parte de una ordenación específica, el cual viene dado por el don del Espíritu Santo, cada orden viene dada por la ejecución de una potestad sagrada que se ejecuta el servicio del pueblo de Dios, en su nombre y con el poder de su autoridad.

Este sacramento hace posible que la misión de Jesús se pueda llevar cabo en todo el mundo es ejercido por la iglesia hasta el fin de los tiempos y se considera además el sacramento del ministerio apostólico.

sacramento de servicio

Su naturaleza y origen

Desde el momento en el cual  Jesús determinó a sus apóstoles que debían ir por el mundo a llevar la buena nueva, desde ese momento comenzaban las tareas de los sacramentos de servicio, sobre todo de orden sacramental por parte de los apóstoles. Este sacramento permite a los hombres quedar constituidos como ministros sagrados de Dios, son marcados de una forma única para toda la vida.

Se consagran como verdaderos hijos de Dios y mensajeros de la salvación, donde deben buscar la salvación de las almas a través de las actividades permanentes de evangelización, enseñanza, y satisfacción de las personas.

La palabra y el sentido de aplicación de la “orden ” proviene de la época romana  cuando el imperio dominaba muchas regiones y servía para designar a las pequeñas organizaciones o instituciones con sentido civil, es decir que tuvieran autoridad y control en ciertas acciones espirituales.

Los líderes de la Iglesia tomaron el término basados en las escrituras sagradas y asumiendo los nombres griego y latín como la palabra “ordines”, que significaba diferentes cuerpos de gobierno, esto permitió otorgar propiedad y sentido a la estructura eclesiástica y organizar las acciones organizativas de la Iglesia.

En la biblia se establece dentro del pueblo de Israel cuando Dios escogió a las doce tribus, y se cree que desde ese momento se comenzaba a establecer la orden ministerial que posteriormente sería denominada sacramental unos siglos posteriores con la llegada de los otros sacramentos.

Sin embargo algunos consideraban que no era de importancia en la antigua Alianza la consagración de estas ceremonias, considerando que eran incapaces de realizar la salvación, de manera que se debía repetir el sacrificio varias veces como señal de adoración y rectitud.

sacramento de servicio

En la Liturgia de la Iglesia se observa como el sacerdocio de Aarón y el servicio de los levitas se comienza asemejar y conectar más con la salvación, así mismo el sacerdocio de Melquisedec Se considera como una prefiguración del ministerio de Jesús. Cada una de estos ministerios previos termina en la cualidad que Jesús consolidó posteriormente.

Jesús es la fuente principal del sacramento de Orden, es el dueño de la salvación y el mediador entre Dios y el hombre, representa la fuente del ministerio de la Iglesia, lo consolidó y lo instituyó como una herramienta principal en todos los sacramentos, de allí que la primera entrada a uno de los sacramentos de servicio se realice a través del bautismo.

Cualquier bautizado en la fe católica puede realizar el sacramento de orden, el cual tendrá una capacidad para colaborar con la misión de la Iglesia católica, Este sacramento de servicio permite además consagrar a los seleccionados y distinguirlos del resto de las personas ya que recibirán una capacitación especial donde podrán ejercer funciones muy diferentes y espirituales.

Se dice que los sacerdotes cuando comienzan a ingresar en la orden sacramental, tienen dentro de sí el “sacerdocio ministerial, el cual es diferente al sacerdocio real o común el cual está determinado en todos los fieles de la Iglesia.

El sacramento de orden lo confiere directamente el bautismo y la confirmación, a través de ellos la persona se hace participante del sacramento común de todos los fieles. De manera que el sacerdote actúa en nombre y con el poder de Jesús, la consagración en el sacramento de servicio, permite identificar su fe en Jesús.

Es importante saber que la diferencia del sacerdocio ministerial se dedica únicamente a las actividades sacerdotales dirigidas hacia los fieles de la iglesia, el sacramento de orden es dedicado a una serie de actividades que buscan la salvación de las personas.

Los sacerdotes ejercen tres poderes otorgados por Cristo, transmiten el evangelio (La buena nueva) y de esa forma ejercen el poder de enseñar, también adquiere el poder de gobernar que lo ejercen a través de cómo dirigen las orientaciones a todos los fieles que deseen alcanzar la salvación.

Del mismo modo administran los medios que permiten el acceso a la salvación (Todos los sacramentos), cumpliendo entonces el complemento de toda la misión evangelizadora propuesta por Jesús.

Sin los sacerdotes no se supieran cuales son los sacramentos de servicio no se pudiera llevar a cabo y los fieles dejarían de recibir algunos sacramentos, la importancia de la vocación para realizar una orden sacramental provienen de la idea principal que se asume después del bautizo. San Vicente dijo una vez:

“El sacerdote es a la vez hombre de la Eucaristía, de la misa, y hombre de la construcción, de la unión del cuerpo místico, por las instrucciones y la reconciliación, entre las familias y con Dios, por el sacramento”.

“Por la fe, hombres y mujeres han consagrado su vida a Cristo, dejandotodo para vivir en la sencillez evangélica la obediencia, la pobreza y la castidad,signos concretos de la espera del Señor que no tarda en llegar.

Por la fe, muchoscristianos han promovido acciones en favor de la justicia, para hacer concreta lapalabra del Señor, que ha venido a proclamar la liberación de los oprimidos y unaño de gracia para todos”

“La vida espiritual de los fieles depende de los sacerdotes, ya que ellos son los únicos que pueden consagrar la presencia de Jesús y otorgar el perdón de los pecados, funciones que representan las más importantes en la vida sacerdotal de cualquier ministro de la Iglesia.

Los sacramentos de servicio a través del ordinario al acto sacramental consta de diversas etapas, que incorporan a los obispos, presbíteros y diáconos donde se le confiere el don del Espíritu santo.

Sirven para designar los cuerpos que constituyen el servicio que van a prestar. En la actualidad el procedimiento es denominado Alabra el cual es un acto sacramental que incorpora a los obispos a la orden ministerial. También la ordenación es denominada “consectario”.

Organización de la institución

El sacramento de Orden fue establecido como dogma de fe, instituidos por Jesucristo en el Concilio de Trento realizado entre los 1545 y 1563, sin embargo los cristianos protestantes niegan y no consideran sagrado este sacramento, y establecen que los sacerdotes y los laicos  significan lo mismo.

Los discípulos fueron elegidos por Jesús para llevar a cabo esta ministerio, desde ese momento fueron asignados por la Iglesia de cristo para perdonar los pecados, administrar el resto de los sacramentos y enseñar el sacrificio de la cruz a todos los fieles.

Jesús otorgó estos poderes con el objeto de dar continuidad a su ministerio, establecer en los hombres de bien la misión de redención, de manera que pudieran ser transmitidos a todos. Este procedimiento se hace actualmente a través de la imposición de manos, donde se nombran presbíteros y obispos en diferentes lugares, que sirven para distribuirlos en las diferentes parroquias.

La conmemoración de los sacramentos de servicio se realizan el jueves santo y representa una de las ceremonias donde los sacerdotes y obispos refuerzan su fe y su misión asignada, la Iglesia tiene eventos y ceremonias de importancia durante esa fecha.

Los grados del Orden

Los tres grados por los cuales son asignados los que se inician y continúan en la vida sacramental son El episcopado, el presbiterado y el diaconado, cada uno con funciones y maneras de accionar diferente según las reglas eclesiásticas. Existe también el ministerio de los Obispos el cual ocupa el lugar más relevante, se obtiene a través de una sucesión apostólica.

Los apóstoles son los encargados de recibir al espíritu santo en la época de Pentecostés, la historia comenta que fueron ellos quienes comunicaron el don espiritual de la imposición de manos recibida de todos los colaboradores. En el Concilio Vaticano II se dispuso lo siguiente: Quien enseña a través de la consagración episcopal, se recibe en plenitud del sacramento de Orden.

Entre las características y formas que el sacramento de orden considera esencial se encuentran los siguientes aspectos:

  • Tiene poder para consagrar y no excederse por encima de los presbíteros.
  • Administran el sacramento de servicio del matrimonio, así como el de la confirmación.
  • Bendicen los óleos que se utilizan en el resto de los sacramentos.
  • Tienen el poder de predicar en cualquier parte.

Los Obispos 

Son la jerarquía más alta en la iglesia, administran y gobiernan la diócesis, bajo las órdenes siempre de su majestad el papa, de la misma manejan el control y la organización del resto de las Iglesias.

Dictan las normas en la diócesis, relativa a los seminarios, predicación, liturgia, pastoral y todas las actividades relacionadas con la Iglesia. Otorgan e los presbíteros el poder para predicar y regir sobre los fieles la palabra de Dios.

Los obispos pueden estar asignados a zonas específicas y son llamados territoriales, allí cumplen actividades específicas, mientras que los obispos no territoriales tienen independencia y autonomía en cualquier parte, son los llamados a colaborar con el vaticano en misiones asignadas.

Ciertos Obispos son asignados como Cardenales en función de su entrega y labor social que ha desarrollado dentro de la Iglesia, son nombrados directamente por el papa, y no existe una ceremonia especial, solamente se realiza una notificación formal y por escrito. Los Cardenales tienen las mismas diligencias y responsabilidades que los Obispos.

Existen también los Arzobispos, quienes al igual que los Obispos se encargan de la arquidiócesis, que sencillamente es la división territorial de una Diócesis cuando el volumen de fieles es muy grande.

Los presbíteros

No poseen la plenitud de la orden de los sacramentos de servicio, tienen actividades limitadas y consagradas de forma específica, provienen de la época de Jesús y la palabra es griega que significa “Anciano”, están sujetos  a autoridad del obispo y se les asignan ciertas acciones como:

  • Ayudar a los fieles, transmitiendo en todos los aspectos la doctrina de la Iglesia.
  • Perdonar los pecados.
  • Administrar el sacramento cuando en el ministerio no se pueda contar con la presencia del Obispo
  • Consagración del pan y el vino
  • Ayudan a los Obispos en diferentes funciones.
  • Son llamados también sacerdotes, y tienen la obligación de presentarse ante el Obispo cuando hacen su llegada a una Diócesis.
  • Para ejercer sus funciones deben recibir los permisos del Obispo.
  • Están unidos en honor al sacerdocio y en virtud del sacramento de orden
  • Se consideran verdaderos sacerdotes de la Nueva Alianza.
  • Participan en la llamada universalidad de la misión confiada por Cristo a los Apóstoles.

Diáconos 

Están ubicados en el lado inferior de la jerarquía eclesiástica, su nombre proviene de la palabra griega “Diácono” que significa “Servidor”, ellos se les imponen las manos con el objeto de realizar un servicio mas no para ejercer el sacerdocio, entre sus actividades y acciones en la Iglesia se encuentran:

  • Son los auxiliares de los Obispos y los Presbíteros, los asisten en las diferentes celebraciones.
  • En la Eucaristía son los encargados de llevar la comunión de los moribundos.
  • Pueden realizar la asistencia en el matrimonio cuando el sacerdote no se encuentra.
  • Se dedican a proclamar la buena nueva “Evangelio”.
  • Administran el bautismo
  • Otorgan la bendición con el santísimo.

Los diáconos deben estar recibiendo por un tiempo antes de ser nombrados presbíteros, sin embargo durante el Concilio Vaticano II, se restableció el diaconado como un eslabón particular dentro de la jerarquía eclesiástica. De manera que en la actualidad algunos diáconos son otorgados y conferidos a hombres casados o solteros, lo que permite fomentar los cambios y el crecimiento de la Iglesia.

Sacramento del matrimonio

Para la Iglesia representa uno de los sacramentos de servicio más importantes de la Iglesia, se trata de la consolidación y la salvación de dos personas que se unen con el objeto de establecer una familia, y formar un hogar. El matrimonio es una bendición de Dios, donde dos personas toman la decisión sacramental de unirse en comunión para lograr objetivos espirituales y emocionales juntos.

Origen y naturaleza

Esta unión conyugal se origina en Dios, quien desde la creación del hombre a través de Adán y posteriormente unirla con Eva su mujer, consolida la unión entre dos personas de sexo opuesto, en el Génesis se manifiesta la unión del hombre con la mujer como un aspecto donde no se considera que el hombre se encuentre solo, de manera que Dios Crea a Eva para darle compañía.

El Génesis dice los siguiente: “Dios creó al hombre y a la mujer a imagen de Dios, hombre y mujer los creó, y los bendijo diciéndoles: procread, y multiplicaos, y llenad la tierra y sometedla”

Esta decisión de Dios es difícil que pueda ser cambiada por el hombre, de hacerlo pudiera ir en contra de la propia naturaleza y raíz humana, la unión conyugal nació con el hombre. Podemos decir entonces que el matrimonio no es un efecto de casualidad o suerte, sino uno de los sacramentos de servicio más puros e importantes que existen

Representa una institución creada y fomentada por el propio Dios ,con el objeto de consolidar en amor entre toda la humanidad, a través de él, la pareja logra consolidarse y crecer mutuamente, junto a la colaboración de Dios, con el objeto de procesar nueva vida y mantener la permanencia del hombre en el plantea.

Es importante estar bautizados para ejercer el sacramento de servicio matrimonial, el cual va unido al amor de Dios, se define además como la alianza entre el hombre, la mujer y Dios, permitiendo entrelazar emociones y compartir situaciones buenas y malas para toda la vida, entre las que se destacan la procreación y educación de los hijos.

Se considera importante dentro de los sacramentos de servicio sacramental porque el vínculo conyugal que se establece con Dios y la Iglesia lo cual es una relación para toda la vida. La esencia del matrimonio como sacramentos de servicio, consiste en un contrato espiritual eterno, se considera la unión matrimonial como algo indisoluble.

De la misma forma posee todos los elementos de un convenio mutuo, donde los participantes principales son el hombre y la mujer, no existe para la Iglesia otra definición en lo que a unión se refiere.

Como institución

Jesucristo elevó el matrimonio al nivel sacramental, la iglesia lo considera en la actualidad como uno de los sacramentos de servicio, que representa una actividad precisa y lo eleva a la dignidad más alta de la Iglesia. En el Nuevo Testamento podemos  apreciar como Jesús explica a sus discípulos el origen del matrimonio:

“No habéis leído, como Él que creó al hombre al principio, lo hizo varón y mujer? Y dijo: por ello dejará a su padre y a su madre, y los dos se harán una sola carne”.

La Iglesia determina como importante la presencia de Jesús en las bodas de Cana, determina entonces la autorización a la unión entre dos personas y consolida la comunión matrimonial como uno de los principales sacramentos de servicio de la iglesia. Jesús manifestó en varias ocasiones conceptos e ideas relevantes con respecto a la unión matrimonial.

Hizo planteamientos como el siguiente: “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. De manera que para un cristiano es importante y determinante considerar el matrimonio como un sacramento de servicio a Dios, un compromiso con la vida y una forma de expresar el amor y la fe hacia el creador. Es por eso que las leyes del matrimonio de Dios no pueden ser cambiadas.

Forma y signo

Se considera el sacramento por excelencia, contiene los elementos necesarios, como la gracia santificable y la condición sacramental, herramientas establecidas por Jesucristo a sus apóstoles.

Para la Iglesia no existe otra institución que pueda tomar decisiones relacionadas con el matrimonio, ya que representa un sacramento de servicio y es directamente otorgado por Dios, de manera que violentar yo y cambiarlo sería contravenir la orden del creador.

Como signo, se considera el contrato de unión que ayudan a dar forma a la materia y la forma espiritual entre dos personas, quienes a través de su unión configuran un solo ser armónico de amor y fe hacia Dios.

¿Quien lo administra?

Algunos fieles aún no tiene conocimiento sobre la verdadera realidad del matrimonio, se diferencia de otros sacramentos de servicio porque el ministro que en este caso es el sacerdote o el Obispo, no administran la ceremonia y el sacramento de servicio, es decir los propios cónyuges son los encargados de conferir y recibir los sacramentos juntos.

El Obispo o el sacerdote simplemente es un representante de la Iglesia que sirve de testigo para validar el sacramento, sin embargo existen casos especiales donde el matrimonio se puede celebrar con la presencia únicamente de testigos laicos, siempre que estén autorizados por algún Obispo.

Cuando se habla de sujeto, realmente se refiere a la forma en la cual todos los integrantes del sacramento de servicio son bautizados, sean católicos o no, lo importante es haber realizado el bautismo, se excluye de estas ceremonias a los testigos de Jehová o mormones.

Si se diera el caso de unión matrimonial entre un católico y un bautizado por otra religión  cristiana, como luterano, ortodoxo o anglicano, es importante solicitar previamente una dispensa eclesiástica.

No obstante cuando existe en la unión una disparidad de cultos por ejemplo una persona no bautizada en el cristianismo, debe solicitarse la dispensa igualmente pero, deberán cumplir con las condiciones establecidas en el Código de Derecho Canónico.

Celebración

Cuando dos fieles toman la decisión de unirse en comunión y establecer los sacramentos de servicio matrimonial, la celebración generalmente se realiza en la Santa Misa, la Eucaristía se hace con el objeto de consolidar la Nueva Alianza, en la que Jesús se unió con la Iglesia y por la cual entregó su vida en cuerpo y sangre.

Se consideran a los cónyuges como elementos de consolidación de un consentimiento de unión en sus vidas para siempre, de esa forma unen su ofrenda a Cristo a través de su Iglesia. La liturgia realiza oraciones y bendice la unión de la nueva pareja, se procede a realizar el llamado “Culmen”, que consiste en consolidar y ratificar el sacramento de servicio donde los esposos reciben al espíritu santo.

Para la realización de los  sacramentos de servicio matrimonial, la iglesia solicita  ciertos requisitos que los contrayentes deben cumplir, veamos cuales son:

  • No haber tenido un vínculo matrimonial eclesiástico ni emocional previo.
  • Mantener las actividades pastorales y asistencia a la eucaristía de manera consecuente.
  • Evitar la separación hasta la muerte
  • Condicionar el conocimiento y la reflexión del compromiso.
  • Realizar previamente cursos donde participen los involucrados y consideren que ya están listos para tomar la decisión, la cual es irrevocable.

En la ceremonia participa el Obispo, un diácono o un sacerdote como testigos, también pueden estar presente los padrinos de la boda quienes son seleccionados por los cónyuges, la ceremonia como tal representa una forma de expresar la limpieza y entrada de dos personas a la vida conyugal protegida siempre por Dios.

Beneficios del matrimonio

Desde el punto de vista espiritual los sacramentos de servicio en el matrimonio, permiten a los cónyuges establecer la unión como una forma de ir hacia la ruta que Dios les ha propuesto.

La sociedad actual ha vulgarizado la unión matrimonial de la iglesia, sin embargo la propia institución mantiene los criterios espirituales, donde los esposos están llamados a encontrar a través de esta unión el camino del cielo y el sacramento.

Al terminar la ceremonia los novios entran en una etapa maravillosa, sus almas se fortalecen y la belleza espiritual de ambos de consolida, de manera que para la iglesia es importante que los  cónyuges reciban el sacramento de servicio libres del pecado mortal.

Algunos recomiendan antes de la ceremonia recibir el sacramento de la reconciliación o penitencia, aunque no es obligatorio, el sacramento permite sin embargo limpiar y perdonar los pecados de cada miembro.

El matrimonio otorga una gracia especial a los novios, se denomina sacramental y consiste en el derecho que tiene toda persona para recibir a Dios, quien otorga a través del acto toda la ayuda necesaria para que la pareja puede vivir en el corazón de Jesús, manifestándose en las virtudes espirituales como la fidelidad y el amor.

Esta gracia sacramental otorga también el derecho que tienen los esposos de recibir los auxilios y fortalezas de tipo material y emocional que sirven de complemento para la formación del hogar y la familia.

La compañía de los esposos durante toda la experiencia en la tierra está consolidada desde el momento de la ceremonia hasta la muerte, cuando llegan las desavenencias o diferencias, la gracia ayuda a reflexionar y consolidar las acciones que permitan garantizar el perdón y la eliminación de las adversidades.

La generosidad de la gracia otorgada a través de este sacramento de servicio, permite abrir la mente en cada uno, otorgando el sentido de la responsabilidad, que a futuro sería una herramienta que les permitirá engendrar y educar a sus hijos.

A través de la prudencia y la discreción se determina la solución de algunos problemas o dificultades, se capacita a través de la oración y la gracia, a reconocer los defectos del otro y aprender a sobrellevarlos, la importancia de la gracia sacramental se manifiesta a través del equilibrio que otorga a cada uno, durante el matrimonio.

Ya vida familiar que se promete en el futuro está validada por Jesús, quien manifiesta su gozo y protección a cada miembro, la gracia justificable que se recibe en el bautismo es la puerta de entrada a las bondades de los sacramentos de servicio.

La importancia entonces del bautismo, permite consolidar procesos de amor y fe en la pareja, trayendo a través de los sacramentos de servicio virtudes que los esposos deberán implementar en varias zapatas de su vida, incluso después de haber procreado a su hijos., podríamos decir a modo de resumen, el sacramento de la vida familiar en Cristo.

La unión de dos personas representa una forma de mezcla espiritual donde Dios es la energía unificadora, cada uno debe concebir la fe y la gloria a través del sacramento de servicio matrimonial, el entorno familiar brilla de alegría cuando se aprecia que la unión está basada en el amor.

El aumento de la familia con el nacimiento de los hijos después de la consolidación del matrimonio, alberga a Dios permitiendo unificar y consolidar la Iglesia de Jesús en la tierra, importancia fundamental que se debe tomar en cuenta para motivar en los jóvenes la unión matrimonial sacramental en la época actual.

En la biblia se establece muy claramente lo que significa el matrimonio, en Juan por ejemplo se dice lo siguiente:

“La alianza matrimonial, por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado por su misma índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole, fue elevada por Cristo Nuestro Señor a la dignidad de sacramento entre bautizados. Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. ”

Aquí se puede  tomar un ejemplo de cómo el matrimonio civil es diferente del eclesiástico, el primero supone un acuerdo entre dos personas y de forma libre deciden unirse, pudiendo romper este vínculo en cualquier momento, sin embargo el eclesiástico no es solo una unión, sino que viene antecedida por un compromiso de entrega, donde cada uno asume un compromiso de fidelidad espiritual para con Dios.

La importancia del matrimonio cristiano es que considera la lealtad espiritual de cada uno, el amor verdadero y la forma de no aparentar y presentarse frente a alguien con pensamientos ocultos, que pueden fomentar la división y separación en el futuro, la correspondencia espiritual en el sacramento de servicio matrimonial permite consolidar las bases al futuro de la familia.

Estas permiten otorgar con el tiempo enseñanza y ejemplo a los futuros hijos y jóvenes que en algún momento puedan tomar en su vida, es decir la sociedad actual ha satanizado por así decirlo al matrimonio cristianos y sobre al matrimonio como institución, que muchos jóvenes no buscan proyectarlo como plan de vida.

Se ha dicho mucho sobre este tema y actualmente muchas personas no buscan establecer una relación conyugal, debido a los temores infundados y la tradición de personas que no han asumido su verdadero compromiso de unión con otra persona.

Es importante casarse por amor, y la Iglesia tienen las herramientas para que los jóvenes que tiene pensado unirse en matrimonio, puedan estar tranquilos y confiados ende tomar esa decisión.

Si deseas obtener más información con respecto a este tema, te invitamos hacer click en los siguientes enlaces:

(Visited 2 times, 1 visits today)

Deja un comentario