Virgen del Refugio de los Pecadores: historia y devoción

La Virgen del Refugio de los Pecadores es entre tantas de las advocaciones marianas una de las más admiradas por los fieles, sobre todo en Italia y México, ya que funge su papel como defensora, protectora de sus fieles  y mediadora ante su hijo Jesús, nuestro Señor. En este artículo encontrarás una breve historia de esta milagrosa virgen y mucho más.

virgen del refugio

Historia de la Virgen del Refugio

Los católicos sabemos que existe una sola Virgen, quien es la Madre de Jesús. Sin embargo se le invoca con advocaciones distintas según el lugar donde ha revelado su i, imagen o según se busque resaltar una característica de su afecto. En el caso de la Virgen del Refugio , gracias a su intercesión ante su hijo Jesús, muchos pecadores han encontrado en ella el camino a la salvación. Es por eso que se le ha rogado a esta advocación como “La Virgen del Refugio de los Pecadores”.

En el año 1690 un hombre que dedicaba al cultivo y el campo, en la provincia de Prato, cerca de la localidad de Poggio a Caiano, en Toscana (Italia), se tropezó cuando entraba a uno de sus corrales, con una imagen de la virgen María, el hombre con mucha fe tomo esta imagen de la Santísima Virgen, y la coloco en el tronco de una Encina, para que esta siempre lo protegiera a él y a sus tierras.

Se fue haciendo muy popular entre las personas de la localidad por lo que acostumbraban en la tardes reunirse en aquel paraje del hombre campesino a rezar el santo rosario ante esta imagen de la Santa Virgen. Para el año 1699, esta imagen era popular cada vez más, por lo que los fieles decidieron construir una especie de gruta alrededor del tronco donde estaba la imagen de la virgen, y la bautizaron como “Virgen de las Encinas”, y de esa manera la empezaron a venerar.

Para el año 1700 Las misiones de franciscanos y jesuitas eran bastante frecuentes en el pueblo de Toscana, incluso eran frecuentes las excursiones para venerar a esta imagen d la Virgen María. Unas niñas de la localidad de Viterbo, dibujaron sobre un papel, a la Virgen de las encinas y con un sentimiento genuino la llevaron en peregrinación por toda la localidad, con antífonas y rezando.

Este evento coincidió con la estancia del Beato Antonio Baldinucci, quien era un sacerdote jesuita florentino y experto en filosofía radicado en la ciudad de Roma, presenció esta simple cortejo religioso, y vislumbró en ese justo momento su legítima vocación: Ser misionero del pueblo con esta imagen de la virgen María.

Llamó para ese momento  a un retratista de su confianza y le mandó a pintar tres cuadros sobre tela, personificando a la madre y Virgen santa como la había visto agasajada  por aquellas pequeñas niñas de Viterbo.

El Beato Antonio Baldinucci deseó que la imagen de la virgen llevara el nombre de “Refugio de los Pecadores”. La primera obra fue llevada por el propio beato en las misiones de las diferentes localidades. La segunda pintura fue enviada a México por los Jesuitas, donde hasta el día de hoy es muy venerada; la tercera obra quedó para la veneración intima del beato Antonio, donde la guardaba en su propia habitación.

Luego de que el Beato Antonio Baldinucci falleció, la imagen pintada fue llevada por los Jesuitas a la localidad de Galloro, en Roma.

La primera Imagen de la Virgen fue llevada a Frascati una provincia de Roma, ubicada en una conocida congregación administrada por “La Compañía de Jesús” desde el año 1570, donde el Beato Antonio Baldinucci vivió durante casi 20 años.

De inmediato se formaron las primeras misiones en esa localidad, y el Beato Antonio consolidado en la idea de que Dios lo destinaba a estas misiones multitudinarias, éstas se hicieron una tras otra, con gran acontecimiento espiritual y llevando congio la pintura de la virgen del refugio.

La Compañía de Jesús o los Jesuitas junto con los seminaristas de la diocesis, confiados en los respetables Padres de San Ignacio de Loyola desde 1700, colaboraron con el Beato Baldinucci para el sobresaliente resultado de las misiones.

En aquellas procesiones con el retrato de la Virgen del Refugio de los Pecadores, que anduvo por tantas localidades y varias provincias, Dios obraba milagros y transformaciones asombrosas. Los pecadores más ofuscados imploraban abiertamente sus pecados, y quien vivía en el odio se reconciliaba con su contrario y la vida cristiana volvía a reinar en sus corazones.

Rasgos distintivos de esta advocación y devoción

Este retrato muestra a la virgen con un vestido de color rosado, envuelta de unas nubes y cuatro ángeles; cargando un Niño Jesús, que porta una corona, en el brazo izquierdo de la virgen. Sobre la cabeza de la Virgen se retrató un halo con doce estrellas y cuatro rosas. Actualmente es protectora vital de las ciudades de Matamoros, Tampico y Guanajuato, en el país mexicano.

virgen del refugio

Desde el principio devoción instaurada y propagada por el Beato Antonio Baldinucci, por esta advocación mariana, se conversaba de un rasgo característico que la distinguía de otras advocaciones, por la que por su intercesión y mediación ante Jesucristo su hijo y nuestro señor, se establecía un  refugio para el  peregrinar en este mundo, con todos sus riesgos, atribulas y batallas.

Y, además, muy esencialmente, como un refugio para obtener la gracia de la conversión de los pecados, muchos de ellos fortalecidos, que rebuscaron su penitencia y refugio en Nuestra Señora durante el transcurso de su transformación. Tal devoción ha avivado siempre gran pasión en sus templos, donde se consignan milagros y transformaciones espirituales reveladoras.

El Santo Padre Juan Pablo II, con su entusiasmo mariano, pidió, en una de sus homilías pronunciada en el Santuario de Nuestra Señora de Zapopan el 30 enero de 1978, en pro de estos templos como espacios de conversión, de expiación y de reconciliación con Dios.

Y este conocía bien la historia y el templo de La Virgen del Refugio allá en aquella localidad de Frascati, en los alrededores de Roma. Con la indicación del Papa se reconoce y fortifica la devoción a la Virgen del Refugio de Pecadores, que actualmente la iglesia católica conmemora todos los 4 de julio, pues fue un 4 de julio de 1720 cuando fue coronada con ese nombre.

Para promover esta devoción de pedir la intercesión de la Virgen en favor de los pecadores, se seleccionó una copia de la imagen pintada en 1709, conocida como “Nuestra Señora de la Encina”. Fue el beato Antonio que la mandó hacer para llevarla consigo en sus misiones extendidas por el mundo.

La simpatía que muestra esta imagen y la predicación del misionero producía arrepentimiento en los pecadores. Esto hizo que algunos empezaran a darle el título de “Refugio de Pecadores”. Este mismo retrato se conserva ahora en Frascati, hoy en día, visitada por muchos fieles cada año.

El retrato finalmente llegó a México por decisión de algunos misioneros, quienes en el mismo siglo XVIII la llevaron este país para exponerla a la devoción del pueblo e ilustrarlo para pedir por la transformación de todos los pecadores.

virgen del refugio

Oración

Gran Reina y Señora mía, Virgen Santísima Refugio de los pecadores.
Tú que eres seguro cobijo en mi andar por este mundo, con todos sus males, peligros, dificultades, angustias y luchas.
Tú que eres intercesora ante tu hijo Jesús.
Tú que alientas en mi la esperanza de la enmienda y de la perseverancia en el bien.

Tú que nunca rechazas a tus hijos y a todos con bondad nos entregas tus gracias y favores, dame un corazón lleno de fortaleza y acoge mis desesperadas y urgentes suplicas.

Por la confianza que tengo en ti puesta, te imploro con fervor que me ayudes, que me asistas  para que pueda conseguir  la gracia deseo y que ahora pido confiadamente con amorosa insistencia: (pedir gracia).

Nuestra Señora Refugio de pecadores, en ti pongo ahora y para siempre toda mi confianza a ti acudo Madre llena de piedad solicitando tu abrazo consolador para que mitigues mi dolor y que mis grandes problemas y necesidades presentes sean escuchadas y cuanto antes atendidas; y ademas te suplico, el perdón de todos mis pecados.

Amén.

Para conseguir una oración mas fuerte y llena de fe, acompañar con la Salve, un Padrenuestro, un Avemaría y el Gloria.

Si te gusto leer este articulo, también te puede interesar alguno de los siguientes:

(Visited 117 times, 1 visits today)

Deja un comentario