Las advocaciones marianas más populares del mundo

Con ayuda de este artículo podrá conocer todas las advocaciones marianas más famosas de toda Latinoamérica y España. Los feligreses están dispuestos en rendir homenaje a estas vírgenes que de algún modo se ganaron el respeto de sus respectivas comunidades.

advocaciones marianas

Advocaciones marianas más populares

Una advocación mariana es la aparición de una mujer que puede representar en distintos modos a la Virgen María. Por lo general, este tipo de apariciones sirven para enseñar sus dones, encausar milagros o bendecir a todo un colectivo que día tras día rinde homenajes a estas imágenes sagradas.

La Santa Iglesia ha aceptado un gran número de estas advocaciones, que están presentes a lo largo y ancho del mundo. Cada una de ellas tiene su propio onomástico o santoral, para que sus feligreses tengan un día especial para venerarlas.

Tipos

Las advocaciones marianas en el mundo pueden categorizarse de la siguiente manera:

  • Las que pertenecen a los misterios que enmarcan la vida pura de la virgen. Quienes forman parte fundamental de la Asunción, Presentación y Anunciación.
  • Pertenecientes a las teologías abstractas, aquellas que ofrecen esperanza a sus feligreses. Estas advocaciones marianas gozan de virtudes como la caridad y consolación. En este mismo orden de ideas, puedes conocer todo lo relacionado a la caridad y su significado en el cristianismo.
  • Cuando están vinculadas con los estados físicos o emocionales de la virgen. Acá encajan las advocaciones marianas sujetas a dolores, soledad, entre otros.
  • Aquellas que están destinadas a proteger a la humanidad con ayuda de su manto sagrado. Muy buenos ejemplos son la Virgen de Auxiliadora, de Las Mercedes, de los Remedios y otras más.
  • Vírgenes asociadas a los aromas, frutas y vegetales. En estos elementos pueden hallarse sus principales cualidades. Pino, Granada, Paloma, son elementos constantes en estas advocaciones marianas.
  • Los accidentes geográficos contribuyen a la categorización de estas vírgenes. Generalmente, tales eventos ocurren donde serán los furos santuarios. Ejemplos: Virgen de Fátima, Virgen de Lourdes y muchas más.

Es normal que los devotos tiendan a ofrecer un alias para cada una de estas advocaciones marianas. En algunos casos llaman “Santa María de” o “Nuestra Señora de” que son nomenclaturas muy válidas que deben hacerse legítimas en cada una de las ubicaciones cuyas vírgenes son patronas excelsas para el culto. Otras personas prefieren llamarlas por nombres femeninos sin el acompañamiento antes mencionado, como María, Lourdes, Fátima y más casos similares.

Aunque todas las advocaciones marianas presentan diferencias entre si, el motivo de este concepto es que cada una de ellas presentan atributos que aluden a la Virgen María. Si bien es cierto que son otros nombres lo que estarán descritos en este post, el punto de origen es el mismo: María.

Significado de advocación

Como asunto curioso, el término “advocación” no aparece dentro de ninguna lectura o libro que componen las Sagradas Escrituras. A pesar que la palabra no está presente de moto explícito en este texto, en la Biblia de 1960 edición Reina Valera, que está dirigida a un Dios Judeocristiano, hay algunas citas que refieren a la pura esencia que representa este término.

  • “El Dios que te sacó de Egipto”. Deu 16:1.
  • “El Dios de Jacob”. Sal 20:1.
  • “Señor de los Ejércitos”.Sal 84:1

advocaciones marianas

Las citas anteriores son referencia importante para comprender el concepto de advocación. Aunque ellas hacen menciones sobre los atributos de Dios, es adecuado presentar otras en las que si enfatiza en la persona de María:

  • “María apareció justo en el pilar donde estaba ubicado el gran Santiago Apóstol”. Advocación relacionada a la Virgen del Pilar.
  • “María se apareció a los tres pastorcitos” Advocación familiar a la Virgen de Fátima.
  • La virgen se presentó frente a las tres rosas para designar su significado” Historia que muestra a la Rosa Mística.

La complejidad en las advocaciones marianas surge dependiendo de las apariciones y el sitio geográfico en que ocurrieron. La legitimidad de las mencionadas a lo largo de este post es indudable, porque la Iglesia Católica se ha encargado de dar a conocer lo mejor en cada uno de los casos.

Sin duda, el lugar menos indicado para aclarar dudas en las advocaciones marianas es la Biblia, porque no ofrece información detallada sobre todas las vírgenes presentadas más adelante en este artículo.

Controversias

En el Cristianismo de los primeros años ya existía un signo de distinción para referirse a María como “Madre de Dios”. Gracias al “dogma de fe” en el Concilio de Éfeso, cada una de las advocaciones marianas son tomadas en cuenta para representar a esa madre, que ejemplifica a la virgen.

Para el año 431, Nestorio asegura que María no puede representar al resto de advocaciones, porque ella resulta la madre de Jesús en su faceta de hombre, es decir, que no toma el carácter divino de su presencia en el mundo. Este personaje de la historia considera que María no es la Madre de Dios, pero si de Cristo, el hombre que vivió sus primeros 30 años bajo el seno de una familia humilde y trabajadora, que permanecía rezando en lo más íntimo de su ser.

Hasta la presencia de Nestorio para negar una gran verdad que manejó la Santa Iglesia, ninguna otra doctrina se había atrevido a refutar este adjetivo que engloba a todo un sector de apariciones que ocurrieron en gran parte del mundo, pero principalmente en Latinoamerica. Más adelante, la iglesia ortodoxa apoyó en todos los puntos de vista a la católica, para aceptar que María es la madre legítima de Dios, además de tomarse en cuenta como la progenitora de Jesús hecho hombre.

Juan Calvino, Ulrico Zuinglio y Martin Luterio ofrecieron sus mejores años de apoyo para mantener esta imagen virginal de María, como Madre del Todopoderoso, hasta luchar contra diversos movimientos que opinaron lo contrario, una y otra vez.

Los movimientos post-reformantes que surgieron en roma durante los siglos posteriores se hicieron notar, hasta el punto de modificar la imagen teológica sobre la Virgen María.

Por esta razón, otros grupos del protestantismo han desacreditado este perfil de María en todas las traducciones elaboradas hasta la fecha en que suscitaba esa disputa. Esto produjo que los pensamientos de varios eruditos e investigadores del cambio direccionaran su tema hacia el foco que ofrecía el protestantismo.

Postura de la iglesia

La Iglesia Católica desde sus inicios ha defendido con vehemencia a las advocaciones marianas. Cada vez que reciben críticas por nombrarlas de diferentes modos, ellos alegan que están regidos por los estatutos bíblicos. También puedes conocer las Letanias Lauretanas, las cuales son dedicadas a nuestra querida virgen María.

Todas están vinculadas con María, sea por sus lugares geográficos, acciones, milagros y atribuciones que asocian a la perfección dentro de su perfil conocido por todos. Si bien es cierto que solo hay una Virgen María, reconocida como la madre de Jesús, es verdad que hay más apariciones que poseen sus matices, por ello desprenden de María.

El verdadero valor que tienen cada una de estas advocaciones marianas ha estado sometida por la iglesia. Aparte, todas las confesiones religiosas que no guardan ningún tipo de vinculación con la fe católica, aseguran que la adoración a estas imágenes es simplemente una idolatría de los católicos o devociones anti-bíblicas observadas como una imposición, en lugar de un verdadero sentir en cuanto a la adoración de las mismas.

Este fenómeno es evaluado desde una prisma socio-cultural, basado en un estudio de los pueblos paganos, que ahora están cristianizados.

advocaciones marianas

Advocaciones marianas en el mundo

Una vez explicados el concepto, tipos y significado de las advocaciones marianas, es hora de conocer un poco más sobre cada una de ellas, iniciando por la Virgen de Luján, patrona por excelencia de Argentina. Aunque no estará incluida en este post, puedes conocer mucho más sobre la Virgen de la Sonrisa.

Nuestra Señora de Luján – Argentina

La Virgen de Luján no es exclusiva de Argentina en cuanto adoración y culto. Paraguay y Uruguay se han encargado de adoptar a esta advocación como parte de su acervo cultural. Su imagen es bastante pequeña, si se toma en cuenta la original que apareció por primera vez. Apenas cuenta con unos 38cm de altura. Es una gran representante de la Inmaculada Concepción, en un retablo elaborado a base de arcilla cocida.

Antonio Farías Sáa es un nombre que para los católicos argentinos dice mucho, al igual que el año 163o. Este importante hacendado, dueño de grandes bienes mantuvo su negocio en Santiago de Esteros, donde conoció la opulencia que nunca imaginó tener. En esa misma zona, Antonio quiso edificar una capilla, con el propósito de rendir tributo a la virgen.

Como por cuenta propia no pudo hacerlo todo, contactó a uno de sus mejores amigos para que trajera del exterior una imagen de la Inmaculada Concepción de María, que sería el complemento perfecto para la futura capilla. Como el amigo conocía muy bien las pretensiones católicas de Antonio, en lugar de enviar una imagen, obsequió una adicional, que para 1630 entraron a Buenos Aires con ayuda de un carruaje.

Tras un largo viaje, detuvieron sus carruajes para hacer una posada en Luján y así recobrar la fuerza para continuar el camino. Una vez que cumplieron con las intenciones, se percataron que los bueyes seguían cansados, hasta el hecho de no dar un paso más para proseguir con las imágenes hasta Santiago de Esteros.

Ellos creyeron que el desánimo de los bueyes fue producto del sobrepeso que contenía el carruaje. Con bajar algunos de los productos, los animales sintieron más comodidad para ir avanzando sin problemas.

Con uno de los cajones, decidieron abrirlo, dándose cuenta que en su interior estaba la imagen de la Inmaculada Concepción en un formato bastante pequeño. Los trabajadores creyeron que ese hecho es de la Divina Providencia y por tanto consignaron el retablo a Don Rosendo de Oramas.

La segunda imagen se trataba de María con el Niño Jesús en brazos. Tal objeto llegó a su destino sin ningún daño en 1670. En su nuevo lugar de origen, construyeron un Santuario para adorar esta imagen como Nuestra Señora de la Consolación que, pasaría a formar parte de las advocaciones marianas.

El primer Santuario real en honor a la Virgen de Luján fue inaugurado un 8 de diciembre de 1763. Una gran parte de los próceres argentinos acudían a ese sitio para establecer una profesión de fe, todo esto en el contexto de la emancipación.

Manuel Belgrano, José de San Martín, Cornelio Saavedra, Domingo French, entre otros máximos exponentes de la historia argentina en algún momento particular estacionaron en este Santuario para hacer acto de contrición y solicitar que la virgen les diera la bendición para afrontar todos los obstáculos que atravesasen su camino.

Belgrano es un personaje destacado en la independencia de Argentina, quien casualmente también vivió muchos años en la provincia de Luján. Gracias a su valentía y buena labor para emancipar Argentina, consiguió tres trofeos que ofreció para Nuestra Señora de Luján en su santo lugar.

Domingo French también fue un asiduo devoto de esta virgen. Su devoción hacia ella permitió nombrarla como la patrona oficial del Regimiento #3 de la infantería argentina. A su vez, donó dos banderas del país luego de su posterior conquista de Montevideo.

El conquistador de Chile, José de San Martín también tuvo la posibilidad de visitar el santuario para encomendarse a Nuestra Señora. 1816 representó un año de victorias para este prócer, por ende como muestra de agradecimiento obsequió un presente la la Virgen de Luján, una de las advocaciones marianas destacadas de Argentina, Uruguay y Paraguay. Si eres devoto de la Señora guadalupana, tienes la opción de implorar la oración a la virgen de Guadalupe para casos urgentes.

El Monseñor Francisco Alberti en 193o con motivo de los 300 años de la primera aparición de la Virgen den Luján, solicitó al episcopado una reunión extraordinaria para decretar que esta advocación mariana no solo debe ser adorada por el pueblo argentino, sino también por la gente de Uruguay y Paraguay. Luego de llegar a un consenso, el Papa Pio XI declaró a Nuestra Señora de Luján como patrona de estos tres países el 8 de septiembre de 1930.

Cuatro años después, el propio Pio Xi informa a los países involucrados que Nuestra Señora de Luján fue declarada patrona oficial del XXXII Congreso Eucarístico Internacional.

Para 1944, la virgen pasó a ser la matriarca de todas las rutas argentinas por las cuales se hacían largos viajes y en 1948 es la imagen por excelencia de todos los choferes que manejan ferrocarriles. La Policía Federal de Argentina también agradece a esta advocación el hecho de estar protegidos por su manto sagrado, por tanto, desde 1946 es su patrona.

Federico Grote, un ilustre católico de gran renombre en Argentina fue el responsable de organizar las primeras peregrinaciones que conducen al santuario de esta virgen. El 29 de octubre de 1893 es muy recordado por representar la fecha que se llevó a cabo la primera peregrinación para ese santuario.

En aquella oportunidad, alrededor de 4oo hombres acompañaron el camino hacia el recinto sagrado. La mayoría de ellos llevaron consigo una bandera de Argentina, otros de Paraguay y Uruguay, para conmemorar dentro las advocaciones marianas, a la Señora de Luján.

Los hombres que acompañaron por primera vez a Nuestra Señora de Luján hicieron la promesa de volver cada año para pedir milagros, agradecer favores u otros motivos.

Tres años más tarde, en 1896, el santuario fue testigo de la segunda peregrinación multitudinaria en su honor, hasta conseguir una cifra respetable de 3.00o feligreses. En la actualidad, es una de las peregrinaciones más concurridas de América Latina, porque el fervor de tres países confluyen hasta llegar a su recinto sagrado.

El día central para festejar a esta virgen es el 8 de mayo, fecha adecuada para ejecutar estas peregrinaciones para hacer rezos o solicitar milagros en la casa de Nuestra Señora. El punto de partida para dirigirse al santuario es desde la Basílica de Luján.

Virgen de Copacabana – Bolivia

El Lago Titicaca, una zona que delimita el territorio peruano con el boliviano, es el escenario ideal para que el área de las advocaciones marianas siga en alza, esta vez cuya protagonista es Nuestra Señora de Copacabana. En una de las colinas más altas que confluye en esta laguna es edificado el primer santuario en honor a esta virgen.

Con la participación de los Anansayas y los Urinsayas refiere a que el pueblo de Copacabana no destacó precisamente por su unión y solidaridad, gracias a la nula unificación de estas aldeas para hacer crecer su provincia en forma conjunta; sin embargo, cada una por separado aportó en gran manera para subsistir como gente independiente.

Pese a que estas civilizaciones ya conocían del poder grandioso auspiciado por las advocaciones marianas, ninguna aldea dio su brazo a torcer en cuanto a sus supersticiones. Tiempo después, ninguna cosecha germinó en Copacabana, significando pérdidas cuantiosas para estas comunidades.

Ellos no tuvieron más remedio que encomendarse a otro ente y por eso miraron el cielo cada vez que hacían imploraciones. Los Anansayas ofrecieron la primera solución al erigir una cofradía, con el propósito de solicitar la bendición de la Virgen de la Candelaria.

Los Urinsayas no estaban de acuerdo con las acciones que hacía su aldea vecina. Ellos consideran que San Sebatián es el mejor patrono para que las cosechas sigan creciendo hasta multiplicar sus ganancias. Para su infortunio, este plan no funcionó, al menos no como lo esperaban, porque sus cosechas continuaban fracasando.

Francisco Tito Yupanqui es un nombre que no puede obviarse dentro de la historia para que la Virgen de Copacabana fuese famosa. Él nunca desistió de la idea inicial, por tanto trabajó en la construcción de un retablo con la figura de esta benedicta mujer. Su intención fue terminarla lo más pronto posible para enviarla al pueblo y hacer su propia proposición para rescatar las cosechas de la desgracia.

Hay que destacar que Tito Yupanqui hizo varios intentos hasta llegar a la imagen más aceptada por la comunidad y la iglesia. En primera instancia, construyó una efigie de barrio, pero la Santa Iglesia no estuvo del todo conforme con la imagen, por lo cual fue retirada al poco tiempo de su traslado.

Tito no se dio por vencido en un rechazo por segunda vez, por tanto, se dirigió hasta Potosí para aprender todo lo referente a las esculturas. Posteriormente, realizó un viaje a La Paz para entrevistarse con un escultor proveniente de España para perfeccionar su obra con ayuda de la decoración.

Una buena noticia se dio a conocer en el pueblo de La Paz, porque el gobierno había autorizado la construcción de la cofradía para la virgen. Gracias a esta licencia, Yupanqui recibió el estímulo necesario para retomar su obra, sin miedo a recibir otra negativa de la iglesia. No obstante, aquella efigie de barro seguía sin ser atractiva para los miembros de la iglesia, por lo que Yupangui la quiso vender para dedicarse de lleno a la cofradía.

Con el paso de los días, la imagen de Yupangui cayó en manos del sacerdote de Copacabana. Gracias a la labor de este párroco, la imagen de la Virgen María o de Copacabana recorrió todo el pueblo el 3 de febrero de 1583. Para sorpresa de Yupanqui, esta vez el público si estuvo dispuesto a peregrinar junto con la imagen, por el buen trabajo conjunto que realizó con el escultor de origen español. Al finalizar el recorrido, todos los feligreses ingresaron a la iglesia para una misa póstuma.

Cabe resaltar que el Santuario de Copacabana es uno de los más antiguos en la historia de las advocaciones marianas. La remodelación más actual se llevó a cabo en 1805 y hasta la fecha el templo mantiene una fachada bien cuidada. Para los amantes de las fechas de interés, el santoral para Nuestra Señora de Copacabana es el 5 de agosto.

Nuestra Señora de Aparecida – Brasil

Guaratinguetá es el lugar geográfico que da forma a otra de las advocaciones marianas más famosas de América del Sur. Esta villa está conectada con Sao Paulo, un sitio bastante concurrido por todos los ciudadanos de Brasil. Unos kilómetros más allá hay otra provincia bajo el nombre de Aparecida. Denominar a este pueblo no fue fácil, pero los historiadores hicieron valer la representación de esta virgen para construir un santuario que abrió sus puertas a partir de 1743.

Para 1716, la Virgen de Aparecida hizo su primer gran recorrido por Brasil, transitando de Guaratinguetá, Sao Paulo, Minas, Pedro de Almeida y Portugal. Los pescadores de estas regiones fueron bastante receptivos, tanto con la imagen de Nuestra Señora como con la atención para los peregrinos. Del mismo modo, estos hombres lanzaron sus reales al río Parahiba como parte de su ofrenda, en espera de la multiplicación de las mismas.

Juan Alves, quien estaba presente en el lugar observando cómo los pescadores fracasaron en su intento de pescar, dispuso hacer lo mismo, esperando un toque de suerte para cambiar el paradigma. Una vez que lanza el anzuelo y recoge su red, al percibir que algo ha cazado, levanta el objeto, con la sorpresa de hallar la imagen de Nuestra Señora de Aparecida. Lo más extraño del asunto es que la pieza estaba incompleta, porque le faltaba su cabeza.

Sin tener alguna certeza de lo que hacía, Alves nuevamente lanza la red al río, contando con la suerte de capturar la pieza restante que hacía falta para la Virgen de Aparecida. Sorprendido por la precisión con la que atajó la cabeza de esta imagen, dirigió su barca hasta la orilla del río. Justo en ese instante se detuvo para contemplar la imagen, dándose cuenta que se trataba de la Inmaculada Concepción.

Alves y todos sus compañeros manifestaron un profundo gozo por lo ocurrido aquella tarde. Estaban dispuestos a volver con alegría a sus hogares, no sin antes echar la red al río, con la sorpresa de obtener una abundante pesca.

No se sabe a ciencia cierta cómo la imagen llegó hasta las aguas, pero lo real es que la misma estuvo mutilada, hasta que posteriormente con ayuda de la población, pudo recuperarse la imagen en su totalidad. El dato manejado para explicar este acontecimiento es que la imagen ya estaba sumergida desde la época de colonización en Brasil.

En la casa de un pescador, existe uno de los altares más llamativos en honor a Nuestra Señora de Aparecida, como patrona de estos hombres que van al río para hallar el alimento a través de los pescados. Años después, otro pescador que conoció la historia preliminar de Alves, se dirigió hasta el lugar para edificar un pequeño oratorio, con el cual todos los devotos tienen disposición de solicitar favores a la virgen.

Fue canonizada por el Sumo Pontífice Pio XI en 1930 y su fecha central corresponde a cada 12 de octubre.

Virgen de Maipú – Chile

Las estrategias para emancipar a Chile puede deberse a varias tentativas orquestadas por algunos próceres. El 5 de enero de 1817, toda una tropa mantuvo la decisión de atravesar la Cordillera de Los Andes en su totalidad, como parte de este proceso libertador.

Ellos contaron con la Virgen del Carmen como su máxima patrona, una de las advocaciones marianas más queridas. Los patriotas se afianzaron en su fe hacia ella para pedir la liberación de Chile y por su propia salud, para vivir y contarlo.

Al darse cuenta que la cadena montañosa es más compleja de atravesar, estos dirigentes unieron sus pensamientos para encomendarse a Nuestra Señora, para que todo saliese de acuerdo a lo establecido con anterioridad. Aparentemente los hombres lograron sortear los primeros obstáculos con valentía, listos para afrontar la batalla definitiva en Maipú, bajo las órdenes del Supremo Director O´Higgins.

Los combatientes antes de afrontar la última prueba para lograr la libertad de Chile, disponen de ir al Santuario que labraron para la Virgen del Carmen pidiendo protección. Si no fue suficiente la primera promesa, juraron frente a la sagrada imagen que de ganar el combate harían otro santuario más, pero esta vez en el lugar de batalla, como muestra de haber ganado la emancipación de ese país.

El bando de los patriotas resultó el ganador, tal y como lo habían prometido en el santuario de la Virgen del Carmen. Inmediatamente de conseguir el objetivo, dispusieron de la construcción, siendo O´Higgins el primero en colocar una piedra para el nuevo santuario, como signo de derrota. Mucho tiempo pasó para que el recinto estuviese listo, siendo 5 de abril de 1892 su fecha de inauguración. El santoral para la Virgen de Maipú es el 16 de julio.

Nuestra Señora de Chiquinquirá – Colombia

La historia para retratar la aparición de la Virgen de Chiquinquirá en Colombia es bastante interesante. El protagonismo de su aparición provienen de los primeros conquistadores de Nueva Granada, como el caso de Antonio de Santana, quien fungió como encomendero para dos pueblos: Suta y Chiquinquirá. Este hombre resultó muy devoto en todos los atributos de la Virgen del Rosario.

En Suta creó su propio dormitorio y una pequeña capilla para tener momentos íntimos de oración. Su primer deseo es localizar una imagen de la Madre de Dios para complementar ese lugar que aún no estaba terminado.

Como muestra de interés por agilizar los trámites de su infraestructuras, ordenó la producción de esta imagen plasmada en una cobija o tela. Ya terminada la manta, se percató que la misma resultó más ancha que larga, hasta abarcar una gran parte de la imagen que pretendía para su lugar sagrado.

Más adelante, para seguir decorando su capilla, De Santana ordenó la manufactura de una imagen en honor a San Andrés Apóstol a través de óleos, aplicando lo mismo con San Antonio de Padua. Justo al momento de recibir la imagen de la virgen, colocó ambas pinturas en los extremos del lugar, dejando el centro para la virgen.

Con el pasar de los años, el lienzo experimentó un leve deterioro que se hizo agudo con el descuido de quienes frecuentan la capilla. Las pinturas, por causa de humedad, perdieron el color hasta quedar parcialmente borradas y sin poder reconocer las siluetas de aquellos santos. Con la muerte de Antonio, su esposa quedó a cargo de todos sus asuntos. Lo primero que hizo al quedar viuda fue trasladar la imagen de la virgen hasta Chiquinquirá para su reparación.

10 años más tarde llega a la capilla una mujer bastante peculiar, pero de buena presencia y espíritu piadoso llamada María Ramos. Ella fue la cuñada de Antonio y tenía algunos conocimientos en reparar imágenes sagradas hasta que así lo hizo. Incluso, María respetó el lugar conferido para su disposición: el centro de esta capilla.

El 26 de diciembre de 1583, cuando la mujer estaba a punto de salir de ese lugar, se topó con una india cristiana que hizo un comentario acerca de esta imagen. Ella declara que la virgen está rodeada por un gran resplandor.

La india advierte a Ramos que la imagen daría una transformación fantástica hasta superar su apariencia original, impactando a los seguidores. Los colores anteriormente estaban opacos y muy borrosos, pero con ayuda de Ramos, son más vivos y vistosos para la mirada del espectador.

La fecha central para Nuestra Señora de la Chiquinquira es el 9 de julio, para ser homenajeada por todo lo alto con ayuda de sus devotos.

Virgen de los Ángeles – Costa Rica

Es una de las advocaciones marianas de mayor envergadura en toda Centroamérica. Del mismo modo, Costa Rica es el país que tiene uno de los santuarios más grandes de esta esfera latinoamericana. En este recinto es venerada Nuestra Señora de los Ángeles cada 2 de agosto, siendo su fecha central que aglomera a una cantidad sustancial de personas dispuestas a agradecer sus dones y cumplir con sus favores.

Para a referir la imagen de esta virgen, hay que señalar su tamaño, porque es la segunda más chica que contempla este post. Está construida en piedra y manifiesta a esta hermosa mujer con el Niño Jesús en sus brazos. Su vestimenta es similar a la usanza española, por lo cual es identificada por esta comunidad con gran facilidad.

Un 2 de agosto de 1635, una anciana dispone su tarde para salir en búsqueda de leña para cocinar sus alimentos. Encima de una colina observó con mucho detalle un objeto que contenía la imagen de la virgen con un pequeño niño bajo su regazo. Muy impactada por el descubrimiento, tomó la imagen encontrada para resguardarla en su casa.

Al día siguiente retoma al mismo punto de origen para buscar más leña. El detalle mayor precede cuando la misma imagen que recogió, está presente otra vez en la misma colina. Este hecho sorpresivo deja a la anciana contrariada, pensando que todo se basó en una broma de mal gusto, pero por segunda vez llevó la imagen a su hogar.

Llega el tercer día y ocurre el mismo evento traumático y de desconcierto. La anciana halló la iglesia más cercana hasta hablar con un sacerdote sobre lo sucedido con el retablo de la virgen. Con esta acción, la noticia recorrió el pueblo hasta que el párroco sugiere trasladar la imagen desde ese hogar hasta su iglesia. Acto seguido, esta veneración a la Virgen de los Ángeles ganó tanta fama que no solo hizo eco en Centroamérica, sino a Latinoamerica en general.

El motivo de su nombre es debido a sus reiteradas apariciones, que circunstancialmente coincide con el mes estelar para la Virgen María. Pocos días de su traslado a la iglesia, la imagen por cuarta vez fue encontrada en la misma colina cercana a la casa de la anciana. El mensaje de este acontecimiento es muy claro: construir un santuario en su honor para que la imagen perteneciese en su lugar de origen, sin cambios radicales de ubicación.

Nuestra Señora de la Caridad del Cobre – Cuba

Muy cerca de Santiago de Cuba puede hallarse una población pintoresca llamada El Cobre. De acuerdo a la ubicación geográfica cubana, hacia el sur está el santuario en honor a la Virgen de la Caridad del Cobre. Siguiendo muy de cerca con este tema, es momento de echar un vistazo a la oración a la virgen de la Caridad del Cobre por la paz.

La historia remite a Barajagua, quien en 1628 se realizó un recorrido hasta la Bahía de Nipe por  parte de dos indígenas que estaban dispuestos a comprar un poco de sal. El apellido de estos dos sujetos era Hoyos, quien a su vez estaban acompañados por un esclavo de 10 años. Cuando llegaron al mar, se dieron cuenta que no podían obtener la sal necesaria, gracias a que las olas estaban muy fuertes y sus vidas corrían peligro si se introducían mar adentro.

Para protegerse de las inclemencias del tiempo, todas estas personas encontraron un refugio hasta hallar el modo de construir una canoa para hacer frente a la violencia del mar. La intención inicial es acceder hasta las salinas de estas playas para recoger la sal necesaria, aunque no muchos se atrevieron a navegar por esas aguas debido al riesgo de regresar a tierra firme resultaron muy remotas.

Mientras estaban navegando mar adentro, observaron que una de las olas llevaba consigo un objeto en color blanco. Lo primero que pensaron los navegantes es que se trataba de un ave muerta. Más adelante se dieron cuenta que era la imagen de la Virgen María flotando con ayuda de una tabla.

Se acercaron hasta el objeto para tomarlo, hasta leer una inscripción anexa que decía: “Yo soy la Virgen de la Caridad”. Desde el instante que recogieron a la virgen, fue más sencilla la recolección de sal hasta retornar a Barajagua.

La noticia sobre el hallazgo de un retablo en el mar recorrió todos los rincones de El Cobre, quienes sucumbieron ante la presencia divina de esta imagen a la que tomaron gran cariño. La iglesia parroquial fue testigo de una gran marcha para establecer a la Virgen de la Caridad del Cobre en el altar mayor de este recinto sagrado.

Es la tercera imagen con la menor dimensión, estableciendo diferencias con una cara perfectamente redondeada, dejando en manifiesto la simetría que posee. El 10 de mayo el Papa Benedicto XV declara a esta virgen como patrona de Cuba.

Virgen de la Presentación del Quinche – Ecuador

La tribu Oyacachis tuvo un gran apogeo alrededor de 1585, con un gran sistema económico que resultó ineludible opacar. No eran católicos desde su fundación, pero con el paso de los años poco a poco aquellos miembros realizaron votos de conversión hasta elevar sus pretensiones en elaborar la imagen de la virgen.

La otra comunidad indígena conocida como Lumbicí, establecieron la idea de estructurar una estatua en honor a la virgen ante un señor que conocía muy bien de la materia y así fue. El detalle de esta historia es que el productor de aquella imagen vendió la estatua a la tribu Oyacachis. La imagen fue trasladada hasta el pueblo vestida de una túnica de carácter sencillo, sin llamar mucho la atención.

No tuvieron una noción clara sobre dónde colocar esta imagen, hasta que distinguieron un nicho clavado sobre una roca. De todas las advocaciones marianas, este es el lugar más peculiar para adorar a la virgen sobre un altar, aunque los indígenas no presentaron inconvenientes para hacer sus ritos de culto.

Dentro de las cualidades más visibles de ella es el agradecimiento, porque los indígenas como parte de su gratitud, la virgen los protegía hasta difuminar su gracia en cada uno de los habitantes de estas poblaciones.

La virgen ganó fama rápidamente, por lo cual obligó a los indígenas edificarle una iglesia más digna para aglomerar un número considerable de personas, que tengan el acceso seguro para ir a venerarla. Los primeros 15 años, tomando como referencia el tiempo de construcción o permanencia, la imagen fue trasladada de Oyacachi hasta Quinche, donde también se erigió una capilla en su honor.

A diferencia de otras advocaciones marianas, la virgen de Quinche posee una altura más elevada, de unos 62cm con materiales de construcción sobre madera. En 1943 fue canonizada, mientras que el 21 de noviembre es la fiesta patronal en su nombre.

Nuestra Señora del Rosario – Guatemala

Las advocaciones marianas en Centroamerica se hace notar con más fuerza, esta vez con la Virgen del Rosario en Guatemala, cuya celebración es el 7 de octubre.

Durante el medioevo hasta el Renacimiento el culto por esta advocación ya existía y con bastante fuerza, gracias a los favores cumplidos a varios de sus devotos que se acercaron a ella con humildad. Con los dominicos de Ciudad Vieja fue que los guatemaltecos experimentaron por primera vez el inmenso amor que Nuestra Señora del Rosario siente por cada uno de ellos.

El rezo del Rosario fue el punto inicial para introducir la imagen de esta virgen en Almolonga, el Departamento donde está ubicado Ciudad Vieja. En 1559 se dio a conocer la primera cofradía con la imagen de Nuestra Señora, cuando Francisco Marroquín invitó a todo el pueblo de Santiago (actualmente Guatemala) para acompañar a la virgen a grandes peregrinaciones, con la intención que todo el mundo conociera de sus atributos.

Esta devoción cayó como anillo al dedo para todos los conventos que estaban presentes en tal jurisdicción, porque las monjas comprendieron que la Virgen del Rosario es una de las tantas advocaciones marianas que merecen las mejores consideraciones para el futuro.

En una época anterior, Santo Antonio de Guzmán con algunos de sus predicadores dieron indicios de esta virgen en otros países que escapan de Centroamérica como España, Portugal e Italia. Mientras tanto Fray Lope de Montoya fue el precursor para que la primera imagen de esta advocación mariana entrara por Guatemala, cuyos materiales de construcción abarcan madera y plata en diciembre de 1592.

El nombre de este escultor de gran talento es desconocido, pero lo que si es cierto es el atractivo de esta imagen gracias a su materia prima.

Antonio de Remesal considera que aquella obra escultórica es lo mejor que se conocía para los tiempos de indias hasta esa época renacentista en que esta devoción tomó un aire importante. En un principio nadie podía detallar con exactitud de esa imagen, porque estaba cubierta con muchas túnicas que apenas dejaba relucir su hermoso rostro.

De Remesal tomó unas medidas para estimar la altura de la imagen, hasta indicar que mide “dos varas”de alto y en su regazo esconde el perfil de un niño dormido, descansando, pero que en su rostro manifiesta la felicidad bajo un test trigueño. En su mano derecha lleva un Rosario de gran tamaño y esta es una razón válida para describir a esta advocación mariana bajo este nombre.

Presuntamente, el motivo por el cual el niño se muestra dormido está relacionado al largo viaje que la virgen hizo por América, pero cuando llegó a Guatemala estuvo cansado y por ende está en esa posición de descanso. Hablando de las características artísticas de ella, es un objeto completamente barroco que fue trabajado con anterioridad en la orfebrería colonial.

Hay muchas advocaciones marianas que tienen rasgos propios, pero la Virgen del Rosario mantiene similitudes con el cuadro de María, la que todos los católicos conocen. Simboliza a la Reina del cielo y la tierra, con un cetro, el rosario y una corona que rodea su hermoso rostro. Bajo sus pies está la figura de la luna, queriendo retratar su pureza inmaculada.

Cuenta la leyenda guatemalteca que el rostro de esta virgen es cambiante, quiere decir que a veces muestra un color rosado fuerte y en otras oportunidades un color más pálido. Los pobladores asocian estos cambios con sucesos que van a cambiar la vida de todos los guatemaltecos o anunciar una desgracia para todo el país.

En 1651 fue declarada como la patrona oficial en la comunidad de Santiago, que es tomada por la antigua Guatemala. A partir de 1717 la imagen tuvo un periodo prolongado de restauración, en virtud del siniestro terremoto de Santa Marta.

Cuando los primeros dominicos se instalaron en la Nueva Guatemala, que ahora es considerada como la capital de este país centroamericano, trasladaron el objeto el templo de Santo Domingo que, aún permanece intacta hasta la actualidad sin ningún problema. Este templo fue considerado a partir de 1808 y se presume que su arquitectura es meramente neoclásica.

En la época colonial de este país, su historia considera que esta cofradía representó un máximo exponente religioso por su gran tamaño y por lo bien construida que estaba la virgen. En 1833, Nuestra Señora del Rosario es considerada como la Reina de toda Guatemala y hasta la fecha se ha mantenido de esa manera, reconocida por toda la comunidad católica como la matriarca de este territorio. Luis Durou y Sure participó en la canonización de su imagen.

Quizá es una de las advocaciones marianas que mayor inversión tuvo para su construcción, gracias a la presencia de muchas prendas preciosas y una rosa de oro que componen su ornamento. Hace poco tiempo cumplió 400 años de su primera aparición.

Virgen de Supaya – Honduras

En febrero de 1747 se da a conocer esta nueva advocación mariana en territorio hondureño. Unos obreros de origen indígena regresaban ya muy tarde a sus hogares dispuestos a descansar. Gracias a las altas horas de la noche y la inseguridad que conllevaba continuar el camino, ambos hombres optaron por dormir juntos en el camino. El jefe estuvo tanteando un poco el camino para asegurar que todo estaba bien para dormir sin preocupaciones.

Mientras eso, en el suelo toca un objeto de gran dureza que llama su atención. Como la noche estaba muy oscura, no prestaron atención de qué se trataba el objeto, hasta mañana siguiente que pudieron dilucidarlo mejor. Sorprendidos por encontrar una pequeña estatua de la Virgen María, tomaron la determinación de limpiarla un poco para apreciar sus detalles. Asombrados por la presencia de este retablo, ambos hombres apresuraron su paso para transportar la figura.

No fue el tiempo adicional para que los otros indígenas se entusiasmaran con la presencia de la virgen en su comunidad. Pronto esta imagen empezó a conceder grandes milagros a su pobladores y como muestra de gratitud, colocaron su figura en una ermita que paulatinamente pasó a ser templo. Acá está la cuarta virgen con el menor tamaño considerado, apenas rozando los 6csm de estatura.

En 1925, el Suo Pontífice Pio XII proclamó a esta virgen como la patrona de Honduras, cuya celebración remite a cada 3 de febrero.

Nuestra Señora de Guadalupe – México

Si de advocaciones marianas de gran poder y llamado a convocatoria tienen, la Virgen de Guadalupe es el mejor ejemplo de reunir a millones de católicos, independientemente que sean mexicanos. Juan Diego es un nombre que nadie olvida en México, por tratarse de un indígena que hizo votos de conversión para hacer el bien y venerar las acciones católicas.

En uno de los cerros más atractivos de este país, llamado Tepeyac, distingue una nube bastante llamativa, por ser muy distinta a otras que estaban retratadas en el firmamento. Desde esa nube sintió que alguien estaba pronunciando su voz con un tono bastante dulce. Seguidamente, vio a una hermosa mujer que exclamó “Virgen María, la Madre de Dios”. Realizó una petición antes de marcharse, indicando que en ese mismo lugar debía erigirse un templo en su honor.

Fray Juan de Zumárraga recibió la visita de Juan Diego para indicar las pautas sobre aquella aparición, sin dejar de sentir un gran asombro por el episodio que vivió en aquel Monte Tepeyac. Bajo una primera instancia, el obispo escuchó con mucha atención todos los acontecimientos por parte del indígena e inclusive fue objeto de un fuerte interrogatorio de su parte, pero al final no termina creyendo en su versión.

Cuando estaba por retornar a su pueblo natal, Juan Diego se topa con la imagen de la Virgen María una vez más. Ella indica que debe ir nuevamente con el obispo para explicar los hechos hasta que mire con ojos verosímiles, hasta pensar que la aparición si es real. El indígena cumple con la petición de Nuestra Señora y se dirige al Tepeyac, con la condición que diera alguna señal para que las palabra de Juan Diego tengan realce.

El obispo asienta con su mirada para respaldar las palabras del indígena, para comprobar si es cierto que ella es la madre de Dios y que también quería un templo en su honor. Posteriormente, el hombre se encontró con María para hacerle llegar las nuevas pautas: visitar el sitio por vez tercera para dar esa señal que tanto exige el obispo para dar crédito a sus palabras.

Aunque la idea de volver siempre mantuvo entusiasta a Juan Diego, aquel 12 de diciembre no pudo asistir al tercer llamado, pues su tío Juan Bernardino presentó serios inconvenientes de salud. Los intereses de Juan Diego consistieron en localizar a un sacerdote con prontitud para que su tío recibiera el último sacramento antes de morir.

Sabiendo que por el camino cotidiano podía encontrarse con la virgen, prefirió tomar un atajo con el propósito de no encontrarla o que detuviese su paso para hablar sobre su templo en honor.

No importó el camino que tomase, porque de igual manera María apareció en el atajo para preguntarle hacia dónde se dirigía. Primero se disculpa por tratar de evitar su contacto, pero acto seguido explica la gravedad de su ser querido. Ella explica que no se preocupara, porque su tío no iba a morir y pronto sanaría de sus males.

El indígena aprovechó este encuentro para pedirle a la virgen esa señal que tanto necesitaba para que sus palabras tuviesen credibilidad la próxima vez que asistiera a su iglesia. María explica que debe visitar una cumbre que está cercana al encuentro del 9 de diciembre, porque en ese lugar había unas flores de Castilla en estado fresco, hasta colocarlas en una tilma. Cortó una numerosa cantidad de estas flores para llevarlas hasta el obispo.

Frente al Señor Zumárraga, Juan Diego esparce una manta en todo el lugar para dejar caer las flores y demostrar con ellos que sus palabras son sinceras respecto a la Virgen de Guadalupe. Gracias a la tilma, pudo plasmarse una especie de lienzo con el rostro de Nuestra Señora. Ahora si, el obispo quedó absolutamente complacido con esta prueba irrefutable, por lo que decidió emprender el proyecto de erigir una ermita en su honor.

Pio X fue capaz de sobrepasar todas las fronteras posibles con esta advocación mariana, por nombrar a la virgen como Patrona absoluta de toda América Latina, con el propósito de extender su bendición a todas las naciones. Asimismo, recibió otros nombres:

  • Reina de todas las Américas, por Pio XI.
  • Emperatriz de las Américas, por Pio XII.
  • La Misionera Celeste del Nuevo Mundo, por Juan XXXIII. Cuenta como alias “Madre de las Américas”.

Virgen de “El Viejo” – Nicaragua

Las fiestas patronales para Nuestra Señora de “El Viejo” son cada 8 de diciembre, coincidiendo con el santoral de la Inmaculada Concepción de María que, al final de cuentas, es la misma advocación con diferente nombre para este país.

Por causa de una gran tormenta tropical en 1562, Lorenzo de Cepeda no realizó un viaje directo hasta su país natal, por lo que vio forzado ejecutar un viaje escala, atravesando por varias comunidades en las inmediaciones de Perú. Tuvo que afrontar los obstáculos naturales del Puerto de la Procesión, que actualmente es conocido como El Realejo. Don Lorenzo demostró una personalidad caritativa o piadosa con su prójimo, ayudando hasta donde pudiese ser posible.

En sus pertenencias siempre llevaba consigo una imagen de la Virgen. Su familia extendió el amor amoroso por Dios hasta ser hermano de una monja reconocida en este territorio, como Santa Teresa del Ávila. Tuvo que hacer un viaje forzado de El Realejo hasta la comunidad de El Viejo, un pueblo que goza de un clima más fresco para su estado de salud. En virtud de su gran devoción, no abandonó la imagen de la virgen y se la llevó consigo para depositarla en esta parroquia que sería su nuevo destino.

Antes de tomar cualquier decisión, acudió con los frailes franciscanos de Chamulpa para saber qué hacer con esta imagen o dónde llevarla para que permanezca a salvo por cualquier accidente o si algo fatal ocurre con Don Lorenzo.

No obstante, los indios y mestizos de El Viejo tuvieron una gran predilección por la Santa Muerte, o conocida como “niña blanca”.El rendir homenajes a la Santa Muerte continuó, pero Nuestra Señora de El Viejo empezó a ganar fama justo al momento que Don Lorenzo tenía que continuar viajando hasta llegar a Perú.

Una poderosa tormenta tropical impidió que Don Lorenzo una vez más se acercara hasta Perú. No tuvo otro remedio que devolver su velero hasta el puerto nicaragüense para evitar una tragedia mayor. Por segunda vez llevó bajo su brazo la imagen de la Inmaculada Concepción hasta El Viejo, donde permanecía seguro desde su llegada.

Para su sorpresa, todo el pueblo lo estaba esperando para venerar a la virgen e incluso se atrevieron a alegar que la Inmaculada Concepción no quería irse de El Viejo.

Todo el pueblo a los pocos segundos rodearon a Don Lorenzo para implorarles que no partiera con la virgen a Perú nuevamente. Gracias a su bondad e inmenso amor por el catolicismo, el hombre accedió a los deseos de su virgen para dejarla como patrona de esta población, junto a la Santa Muerte que continuaba siendo alabada por ese sector.

Sorpresivamente el culto por la Inmaculada Concepción creció tanto que los habitantes decidieron construir un altar a base de madera y oro.

Para conmemorar a Nuestra Señora, la comunidad nicaragüense ha utilizado como herramienta un vasto cronograma que inicia el 18 de noviembre, hasta finalizar un 8 de diciembre. Generalmente por las noches el público se concentra en el pueblo para iniciar las novenas, mientras que el amanecer es el escenario propicio para oficializar misas como acción de gracias. A pesar que el 8 de diciembre es el día central, las novenas finalizan el 6 con una gran quema de pólvora bastante atractiva para todos.

Cuando finaliza la novena a primeras horas cada 6 de diciembre, a las 9 de la mañana se lleva a cabo una misa solemne para iniciar el rito de “la lavada de plata” que consiste bajar del altar la figura de la Inmaculada Concepción mientras todos los presentes hacen fila para venerarla. Inmediatamente aprovechan la ocasión para hacer promesas en virtud de los milagros concedidos o hacer peticiones urgentes.

También tiene por motivo limpiar todas las piezas de plata que componen la figura de la virgen hasta hacerle un leve mantenimiento. Cualquier voluntario que ofrezca limpiar las piezas de plata en Nuestra Señora serán bienvenidos, porque el altar es bastante grande y requiere de una asistencia adicional.

Otro festejo bastante interesante es la bendición del agua, en la cual la corona de esta virgen es sumergida en agua bendita. A las 4 de la tarde, todos los devotos reunidos hacen la novena definitiva para colocar el objeto nuevamente en el altar, para rendir homenaje por un tiempo adicional, para quienes no estuvieron presentes en la lavada de plata.

Los pobladores de El Viejo y otras comunidades de Nicaragua mantienen la costumbre de elevar altares el 7 de diciembre, en vísperas del día central. Quienes ya tienen su altar hecho, reciben la visita de los católicos para hacer rosarios u oraciones relacionadas a la Inmaculada Concepción.

Quienes tienen una voz prodigiosa se encargan de cantar los coros relacionados a esta hermosa virgen, mientras que los mayordomos ofrecían alimentos, golosinas y bebidas a todos los presentes en las novenas y cualquier otra actividad religiosa-cultural.

Nicaragua tiene muy claro lo que significan las advocaciones marianas en toda Centroamérica y por ello no se quedan atrás con el festejo a su Señora, porque no escatiman en gastos ni alimentos para atender correctamente a los peregrinos o extranjeros que llegan al país con motivo de rendir honores a esta imagen.

A veces prefieren no incluir el alcohol entre los brindis, sino jugos naturales alegóricos con las mejores cosechas de frutas o elaboran cocteles con la menor cifra posible de ello para el disfrute pleno de sus fiestas.

Cayendo la noche del 7 de diciembre, quienes hacen el recorrido emplean cantos y alabanzas para Nuestra Señora para exclamar: “¿Quién causa tanta alegría?” cuya respuesta de quienes residen en casa es: “La Concepción de María”.

NOTA: Los cánticos utilizados para venerar a la virgen deben ser los mismos con que recibieron a Don Lorenzo por primera vez con la virgen o en su defecto, cuando aceptaron su patronazgo junto a la Santa Muerte en El Viejo. Entre los mejores temas para cantar este día son:

  • Pues concebida.
  • Tu gloria, tu gloria.
  • Salve salve, cantando a María.
  • Oh virgen de Concepción.
  • Toda hermosa eres, María.
  • Salve, Virgen Bella.
  • Por eso el Cristianismo.

Nuestra Señora de Caacupé – Paraguay

La virgen de Luján siempre tendrá un lugar especial en los corazones de todo este país, pero hay más advocaciones marianas qué mencionar y precisamente es la Virgen de Caacupé. Su historia remonta en el siglo XVI, cuando un indígena hace votos de conversión hasta internarse en el monte como acto de sacrificio. Justo allí encuentra a unos Mbayaes, sin embargo logró escapar de ellos totalmente ileso escondiendo su cuerpo en un tronco.

Mientras permanecía angustiado, sin saber si saldría con vida de ese tronco, se aferró bastante a la imagen de la Virgen, implorando escapar de ellos sin ser visto. Cuando por fin pudo evitar la muerte, prometió elaborar una ermita en ese mismo sitio donde estuvo a salvo.

Como los eventos naturales son propios en más de una anécdota para las advocaciones marianas, en 1603 el Lago Tapaicuá se desbordó en su totalidad para inundar el Valle de Pirayú, llevándose casas, negocios y la propia imagen de la virgen que estaba incrustada en el tronco. Aunque aquella tormenta que hizo desbordar el lago fue de grandes magnitudes, la figura de la virgen permaneció aferrada en el tronco que el indígena había trabajado con tanta devoción por ver salvada su vida.

Al principio denominaron esta advocación como “Virgen de los Milagros” hasta que un hombre, cuyo oficio brindó lo mejor de si en la carpintería y que casualmente responde por nombre a José, construye otra ermita más segura para la imagen. Posteriormente de los Milagros pasó a conocerse como Virgen de Caacupé.

Es la quinta imagen más pequeña dentro de las advocaciones marianas, oscilando a unos 50cm de alto. Lo más llamativo en este caso es que en sus pies reposa una esfera, con una túnica blanca elaborada en seda.

Su celebración es el mismo día de Nuestra Señora de El Viejo o la Inmaculada Concepción, cada 8 de diciembre. El santuario para esta advocación está distante, pero sin importar las millas a recorrer, todos los peregrinos elevan oración en su nombre.

Virgen de la Evangelización – Perú

La historia de esta advocación puede conocerse en las crómicas más antiguas relacionadas a Perú. Presuntamente, Nuestra Señora de la Evangelización fue obsequiada a la diócesis por Carlos V de España. El año es un tanto incierto, pero los historiadores se rigen por 1540 de este acontecimiento. Gracias a estas fechas, puede indicarse que Perú tiene una de las imágenes más antiguas en cuanto a advocaciones marianas se refiere, o al menos una de tantas renombradas en este post.

Todos los concilios llevados a cabo en Lima como los santos canonizados de este país atribuyen la cualidad de la perfección en Nuestra Señora. También es recordado el momento en que Fray Jerónimo de Loayza ofrece la primera flor en honor a esta virgen en su primer altar. Luego de eso, este personaje estuvo a cargo del ministerio religioso de todo Lima por muchos años más.

Como ocurre en la gran mayoría de los casos, estas imágenes no son exentas de deteriorarse con el paso de los años. Es de reconocer la labor de quienes trabajaron en su recuperación, porque Nuestra Señora quedó idéntica en su presentación original, aunque otro sector asegura que su perfil estéticamente está mejor estilizado.

Gracias a este arduo trabajo, la figura de esta virgen fue exaltada en el Santísimo Sacramento de Lima. Cuando ella visitó por primera vez esta nación, fue declarada por Juan Pablo II en 1985 como la patrona de todos los peruanos.

El Cabildo peruano es el más interesado en rendir tributo a Nuestra Señora de la Evangelización con grandes misas que aglomeran a parte de la comunidad católica de este país. Luego de recibir el cuerpo y la sangre de Cristo, quienes deseen pueden acercarse hasta el Santísimo Sacramento para realizar uno o varios rosarios dedicados a la virgen.

Nuestra Señora de la Divina Providencia – Puerto Rico

El culto por la devoción a la Virgen de la Divina Providencia no es propia de Puerto Rico, porque ya en Italia ya se rendían honores para esta advocación mariana a partir del siglo XIII. Tuvo un gran auge al momento que elevaron un santuario en Catalucha para reunir a todos los fieles para pedir favores o simplemente agradecer por las experiencias brindadas.

Pero, las advocaciones marianas no son autóctonas de un país, como el caso de la Virgen de Guadalupe que es adorada en todo el mundo, porque la Divina Providencia llegó a Puerto Rico por el trabajo del Monseñor Gil y Estevez.

No estuvo fácil esta labor, que tomó todos sus años de seminarista hasta cumplir este sueño que había trazado al momento de entregarse para el Señor bajo el servicio del sacerdocio. Este personaje ordenó la talla de la Divina Providencia en Barcelona, misma imagen que llevaría consigo hasta la Isla del Encanto.

Como la mayoría de las advocaciones marianas presentan a una virgen con un niño en el regazo, la Divina Providencia cumple con este paradigma casi universal en la historia de las virgenes. El 19 de noviembre de 1969 fue declarada como la máxima patrona de este lugar por Pablo XV en una misa solemne.

Virgen de Altagracia – República Dominicana

Es una de las advocaciones marianas que mayor repercusión tiene para un país, porque en todas las iglesias de esta nación hay al menos un retablo de ella. Por si fuese poco, los entes gubernamentales más apegados al catolicismo han designado su nombre para las principales arterias viales que comunican a todos los pueblos de República Dominicana.

Un censo llevado a cabo en 2001 demuestra que una de cada 13 mujeres llevan el nombre de Altagracia, dejando en claro que no solo el rendir tributo a la imagen es rezarle lo más posible, sino ofrecer su nombre a una gran parte de las hijas nacidas en República Dominicana.

En cuanto al número que manejan en las peregrinaciones, estipulan que el tope máximo de dominicanos que han asistido a la fiesta central está alrededor de 800.000 peregrinos, en los cuales 350.000 son turistas que están de paso para disfrutar del culto.

El retablo más famoso de Nuestra Señora de Altagracia posiblemente fue pintado en Sevilla para el siglo XVI en el lapso de 1500-1515 por los profesionales adscritos en la escuela de Alejo Fernández. A lo largo de su traslado hasta este país caribeño, la Virgen de Altagracia ha sufrido 5 remodelaciones con el propósito de no verse deteriorara con el pasar del tiempo.

La “Maternidad Divina” es manejada por ser la frase que describa a la perfección el concepto de Altagracia para todos los residentes de República Dominicana. A ella es acuñada la virginidad perpetua de María, porque permaneció casta antes, durante y en su final mientras estuco casada con San José, pues tampoco tuvo más hijos dentro de su matrimonio, aunque sobre el tema puedes conocer mucho más con los hermanos de Jesús.

Gracias al cuadro de Nuestra Señora de Altagracia, todos podemos recordar ese maravilloso momento del nacimiento, cuando un rayo de luz impacta precisamente esa escena conmovedora, porque el Salvador nació de ella y no dejaron escapar este detalle a la hora de esculpirla. Con el gesto de la cabeza, hace una exhortación a todas las comunidades cristianas para que oren arrodillados para el Señor.

Este cuadro de la virgen es tomado como un ícono, porque todos los elementos presentados guardan relación mutua y no hay objetos distantes o que no tenga mayor significado en la religiosidad.

Como todas las advocaciones marianas son milagrosas, la Virgen de Altagracia no escapa de esta hermosa realidad, porque no hay alguna familia que viva en República Dominicana que no sea testigo de al menos un milagro cumplido. En 1569 se presentó un documento interesante en el que explica tres milagros concedidos por ella. Con años posteriores son incontables todos los sucesos extraordinarios en que Nuestra Señora de Altagracia ha sido participe.

Nuestra Señora de los Treinta y Tres – Uruguay

En la aldea de Villa Vieja, que anteriormente tomó por nombre Pintado, se levantó una capilla en honor a la virgen durante el siglo XVIII. Cuando estuvo finalizada, recibió el nombre de Capilla del Pintado. En este lugar sagrado, la virgen recibe todos los honores porque, cuenta la historia, que fue enviada desde Paraguay hasta el país de este patronazgo.

Los primeros pobladores de el Pintado fueron los iniciadores en la devoción por la Virgen Inmaculada, bajo el nombre de Nuestra Señora de Luján, la gran matriarca de Argentina. Santiago Figueredo, el sacerdote que inauguró la iglesia, consideró que la imagen debía trasladarse a otro lugar para permanecer segura frente a la humedad u otros factores causantes de deterioro.

La ciudad de Florida es tomada en cuenta para el transporte de la imagen. Tiempo después, el Cabildo autoriza a los pobladores de El Pintado para que puedan acompañar a las peregrinaciones de esta advocación mariana. En el marco histórico, el 25 de mayo de 1825 bajo la adoración de esta imagen comienza el periodo para alcanzar la independencia de Uruguay.

Luego de conseguir una victoria contundente, los patriotas que salieron airosos del bando contrario ofrecieron una imagen de este país al pie de la imagen como sinónimo de agradecimiento.

Fue canonizada finalmente en 1961 por el Papa Juan XXIII, pero no fue hasta el año siguiente que declaró a la Virgen de los Treinta t Tres como la patrona de Uruguay. Su santoral corresponde al segundo domingo de noviembre.

Virgen de Coromoto – Venezuela

La devoción por esta virgen la iniciaron los capuchinos con sus respectivas evangelizaciones ejecutadas en la comunidad de Guanare a mediados del siglo XVII. Cuando los Cispes, otra sociedad indígena, estaba dispuesta a bautizarse por primera vez, el Cacique se mostró negativo ante esta propuesta, exhortando a su comunidad para que tampoco lo hicieran.

El cacique caminado dentro de sus territorios consigue a uno de los vecinos llamado Juan Sánchez. En medio de la conversación, Sánchez explica que en la quebrada se le apareció la figura de una mujer muy hermosa que cautivó por completo su atención. El primer mensaje luego de aparecer es recibir las aguas bautismales y motivó a su amigo para que hiciera lo mismo hasta aceptar su propia conversión.

Algunos niños que siempre asistían al río para bañarse, hijos de otros indígenas que habían aprobado la conversión, que una señora muy bella se acercó hasta ellos cada vez que recogían agua de aquella quebrada. No duró mucho tiempo para que los aldeanos sintieran que aquellas aguas estaban benditas y por tanto debían tener utilidad para la curación de algunas enfermedades.

Había pasado un año de aquella tertulia con aquel hombre, con muchos enfermos curados a raíz del agua y el cacique aún no daba su brazo a torcer para convertirse. El 8 de septiembre de 1652 la virgen se apareció en la choza del cacique, en virtud de su negativa para acercarse a la quebrada que le había comentado Juan Sánchez.

El hombre hasta el final siempre estuvo a la defensiva en ese encuentro, hasta amenazar a la virgen con su arco, pero un halo de luz cegó su vista para luego desaparecer antes de ser arremetida por el cacique.

Luego de dejar una pequeña imagen propia en manos del cacique, no dudó un instante en convertirse, luego de tantos rechazos. Pio XII un 7 de octubre de 1944 declara a la Virgen de Coromoto como la excelsa patrona venezolana, mientras que su coronación canónica se efectuó 3oo años luego de su primera aparición.

En España

Las siguientes advocaciones marianas son exclusivas del territorio español, aunque representan un punto de inflexión en el catolicismo europeo, sin duda alguna.

Nuestra Señora de la Franqueira

La Provincia de Pontevedra festeja con todos los honores a la Virgen de la Franqueira, aunque en los últimos años ha traspasado estas fronteras para que su culto sea un tanto nacionalista. Su figura elemental está tallada en piedra y posiblemente tenga acontecimientos desde el romanticismo y época gótica.

Aunque no hay datos concretos sobre su presentación original, si ha contado con remodelaciones en los últimos años para cuidar su silueta. Su santoral es el 8 de septiembre, un día bastante concurrido por homenajear a varias advocaciones marianas del mundo.

En las actividades que rinden culto, todos los presentes luego de salir de la misa acompañan a una gran procesión. Las figura de la virgen es llevada en un vehículo alegórico de España para pretender grandes recorridos. Cabe mencionar que este vehículo es conducido por un par de bueyes. Finalmente, la romería popular es un buen rito de culminación para el 8 de septiembre.

Virgen de la Rogativa

Las advocaciones marianas han llegado hasta el territorio de Murcia, cuya Señora de la Rogativa es un buen referente histórico que todos los católicos europeos agradecen.

Un 5 de mayo de 1535 Ginés Martínez de Cuenca sacaba a su rebaño para pasear en los territorios de Moratalla. Estando dispuesto a regresar para su hogar, cae un fuerte aguacero que impide su regreso, hasta el punto de localizar un refugio para descansar y al mismo tiempo, cuidarse de la lluvia.

Cuando estaba a punto de dormir, presentó algunas visiones frente a él. A la mañana siguiente, intentó no dar crédito a esa silueta que apareció entre su realidad y en medio de un sueño. Saliendo del refugio se da cuenta que la lluvia estuvo más fuerte de lo pensado y eso mismo tuvo repercusiones en los sembradíos.

Lo que más llamó la atención en Martínez de Cuenca es una espiga con un color más fuerte que el resto, mientras una paloma blanca pasó frente a él, iluminando todo el lugar por completo con luz propia.

A los habitantes de Moratalla les exhortó que tenían que ser más compasivos entre ellos mismos, porque la imagen ha dictado eso en su corazón para aplicarlo todos los días. Su hijo años después construyó la primera ermita para esta virgen. Gracias a sus apariciones, los peregrinos poco a poco empezaron a acudir a este lugar.

Nuestra Señora de las Lágrimas

El 31 de agosto, todo el continente europeo tiende a homenajear a la Virgen de las Lágrimas en cada uno de los santuarios elaborados en su honor. Cuenta la historia que las personas que hallan a esta virgen tienen muchas necesidades espirituales por sanar, como la búsqueda de un perdón o solucionar problemas agudos. Asimismo, es la patrona por quienes anhelan la paz entre los pueblos.

Virgen de las Nieves

Sigue el aspecto de otras advocaciones marianas, cuya figura de una hermosa mujer es capaz de sostener a un niño entre sus brazos. Su pequeña imagen es trasladada por primera vez en la Iglesia Parroquial de Asunción en el siglo XVI.

Las pocas diferencias radican en una flor de edelweiss que lleva en una de sus manos y que sirve para identificarla de otras advocaciones marianas y para designar su nombre actual. La primera semana de agosto es propicia para acompañar a esta advocación en su santoral con grandes procesiones.

Nuestra Señora de los Desamparados

Fray Juan Gilabert Jofré es el protagonista en esta aparición. Durante el primer domingo de cuaresma en 1409, este personaje siempre estuvo dispuesto al aislamiento para estar en constante oración para Dios. Tuvo una cercanía interesante con San Vicente Ferrer, por compartir una misma filosofía con él.

En uno de sus paseos para predicar, observó con mucha lástima que un grupo de jóvenes estaban torturando a otra persona de nulas capacidades mentales, o en otras palabras, estaba loco. El fraile no se quedó de brazos cruzados e intervino para que dejaran en paz al hombre que no podía defenderse.

Uno de sus trabajos luego de ver que la gente podía lastimar a los desamparados es un cambio en su sermón, exhortando a la comunidad para no abusar de los más débiles. Aparentemente esta idea tuvo una aceptación muy buena, sobre todo en Lorenzo Salom, quien estaba dispuesto a erigir un hospital para atender a los más necesitados.

Este hospital aparte de ocuparse en medicina general, mejoró sus esfuerzos en amplificar el área de psiquiatría, en honor al loco que estaba siendo torturado en plena calle. Benedicto XIII se mostró complacido con la labor de estos hombres, hasta bendecirlos.

El culto por la Virgen de los Desamparados nace por la creación de una cofradía que el propio Sumo Pontífice había ordenado construir, para ser la patrona de los más necesitados, aquellos que realmente tenían que ser asistidos para mejorar.

Virgen de los Dolores

Murcia nuevamente es señalada como la comunidad española con mayor devoción en cuanto advocaciones marianas se refiere. Su Semana Santa es concurrida tanto por habitantes naturales como por extranjeros. El Viernes Santo es el día propicio para enaltecer a Nuestra Señora de los Dolores, cuando su cofradía recorre las calles de Murcia mientras los pobladores y peregrinos se acercan hasta ella para agradecer cada favor.

Su figura representa a una hermosa mujer mirando al cielo con una postura dramática, doliente, con los brazos extendidos. Por tanto, es la mejor advocación para realizar fuertes peticiones para cumplir a la brevedad.

En Hellín

Es la misma advocación mariana hacia la “La Dolorosa”, aunque solo cambia su ubicación geográfica y un poco más. En el siglo XVIII, toda la sociedad de He,lín sostiene que no hay una imagen plena para adorar, una advocación propia qué celebrar. Por ende, la aldea de Salzillo propone a Nuestra Señora de los Dolores para ser su excelsa monarca. La escultura que representa a esta virgen es exactamente la misma, con una postura de tristeza, mirada dolorosa elevada al cielo.

Nuestra Señora del Pilar

Zaragoza es testigo que una advocación mariana tan antigua como lo es la Virgen del Pilar, puede concentrar a millones de personas para acompañar en sus rezos. Presuntamente, luego de ascender Jesucristo a los cielos, con la construcción de la primera diócesis de España, ya se mencionaba a esta advocación con nombre propio. Santiago, de los Apóstoles de Cristo, fue quien mostró un profundo amor por esta virgen, hasta el punto de predicar en Zaragoza muchas veces.

Virgen del Rosario (en Hellín)

El primer indicio que Nuestra Señora del Rosario llegaría a Hellín es a través de su propia reconquista, con ayuda de todas las tropas castellanas durante el año 1266. Este ejército cristiano llegó en compañía de muchos frailes dominicos dispuestos a difundir los atributos de esta hermosa virgen en el país español. A finales del siglo XVI se levantó el primer templo en su honor, para escoltar una cofradía que hasta el día de hoy sigue en pie gracias a sus remodelaciones.

Santa María de Arrixaca

Nuevamente la ciudad de Murcia es capaz de alojar a advocaciones marianas antiguas en España y conocidas en todo el mundo. La diferencia radica en que la comunidad árabe también ha conocido de sus dones y por ende levantaron en su honor una ermita mozárabe, quienes dieron el nombre de “Arrixaca” a esta advocación que atrae a un gran número de masas para su contemplación.

Nuestra Señora de la Peña

Es famosa en la pequeña aldea de Canara, ubicada al Noroeste de Murcia. Su nombre indica que está situada en un sitio bastante rocoso, donde fue levantado su santuario, para que los feligreses devotos a ella asistan al lugar para elevar novenas u oraciones de petición. Presuntamente, este es uno de los santuarios más antiguos que pueden encontrarse en Murcia. El 14 de agosto es el santoral de esta advocación.

Virgen de Azahar

En Beniaján hay un especial culto por Nuestra Señora de Azahar, aunque no posea el patronazgo de esta comunidad. Su ermita se encuentra en el Rincón de Villanueva. Es una imagen policromada, que está incrustada en una base de madera para una mayor resistencia con el pasar del tiempo. Su día central es el 1 de mayo, cuya gente asiste a la Iglesia San Juan Bautista para su veneración.

Nuestra Señora del Carmen (en Beniaján)

Los primeros indicios acerca de esta advocación mariana rumorearon en el año 1585, cuando las carmelitas, a cargo de unos frailes, ordenaron la construcción de una ermita en las cercanías de la villa murciana, para ser personalmente ellas quienes rindieran un homenaje a la Virgen del Carmen. Años más tarde, esta acción se hizo pública y quienes así lo deseen, pueden agruparse en este lugar.

Otro tema que te recomendamos relacionado a la Virgen María son los Dogmas Marianos, no te lo pierdas.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario