Los mejores temas para formar jóvenes católicos

Si las nuevas generaciones presentan un mayor interés en conocer todos los temas para jóvenes católicos, entonces no pierda de vista este post, el cual describirán algunos relatos que llaman la atención y las principales nociones que rigen al cristianismo.

temas para jóvenes católicos

Temas para jóvenes católicos

Entender el mundo de la religión es bastante complejo, pero a través de este artículo podrá empaparse con la mejor información e historias de vida para descubrir lo maravilloso que es amar a Dios y todos sus dogmas. Igualmente, está la opción de conocer todos los detalles sobre la vida pública de Jesús y sus mejores reflexiones antes de su crucifixión.

Tema 1: conozcamos nuestra fe católica

El principal refugio para atender a ese infinito amor que Dios la Sagrada Familia de Jesús es el propio corazón. Desde luego, hay personas que pretenden cambiar el curso de este amor con injurias o mentiras, pero con la historia a describir en unos instantes es una gran muestra de ese hogar que debemos mantener en alza.

Esto podría sucederte a ti

Como todas las mañanas, Lupita salía de su casa hacia la parada de autobus para encontrarse con Tere, una de sus compañeras y grandes amigas. Tere, quien estaba bastante efusiva, comenta con su amiga sobre un nuevo grupo que está formándose, el cual plantean tópicos de interés personal. Estos temas para jóvenes católicos de reflexión permiten acercar a Dios en esos corazones rebeldes que no quieren legitimar su presencia, así como además de alcanzar la paz en tiempos de crisis.

Lupita accede a acompañar a Tere a la primera reunión que el grupo pretende. Todos los miembros del equipo recibieron muy bien los consejos de sus mentores, sin excepción. Lupita, quien dudó en seguir a su amiga, resultó la más beneficiada, por sentirse muy bien en compañía de aquellas personas que estaban presentes por un mismo fin: acercarse a Dios.

La chica, quien llevaba un estilo de vida desenfrenado, de fiesta en fiesta e ingiriendo todo tipo de bebidas alcohólicas se alejó de todo eso. Para quienes estaban en el grupo, todo lo que hacía Lupita resultaba un pecado. El principal punto de inflexión de esta historia es que Lupita no solo se separa de sus vicios, sino también de sus familiares y allegados, hasta el punto de tomar la decisión en irse de casa.

La muchacha internalizó tanto en el grupo que lo hizo parte de su familia, olvidándose de lleno de todos sus seres queridos. Al momento de dejar a su familia, Lupita residió en la casa de varios de esos compañeros de grupo. Aproximadamente, esta chica dedicó alrededor de 8 horas para el grupo, reclutando a nuevos chicos que estaban interesados en tener un contacto cercano con Dios. Asimismo, ayudó económicamente con lo necesario para que el grupo de jóvenes católicos tomase vigor e invertir en una infraestructura para los encuentros.

temas para jóvenes católicos

En la vida de Lupita hay un ser conocido como “el líder” quien faculta de varios textos que de algún modo es de lectura obligatoria. El inconveniente persiste cuando este líder es un ser que controla las mentes de todo individuo perteneciente al grupo, hasta el punto de indicarles con cuáles personas debían casarse hasta formar sus propias familias.

Un día en especial, este líder estuvo platicando con Lupita, a quien amenaza de muerte a sus padres si en algún momento particular decide alejarse del grupo.

A partir de ese entonces, Lupita duda sobre su determinación de seguir en el grupo, para arrepentirse de haber abandonado a su familia por los consejos de su líder. El miedo impidió que ella se acercara hasta otra persona ajena a su comunidad para explicar todo lo que este personaje hacía con el grupo y las amenazas constantes de matar a sus seres queridos.

No obstante, la chica tuvo el valor de separarse de esa comunidad para rehacer su vida alejada de todo el ambiente tóxico que el líder creó.

Para su buena fortuna, Lupita encontró el socorro de sus padres, el resto de sus amigos y de la misma Tere, quien aconsejó por primera vez para que uniera su talento al grupo. La enseñanza que deja estos temas para jóvenes católicos es que los padres siempre estarán dispuestos a perdonar a sus hijos si cometen fallas o se alejan de ellos por rebeldía.

Diferencia entre religión católica y las sectas

Un verdadero ejemplo sobre lo que es predicar con la religión católica es a través de los mexicanos. Ellos creen en la Virgen de Guadalupe, que es su principal patrona, pero también creen sobre la existencia de Dios y en Jesús como su hijo unigénito. Ellos, al igual que toda una comunidad católica, que Cristo es el verdadero Salvador de todas las naciones. Están sometidos a las leyes dictadas por el Papa. Este es el verdadero sentir de todos los catóñicos.

No obstante, con el paso de los años, muchos han dejado su fe católica para sumarse a otros grupos religiosos. Las ideas contrapuestas están resultando más atractivas para la gente y por ende toman la determinación de abandonar el catolicismo para entrar en otras sectas que parecen convicentes en sus ideales. Estas sectas no están gobernadas por Dios, en lo absoluto, sino por un hombre que maneja una gran verdad que es verosímil para quienes pertenecen a estos grupos.

La diferencia entre seguir el sentido del catolicismo a una secta es que el primero fue fundado por el propio Jesucristo. Para el segundo caso, no se sabe con exactitud en quién produjo la primera secta, ya que cualquier hombre natural tiene el poder de hacerlo real. El principal defensor de la Santa Iglesia es el Sumo Pontífice, el hombre de confianza que sucedió a San Pedro y que Cristo deposita toda la confianza posible para defender sus intereses.

No hay que dejarse engañar fácilmente, porque estos grupos al principio pintan un jardín de rosas, hablando sobre los mejores dones de Jesús y la Iglesia. Un buen síntoma para identificar una secta son las apreciaciones erróneas que estos sujetos refieren de la Biblia, con la intención de enamorar a estas personas y hacerles entender que manejan una verdad irreprochable.

Ellos tiene el poder de convencer a sus miembros que todo lo que dicen no es mentira, pero una buena pregunta para confrontarlos es: ¿Ustedes son católicos?

tenas para jóvenes católicos

Si evaden esta pregunta o intentan embelesar un discurso con la intención de cambiar el tema, es un indicio claro que no están adscritos a la religión católica.

En este caso, quien apenas está iniciando en este grupo, estará en su derecho de manifestar su incomodidad y que no tiene el más mínimo interés de pertenecer a esa secta. Ellos no son el elemento indicado para dar a conocer los mejores temas católicos para predicar, porque no están preparados para comprender los misterios que esconden las Sagradas Escrituras.

Un buen argumento respetuoso es alegar que es católico al igual que su familia, sin estar dispuesto/a en cambiar este paradigma para seguir una nueva religión que tan siquiera tiene un verdadero antecedente como para creer a ciegas que todos los dogmas que dictan son reales.

También puede alegar que es cristiano, pero con certeza en conocer bastante bien las diferencias entre ser cristiano y apostar al catolicismo. En los asuntos preliminares en cuanto a los temas para jóvenes católicos, es un derecho identificar un cristiano y un católico en su proceder.

Hay otro estilo de grupos que son cristianos y aman todas las bondades de su fundador, pero poseen errores al momento de documentarse para adoctrinar a sus miembros. Inclusive, son capaces de mezclar elementos entre el catolicismo y el cristianismo. Pero si algo hay que tener en cuenta es que el primer movimiento fue el catolicismo, propulsado por el propio Jesús. Esto es de tener en consideración en los apartados introductorios sobre los temas para jóvenes católicos.

El peor indicio que puede cometerse en un pseudo grupo católico es la exigencia de dinero con fines aparentemente positivos. Sin embargo, en la mayoría de los casos, estos integrantes son estafados por un “líder” que maneja la secta y aprovecha la situación para sacar una suma considerable de dinero para fines personales. Si está interesado en participar en un grupo católico, hay que formular una serie de preguntas internas, para comprender si vale la pena o no este ingreso:

  • ¿Será un grupo católico genuino? ¿Sus líderes estarán de acuerdo con las apreciaciones del Sumo pontífice?
  •  ¿Cada uno de los que pertenecen van a misa y poseen la mayoría de los sacramentos?
  • ¿Creerán que la Virgen María es madre de Dios y madre nuestra? ¿Conocerán a la Virgen de Guadalupe?
  • ¿Si ingreso a este grupo, pedirán que deje mis ideales atrás o una antigua creencia religiosa?
  • ¿Cuál será el tiempo estipulado que permanezca en estos grupos? ¿Si es mucho tiempo, será algo normal que permanezca muchas horas fuera de casa a cambio de dinero?
  • ¿Tendré la primicia de invitar a más personas para que pertenezcan a este grupo?
  • ¿Recibiré toda la información de este grupo automáticamente o me la dirán poco a poco?
  • ¿Podré hablar de estos grupos con mis familiares o amigos con total libertad?
  • ¿Si no estoy de acuerdo con las normativas del grupo, tendré la libertad de retirarme a tiempo?

Cita evangélica

“Guárdense de los falsos profetas, que vienen a ustedes con disfraces de ovejas, pero que por dentro son lobos rapaces”.

Propósito del mes

Para acompañar la fase iniciar en los temas para jóvenes católicos no hay nada mejor que cumplir con un Padrenuestro todas las noches. Si es de utilidad o para alejar el mal, en los hogares colocar un letrero que indique: “este hogar es católico”.

Tema 2: historia de la salvación

Respecto a este segundo tema para jóvenes católicos, es importante reflexionar con las siguientes interrogantes:

  • ¿Para qué creó Dios al hombre?
  • ¿Por qué y para qué ese motivo de creación?
  • ¿Cuál es la historia real de todos los seres humanos?
  • ¿De dónde proviene la vida?
  • ¿Qué tienen los católicos a favor para que el hombre crea en ellos?
  • ¿Cómo ha actuado Dios con los hombres desde principio de los tiempos?

El catecismo es muy importante para responder a todas las preguntas como parte de los temas para jóvenes católicos que deben conocer. Lo primero que nos enseña este libro es la relevancia que tiene la lectura del Génesis, como parte de la creación de todo lo que observamos a nuestro alrededor:

  • Dios creó todos los escenarios naturales como el campo, las flores, el agua y los animales.
  • También creó otros elementos espirituales como el alma, condensada en un cuerpo.
  • El hombre es la máxima creación de Dios, porque posee la combinación perfecta de cuerpo y alma.

Dios creó al hombre para que tenga la facultad de salvar su alma, en caso de estar cometiendo pecados y arrepentirse. El Altísimo quisiera que todos sus hijos estén junto a él, con la menor mancha posible de culpas y malos ejemplos. Hay que dejar en claro que existe el libre albedrío, por tanto el hombre puede portarse bien o mal en el transcurso de su vida. Del mismo modo, tendrá la potestad de aceptar o rechazar la salvación como parte del tramo final de los hombres en la vida terrenal.

Las primeras creaciones de Dios tomaron por nombre Adán y Eva. Ambos vivieron en un lugar bastante precioso conocido como el paraíso. En aquel lugar no abarcaban los sentimientos negativos, sino la felicidad y la templanza. Ese lugar que creó Dios al ver que era bueno, decidió poblarlo con un hombre y una mujer. Él obsequiaba todo lo indispensable para que sus huéspedes vivieran a gusto y sin carencias de ningún tipo.

Dios les recomendó a ambos que podían tomar todos los frutos de su paraíso, pero menos de un árbol bastante peculiar. Una pregunta que no está fuera de lugar es ¿Por qué la mayoría de árboles si y uno en especial no? Dios quiso probar la obediencia de sus primeros hijos.

Para tristeza de Dios, Eva fue la primera en retar esa obediencia o confianza que había depositado en su ser. Un día, ella se acerca hasta ese árbol prohibido para tomar una manzana. Gracias a este momento, el hombre se rebeló en contra de Dios y las puertas del cielo estuvieron cerradas para todos quienes quisieron acceder al mismo. Esto quiere decir que los hombres no podrían aspirar al Reino de Dios, ni vivir junto a él para siempre.

Dentro de los temas para jóvenes católicos, la historia de Adán y Eva es una prueba importante para la salvación. A pesar que ellos fueron los primeros en incurrir en el pecado, Dios nunca abandonó a sus hijos, porque prometió que otro hombre podría salvarlos, tratándose de su unigénito Jesucristo.

¿Cómo mandó Dios al mundo a su hijo?

Para que su primer fruto tuviese forma y fondo, se encargó de asignar a María para engendrarlo en ella. La obra de Dios resultó tan perfecta que envió a uno de sus ángeles para explicarle lo siguiente:

“Alégrate María, concebirás y darás a luz, un hijo a quien pondrás por nombre Jesús, El será grande y será llamado Hijo del Altìsimo”.

Posteriormente, el Espíritu Santo se posó sobre ella y quedó embarazada de Cristo. Lo más curioso de este caso es que María concibió a su hijo sin necesidad de intervenir su esposo, San José, sino gracias al Padre Celestial que intervino mediante el Espíritu Santo para hacer esta tarea una realidad. María durante toda su vida permaneció virgen, sin mancha ni pecado. Su castidad fue ofrecida a Dios como muestra de agradecimiento por la oportunidad de convertirse en madre.

Fue de este modo como Dios encausó a su hijo en el mundo entero para nuestra salvación. Por tal motivo, todos los 24 de diciembre la Iglesia Católica festeja junto a sus feligreses el nacimiento del Niño Jesús. Tal fecha es consecuente con el grito de navidad.

¿Cómo fue la vida de Jesús?

Los primeros años de Jesús resultaron cómodos, disfrutando del amor de sus padres y descubriendo el poder de la oración. Tuvo una vida de mucho trabajo, al seguir el ejemplo de su padre en los oficios de carpintería. Todo esto es conocido como su vida oculta, pero a partir de los 3o años se conoce como la vida pública de Jesús, iniciando así su camino gracias a la predicación en el desierto.

¿Qué fue lo que predicó Jesús? Sencillo, que el Reino de Dios existe y que los Tiempos de Gloria o salvación están por llegar, hasta el punto de abrirse el cielo. Una de las posibles ventajas para que el hombre obtenga su salvación es ajustarse a su voluntad, siguiendo sus dogmas, cumpliendo con las leyes de la iglesia. También está plena potestad de rechazar el pecado, en cualquiera de sus manifestaciones, porque ello será una condicional de acceder o no al cielo.

En las Sagradas Escrituras puede leerse con mayor detalle todo lo que Jesús predicó en el desierto para buscar la salvación de sus hermanos. Los buenos testigos son cada uno de los Apóstoles o caballeros de confianza, que estuvieron presentes en muchos episodios y dieron fe de sus palabras a través de la Biblia.

Los sacerdotes todos los domingos leen un pequeño paisaje bíblico que invita a la reflexión colectiva de todos los presentes. Cuando Jesús hizo su vida pública, fue el precursor de varios milagros, entre ellos el de la hija de Jairo.

Pero, ¿Qué hizo Jesús para salvar a todos los hombres y para abrir nuevamente las puertas del cielo para que ellos pudiesen entrar? Para eso y por voluntad propia, tuvo que cumplir con la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Este proceso fue tan humillante que Cristo fue azotado, coronado con un objeto de espinas y cargando una pesada cruz, un lastre que sobrepasó su peso corporal y producto de su debilidad, cayó en reiteradas ocasiones sobre el suelo.

No importa si estos temas para católicos adultos son enseñados a temprana edad. Todos deben conocer esta parte de la historia.

Jesús fue capaz de perdonar todos los insultos y humillaciones de sus verdugos. Uno en particular mostró compasión frente aquella imagen débil de Cristo, hasta el punto de regalar un poco de agua en un paño para saciar su sed. Cristo quiso morir en la cruz para salvar el pecado de los hombres.

Nadie lo cuarteó o persuadió para que desistiera de esta decisión. Por voluntad propia quiso morir, para que el cielo abriera su bóveda y así todos los hombres tuviesen la oportunidad de vivir con él eternamente.

¿Qué sucedió después de la muerte de Jesús? Resucitó al tercer día para declarar que su victoria fue segura, ahora todos los hombres están salvados y podrán entrar al Reino de Dios. Luego de decir eso, subió al cielo para estar sentado al lado del Padre para juzgar a vivos y muertos.

¿Ven ese amor sin límites que tuvo Dios para su creación? Él tuvo la capacidad de crearnos, pero a través de su único hijo tuvimos la oportunidad de salvarnos. Cuando Cristo se hizo hombre e inició su vida pública, con su decisión llena de sacrificio y amor puro, tomó el camino de la cruz para que así el cielo se abriera a sus anchas.

Por tal motivo, aprendido el segundo tema para jóvenes católicos, es pertinente elevar una gran oración como acción de gracias a Dios por lo bueno que ha sido con nosotros. Luego que Cristo abrió por segunda vez las puertas del cielo, el favor de acceder en él depende de cada persona. Una clave importante es ser bueno con el prójimo y huir de todos los elementos que conducen al pecado. No hay nada más hermoso que recibir el llamado de Dios para compartir junto a él la inmensidad del cielo.

Propósito del mes

Si una persona presta atención cada vez que reza el Credo, podría percatarse que en él se narra la historia de la salvación, cuyo protagonista es Jesucristo. Hay que prestar mucha atención a cada una de las frases y orar por lo menos una vez a la semana junto a la familia.

Tema 3: cuaresma y semana santa

Los católicos celebran cuaresma y semana santa con un mismo propósito: recordar con júbilo cómo fue la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Lo más trascendental de tomar en cuenta los cuarenta días y los póstumos a la semana santa es la conversión. Todos los católicos podrán acercarse a la iglesia más cercana para confesar los pecados ante un sacerdote y recibir el perdón de los mismos con ayuda de una penitencia.

¿Qué es el acto de conversión? Un proceso de remover todos los pecados en cuerpo y alma, para tener un acercamiento más sano con el Señor. Si una persona no ha cometido tantos pecados, entonces la conversión permite que sea mucho mejor en todos los rubros que desempeñe, siendo agradables para Dios, por supuesto.

¿Qué es el miércoles de ceniza?

Este día representa el inicio de la cuaresma, que sucede a los eventos de carnaval. Lo más oportuno es acercarse a la iglesia durante la misa de cenizas, para que el sacerdote realice la Señal de la Cruz con este material sobre la frente de los católicos. Asistir a esta misa nos enseña que somos polvo y en ello nos convertiremos al momento de morir. El cuerpo sufrirá una transformación hasta que quede convertido en cenizas reales.

El miércoles de ceniza deja como moraleja que lo material es efímero y puede perderse en un abrir y cerrar de ojos, como los negocios, el hogar, la escuela, el dinero, entre otros. Todo es temporal, todo se acaba y lo único que nos llevamos con la muerte son las acciones: buenas o malas. Esto dictamina si somos merecedores del cielo.

¿Qué es la cuaresma?

Es el lapso de cuarenta días y cuarenta noches que Jesucristo estuvo orando, predicando o cumpliendo con fabulosos milagros en el desierto. No bebía, ni ingería alimentos, por esta razón el diablo aparece en el camino para ofertar sus tentaciones que, por supuesto supo evadir con inteligencia y humildad. La cuaresma es una estación de tiempo que puede servir para tres cosas en particular:

  • Arrepentirse de todos los pecados cometidos.
  • Hacer la penitencia que el sacerdote ordene.
  • Convertirse en un ser mejor que en el pasado para optar a la aprobación de Dios.

Arrepentirse de los pecados

De vez en cuando es necesario realizar análisis retrospectivos acerca de cuáles y cuántos pecados se han cometido desde la última confesión. Hay que manifestar cada una de las fallas que en verdad duelen y suponen una ofensa para Dios, quien ha sido bueno con todo su prójimo creado. En tiempos de cuaresma es válido pedir perdón a Dios por haberle fallado y si estos pecados son beniales, sin duda alguna este perdón se concederá si en el corazón hay un arrepentimiento sincero.

Con prometer que no volverá a cometer esos pecados será suficiente para evitar la confesión. Si sucede el caso contrario, en cuanto a los temas para jóvenes católicos, si es urgente e indispensable que la persona acuda con el sacerdote de su comunidad para confesar sus pecados.

Este miembro es quien puede ofrecer el perdón en nombre de Dios bajo una penitencia que deberá cumplirse para completar este proceso. Hay que recordar que Dios nos ama y estará dispuesto de perdonar todo, así como Jesús lo hiciera con todas las ofensas en su nombre.

Hacer penitencia

Si realmente existe un dolor bastante profundo por los pecados y aún más, por ofender al Dios bueno, entonces corresponde reparar estas fallas. Una buena estrategia puede ser realizando sacrificios, del mismo modo en que Jesús lo hiciera para la salvación de todos. ¿Cómo puede hacerse un sacrificio? Ofrecer a Dios una actividad que esa persona ama, por ejemplo, evadir un platillo que guste comer, ser amable con el enemigo, hacer labores sociales, entre otros.

NOTA: Todos los días al despertar, la persona necesitada de confesar los pecados deberá preguntar: ¿Qué sacrificios puedo hacer para que Dios me perdone?

Convertirte

El acto de conversión representa un cambio sustancial en el modo de proceder de las personas. Son propósitos reales de dejar atrás la vida en pecado y ser mejor persona para el presente y futuro. Si alguien quiere cambiar, puede ofrecer estas intenciones todos los días, pero en cuaresma equivale a un plus por significar el tiempo de perdonar.

Para que este cambio sea efectivo, es importante visualizar qué horizonte explorar para ser mejor católico. Siempre es conveniente evaluar los propósitos diarios, hacer exámenes retrospectivos, indagar si efectivamente se cumplieron con los objetivos benignos. Si cuesta más de lo debido, entonces el arma a recurrir es a través de la plegaria, para pedir a Dios una mano para ser mejor y que no desampare a estos hijos, cuyo carril está desviado, pero pretenden enmendar sus errores.

Ayuno y abstinencia

La Santa Iglesia pide a todos sus hijos que hagan el ayuno en dos días específicos.

  • Miércoles de cenizas.
  • Viernes santo.

Es un acto de reducir al mínimo dos de las comidas fuertes al día. Lo más conveniente es hacerlo en la hora de desayuno, en comer un trozo de pan junto a un vaso con agua para honrar lo hecho por Jesús en el desierto. Esta acción tiene una edad comprendida entre los 18 y 60 años de edad, que están en el deber de guardar abstinencia en los días anteriormente señalados.

La abstinencia deja por fuera la ingesta de carne todos los viernes de la cuaresma, pero especialmente al viernes santo. Este alimento puede sustituirse con cualquier pescado sin problemas. Quienes deben guardar abstinencia deben ser mayores a 14 años.

¿Qué es la Semana Santa?

Representa el tiempo final y definitivo de la cuaresma. Es una semana en la que se vive a plenitud la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Este lapso temporal inicia con el domingo de ramos, indicando la llegada de Jesús a Jerusalén, reconocido por muchos como el verdadero Rey.

Durante la misa, todos los feligreses mantienen la costumbre de llevar un ramo de palma a la misa, como lo hacían los judíos. Para quienes conocen de los temas para jóvenes católicos, estas palmas quedan benditas luego de la eucaristía.

Jueves santo

Uno de los episodios que más relevancia debe tener en cuanto a los temas para jóvenes católicos son los sucesos desarrollados en este día. La iglesia y el público recuerdan con júbilo la última cena de Jesús con todos sus Apóstoles. Como Cristo estuvo consciente de su muerte, entonces preparó una ceremonia para homenajear a sus hombres de confianza, como muestra de afecto y gran amor por su prójimo, hace a sus caballeros los protagonistas de aquella cena.

En esta cena sale a relucir la verdadera importancia que tiene el acto de eucaristía, el consumo del pan como cuerpo de Cristo y el vino para simbolizar su sangre. Esta es una herencia que deja el Salvador para la Iglesia Católlica. Cada vez que una persona comulga en el recinto sagrado, es momento de pensar que Cristo está presente en esa hostia consagrada que, a su vez, es un regalo para el alma y espíritu.

Viernes santo

Luego de ocurrir todos los acontecimientos en la última cena, Jesús dispuso el tiempo restante que le quedaba para orar y por ello acudió al Monte de los Olivos. En ese sitio fue apresado por los guardianes de Pilatos. Los primeros minutos consistieron en un interrogatorio agudo para afirmar o no si es el Rey de los Judíos.

En vista de no obtener una respuesta que satisfaciera al Sumo Sacerdote, fue azotado bajo el clamor de un pueblo entero. Liberaron a Barrabás y condenaron a Jesús por voto popular, más que por decisión de Pilatos, que tuvo la oportunidad de salvarlo.

¿Cuánto habrá sufrido Jesús antes de su muerte y por qué? Siendo el Hijo de Dios no debió tener este dolor antes de su muerte, pero al tratarse de una decisión tomada, Jesús la tomó con dignidad y resignación. Fue la única opción para que Dios perdonara el pecado de todos y así estar en el paraíso junto a él.

Domingo de resurrección

Luego de morir, Cristo fue sepultado en una cripta en compañía de otros muertos. La magia comienza el domingo, cuando regresa de la muerte en señal de victoria por la misión que defendió hasta el final para salvarlos a todos. El domingo representa uno de días más felices para la comunidad católica, porque Cristo ha resucitado y con ello la oportunidad de estar en el Reino de Dios.

La muerte de Jesús es parte de los temas para jóvenes católicos en el que corresponde hacer hincapié, porque es el sinónimo de victoria, de regreso, de haber ganado sobre la maldad y la injusticia.

Propósito del mes

Más que ser los propósitos del mes, son las intenciones que todos los católicos deben tomar en cuenta para tener una buena Semana Santa:

  • Lunes: Leer algunas lecturas en la Bíblia
  • Martes: Recordar cómo fue la pasión, muerte y resurrección de Jesús.
  • Miércoles: Pensar en los pecados o defectos hasta el punto de convertirlos en dones.
  • Jueves: Agradecer a Dios por permitir el bendecido gesto de comulgar.
  • Viernes: Visitar la iglesia como muestra de acompañamiento por el dolor que sufrió Cristo en la cruz.
  • Sábado: Hacer algún tipo de sacrificio.
  • Domingo: Estar felices, porque Cristo ha resucitado. Rezar en familia.

Tema 4: la Virgen María

El cuarto tema para jóvenes católicos está relacionado con la Virgen María. En mayo, todos los hombres y mujeres pertenecientes al catolicismo celebran a sus madres. Es el mes dedicado a la virgen, aquella mujer elegida por Dios para sembrar su fruto, que posteriormente representaría la felicidad de todo un pueblo. Dios no se equivocó con María, al tratarse de la mujer más bondadosa que pudo haber conocido.

La vida de la Virgen María

Los padres de María responden por nombres de Joaquín y Ana. Ambos pertenecieron a la tribu de Judá que, finalmente, son descendientes posteriores de David, el Rey. Ella, al igual que su hijo, tuvo una infancia bastante tranquila de trabajo, ayuda a su aldea y oraciones constantes con Dios. La caracterizó un corazón bondadoso que no permitió negarse ante la negativa de alguno de su prójimo.

Una de las frases más constantes en ella es ser servicial con Dios, amarlo y respetar cada estatuto que prometa. Un día, en la aldea llegó un hombre llamado José, con los mismos valores morales que la virgen. Al poco tiempo, José le pide a María contraer matrimonio.

En cuanto a este cuarto tema para jóvenes católicos, sin estar casada con José, María recibe la visita de un ángel para anunciar algo muy importante que cambiaría su vida. Esto es lo que dijo al momento de encontrarla:

Dios te salve, llena de gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres. No temas, María has hallado gracia delante de Dios y concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, a quién pondrás por nombre Jesús”.

Muchos se preguntarán, ¿Qué hizo o dijo María frente a estas palabras reveladoras? Ella responde: “He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra”. No cabe duda que este momento entre María y el ángel es glorioso, porque deja acentuado que Dios es el Todopoderoso y pretende acciones buenas para con los demás. Más adelante la convirtió en la madre de Jesucristo, el hombre que salvará a las naciones del pecado original.

María pudo haberse detenido a pensar que lo que Dios estaba pidiendo era algo muy grande y complejo. Sin embargo, ella con mucha humildad accedió a la voluntad de Dios para ser madre. Esa es la misma actitud con que debemos responder cuando Dios nos solicita algo. Las excusas o evasivas no son bien vistas cuando él nos ofrece su Reino a cambio.

Para la virgen si resultó difícil explicarle a José que estaba embarazada, antes de casarse o mantener relaciones carnales con él. De este modo, el mismo ángel que habló con ella apareció en los sueños de José para decirle que no rechace a María ni a su hijo. Declara que será el hijo del Espíritu Santo y por ende, no es motivo para rechazarla como esposa.

Más adelante salió a relucir el buen hombre que es José, porque además de aceptar como esposa a María, también quiso a su hijo Jesucristo, como si él mismo lo fuese concebido junto a ella. La pareja con el nacimiento de Jesús prometieron a Dios votos de castidad durante el resto de su vida. Gracias a esta promesa, María no tuvo más hijos dentro de su matrimonio.

Sectas ajenas a la religión católica han intentado cambiar la versión sobre estos hechos. Estos grupos aseguran que María tuvo más hijos dentro de su matrimonio, pero la Santa Iglesia defiende desde principios de los tiempos su virginidad.

Las sectas se apoyan en el argumento que aparece en la Bíblia sobre los hermanos de Jesús, no obstante, en el idioma hebreo, arameo y árabe, el término hermano remite a los primos o parientes más cercanos de Cristo. La Iglesia Católica estipula que Jesús no tuvo más hermanos directos, porque María permaneció virgen hasta su muerte.

Su vida después de casada

Ella, como la mayoría de las mujeres que son madres, trabajaba desde el hogar, pero de un modo distinto a lo habitual. Muchas veces, María se olvidó de si misma para ver a través de sus ojos todo lo que hacía su esposo e hijo. Su caridad es tan grande que ayudó a su familia para ser mejores personas y sobre todo, no olvidó a Dios ni el gran favor que ofreció a cambio de traer al mundo al Salvador.

Con gran amor y alegría, María siempre estuvo al pendiente de su familia para que las cosas marcharan con amor y como Dios así lo dispuso. Su gran virtud es la paciencia y nunca negarse a algo que otros pidieran o que el mismo Dios solicitara. Ella aceptó con gozo todos los proyectos que Dios tenía para su familia, porque a partir del nacimiento del Niño Jesús, ella se convirtió en esclava de su voluntad.

¿Cuántas cosas se pueden aprender de la labor genuina de María? Bastante. Si ella fue capaz de sacrificarse todos lo días de manera diferente, todos pueden seguir su ejemplo para ser grandes madres. Esto debe enseñarse dentro de los principales temas para jóvenes católicos: el buen ejemplo de la Virgen María.

Un aspecto bastante interesante cuando se dan a conocer los mejores temas para jóvenes católicos es la serenidad con que María enfrentó una dolorosa verdad: la muerte de Jesús. Ella estuvo presente en su vía crucis, lo vio caer varias veces y finalmente morir para salvarnos.

Nadie sabe a ciencia cierta qué cosas pudo pasar por la mente de la virgen al momento de morir su hijo. La gran enseñanza aplica que todos los hombres deben afrontar sus dolores o penas con diligencia. Hay que sufrir con paciencia de las vicisitudes que la vida nos pone en el camino como muestra de esa valentía o gallardía que debe prevalecer en los corazones. En distintas ocasiones, estos sufrimientos nos ayudan a acercar más a Dios, para luego colmarnos de felicidad en su cielo.

Dogmas sobre la Virgen María

La Santa Iglesia enseña 4 dogmas que todos los dirigentes o público sometido a la fe católica debe aprender sobre la Virgen María:

  • La Inmaculada Concepción. Este dogma está relacionado con el acto que cometieron Adán y Eva en el paraíso. Producto de este error, todos los hombres al momento de nacer, vienen en mancha o conocido como pecado original. Para eliminar este pecado, todos los niños deberán ser bautizados, para que la Inmaculada Concepción actúen sobre ellos. ¿Qué quiere decir esto? Que la Inmaculada Concepción fue la única mujer concebida sin llevar consigo este pecado. Por ser la madre de Jesús, estuvo exenta de esta mancha.
  • La maternidad divina, dando fe que María es la verdadera madre de Jesucristo.
  • La perpetua virginidad, que indica que María nunca llegó a mantener contacto íntimo con José, su esposo.
  • Su llegada al cielo. María luego de morir, padece de la ascensión a los cielos, para estar en cuerpo y alma junto a su hijo.

Ahora que ha estado descrito el cuarto tema para jóvenes católicos, es pertinente concluir que María fue piedra angular para que la salvación de los hombres fuese posible. Al momento de dar a luz a su hijo, Dios ya tenía trazado un plan para borrar el pecado inicial cometido por Adán y Eva.

Ella es nuestra madre que nos cuida desde el cielo. Como muestra de ese infinito amor que todos los católicos sienten por su imagen, es conveniente elevar oraciones en su honor para agradecer la presencia humana y divina de Jesucristo en la tierra. Si los jóvenes católicos son un poco más inteligentes, pedirían una intercesión de María y Jesús, porque dicen que un favor a Jesús mediante su madre, será un favor cumplido, por ser su máximo tesoro.

Tema 5: los mandamientos

Son una serie de normativas dictadas por Dios para todos los hombres, cuyo fin es el ingreso al cielo con la menor carga de pecados posible. El propio Cristo lo declara en las Sagradas Escrituras como una condición: “Si quieres entrar en la vida eterna, cumple los mandamientos“.

Para entrar de lleno con estos temas para jóvenes católicos, un hombre llamado Moisés, conocido por ser uno de los jefes supremos de toda la comunidad de Israel, fue entrevistado por Dios en el Monte de Sinaí para entregar el decálogo que, en otras palabras, queda traducido como los 10 mandamientos de la Santa Iglesia. Moisés se hizo responsable para que toda la comunidad católica hiciera eco de estos mandamientos que se explicarán a detalle:

Amarás a Dios por sobre todas las cosas

Este primer mandamiento quiere decir que los católicos deben tomar a Dios como pilar fundamental en sus vidas. Está escrito que corresponde amarlo, respetar su voluntad y cumplir con la misión conferida en la tierra. Hacer lo que Dios pide es un gran acto de obediencia, en el cual justamente fallaron Adán y Eva. Este es el mal ejemplo que todos los fieles a Dios deben evitar para el goce absoluto del paraíso.

Cristo es el modelo perfecto que vino el mundo para enseñar a los hombres a valorar los 10 mandamientos. Es el claro ejemplo que si puede llevarse una vida decorosa que esté bajo el agrado en la vista del Señor.

¿Qué significa la frase “por sobre todas las cosas”? Que el hombre debe amar a Dios por encima de todo lo que le gusta, sin importar el sacrificio o el trabajo empleado. Puede demorar el tiempo que lleve a una persona para amar a estas doctrinas, pero al momento de hacerlo, debe transformarse en una gran prioridad.

No jurarás en nombre de Dios en vano

No hay mucho por decir respecto a este mandamiento, porque el título es lo suficientemente explícito. Aparte de amar a Dios, hay que respetar su nombre y los aspectos sagrados que él representa para toda la comunidad católica.  Por ejemplo, esos elementos sagrados tienen relación con la iglesia, sacerdotes, al Sumo Pontífice, entre otros.

Nunca es conveniente decir frases como “te lo juro por Diosito santo que..” y más si es para ofrecer falsos testimonios o mentir bajo su nombre. Las promesas y juramentos deben tomarse muy en serio y solo hacerlo si sabe que está diciendo la verdad y nada más que la verdad.

Jurar bajo el nombre de Dios es vano es tan estéril que está haciendo del Señor un testigo efímero de un hecho vacío o que no tiene trascendencia; peor aún, para difamar a otro hermano católico o sembrar intrigas que intente dañar a un colectivo. Tampoco es efectivo hacer una promesa aguda y posteriormente retractarse de ella o no cumplir con la misma, hasta cometer todo lo opuesto a ella.

Santificar las fiestas

Quiere decir que todos los buenos católicos deberán asistir todos los domingos a misa. Dios solo pide que para ese día dediquen al menos 2 horas en su honor, escuchando las reflexiones bíblicas del sacerdote y cumpliendo con la comunión.

Para todo hay una excepción y por ello, quienes están enfermos o no pueden acudir por motivos de fuerza mayor, podrán excluir de su calendario las misas de vez en cuando. De resto, la comunidad católica deberá acompañar al párroco de su parroquia en las misas y demás oficios religiosos que organice.

Posteriormente de ir a la iglesia, las personas generalmente optan por el descanso el resto del día, que en definitiva está bien para reponer energías y regresar a las labores cotidianas los lunes.

Ahora bien, ¿Qué otros días, aparte de los domingos, son idóneos para santificar las fiestas? El 1 de enero, por representar la víspera de año nuevo y simbolizar la maternidad de María.

El jueves de Corpus Christi, porque ejemplifica el buen momento en que Jesús hizo parte de nosotros la eucaristía. El 12 de diciembre es otra fecha primordial para ir a misa, porque es el santoral de la Virgen de Guadalupe, una de las advocaciones marianas más queridas por los mexicanos y el mundo entero.

Honrar a padre y madre

Para los temas para jóvenes católicos, es fundamental que los hijos sepan ser agradecidos por los padres que tienen, por ser un regalo de Dios para su llegada al mundo. La educación que reciban es gracias a ellos, pero la vida es ese regalo que en cuanto a las enseñanzas de los temas para los jóvenes católicos, es el máximo privilegio que el Altíimo brinda.

Aunque hombres y mujeres crezcan o sean adultos, deben un gran respeto a sus progenitores por el simple hecho de darles la vida, el alimento, la educación y el ser. La figura de los padres es razón suficiente para que en catecismo enseñen temas para jóvenes católicos de respeto y obediencia para ellos.

También es un deber de los hijos adultos en ayudar a sus padres cuando están en pleno cruce de la tercera edad o al ni depender de ellos mismos. La ayuda material es bienvenida, pero la que cuenta es la espiritual, hacerlos sentir bien y que no representan una carga para los hijos. ¿Cómo no brindar un poco de tiempo y amor a quienes dieron la vida por ti? Lo mejor es acompañar en el tránsito de la enfermedad o la imposibilidad de seguir siendo dependientes de sus acciones.

No matarás

Dentro de los mandamientos, incumplir con este es un grave pecado que difícilmente tenga perdón, a menos que haya un arrepentimiento real por esa falta cometida. Dios es el único que dispone de la vida y muerte en las personas.

Para el verdadero sentir de la Iglesia Católica, es un pecado mortal el aborto, porque bajo su punto de vista es matar a su propio hijo, cegar su vida antes de nacer. Aunque su nacimiento no se ha dado, ya ellos cuentan con un alma y son los futuros hijos de Dios. En caso de no querer hijos, la Santa Iglesia recomienda la protección para no dar a luz hijos no deseados.

Además, este mandamiento pide en los hombres lo siguiente:

  • No pensar en el suicidio, porque aparte del aborto, es otro de los pecados mortales a tomar en cuenta.
  • Respetar la vida y salud, por eso es preferible alejarse de los vicios y drogas.
  • Hacer la recomendación anterior, pero con la vida de los demás, sin secuestros, torturas, ni aplicando el terrorismo.
  • Dominar las pasiones, respetar la sexualidad y cuidar el cuerpo, por ser considerado como el templo de Dios.
  • Cuidarse de la prostitución o violación, porque conduce a la muerte en muchos casos, o al suicidio por no tener el valor de alejarse de ese mundo.
  • Una pareja en matrimonio deberá cumplir con la premisa de permanecer unidos hasta que la muerte los separe.
  • El adulterio o engaño en la relación es considerado como un pecado mortal.
  • El abuso sexual contra los hijos o familiares.

No robarás

Prosiguiendo con los temas para jóvenes católicos, hay que enseñarles a tomar lo que no es suyo. Así ese objeto sea codiciado o no tenga la importancia para su dueño, lo ideal es no tomarlo u olvidar que está en ese sitio. Lo más conveniente es ser equitativo en cuanto a los bienes, para no codiciar con los que son ajenos hasta el punto de robar.

No hay que dañar los bienes de otras personas por envidia o codicia. Cada quien tiene lo que merece por voluntad de Dios y lo ideal es conformarse con eso, que no resulta poco si viene del Señor. Con el salario justo y cumplir con las labores con responsabilidad, permitirá a la gente adquirir los bienes que tanto anhelan, sin incurrir en lo ilícito.

No mentirás

Decir la verdad es una acción noble que siempre dará fe de la buena voluntad y honestidad, como lo ha sembrado Dios en todos los corazones. Todos los dirigentes que enseñan los verdaderos temas para jóvenes católicos tienen que sostener que la mentira es una falsedad que ofende al Altísimo. Las injurias hacia otras personas con el propósito de comprometer sus vidas es un pecado mortal que es mejor evitar.

No consentirás pensamientos impuros

La inmoralidad dentro de los temas para jóvenes católicos es un hecho reprobable que todos debemos aprender. Consentir que el cuerpo quede sucumbido frente a la lujuria y el placer desenfrenado no está bien visto para los ojos de Dios. Lo mejor es controlar las pasiones y no flagelar el cuerpo con acciones que no van acordes con el catolicismo que hombres y mujeres profesan.

No codiciar bienes ajenos

Guarda una estricta relación con el mandamiento de no robar. Una medida para no desear lo que no es suyo es trabajar duro hasta conseguir lo mismo o mejores cosas para evitar este tipo de pensamientos.

(Visited 36 times, 1 visits today)

Deja un comentario