Concilio de Nicea: historia, objetivos, acontecimientos

El Concilio de Nicea, también conocido como Concilio Ecuménico I de Nicea o Primer Concilio Ecuménico, se celebró en el año 325, en donde participaron 318 obispos. Fue convocado por el emperador de Roma Constantino el Grande, en busca de realizar actos contra los arrianos. Entre los tratados primordiales que hubo están los arreglos en la cristológica en relación al Hijo de Dios y Dios Padre y el establecimiento de la fecha de Pascuas.

Concilio de Nicea

Concilio de Nicea I

El Concilio de Nicea I, fue un evento en donde participaron obispos cristianos. Se realizó el 20 de mayo y el 19 de junio del año 325. Ubicado en la ciudad de Nicea de Bitinia en el Imperio romano. En la actualidad la ubicación es en la provincia de Bursa en Turquía y es llamado en turco Iznik.

La convocatoria fue propiciada por el emperador de Roma Constantino el Grande I. Es considerado como el primer concilio ecuménico. Se debe mencionar que fue presidido por el obispo Osio de Córdoba, que se considera como uno de los legados del Papa.

Los principales elementos tratados y conciliados fueron los arreglos de la cuestión cristológica, en relación al Hijo de Dios y  Dios Padre. De igual forma, la construcción del Símbolo niceno, que se considera la primera doctrina en referencia al cristianismo uniforme.

También se decretó cual sería la fecha para celebrar la Pascua y la promulgación de los factores canónicos del cristianismo.

¿Qué sucedió en el Concilio de Nicea?

El Concilio de Nicea se considera el primer concilio ecuménico. En esta reunión participaron todos  los obispos que existían creyentes en el cristianismo. Se efectuó, pues la iglesia en ese momento contaba con una paz estable y además de ello, contaba con libertad para reunirse sin ningún problema.

Este proceso se realizó desde el 20 de mayo al 25 de julio del año 325. Se debe mencionar que entre los obispos participantes había algunos que contaban con señales de los castigos que sufrieron en sus cuerpos, por ser fieles al cristianismo. Pues esta situación se encontraba muy reciente.

El emperador Constantino I fue quien propicio la reunión. A pesar de que para esos tiempos aún no se había bautizado. Este fue quien dispuso los servicios de postas imperiales de los obispos que hicieron el viaje a Nicea de Bitinia. Pues se encontraba en la residencia de Nicomedia.

Para Constantino I esta reunión se relacionaba directamente a la victoria que tuvo contra Licinio en el año 324. Tras esto logrando la reunificación del Imperio romano. Es por ello, que se buscaba una unificación de la iglesia. Pues en ese entonces se encontraba atacada por la predicación de Arrio.

Sacerdote que negaba la divinidad que existe en Jesús. Esto pues desde el año 318 el sacerdote Arrio se decidió oponer al obispo Alejandro de  Alejandría. Es por esta razón que fue excomulgado para eliminar su participación en el sínodo de obispos en Egipto. Por esta razón Arrio se decide a huir Nicomedia, junto al obispo Eusebio.

Padres Conciliares

Los Padres Conciliares que representaban las figuras eclesiásticas con mayor relevancia fueron Osio, que era el obispo de Córdoba, que indica que presidia las sesiones. De igual forma, participo Alejandro de Alejandría, al que le colaboro el diácono Atanasio, Marcelo de Ancira, Macario de Jerusalén. También participaron Leoncio de Cesárea de Capadocia, Eustacio de Antioquía y también unos presbíteros que se consideraban como representantes del obispo de Roma.

De igual forma, participaron compañeros de ideas de Arrio, como lo fue Eusebio de Cesárea, Eusebio de Nicomedia, entre otros menos importantes. Los participantes en total fueron trescientos obispos que participaron en las discusiones.

Concilio de Nicea

Los compañeros de ideas de Arrio, también eran simpatizantes para el emperador Constantino I. Ellos tenían la idea de que en el momento en el que se expusieran sus puntos, en la asamblea les darían la razón.

A pesar de ello, en el momento en el que Eusebio  de Nicomedia tomo la palabra e indico que Jesús no era más que una criatura como todos nosotros. Por lo tanto, no era de naturaleza divina, en su gran mayoría sintieron que esa doctrina estaba totalmente alejada a la fe de los Apóstoles.

Para evitar este tipo de con funciones decidieron redactar la base del credo bautismal de la iglesia de Cesárea. Elemento que representaba un símbolo de fe que estaba totalmente ligado al cristianismo desde sus orígenes.

En esta se indica que Jesús es substancia del Padre que es Dios y de su luz verdadera. Todos los Padres Conciliares a excepción de dos obispos consideraron que ese Credo era el correcto, por ello, fue el que se publicó a partir del 19 de junio del año 325.

Celebraciones

Además del Credo en el Concilio de Nicea se fijó la fecha en la que oficialmente se celebraría la Pascua. Es por ello, que se realiza en el primer domingo después del primer plenilunio que ocurre en la primavera.

Siempre en busca de seguir una praxis dentro de la iglesia romana. De igual forma, se realizaron otras conversaciones con menor importancia para los creyentes cristianos. Pues tenían mayor importancia dentro del sistema eclesiástico que para los fieles.

Concilio de Nicea

De igual forma, se trató un tema sumamente delicado para la época, que se enfocaba directamente a la crisis arriana. Por ello, posterior a esto Eusebio de Nicomedia, conto con el apoyo de Constantino I para volver a su sede. De igual forma, Constantino I ordeno al obispo de Constantinopla que admitiera nuevamente a Arrio.

Además de esto, tras la muerte de Alejandro, paso a formar parte del episcopado Atanasio en Alejandría. Convirtiéndose en uno de los personajes con mayor importancia en el siglo IV. Esto se debe a que defendió la fe Nicea, a pesar de ello, fue enviado al exilio por el Emperador.

Arrianas

El historiador Eusebio de Cesárea, fue resaltante dentro de los que consideraban cierto las tesis arrianas. Es por ello, que exagero la influencia que tenía esta creencia en Constantino, justo en el Concilio de Nicea.

Si únicamente se plasmara esta idea estipulada se fuese creído que en el Concilio fuese tenido mayor relevancia las tesis arrianas. Es por ello, que se cree que esta forma de ver la situación es la versión sesgada de la realidad.

Se debe mencionar además que el Emperador Constantino I, fue quien propicio la celebración del Concilio de Nicea. Es por ello, que se transformó en una influencia importante para esta celebración.

Pero es sumamente importante dejar en claro que el no influyó según os registro en la formulación de fe que se hizo sobre, el Credo, fecha de la Pascua y los demás eventos comunicados en cuestión.

Concilio de Nicea

Es importante mencionar que no tiene ningún sentido que tuviese influencia, pues la inclinación de la línea arriana, considera que Jesús no es Dios, es más bien una criatura excelsa.

Convocatoria

La convocatoria se efectuó específicamente por la simpatía que existía por parte del Emperador de Roma Constantino I por el cristianismo. Se realiza, tras el Edicto de Milán del año 313. Lo que junto a Licinio, provoco la libertad de los cristianos para reunirse sin tener ninguna amenaza de muerte.

Posterior al 313 Constantino I procede a enfrentarse a Licinio, pues el dominaba la zona oriental del Imperio romano y tras ello, lo derroto en el 323. Es por ello, que procede a conciliar la reunión. Pues estaba consciente de las divisiones del seno del cristianismo.

Por esta razón tras la recomendación de Osio de Córdoba en ese año procede a realizar el Concilio de Nicea.  Es en este lugar en donde se busca establecer la paz para la religión cristiana.

Entre los propósitos del concilio estaba el resolver los problemas de la iglesia de Alejandría. Que se relacionaba directamente a la relación entre el Hijo y el Padre. Es decir, si Dios había engendrado a su hijo desde su propio ser o lo había creado de la nada.

Se debe mencionar que Alejandro de Alejandría y su discípulo Atanasio de Alejandría tomaron la posición que se conoce en la actualidad. Mientras el presbítero Arrio tomo la segunda opción.

Concilio de Nicea

Estos elementos eran los principales motivos de discusiones por parte de los cristianos. Alejandro y Atanasio consideraban que Jesús contaba con una doble naturaleza. Es decir la humana y la divina. Por esta razón se considera que Jesús era el verdadero Dios. Por otro lado, Arrio y el obispo Eusebio de Nicomedia consideraban que Jesús fue la primera creación de Dios, antes del inicio del tiempo, por lo tanto no era Dios.

Causas del concilio

La reunión que se realizó con el Emperador Constantino I y el pontifique, que tuvo ubicación en San Silvestre. Se efectuó con la idea principal de expresar la contrariedad que existía contra el arrianismo.

Además de ello, se ogro definir el contexto del verbo que había sido definido por parte de Atanasio, que era un diácono de Alejandría. De igual forma, se dio una sanción a tres sedes patriarcales encontradas en Roma, Alejandría y también Antioquía.

Por otro lado, se buscó extender la fecha en la que se debía celebrar la Pascua. También hablaron sobre el verdadero Hijo de Dios y la substancia del Padre, es decir el verdadero Dios.

Asistentes

Se considera este, como el primer concilio general de la historia de la iglesia creyente en Cristo. Siempre y cuando no se tome en cuenta el Concilio de Jerusalén del siglo I. Evento que reunió a Pablo de Tarso y a sus colaboradores que eras allegado a los apóstoles de Jerusalén, Pedro y Santiago el Justo.

Concilio de Nicea

Se debe mencionar que para el evento el Emperador Constantino I invito a unos 1800 obispos, que formaban parte del Imperio romano. Es decir, cerca de 1000 en el Oriente y otros 800 de la zona occidental de lo que cubría el Imperio. A pesar de ello, solo un pequeño número asistió.

Existieron tres estimaciones distintas, propiciadas por Eusebio de Cesárea, que contó con un apoyo de 250, Atanasio de Alejandría con 318 y Eustacio de Antioquía que tuvo un aproximado de 270 obispos apoyándole.

Después de esta situación Sócrates de Constantinopla registro un número superior a 300 y Evagrio de Antioquía, Hilario de Poitiers, Jerónimo, Dionisio el Exiguo y Rufino de Aquilea con 318. Esta última forma parte de la liturgia dentro de la iglesia ortodoxa y también la ortodoxa copta.

Origen

En su mayoría los obispos tenían origen oriental. A pesar de ello, participaron dos representantes del Papa Silvestre I que no había podido asistir por su edad. De igual forma, formaron parte de la reunión Arrio y pocos defensores de su teoría.

Se debe mencionar que la teoría contraria a Arrio fue sumamente defendida. De los cuales resalto Alejandro de Alejandría y Atanasio de Alejandría. Para poder llegar a Nicea, sitio en donde se celebró la reunión, al igual que retornar a sus sedes, se otorgó libre y gratuitamente la circulación y alojamiento por parte del Emperador. Participaros con dos sacerdotes y tres diáconos.

En su gran mayoría contaron con obispos orientales, entre los más resaltantes estuvieron Macario I de Jerusalén. Algunos Padres congregados como   Pafnucio de Tebaida, Potamon de Heraclea, Pablo de Neocaesarea, Eusebio de Nicomedia, Eusebio de Cesárea, Aristakes de Armenia, Leoncio de Cesárea, Jacobo de Nísibe, Hipacio de Gangra, Protogenes de Sárdica, Melicio de Sebastopolis, Aquilo de Larisa y Espiridón de Tremitunte.

Concilio de Nicea

De igual forma, participaron unos que se encontraban fuera del Imperio romano, como fue el caso de Juan de Persia e India, el obispo godo Teófilo y Stratophilus de Pitsunda de Georgia.

Entre los que formaban parte de la zona occidental del Imperio romano estaban Marcos de Calabria, Caecilianus de Cartago, Osio de Córdoba, Nicasio de Dijón y Domnus de Estridón.

También se encontraban los partidarios de Arrio como era el caso de Segundg de Ptolemais, Theong de Marmarica, Zphyrio, Dathes, Eusebio de Nicomedia, Paulino de Tiro,Actio de Lydda, Menophanto de Éfeso y Theognis de Nicea.

Controversia Arriana

Para Arrio la divinidad del Hijo no existía, es decir no eran Padre e Hijo una sola persona. Si Jesús nació, significa que hubo un tiempo en el que él no existía. Lo que expresa, que si él se convierte en Dios, hubo un tiempo en él no lo era.

Tras el Concilio de Nicea, se proclamó que las enseñanzas que esparcía Arrio eran herejía. Por lo tanto, no eran aceptadas por la iglesia, pues se acordó que Jesús es Dios y por lo tanto viene siendo la  misma esencia de Dios Padre.

El Credo

La primera parte de los siete artículos que forman parte del Credo fue efectuada y ratificada, bajo las discusiones efectuadas en el Concilio de Nicea. De igual forma, se lograron sancionar los privilegios de tres sedes patriarcales, ubicadas en Roma, Alejandría y Antioquía. En busca de que se extendiera correctamente las costumbres del cristianismo. Además de ello, se conversó y estableció la fecha de celebración de Pascua.

Concilio de Nicea

Resoluciones

A pesar de que existía por parte de Eusebio de Cesárea simpatía por la teoría de Arrio, él se adaptó a las decisiones del Concilio de Nicea. Aceptando por completo el Credo y fecha de Pascua.

Posterior a un mes de discusión solamente quedaron dos seguidores de Arrio que estaban contra lo decidido que era Theonas de Marmárica en Libia y Segundo de Ptolemais. Los otros estuvieron de acuerdo a pesar de que existían afirmaciones que no les parecían correctas.

Es por ello, que se considera que el Concilio de Nicea se pronunció en encontrar de los arrianos rotundamente, lo que provoco el destierro de algunos como el propio Arrio, Theonas y Segundo.

De igual forma se habló del cisma meleciano. Lo que tuvo como resultado que Melecio de Licópolis permaneciera en su ciudad de origen de Licópolis en Egipto. Sin embargo, no podía ejercer autoridad alguna. De igual forma no podía entrar a los alrededores de la ciudad con el propósito de dar órdenes. Melecio conservó su título a pesar de estas decisiones.

Es importante mencionar que los melecianos se unificaron con los arrianos y tras esto procedieron a causar más disensiones que se propagaron a mediados del siglo V. por otro lado, otras decisiones resaltantes se relacionaron a los patriarcados y diócesis relacionados a los rangos de sedes de Roma, Alejandría, Antioquía y Jerusalén, en donde los titulares pasaron a ser arzobispos.

Concilio de Nicea

Cánones

El Concilio de Nicea, tuvo el objetivo de promulgar veinte nuevas leyes de la iglesia basada en las leyes cristianas. Esta fue denominada cánones. Sin embargo, es importante mencionar que el número exacto de promulgaciones esta aun sujeto a debates. Es importante mencionar que estas son reglas de disciplinas inmutables.

El símbolo Niceno

En el mismo se refleja que existió una época en el que no fue y que antes de ser engendrado Jesús no existió. Además de ello, él fue hecho de la nada, para dejar claro a aquellos que profesan que el Hijo de Dios es cambiable o mudable.

Por ello se considera que Jesús se origina de otra sustancia que se relaciona directamente a la anatematiza de la iglesia católica.

Del bautismo de los herejes y del viático de los moribundos

Can. 8. Habla a plenitud de los novacianos, llamados también kátharos o puros. Que se acercan a la iglesia católica y apostólica. Este tipo de personas, deben confesarse y aceptar por escrito, que aceptaran y participaran correctamente de los decretos que tiene consigo la iglesia católica apostólica.

Deben además permanecer dentro de los elementos de clero. De igual forma, no deben negar la reconciliación de los desposados de segundad nupcias ni los lapsos caídos en la persecución.

Can. 19. Habla de aquellos que fueron paulinistas, para luego refugiarse dentro de la iglesia católica. Ellos deben ser rebautizados, si participaron en el clero deben aparecer irreprensibles e irreprochables.

Can. 13. Se habla de los que están para salir de este mundo, en donde se decreta que deben guardar también la antigua ley canónica. Es decir, que aquellos que se van de este mundo no se les debe privar del ultimo y necesario viático.

Posterior al desespero y la comunión, se podrá volver entre los vivos. De igual forma cuando se participa de la oración y la Eucaristía que es recibida por parte del obispo después de un examen.

El papel de Constantino I en el Concilio de Nicea

Constantino I simpatizo con el cristianismo, a pesar de ello, no recibió el bautismo hasta el lecho de su muerte. A pesar de ello, según registros se indica que ya se había convertido al cristianismo, tras la victoria contra Majencio en312.

Es importante mencionar que Constantino I declaro, que todo aquel que se negara a endosar el credo seria exiliado del Imperio romano. De igual forma, ordeno que todo lo implementado por Arrio se confiscara y se quemara. Además de ello, los seguidores de Arrio fueron considerados enemigos del cristianismo.

Defensores de la Ortodoxia

San Atanasio, que era Padre de la iglesia, considerado un valiente campeón de la ortodoxia. Fue obispo de Alejandría por diecisiete años, en el exilio.

San Basilio, escribió y hablo sobre el arrianismo. Puso al día la Divina Liturgia. Además de ello, resaltó como Padre de Capadocia. Ayudó a trazar el modelo, que expresaba la doctrina dirigida a la Santa Trinidad.

Los tres jerarcas

Los llamados tres jerarcas, son San Basilio, San Gregorio Nacianceno y San Juan Crisóstomo.

Consecuencias

Posterior al Concilio de Nicea, los debates relacionados al cristianismo prosiguieron por décadas. En donde Constantino I y sus sucesores se vieron implicados, apoyando o no las teorías de los arrianos y los patriarcas que realizaron las resoluciones en Nicea.

Tras muchos años fue el Emperador Teodosio quien estableció el credo del Concilio de Nicea como norma. Es tras esto que se realiza el Concilio de Constantinopla en donde se acordó añadir al credo al Espíritu Santo, lo que causo la doctrina trinitaria.

Si deseas leer un poco más sobre temas relacionados a esto, te recomendamos los siguientes artículos:

(Visited 877 times, 1 visits today)

Deja un comentario