Gnosticismo: ¿Qué es?, significado, filosofía, rituales

El gnosticismo comprende el conjunto de sistemas filosófico-religiosos fundamentados en los intentos que se han realizado para pasar de la fe al conocimiento como base para la salvación del alma. En este post te presentamos de que trata, sus características, qué es ser gnóstico, una breve historia y el gnosticismo actual.

¿Qué es gnosticismo?

Este es un movimiento filosófico desarrollado en los primeros siglos de la era cristiana, que nos habla de que podemos obtener la salvación gracias al conocimiento que se haya adquirido.

Tuvieron cierto auge los llamados movimientos gnósticos en los primeros años del cristianismo primitivo y por ello se tendió a confundirlos con éste. En las Frases del papa Francisco podemos obtener sabiduría para ponderar este tipo de doctrina.

El gnosticismo consistía en doctrinas sustentadas por los intelectuales cristianos de la época, quienes se basaban en que es alcanzable la salvación del espíritu a partir de la gnosis o conocimiento que se tenga.

Sin embargo, por posturas no fundamentadas y mal llevadas a cabo, con el transcurrir del tiempo, muchas de dichas doctrinas fueron catalogadas como pensamiento herético.

De acuerdo con Max Scheler, destacado filósofo alemán, quien proporcionó grandes aportes al desarrollo de la fenomenología, la ética y la antropología arfilosófica, el gnosticismo era la denominación que se le daba a toda doctrina que sostenía la necesidad de tener conocimiento (gnosis) para poder alcanzar la salvación.

Gnosticismo
Max Scheler, filósofo alemán

Los gnósticos pretendieron mantener su posición y defendieron sus creencias con postulados que fueron divulgando con ciertos fundamentos cristianos.

Ahora bien, ¿quienes son los gnósticos?

Primeramente, señalaremos que el nombre de “gnóstico” se deriva gnosis, el vocablo griego que, como ya hemos visto, significa conocimiento, por lo que los gnósticos son todas aquellas personas que adquieren un conocimiento especial y viven toda su vida de consciencia según éste.

Es de acotar que el término gnosis no es peyorativo, aun cuando en un tiempo adquirió esa connotación, cuando los propios Padres lo emplearon para referirse a ciertos herejes que violaron los principios y se alejaron de la fe. Esto sucedió mayormente entre los siglos II y IV.

El que primero los llamó de esa manera despectiva fue San Ireneo, quien se fundamentaba para ello en la herejía de Simón el samaritano, según lo que nos relata Hechos 8,9-24.

Algunos de los Santos Padres como Clemente de Alejandría y San Ireneo, refieren que la verdadera gnosis es el conocimiento que se debe tener de Jesucristo, el cual se deriva de la fe, tal cual lo planteó san Ireneo en AdvHaer IV 33:

“La verdadera gnosis es la doctrina de los Apóstoles”.

La fe versus el conocimiento

Según esta corriente, los practicantes de esta doctrina no se salvan por su fe en el perdón que les concede el sacrificio de Cristo, sino que la salvación se logra gracias a la gnosis, la cual es el conocimiento introspectivo de lo divino.

Para ellos, el conocimiento es el nivel superior de toda la creación y es mayor que la fe y no hay nada que lo supere. Así que ni la sola fe, ni la muerte de Cristo son necesarios para salvarse.

Los gnósticos sostienen que el ser humano es autónomo y se puede salvar a sí mismo. El ser humano debía, por ende, tener pleno conocimiento del significado del gnosticismo para poder comprender los fundamentos de sus creencias.

En el evangelio de María Magdalena es posible encontrar referencias a esta corriente filosófica-religiosa, el cual es un escrito apócrifo gnóstico que data de los años entre 30 y 180 d. C., del cual hoy se tienen solo algunos fragmentos.

El dualismo fundamental

En esta doctrina se mezclan de manera sincrética creencias orientalistas, así como postulados de la filosofía griega, sobre todo de la platónica.

Se trata de una creencia dualista que contrapone:

  • El bien contra el mal.
  • El espíritu frente a la materia.
  • El ser supremo frente al Demiurgo o materia.
  • El espíritu frente al cuerpo y el alma.

Principales características

Las características más resaltantes del gnosticismo cristiano se pueden resumir en los siguientes ítemes:

  • Fue pagano en sus raíces y se le llegaba a presentar como representación de su tradición más pura. Al respecto, es de señalar que se han encontrado textos gnósticos que parecieran anteriores al nacimiento de Jesús de Nazaret.
  • Se compone de una gran diversidad de doctrinas y “escuelas gnósticas”, por lo que no se puede hablar de gnosticismo puro, aun cuando hay aspectos comunes que comparten.
  • Contempla un proceso de iniciación.
  • Incluía gnósticos cristianos proclamados como testigos especiales de Cristo.
  • Estos testigos tenían acceso directo al conocimiento de Dios, a través de la gnosis o experimentación introspectiva que conducían al conocimiento de las verdades trascendentales.
  • Su carácter dualista era una división tajante entre la materia y el espíritu.
  • A la materia se le relacionaba con el mal y la perdición, mientras que a lo espiritual le correspondía lo divino y la salvación.
  • No se concebía que hubiera salvación alguna en la materia ni en el cuerpo.
  • Solo había salvación del hombre por la pequeña porción de divinidad que poseía que era el espíritu.
  • La salvación y la liberación dependían de: la conciencia del propio espíritu, de su carácter divino y de su acceso introspectivo a las verdades trascendentes sobre su propia naturaleza.

La gnosis y conocimiento de lo divino

En lo que al aspecto divino se refiere, la gnosis:

  • Constituía la forma suprema de conocimiento a la que solo accedían los iniciados.
  • Contemplaba las verdades trascendentes que producía la salvación.
  • Era casi empírica de lo divino: una experiencia interna del espíritu.
  • Según su cristología: la materia era el anclaje y origen del mal, por ello tampoco concebían que Jesucristo pudiera ser un ser divino y, a la vez asociarse a un cuerpo material, pues la materia lo contamina.
  • Por tal motivo, apareció la doctrina del Cuerpo aparente de Cristo, que planteaba que la Divinidad no pudo venir en carne, sino en espíritu, que mostraba a un cuerpo aparentemente material (docetismo o herejía cristiana de los primeros siglos del cristianismo, caracterizaba por considerar que el cuerpo de Jesús era aparente y que su humanidad no era verdadera).

Gnosticismo

  • Algunas de versiones gnósticas señalan a Jesucristo como un hombre vulgar, adoptado por una fuerza divina (adopcionismo).
  • Otras doctrinas aseveran que Cristo vino al mundo solo a transmitir a los espíritus humanos el principio del autoconocimiento para que sus almas se salvaran por sí mismas al liberarse de la materia.
  • Otras enseñanzas proponían incluso que Jesús no era un ser divino.

Se recomienda el texto Conoce a Jesús a fin de tener la debida inspiración para poder discernir sobre estos señalamientos.

Otras enseñanzas gnósticas

Entre estas podemos encontrar que:

  • Todo espíritu era divino, incluyendo la parte espiritual del hombre (el alma).
  • El hombre no necesitaba a nadie para salvarse a sí mismo.
  • Cristo solo vino a revelar esa verdad.
  • El creador de la materia (llamado Demiurgo), al multiplicar con su creación la materia, se volvería un ser malvado y opuesto al verdadero Ser Supremo del cual surgió.

Conclusiones éticas contrastantes

Entre las más resaltantes están:

  • Algunas corrientes afirmaban que era necesario el castigo y martirización del cuerpo, porque por el padecimiento de la carne, se obtiene la liberación del espíritu.
  • Otras corrientes concluían que, siendo la salvación dependiente solo de la gnosis del alma, era irrelevante como se comportara el cuerpo. Por tal motivo, no habría atadura moral y se liberaría a toda clase de goces.
  • Otras enseñanzas estuvieron opuestas a la multiplicación de la materia, por lo que la procreación era un acto condenable.
  • También existían doctrinas que, como el platonismo y las filosofías orientales, basaban sus creencias en el retorno cíclico de las almas a la prisión de la materia mediante la reencarnación.
  • El iniciado, igualmente, buscaba romper este ciclo aplicando la gnosis, mediante la iluminación, en las religiones orientales.
  • Instauración de jerarquías espirituales: En el nivel más alto de los seres existe un Dios, perfecto, inseparable, inmutable e inaccesible, cuya propia perfección hace que no esté relacionado con el resto de seres imperfectos.
    • Se continúa con una escala de seres derivados del primero hasta llegar al Demiurgo, que es el nivel más bajo.
    • El Demiurgo es la antítesis y punto de la degeneración progresiva de los seres espirituales.
    • Es el origen del mal, se caracteriza por su maldad.
    • El Demiurgo crea el mundo, la materia, con lo cual ata lo espiritual de los hombres a la prisión de la carne.
    • Se plantea una batalla entre el bien y el mal, entre la materia (apariencia) y el espíritu (sustancia).

Gnosticismo

  • Instauración de jerarquías humanas: En estas, el nivel más elevado estaban los iniciados, en los que predomina el espíritu.
    • Experimentan la gnosis y acceden así a la salvación.
    • Siguen en la escala el resto de los cristianos, caracterizados por el alma sensible y que se pueden salvar siguiendo a los primeros.
    • En el nivel más bajo están aquéllos que son mayormente cuerpo, por lo que se señala que no alcanzarán la salvación.

Historia y fuentes

La historia del gnosticismo incluye a varios personajes que proclamaban la existencia y veracidad de esta corriente filosófica.

Así se cuenta entre los gnósticos cristianos a Simón Mago, el cual aparece en una narración en el Nuevo Testamento en Hechos de los Apóstoles.

Otra de las más relevantes personalidades fue Valentín de Alejandría, quien llevó a Roma una doctrina gnóstica intelectualizante. Tuvo un rol preponderante en la vida pública de la Iglesia y por lo existoso de sus doctrina fue incluso considerado como posible obispo de Roma.

Otro gnóstico de renombre es Pablo de Samosata, autor de una célebre herejía sobre la naturaleza de Cristo.

Podemos también señalar a Carpócrates, quien fue el que concibió la idea de la libertad moral de los perfectos, lo cual, en la práctica, mostraba una ausencia total de reglas morales.

Por la amplia variación moral que se percibía en sus doctrinas, el gnosticismo comenzó a ser visto con desconfianzas y ciertas sospechas de acciones no apropiadas, por lo que en el año 180 d. C. el obispo Ireneo de Lyon lo declaró herejía, lo cual es compartido por la Iglesia católica.

El hallazgo del año 1945 de una biblioteca de manuscritos gnósticos en Nag Hammadi, cerca de Luxor, en el Alto Egipto. dan cuenta del más grande descubrimiento de textos antiguos de la Edad Contemporánea, que ha permitido contar con mejor conocimiento de estas doctrinas.

Antes solo se les conocía por citas, escritos, refutaciones, apologías y heresiologías (tratados sobres herejías), realizadas por Padres de la Iglesia.

Al conocer la Historia de Moisés encontraremos información valiosa sobre las creencias existentes en la época del cristianismo primitivo.

Neognosticismo

En tiempos más recientes se comenzó a estructurar un neognosticismo, también referido como gnosticismo moderno.

Este incluye una variedad de movimientos religiosos, que se fueron diversificando de la antigua sociedad helenística de la región del Mediterráneo.

Más tarde, en el siglo XIX se iniciaron las publicaciones de estudios populares, valiéndose de textos recientemente redescubiertos.

Se observó también en este período una reactivación del movimiento religioso gnóstico en Francia.

Con la biblioteca de Nag Hammadi, se incrementó la cantidad de textos disponibles sobre las bases de las creencias gnósticas.

Hallazgo en Nag Hammadi

El gnosticismo original contemplaba una serie de movimientos religiosos, que mayormente se definen como cristianos de las antiguas sociedades helenísticas del Mediterráneo.

A pesar de que no hay un consenso claro sobre sus orígenes, lo que si está claro es que muchas de estas corrientes aparecieron aproximadamente en el mismo tiempo de fundación del cristianismo a finales del siglo y continuaron hasta el siglo IV.

En ese entonces comenzó la represión contra estos grupos y sus escritos, considerados herejes o paganos.

Por ello, durante muchos siglos, no se supo de actividad de estos movimientos. La única información disponible eran las críticas de los que escribían contra esas ideas. Son escasas las citas que aún se mantienen de dichos trabajos.

(Visited 55 times, 1 visits today)

Deja un comentario