Gratitud, una virtud que muy pocos conocen

Uno de los valores más fácil de poner en practica la gratitud, el dar las gracias es una acción que no genera ningún costo económico y que puede generar una gran sensación de bienestar y satisfacción, igualmente genera mejores relación entre seré humanos.

Gratitud

¿Qué es Gratitud?

Robert Emmons, posiblemente el especialista científico líder a nivel mundial en gratitud, manifiesta que la gratitud tiene dos elementos que la componen y son clave, que se describen en un ensayo de Greater Good, “Por qué la gratitud es buena”. Primero escribe, “es una afirmación de bondad, afirmamos que hay cosas buenas en el mundo, regalos y beneficios que hemos recibido”.

En una segunda parte de la gratitud, explica, “reconocemos que los orígenes de esta bondad están fuera de nosotros mismos, reconocemos que otras personas, o incluso poderes superiores, si tienes una mentalidad espiritual, nos dieron muchos dones, grandes y pequeños, para ayudarnos a lograr la bondad en nuestras vidas”.

Emmons y otros estudiosos ven la dimensión social especialmente muy importante para la gratitud, “Lo veo como una emoción que fortalece las relaciones”, escribe Emmons, “porque requiere que veamos cómo nos han apoyado y afirmado otras personas”.

Debido a que la gratitud nos alienta no solo a valorar los regalos, sino también a pagarlos, el sociólogo Georg Simmel lo llamó “la memoria moral de la humanidad”, así es como pudo haberse desarrollado la gratitud, robusteciendo los lazos entre los integrantes de la misma especie que se ayudaron mutuamente, la gratitud es una virtud.

Beneficios de la gratitud

¿Qué debo hacer para vivir el valor de la gratitud? Existen 7 beneficios científicamente comprobados de la gratitud que lo motivan a dar gracias todo tiempo, constantemente.

Existen épocas del año donde gran cantidad de personas comienzan con  pensamientos de gratitud a pensar en todo por lo que tienen que estar agradecidos, aunque es bueno contar sus bendiciones en acción de Gracias, estar agradecido durante todo el año podría tener grandes beneficios en su calidad de vida.

Gratitud

De hecho, la gratitud puede ser una de las herramientas más olvidadas y a la que todos tenemos acceso todos los días, sembrar la gratitud no cuesta dinero y ciertamente no toma mucho tiempo, y los beneficios son enormes, las investigaciones revelan que la gratitud puede tener estos siete beneficios:

  • La gratitud abre las puerta a más relaciones, no solo decir “gracias” constituye los buenos modales, sino que muestra un aprecio que puede ayudarte a ganar nuevos amigos, según un estudio de 2014 publicado en Emotion.

El estudio demostró que agradecer a un nuevo conocido los hace más propensos a buscar una relación continua, entonces, ya sea que agradezca a un extraño por mantener la puerta o envíe una nota de agradecimiento rápida a ese compañero de trabajo que lo ayudó con un proyecto, reconocer las contribuciones de otras personas puede generar nuevas oportunidades.

  • La gratitud aumenta la bienestar físico, las personas que son agradecidas perciben menos molestias y dolores, manifiestan que se sienten más saludables que otras personas, según un estudio de 2012 publicado en Personality and Individual Differences.

No es sorprendente que las personas agradecidas también tienen más posibilidades de cuidar su salud, hacen ejercicio con más frecuencia y tienen más probabilidades de asistir a chequeos regulares con sus médicos, lo que probablemente contribuya a una mayor longevidad.

  • La gratitud mejora la salud psicológica, por ejemplo frases de gratitud laboral disminuye una gran cantidad de emociones dañinas, que van desde la envidia y el resentimiento hasta la frustración y el arrepentimiento, Robert A. Emmons, Ph.D., un destacado investigador de la gratitud, ha realizado múltiples estudios sobre el vínculo entre la gratitud y la prosperidad, su investigación confirma que la gratitud efectivamente aumenta la felicidad y reduce la depresión.
  • La gratitud mejora la empatía y disminuye la violencia, las personas agradecidas tienen más posibilidades de comportarse de manera pro-social, incluso cuando otros se comporten de forma menos cortes, según un estudio de 2012 de la Universidad de Kentucky.

Los participantes del estudio que obtuvieron un puntaje más alto en las escalas de gratitud tenían menos probabilidades de tomar represalias contra los demás, incluso cuando recibían comentarios negativos, experimentaron más sensibilidad y empatía hacia otras personas y un deseo disminuido de buscar venganza.

Gratitud

  • Las personas agradecidas duermen mejor, escribir en un diario de gratitud mejora el sueño, según un estudio de 2011 publicado en Applied Psychology: Health and Well-Being. Pase solo 15 minutos anotando algunos sentimientos de agradecimiento antes de acostarse, y es posible que duerma mejor y por más tiempo.
  • La gratitud mejora la autoestima, un estudio de 2014 publicado en el Journal of Applied Sport Psychology, encontró que la gratitud incremento la autoestima de un grupo de atletas, es un componente esencial para un rendimiento óptimo.

Otros estudios han demostrado que la gratitud disminuye las comparaciones sociales, y en vez de resentirse hacia las personas que tienen más dinero o mejores trabajos, lo cual es un elemento importante en la caída de la autoestima, las personas agradecidas pueden apreciar los logros de otras personas.

  • La gratitud incrementa la fuerza mental, durante años, los estudios han demostrado que la gratitud no solo disminuye el estrés, sino que también puede jugar un rol importante en la superación de un trauma.

Un estudio de 2006 publicado en Behavior Research and Therapy descubrió que los veteranos de la guerra de Vietnam con mayores niveles de gratitud reflejaron tasas más bajas de trastorno de estrés postraumático.

Otro estudio de 2003 publicado en el  Journal of Personality and Social Psychology descubrió que la gratitud fue un importante contribuyente a la resiliencia después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, reconocer todo por lo que debe estar agradecido, incluso durante los peores momentos de su vida, fomenta la resiliencia.

Todos tenemos la capacidad y la oportunidad de cultivar la gratitud, simplemente tómese unos minutos para concentrarse en todo lo que tiene, y en lugar de quejarse de todas las cosas que cree que se merece y deben tener, desenvolver una “actitud de gratitud” es una de las formas más simples de mejorar su satisfacción con la vida.

¿Por qué es importante la gratitud?

¿Qué es el valor de gratitud?, la gratitud no solo nos hace sentir bien, si se adopta la buena costumbre de la gratitud también puede ser favorable para nosotros, como ocurre con otras emociones o sensaciones positivas, experimentar agradecimiento consecutivamente puede tener un gran impacto positivo en nuestras vidas.

Los estudios sobre el cerebro muestran que las impresiones positivas son beneficiosas para nuestro organismo, mentes y cerebros, las impresiones positivas nos permiten observar más oportunidades y refuerzan nuestro ingenio para aprender y para tomar buenas decisiones.

Las impresiones positivas compensan las emociones negativas, las personas que sienten gratitud a menudo y que valoran las cosas, son más felices, están menos estresadas y menos deprimidas, la gratitud viene a ser como darle la vuelta a la tendencia a quejarse y a pensar en lo que no tenemos.

Una impresión positiva lleva a otra emoción positiva, cuando estamos satisfechos, también no sentimos felices, tranquilos, alegres, amables y cariñosos.

La gratitud puede ayudar a acciones positivas, cuando experimentamos agradecimiento por la amabilidad que una persona ha tenido con nosotros, es más probable que nosotros seamos amables con los demás, la gratitud también puede tener un efecto positivo en las acciones de los demás, expresarle agradecimiento a distintas individuos puede incrementar las probabilidades de que ese sujeto repitan el actos de amabilidad.

La gratitud nos ayuda a edificar mejores vínculos, cuando sentimos y expresamos gratitud y un reconocimiento sinceros hacia la gente con quienes nos relacionamos, esto genera lazos afectivos, que generan la confianza y contribuyen a que nos sintamos más cerca de los demás.

Cuando nos acostumbramos a sentirnos agradecidos, se incrementa nuestra conciencia sobre las cosas buenas cuando ocurren.

Desarrolla el hábito de la gratitud

A veces, las emociones acerca de la gratitud se suscitan de una manera espontánea, pero también podemos desarrollar esta clase de emoción de manera de liberada y un recuento activo de la suerte que podemos tener.

Se puede crear la costumbre de hacer un recuento de los buenos acontecimientos que nos ocurren solo con poner atención a todas y cada una de las cosas que te alegras de tener en tu vida. Bajar el ritmo y toma conciencia de lo que te rodea, por ejemplo: “¡Ah! ¡Qué cielo tan bonito tenemos hoy!”, “Qué increíble que es el mundo donde vivimos” o “Qué bien, Sara; qué suerte tuve de que ayer me ayudaras”.

Ser consciente de las cosas por las que te sientes agradecido solo es el primer paso para desarrollar la costumbre de la gratitud, pero también puedes probar otras cosas, como tomarte tiempo para dar las gracias a los demás o detenerte a contemplar el cielo lleno de estrellas, reflexiones sobre la gratitud.

Gratitud y deuda

La economía de la gratitud, se habla de “estar en deuda” cuando una persona se ve obligada a indemnizar a otra por algún favor recibido, algunas personas llaman a esta situación una “deuda moral”, aunque esta expresión se usa también cuando una persona debe resarcir a otra por un daño.

En cualquiera de los caso, mientras una deuda es siempre resultado de un favor explícito que debe ser pagado, la gratitud es la estima de un bien trascendente que ha sido recibido y, por lo tanto, este no puede ser pagado sino apenas correspondido.

Por ejemplo: una persona puede sentir gratitud por alguien que, simplemente, lo trató bien en un momento difícil o le brindo palabras de reconocimiento, lo cual se convirtió en inspiración para luchar y superarse, eso es impagable.

Gratitud en la religión

El lazo entre espiritualidad y gratitud se ha convertido recientemente en un tema de estudio popular, si bien estas dos características ciertamente no dependen entre sí, los estudios han encontrado que la espiritualidad es capaz de mejorar la capacidad de una persona para ser agradecida.

Por lo tanto, aquellos que recitan versículo de gratitud regularmente a servicios religiosos o participan en actividades religiosas tienen más probabilidades de tener un mayor sentido de gratitud en todas las áreas de la vida.

La gratitud se ve como una apreciada preferencia humana en las prácticas cristiana, budista, musulmana, judía, bahá’í e hindú, adorar con gratitud a Dios, es un tema habitual en estas religiones y, por lo tanto, el concepto de gratitud impregna textos religiosos, enseñanzas y tradiciones.

Por esta razón, es una de las impresiones más comunes que las religiones pretenden generar y mantener en los seguidores y se considera un sentimiento religioso universal, mensajes de gratitud a Dios.

Comparación con deuda moral

La gratitud no es lo mismo que el endeudamiento, si bien ambas situaciones se presentan después de la ayuda, el endeudamiento se produce cuando una persona percibe que tiene la obligación de reembolsar una indemnización por la ayuda.

Las impresiones llevan a distintas acciones, el endeudamiento puede motivar al beneficiario de la ayuda a evitar a la persona que los ha ayudado, mientras que la gratitud puede motivar al receptor a buscar a su benefactor y mejorar su relación con ellos.

Como motivador del comportamiento

La gratitud también puede utilizarse para fortalecer la conducta pro-social de futuro benefactores, por ejemplo, un experimento halló que los clientes de una joyería que fueron llamados y se les agradeció mostraron un aumento posterior del 70% en las compras.

En comparación, los clientes a los que se llamó y se les indico sobre una nueva venta, mostraron solo un incremento del 30% en las compras, y a los clientes que no se llamaron en absoluto no mostraron un incremento, en otro estudio, los clientes habituales de un restaurante dieron mayores propinas cuando los servidores escribieron “Gracias” en sus cheques.

Principales enfoques teóricos

Dentro de los principales enfoque desde distintos puntos religioso podemos mencionar:

Visión judía

En el judaísmo, la gratitud es una parte fundamental del acto de adoración y una parte de cada aspecto de la vida de un adorador, según la cosmovisión hebrea, todas las cosas provienen de Dios y debido a esto, la gratitud es extremadamente importante para los seguidores del judaísmo.

Las Escrituras hebreas están llenas de la idea de gratitud, dos ejemplos incluidos en los salmos son “Oh Señor mi Dios, te daré gracias para siempre” y “Daré gracias al Señor con todo mi corazón” (Sal. 30:12; Sal. 9: 1), las oraciones judías también a menudo incorporan gratitud comenzando con el Shema, donde el adorador declara que por gratitud, “Amarás al Eterno, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas” (Deut. 6: 5).

Una de las bendiciones cruciales en la oración central tres veces al día, la “Amidah”, se llama “Modim” – “Te damos gracias”, esta es también la única bendición que recita la congregación junto con el líder durante la repetición de la Amidá.

La oración final, el Alenu, también habla de gratitud agradeciendo a Dios por el destino particular del pueblo judío, junto con estas oraciones, los fieles recitan más de cien bendiciones llamadas berajot durante todo el día, en el judaísmo también hay un gran énfasis en la gratitud por los actos de bondad y bondad humana.

Visión cristiana

Se ha dicho que la oración de gratitud y en si misma, la gratitud moldea y da forma a toda la vida cristiana, Martin Luther se refirió a la gratitud como “Una actitud cristiana básica” y hoy todavía se la conoce como “el corazón del evangelio”, se alienta a los cristianos a alabar y agradecer a su creador.

En la gratitud cristiana, Dios es visto como el dador desinteresado de todas las cosas buenas y debido a esto, hay un profundo sentimiento de agradecimiento que permite a los cristianos compartir un vínculo común, dando forma a todos los aspectos de la vida de un seguidor.

La gratitud en el cristianismo es un reconocimiento de la generosidad de Dios que inspira a los cristianos a dar forma a sus propios pensamientos y acciones en torno a tales ideales, en lugar de simplemente un sentimiento sentimental, la gratitud cristiana se considera una virtud que da forma no solo a las emociones y los pensamientos, sino también a las acciones y los hechos.

Jonathan Edwards escribe en su tratado sobre afecciones religiosas, esa gratitud y agradecimiento hacia Dios están entre los signos de la verdadera religión, debido a esta interpretación, las medidas modernas de espiritualidad religiosa incluyen evaluaciones de agradecimiento y gratitud hacia Dios.

Allport (1950) sugirió que las intenciones religiosas maduras provienen de sentimientos de profunda gratitud y Edwards (1746/1959) afirmó que el “afecto” de la gratitud es una de las formas más precisas de encontrar la presencia de Dios en la vida de una persona, en un estudio realizado por Samuels y Lester (1985) se afirmó que en una pequeña muestra de monjas y sacerdotes católicos, de 50 emociones, el amor y la gratitud fueron la emoción más experimentada hacia Dios.

En las iglesias ortodoxas, católicas, luteranas y anglicanas, el rito más importante se llama la Eucaristía; el nombre deriva de la palabra griega eucharistia para acción de gracias.

Visión islámica

El libro sagrado islámico, El Corán, está lleno de la idea de gratitud, el Islam estimula a sus discípulos a estar agradecidos y expresar gracias a Dios en todas las circunstancias, la enseñanza islámica enfatiza la idea de que aquellos que están agradecidos serán recompensados ​​con más, un dicho islámico tradicional dice que “los primeros que serán convocados al paraíso son aquellos que han alabado a Dios en todas las circunstancias”.

En el Corán también se afirma en el Sura 14 que aquellos que están agradecidos recibirán más de Dios, muchas prácticas de la fe islámica también fomentan la gratitud. El pilar del Islam que pide oración diaria alienta a los creyentes a orar a Dios cinco veces al día para agradecerle por su bondad. El pilar del ayuno durante el mes de Ramadán tiene el propósito de poner al creyente en un estado de gratitud.

Diferencias individuales

Gran parte del trabajo reciente de estudio en psicológica, acerca de la gratitud se ha centrado en la naturaleza de la diferencia individual en la gratitud y las consecuencias de ser una persona más o menos agradecida, se han desarrollado tres escalas para medir las diferencias individuales en la gratitud, cada una de las cuales evalúa concepciones algo distintas.

El GQ6 mide las distintas individuales en la frecuencia e intensidad con la que las personas sienten gratitud. La escala de valoración mide 8 aspectos diferentes de la gratitud: apreciación de las personas, las posesiones, el momento presente, los rituales, el sentimiento de asombro, las comparaciones sociales, las preocupaciones existenciales y el comportamiento que expresa gratitud.

La rejilla evalúa la gratitud hacia otras personas, la gratitud hacia el mundo en general y la falta de resentimiento por lo que no tienes, un estudio reciente mostró que cada una de estas escalas en realidad mide la misma forma de acercarse a la vida, esto sugiere que las diferencias individuales en la gratitud incluyen todos estos componentes.

Hallazgos empíricos

Entre los hallazgos empíricos podemos mencionar los vinculados con el bienestar y con el altruismo.

Relación con el bienestar

Una gran parte del trabajo a comienzo del siglo 21, ha insinuado que las personas que están más agradecidas tienen niveles más altos de bienestar subjetivo, las personas agradecidas están más felices, menos deprimidas, menos estresadas y más satisfechas con sus vidas y vínculos sociales.

Específicamente, en términos de depresión, la gratitud puede servir como un amortiguador al mejorar la codificación y la capacidad de recuperación de las experiencias positivas, las personas agradecidas también tienen niveles más altos de control de sus entornos, crecimiento personal, propósito en la vida y autoaceptación.

Las personas agradecidas tienen formas más positivas de hacer frente a las situaciones difíciles que experimentan en la vida, y tienen más probabilidades de buscar el apoyo de otras personas, reinterpretar y crecer a partir de las experiencias, y dedicar más tiempo a planificar cómo abordar el problema.

Los individuos agradecidos también tienen estrategias de afrontar situaciones negativas, siendo menos propensas a tratar de evitar el problema, negar que exista un problema, culparse a sí mismas o enfrentar el uso de sustancias.

Las personas agradecidas y el valor de la gratitud para niños reportan duermen mejor, y esto parece ser porque piensan menos tiene menos pensamientos negativos y más positivos justo antes de irse a dormir, numerosos estudios sugieren que las personas agradecidas tienen más probabilidades de tener niveles más altos de felicidad y niveles más bajos de estrés y depresión.

Además, la gratitud de una persona puede proteger la satisfacción de la relación de su pareja, si bien muchas emociones y rasgos de personalidad son importantes para el bienestar y la salud mental, existe evidencia de que la gratitud puede ser especialmente importante.

Primero, un estudio longitudinal mostró que las personas que estaban más agradecidas afrontaron mejor la transición de la vida, específicamente, las personas que estaban más agradecidas antes de la transición estaban menos estresadas, menos deprimidas y más satisfechas con sus relaciones tres meses después.

En segundo lugar, dos estudios recientes han sugerido que la gratitud puede tener una relación única con el bienestar y puede explicar aspectos del bienestar que otros rasgos de la personalidad no pueden tener, ambos estudios mostraron que la gratitud podía explicar más bienestar que los Cinco Grandes y 30 de los rasgos de personalidad más comúnmente estudiados.

También se ha demostrado que la gratitud fomenta la salud física, por ejemplo, en un estudio, si los adolescentes escribían cartas de agradecimiento a otras personas durante más de un mes, estaban más inclinados a comer alimentos más saludables.

Probablemente, cuando las personas se sienten agradecidas, sienten la obligación de corresponder los esfuerzos de otras personas, por lo tanto, en lugar de consentir y sacrificar su propia salud, un comportamiento que desestimaría los esfuerzos que otras personas invirtieron en ellos, pueden sentirse obligados a vivir una vida más saludable.

Alternativamente, la gratitud tiende a provocar emociones positivas, y estas emociones positivas tienden a desviar la atención hacia posibilidades favorables en el futuro, las personas se vuelven más propensas a participar en comportamientos que podrían beneficiar este futuro, como una alimentación saludable.

Relación con el altruismo

También se ha demostrado que la gratitud mejora las tendencias altruistas de una persona. Un estudio realizado por David De Steno y Monica Bartlett (2010) encontró que la gratitud está correlacionada con la generosidad económica. En este estudio, utilizando un juego económico, se demostró que el aumento de la gratitud medía directamente el aumento de las donaciones monetarias.

Si te pareció interesante este artículo te invitamos que visites los siguientes enlaces:

(Visited 11 times, 1 visits today)

Deja un comentario