Religiosidad popular enemiga del evangelismo

La religiosidad popular son ceremonias y ritos espirituales populares que están conectadas a las actividades pastorales de la Iglesia limitan en algunos aspectos la comunión verdadera con Dios, conoce más de este interesante tema leyendo el siguiente artículo.

Religiosidad popular

Religiosidad Popular

Desde hace muchos años se viene observando como en el sentir cultural de muchos pueblos alrededor del mundo, se realizan ceremonias y ritos donde involucran imágenes y figuras espirituales relacionadas con la Iglesia católica, otras manifestaciones religiosas incluso consideran a otras corrientes espirituales milenarias dentro de sus ritos y creencias.

En Latinoamérica estas manifestaciones se dan con mayor profundidad, y vemos como en muchas localidades y pueblos diversos, se adoran santos, vírgenes, imágenes, figuras exóticas y hasta animales relacionados con la Iglesia católica sincretizadas con las creencias históricas de un determinado lugar, estas tradiciones han ido naciendo en la medida que se han ido fomentando ideales paralelos religiosos.

Con el pasar de los años, han aparecido muchas tradiciones no reconocida, las cuales están relacionadas con apariciones, iluminaciones y presencia de algún tipo de personaje celestial, que le otorga a la persona poderes e incluso le indica algunas acciones que debe tomar para llevar cabo una acción espiritual relacionada incluso en conexión con la iglesia.

Algunas situaciones como las apariciones y la presencia de figuras celestiales como ángeles, santos y vírgenes católicos han sido reconocidas por la iglesia, sin embargo una gran mayoría aún se encuentran en investigaciones y análisis, con el objeto de determinar si realmente estas apariciones y milagros forman parte de la cultura católica y tienen alguna formación real.

El arraigo a las creencias religiosas populares en muchas regiones del mundo están más afianzadas en el pueblo que las propias creencias religiosas católicas, vemos incluso  como pequeños pueblos mantiene desde hace varios años, actividades religiosas paralelas a las que conmemora la religiosidad católica.

Otros están totalmente identificados con este tipo de religiosidad, sus nombres y términos usados en las creencias establecidas se basan en función de la tradición religiosa, sin embargo este tipo de creencias son consideradas como supersticiosas.Religiosidad popular

La religiosidad oficial utiliza argumentos basados en investigaciones reales, donde teólogos y filósofos de la tradición cristiana pertenecientes a la Iglesia católica, han realizado investigaciones in situ, para obtener resultados y decidir qué tipo de tradición puede ser aceptada por la élite de la Iglesia.

Diferencia y legalidad con el catolicismo

Se pueden establecer algunas diferencias donde los creyentes intentan saber si es cierta una creencia en las religiosas popular y por qué no es aceptada por la legalidad eclesiástica veamos:

La religiosidad oficial establece como importancia la manifestación hacia lo sagrado (hierofanía), mientras que la religiosidad popular se establece en función de prácticas rituales  que en la mayoría de los casos se manifiesta en función de situaciones sobrenaturales, sin explicación lógica.

Las creencias oficiales se transmiten a través de mecanismos de comunicación y socialización, así como las instituciones que conforman la Iglesia, templos, capillas etc. Por su parte la religiosidad popular masifica las creencias a través de familias amigos y mediante vivencias colectivas como festividades, peregrinaciones, romerías, procesiones, ritos variados.

La religiosidad popular manifiesta la fe de vida a través de hechos individuales, donde el testimonio es individual y personal, que no consigue explicación real o verificación del suceso, de allí que carezca de certeza.

La iglesia católica cuenta con la palabra, que se encuentra descrita en la Biblia, y sirve de base para mostrar al mundo que Dios es la forma en la cual todo ser viviente debe venerar.

Religiosidad popular

La Iglesia mantienen la formación constante de sacerdotes clérigos en seminarios internos que son administrados por la propia iglesia, y son los que en futuro le darán las bases de mantenimiento, mientras que el religiosidad popular no existen lideres espirituales específicos, se manifiestan a través de consecuciones y paso de conocimiento de generación en generación.

Con respecto al lenguaje y al tipo de comunicación que e se usa en este tipo de religiosidad, podemos apreciar que se manifiesta en función de las tradiciones relacionadas con los lugares donde se hace la manifestación, existen diversas formas de plantear las acciones de los fieles donde la peculiaridad de la zona establece algunas formas de expresión.

Veamos por ejemplo cómo un mismo santo venerado en México por ejemplo tienen unas características de su historia muy diferentes a las planteadas por el mismo santo en Venezuela, estas diferencias de lenguaje y el contenido de fondo no interfieren en la profundidad de la fe.

De manera que la iglesia determina la base y el concepto biográfico del santo sin importar el contenido de las historias, sean estas un tanto diferente, el ejemplo más claro es San José, uno de los santos más venerados en la religiosidad popular, esta veneración se lleva cabo  en una gran cantidad de regiones.

Sin embargo vemos que la biografía es idéntica en todas las devociones, pero cuando observamos su profundidad espiritual apreciamos que los fieles piden y solicitan favores de diversas índoles, manteniendo la creencia y manifestación exclusivamente para esos favores.

La iglesia no determina para qué puede servir un santo o una figura espiritual, sólo mantienen criterio de espiritualidad en ellos basados en la fe y que son los portadores de la palabra de Jesús que los llevara al camino de la vida eterna.

Llama la atención sin embargo que las creencias han permitido dar a las personas sentido a su vida a través de la fe, el mensaje que se expresa en la religiosidad popular llega directamente al corazón de los fieles.

Opiniones diversas

En muchas investigaciones religiosas e incluso historiadores de varios continentes han descrito como ha ido evolucionando la religiosidad popular, su influencia en las personas y cómo y bien se ha convertido en una especie de piedra en el zapato para la Iglesia.

El documento eclesiástico llamado “Instrumentum laboris”, promovido por la propia Iglesia hace algunos años hacer referencia a la religiosidad popular, en él se habla de cómo se han fortalecido estas tradiciones:

“Todavía se conservan muy vivas las tradiciones de piedad y de religiosidad popular cristiana; pero este patrimonio moral y espiritual corre hoy el riesgo de ser desperdigado bajo el impacto de múltiples procesos, entre los que destacan la secularización y la difusión de las sectas.

Sólo una nueva evangelización puede asegurar el crecimiento de una fe límpida y profunda, capaz de hacer de estas tradiciones una fuerza de auténtica libertad. La Iglesia tiene necesidad de no perder el rostro de Iglesia doméstica, popular”.

El papa Paulo Vi expresó en su encíclica “Evangelii nuntiandi”que la religiosidad popular es una vía de evangelización que no puede dejar a la iglesia con situaciones de insensibilidad. Para el papa la religiosidad popular tienen límites, se estanca en manifestaciones culturales, donde jamás llega realmente a cohesionarse con la fe.

Sin embargo plantea que esto no quiere decir que carezca de orientación, porque ayuda a la evangelización y se mantiene sobre bases muy firmes, manifestadas como la verdadera expresión de  los pobres y personas sencillas.

Mantiene un comportamiento de atributos muy vinculados a Dios, tales como la providencia, la paternidad, el amor y la constancia, potencia actitudes internas que estimulan a las personas, permitiéndoles la identificación con imágenes católicas como la cruz y algunas imágenes divinas.

El cristianismo es una de las religiones más populares del mundo, los fieles relacionan y mezclan sus tradiciones eclesiásticas con la cultura religiosidad popular, la iglesia tiene conciencia de la importancia que representa esta manifestación en estos últimos años, donde es valorada con un elemento espiritual que contiene riqueza y está llena de fe.

La conformación de la religiosidad popular debe ser conocida por todos los integrantes de la Iglesia, sacerdotes y agentes pastorales, quienes deben estar dispuestos a colaborar con una manifestación que tienen mucho arraigo en el pueblo. Quienes buscan de la misma forma en su mayoría a Dios cuando asisten a la Iglesia.

Algunos consideran que se populariza gracias a la apertura de la trascendencia en Dios, para otros es simplemente una presencia divina de inspiración que busca directamente a los verdaderos hijos de Dios. Esta creencia se mantienen incluso en muchas regiones que tienen como base principal las tradiciones de la Iglesia sincretizadas con las culturas y creencias folklóricas de una región.

El movimiento mariano respeta estas tradiciones, donde muchos inspiradores han dado muestra de apariciones de la virgen que todavía no han sido canonizadas o presentadas como verdaderas por la iglesia,

la idiosincrasia de cada región ha permitido darle un color específico a cada manifestación, vemos como por ejemplo en Latinoamérica la presencia de la virgen ha sido una forma particular de presencia divina sin estar vinculado la Iglesia.

La fe cristiana se encuentra en cada pueblo del mundo, y son muy pocos las regiones donde se manifiesta una religiosidad popular basada en otra religión, muchas culturas consideran que la verdadera pasión de Dios se encuentra en estas tradiciones.

Se han observado creyentes que a través de la compasión y el fervor espiritual, se abocan a las tradiciones populares por encima de las devociones cristiana tradicionales.

El catecismo de la Iglesia dice: 

 “El sentido religioso del pueblo cristiano ha encontrado, en todo tiempo, su expresión en formas variadas de piedad en torno a la vida sacramental de la Iglesia: tales como la veneración de las reliquias, las visitas a santuarios, las peregrinaciones, las procesiones, el vía crucis, las danzas religiosas, el rosario, las medallas, etc.”

Lo interesante de la religiosidad popular es que tiene características importantes que la diferencian de la religiosidad cristina legal de la iglesia, utiliza incluso un lenguaje y una forma de comunicación única particular, incluso símbolos y ceremonias muy diferentes a las de la Iglesia católica.

Sin embargo la Iglesia jamás ha considerado a la religiosidad popular un enemigo ni una actividad que pueda disminuir o destruir las acciones de su movimiento, se han encontrado  situaciones donde las diferencias han intentado crear adversidades, pero como todos sabemos, l Iglesia y la religiosidad popular se nutren una de otra.

Las expresiones populares en el continente

La religiosidad popular ha mantenido por muchos años su capacidad de convocatoria, donde involucra a un gran número de personas, quienes se identifican realmente con creencias y culturas autóctonas, relacionadas con las divinidades celestiales.

En Latinoamérica están representadas por manifestación locales que tienen particularidades diferentes, desde el norte de México hasta la Patagonia en Argentina, se consigue un gran abanico de religiosidad popular, que si las describimos en su totalidad llevaría años para su edición y presentación.

La religiosidad popular está muy relacionada con las festividades, el jolgorio y la alegría, muchos pueblos y ciudades dedican incluso semanas enteras en celebraciones religiosas que involucran a todos los que viven en las propias localidades, algunos los pueblos se paralizan y la dedicación a la celebración es un acto de gran envergadura.

En la mayoría de los pueblos son llamadas fiestas patronales ya que generalmente algunos santos y vírgenes llevan el nombre de ellos, y se utilizan las fechas de su nacimiento o la conmemoración de la beatificación, estas fiestas son manifestaciones de fe donde incluso la Iglesia católica tiene una participación importante.

La religiosidad popular es una fe sencilla que busca encarnar en el culto que se rinde a Dios de diversas formas, se expresa en la propia fe cristiana de quien recibe todo su materia y fuente principal.

Su importancia en las culturas de los pueblos donde se encuentra arraigada, radica precisamente en eso, que puede llegar a los lugares más remotos del planeta, incluso donde misma iglesia y otras corrientes espirituales no llegan.

La importancia de este movimiento radica en que siempre está en la búsqueda de Dios, a través de los diversos santos, la virgen y jesucristo  que manifiestan en sus ceremonias peregrinaciones y diversos ritos.

Organizaciones mundiales han determinado a muchos movimientos religiosos populares como acervos culturales y patrimonios de la humanidad, con la finalidad de darle protección a través de los años.

Estas acciones son importantes, porque en algunos países tradiciones religiosas han desaparecido, y no han podido recuperarse, solo han quedado algunos vestigios de su existencia, él mismo hombres con sus guerras e invasiones ha ido destruyendo creencias culturales religiosas e incluso destruido estructuras de un valor histórico importante que habían sido construidas para fomentar su crecimiento.

La espiritualidad en el hombre existe desde hace muchos años, el cristianismo se afianzó como la corriente espiritual más fuerte del planeta, y en su actualidad desarrolla la formación de diversa formas para el crecimiento de la misma, una de esas formas es el apoyo y la observación de la religiosidad popular.

Todos los continentes del mundo mantienen creencias y tradiciones propias donde se desarrollan actividades y ritos diversos, en áfrica se observado  movimientos espirituales que poco a poco han ido adaptando a las forma del catolicismo, a pesar que la influencia de esas religiones han crecido en otros continentes.

La menor cantidad de movimiento religioso popular se encuentra en Europa donde existen pequeños grupos de franciscanos, monjes y clérigos que han tratado de mantener creencias  provenientes del tiempo medieval, en una época donde la iglesia estaba intentando consolidarse.

América latina es un caso interesante, se han venido desarrollando miles de actividades religiosas que con la llegada de los colonizadores se mezclan culturas y logran imponer tendencias propias donde han mantenido la fe cristiana como una de las más importantes del  mundo.

La importancia que revisten las manifestaciones de la religiosidad popular llegan a niveles donde son capaces de movilizar millones de personas en diversas peregrinaciones, en Portugal, México, Colombia y Venezuela, por solo nombrar unos países.

Por todas partes se pueden observar devociones a la virgen María y otros santos de la Iglesia donde la fe católica se afianza y cada año se observó un acercamiento importante.

A pesar de contar con santos y la bendición del virgen, la tradición de la religiosidad popular se basa generalmente en las ideas de jesucristo, donde se realizan diversos misterios relaciones su vida, un claro ejemplo de estas devociones lo representa la Navidad, en la cual uno de los misterios de Jesús donde se describe todos los acontecimientos relacionados con su nacimiento, se conmemora con gran devoción.

Basados en ellos, la religiosidad popular en Latinoamérica realiza una serie de expresiones  que vinculan las fiestas del 25 de diciembre (Fecha del nacimiento de Jesús según el catolicismo), con las tradiciones de los pueblos, se oyen, villancicos, aguinaldos, cabalgatas de reyes, comidas elaboradas específicamente para ese día, bebidas y un sin fin de actividades relacionadas con la llamada natividad del Señor.

Por otro lado en el continente se celebran de una forma muy espiritual las festividades relacionadas con la pasión y muerte de Jesús, durante una semana la Iglesia se una a las tradiciones de muchos pueblos para conmemorar uno de los misterios más importantes de la eucaristía, la vida, pasión y muerte del Mesías.

El nazareno es una figura que se ha hecho muy popular en todo el mundo y sobre todo en  Latinoamérica, se conmemora en su nombre la tradición de las procesiones y alabanzas, incluso en algunas regiones la Eucaristía recibe algunos cristos de color negro que buscan una forma de revivir la tradición ancestral de cómo los esclavos negros llegados de África  fueron evangelizados.

En países como Venezuela también se encuentran varios santos de color, San pedro es uno de los más tradicionales, así mismo en varias regiones se venera al santo negro llamado San Martin de Porras. No obstante la celebración del Corpus Christi representa una ofrenda a Jesús y una derrota espiritual del diablo.

En algunos lugares se pueden observar bailes y celebraciones donde se involucra la figura del diablo el cual para muchas creencias en la  religiosidad popular es solo una forma de castigar al demonio.

En varios países la veneración a la virgen representa una de las tradiciones más importantes del movimiento religioso popular, en México se realiza la tradicional de la veneración a la virgen de Guadalupe.

Esta virgen es considerada la patrona de Latinoamérica y congrega a más de 5 millones de personas anualmente. En otros países se llevan cabo ceremonias similares donde la generación popular hacia la madre de Jesús congrega a multitudes, tal es el caso de Venezuela y Colombia.

El marianismo representa la manifestación de religiosidad popular más importante dentro de las celebraciones de la Iglesia, en nombre de ella se realizan a nivel mundial oraciones, novenas y plegarias, así mismo se han construido miles de conventos, colegios, capillas por solo nombrar algunas.

Este movimiento ha dado pie a diversas acciones que se han consolidado a través de la formación de colegios que reciben apoyo de la Iglesia y los gobiernos regionales,  a nivel mundial acuden millones de niños que reciben educación católica de altura. También podemos decir que la religiosidad popular utiliza los lugares donde se han parecidos las figuras de santos y la virgen como templos y sitios sagrados.

Estos lugares se encuentran dispersos por todo el continente y no necesariamente son  Iglesias o templos tradicionales, sino simplemente lugares naturales donde se ha aparecido la figura celestial, y con el tiempo se han convertido en lugares de ritos y devoción.

Estos lugares son sitios de peregrinación masiva donde no se realizan actividades eucarísticas, tampoco la Iglesia tiene participación directa en el mantenimiento y cuidado de esos lugares.

Dentro de la religiosidad popular existe también la llamada devoción a los santos difuntos, representa una costumbre muy popular en toda Latinoamérica, sobre todo en México donde anualmente se congregan multitudinarias masas de personas para adorar sus seres queridos que han fallecido.

La oración forma parte de la rutina espiritual de los fieles creyentes en la religiosidad popular, el santo rosario por ejemplo representa una forma de orar que se utiliza en diversas ceremonias y pequeños ritos populares, también en actividades para recordar y aliviar almas en pena.

Religiosidad popular

Las celebraciones patronales son realizadas a través de organizaciones populares  que se han formado a través de los años por las propias personas, la iglesia en este aspecto solo les presta apoyo logístico y documental, no están relacionadas directamente con ella, y cuentan con fondos que los propios fieles le otorgan.

Estas organizaciones pertenecen a la tradición de los pueblos y ayudan a mantener y administrar los diversos centros religiosos y de devoción.

Los espacios de encuentro con Jesucristo

Habíamos dichos que las devociones populares toman a jesucristo como una referencia en sus creencias tradicionales, sin embargo la Iglesia mantiene su opinión respetable con respeto a este tema, en su encíclica llamada “Exhortación Evangelii”, recién presentada por el papa Francisco, se aprecia una observación muy importante y establece la vinculación de la religiosidad popular y Jesucristo. veamos:

“Hace falta acercarse a ella con la mirada del Buen Pastor, que no busca juzgar sino amar. Nuestra actitud ante la religiosidad popular no puede ser la de quien mira desde la distancia y juzga con dureza una realidad que le es ajena.

Solo desde la connaturalidad que da el amor podemos apreciar la vida teologal presente en la piedad de los pueblos cristianos, especialmente en sus pobres. Sólo la mirada de fe, penetrada de amor, conoce la riqueza teologal de la religiosidad popular”.

Asimismo el Concilio Vaticano II, planteó un criterio sumamente importante, expresó que la Iglesia no intenta colocar a la fuerza una rígida reglamentación con lo que no afecte a la ley, ni siquiera a toda la comunidad, por el contrario respeta y promueve en el pueblo la promoción del crecimiento de las distintas razas y pueblos.

La propia Iglesia no considera que las tradiciones y ritos diversos no representan una amenaza para la unidad de la misma, la figura de Jesucristo es para el hombre la representación de Dios, no se puede limitar que la Iglesia tenga la propiedad de la figura y la obra de Jesús,

Para la Iglesia entonces la religiosidad popular es una forma legítima en la cual muchos fieles manifiestan su fe en Dios. Acciones como encender una vela a un santo, en el cual la persona tiene en un rincón de su casa, rezar el rosario en familia pidiendo a la virgen algún favor o una bendición, o simplemente la mirada de Jesús manifestada en un cuadro que se encuentra en el estar de una casa, son formas de popularidad del catolicismo.

Por su parte, no tomar en cuenta la piedad popular sería establecer prejuicios ideológicos que no estarán en armonía con las creencias católicas, hoy en día la religiosidad popular es una realidad que aunque muchos no estén de acuerdo, se encuentra relacionada y promovida por el espíritu santo, para quien no es suficiente la gracia y la santidad que ofrece la iglesia.

Es importante entonces que todos los fieles estén de acuerdo, en protegen este tipo de acciones populares, sirvan de encuentro con Jesús, manifieste su experiencia en la fe que realmente es el sentido más importante que tienen estas ceremonias y ritos.

La religiosidad popular demuestra la naturaleza de lo sagrado y lo trascendental. Muchos buscan a Dios a través de esta forma porque consideran que el creador se encuentra en el pueblo.

Así mismo se encuentra arraigada en la existencia de cada persona, es decir llevan en su cuerpo algún tipo de figura o imagen relacionada con un santo, una virgen o el propio Jesús con la finalidad de buscar la protección y la bendición.

Una de las características más importantes de este proceso, es que mantiene las tradiciones religiosas a través del tiempo, ciertos ritos han sido realizados desde hace muchos años y han sido testigo de diversas formas de manifestación así como haber recibido a muchas personas importantes de la Iglesia.

La fuerza evangelizadora

La religiosidad popular es una expresión de toda acción pastoral y misionera que resulta de manera espontánea y con la base en el pueblo de Dios, para la Iglesia se considera un anuncio misionero relacionado con el evangelio.

La presencia de sus acciones en todo el mundo permite establecer el punto de partida para buscar la madurez del pueblo, lo que permite obtener resultados en la gente como la convivencia, la asociación, la unión, la participación y la pertenencia.

Utilizan la fe de una forma festiva, le dan alegría a las ceremonias y se aíslan un poco del formalismo eclesiástico, lo que permite dar anuncios con respecto a la fe cristiana.

Por otro lado desarrolla simbologías únicas relacionadas con la vida del pueblo, esto ayuda a comprender y manifestar de una forma la fe en la Iglesia. Así mismo es la conexión más directa que las personas tienen cuando viven experiencias fuertes en su vida como dolor, debilidad, enfermedad o algún fracaso.

La fuerza evangelizadora de la religiosidad popular radica en que establece conexiones con las experiencias más importantes de la vida de una persona, podemos citar hechos como dar a luz, casarse, educación de los niños, logros personales entre otras.

También permite considerar al ser humano como un ente religioso el cual se manifiesta la sed de Dios, permitiendo que los pensamientos se enfoquen en la creencia y la fe.

Algunos fenómenos religiosos perteneciente a la creencias populares recuerdan en el deseo verdadero de Dios, pero de una forma diferente, y no distante en la forma de cómo se plantea en la palabra sagrada, tampoco como lo establece la Iglesia, sino de una comprensión de manera más popular.

Las expresiones y acciones ceremoniales de la religiosidad popular permiten dar fuerza a la  evangelización, utiliza herramientas básicas como narraciones e historias en forma de cuentos, canciones e imágenes religiosas que permiten llegar más fácilmente a la gente.

Estas situaciones son más presenciales durante las procesiones, donde mucho llegan a conectarse y mantienen sus actos de fe a través de los ritos particularesy devociones de tipo particular

Estos símbolos utilizados en las peregrinaciones ayudan a promover valores eucarísticos como la generosidad, el sacrificio, el temor a Dios, el servicio, la amistad, la colaboración etc. de manera que se convierte en una especie de catequesis que busca llevar toda la enseñanza de Jesús las personas.

Con respecto a los misterios, se convierte en un gran transmisor de los principios cristianos, así como la bondad de la virgen María representa un cimiento para manifestar la fe, incluso refuerza las acciones de los santos y santas de iglesia.

La religiosidad popular constantemente busca la enseñanza de Dios en sus seguidores, los cuales generalmente también comparten sus devociones con la religión católica, existe una conexión muy directa entre estas tradiciones y la fe cristiana.

La mejor forma de identificar la identidad de un pueblo aes a través de sus tradiciones culturales, estas se encuentran muy conectadas directamente con la religiosidad y la fe cristiana, así como recuperar  sus raíces religiosas, las expresiones populares expresan además el alma de un pueblo.

Generan sentimientos de pertenencia, cohesión y sobre todo identidad, es muy hermoso observar  en muchos pueblos como las personas con fervor y pasión realizan los ceremoniales con una pasión única que llena de satisfacción a los que acuden de otros lugares.

Se considera una nueva forma de evangelizar en donde la Iglesia no intenta jamás controlar, sino sólo establecer condiciones donde no se puedan desvirtuar las realidades cristianas y no se pretenda coligar con acciones insanas y negativas, que a corto y largo plazo puedan ir en contra de la palabra sagrada de Dios.

Este  tipo de manifestación es llamada también “La piedad popular” y se considera que es una fe de tipo inculturada, es decir se una fe dentro de la propia cultura aparte de la manifestada a Dios, su lenguaje, símbolos y entorno permite considerarla como una religiosidad popular idéntica y particular. El papa San Juan Pablo II dijo:

“Una fe que no se hace cultura es una fe no plenamente acogida, no enteramente pensada y fielmente vivida. Cuando la fe se ha hecho cultura, tiene mayor capacidad de penetrar en la vida de los pueblos.

La religión es también memoria y tradición, y la piedad popular sigue siendo una de las mayores expresiones de una verdadera inculturación de la fe, pues en ella se armonizan la fe y la liturgia, el sentimiento y las artes, y se afianza la conciencia de la propia identidad en las tradiciones locales. En la piedad popular puede percibirse el modo en que la fe recibida se encarnó en una cultura y se sigue transmitiendo”.

Estas expresiones representan un protagonismo importante en el caso de los laicos, quienes para la iglesia son los que están llamados a protagonizar la forma de evangelizar en estos tiempos, de manera que es importante que todos los que se involucran con el catolicismo deben cuidar y valorar las actividades de los laicos.

Ellos están organizándose en asociaciones y grupos importante de fieles como, Cofradías, sociedades, hermandades que permiten darle sentido y prontitud a sus acciones, la iglesia promueve estos vínculos y organizaciones con el objeto de mantener el flujo administrativo y de tipo informativo con respecto a las diversas actividades de la religiosidad popular.

Gracias a esas acciones se reivindica la religión y no permite encerrarse en criterios propios y egoístas, la fe necesita expresarse en el pueblo y debe ser pública, de manera que pueda llegar a todos. Es por eso que una de las formas que permite mantener a flote la religiosidad popular, la cual se inculca en sus tradiciones a través de las personas y permite dar  mantenimiento a sus riquezas expresivas.

Cada ceremonia está cargada de mucho colorido, donde se pueden observar diversas formas y de cómo adornarlas, utilizan flores, telas muy coloridas, cruces forradas en papel y rosas, imágenes decoradas con mucho color y vestido con indumentaria muy hermosa, incluso colocadas en cajas de cristal para su protección, adornos diversos etc.

Las ceremonias permitan dar una belleza a los actos donde incluso algunos solo se acercan a observar por curiosidad y en ocasiones terminan siendo fieles y devotos de ese santo y fulgura religiosa. Por eso la importancia de la religiosidad popular, permite llegar directamente a la gente, busca al pueblo, se conecta como un imán hacia las personas y la Iglesia ha aprendido muchos de eso.

¿Cómo evangelizar la piedad popular?

Las creencias populares religiosas están llenas de valores espirituales, pero tiene sus límites,  esa evangelización de la que hablamos anteriormente necesita ser también evangelizada, para que la fe que expresa y promueve de manera masiva tenga un carácter puro y auténtico.

Las manifestaciones populares religiosas no están exentas de cometer errores o puedan desviar sus tradiciones, como ha sucedido en algunos países de Latinoamérica, caso república Dominicana Haití y Cuba.

En esos países la evangelización no pudo llegar a tiempo a las tradiciones populares y la sincretización se distorsiona terminando entonces por crear movimientos religiosos adversos a la cristiandad y la religiosidad popular.

El trabajo evangelizador en la religiosidad popular debe ser realizado en función de predicar y catequizar cada expresión y creencia manifestada, sin intentar desvirtuar su raíz, de manera que se convierta en un elemento  importante en la profundidad espiritual que le permita mantener la conciencia comunitaria para el reparto equilibrado de la fe.

El sentimiento junto a la Iglesia

En algunos casos se puede manifestar en las actividades de la religiosidad popular no valorar los aspectos subjetivos de la experiencia religiosa en contraparte con los objetivos reales del encuentro con Dios, para explicarlo de otra forma la valoración de los sentimientos, los gustos emociones por encima de los signos de la iglesia como los sacramentos, la palabra los pobres del mundo.

La conciencia popular no realiza evangelizaciones hacia la búsqueda de soluciones hacia otros pueblos, sus necesidades en las ceremonias se manifiestan de manera local y particular, las peticiones se realizan en función de las necesidades espirituales y particulares de la población.

De allí que exista una diferencia no muy significativa entre la Iglesia y religiosidad popular, es verdad y sin tratar de crear una polémica, que esta última llega más fácilmente a los pueblos que las acciones de la Iglesia, la cual está llamada a promover la pertenencia en la fe.

La integración de la religiosidad popular busca cómo conectar a las parroquias con la Iglesia, está considerada incluso una parte de su estructura a cada organización religiosa popular (Grupos pastorales, organizaciones de fiestas patronales etc.,) de manera que podemos decir que las programaciones pastorales están relacionadas con las actividades patronales de las comunidades

El Clero religioso  debe garantizar que las cofradías y hermandades promueven la religiosidad eclesiástica junto a las actividades culturales religiosas en los pueblos y comunidades.

Las sociedades formadas en función de la religiosidad popular no pueden ser organizaciones netamente filantrópicas encerradas en lo fundamental, sino unas agrupaciones de fieles cristianos que promuevan también la fe y la comunión en la Iglesia.

Se les debe dar cabida a todas las reuniones de tipo pastoral, en los consejos parroquiales donde su opinión puede ser escuchada, es una forma de plantear las necesidades del pueblo y promover el contacto entre la Iglesia y la gente. 

¿Cómo afrontan la vida?

Es imposible para los movimientos religiosos de cualquier tipo separar la espiritualidad y la vida, en el caso del catolicismo y la religiosidad popular no se establece una separación de la fe y la vida.

Las conexión que se dan entre los movimientos religiosos populares, se manifiestan a través de la fe en los diversos movimientos de peregrinación que se llevan a cabo anualmente.

Los pensamientos cristianos de fe no llegan a vivirse en  totalidad durante toda la vida, sino que se concentran en algunos aspectos o facetas de la propia vida, la religiosidad popular mantienen una premisa católica que plantea lo siguiente “El culto que agrada a Dios es aquel que genera transformación en las personas.

Misión espiritual

Una de las misiones de la religiosidad popular consiste en hacer el anuncio de Jesucristo relacionado con la llegada de la fe a los diferentes pueblos del mundo, el movimiento popular tiene la fuerza para realizar acciones que permitan estimular en las personas sentimientos de amor y bondad, sin intentar perder de vistas las acciones que por sus debilidades puedan ser aisladas y modificadas.

La importancia entonces del mantenimiento de estas tradiciones radica en que forman parte importante en el movimiento evangelizador particular y local en el mundo, este verdaderamente es su valor como misionero y la Iglesia en ese aspecto siempre recurre a dar un gran apoyo.

Comunicación creyentes y no creyentes

Para la Iglesia es importante mantener el diálogo con todos los componentes que se vincula directa o indirectamente con las actividades pastorales es determinante para promover la acción evangelizadora.

Las manifestaciones de la religiosidad popular nacieron paralelamente a los procesos de evangelización y nacimiento de la Iglesia en muchas de las regiones de latinoamérica, de manera que las creencias se fueron combinando y sincretizado en forma paulatina, hasta llegar a lo que conocemos hoy.

Los primeros pasos en los procesos evangelizadores que llegaron con los colonizadores resultaron en su momento un poco violentos, con el tiempo se tuvo que utilizar la comunicación y la conciliación para integrar razas de creencias con las ideas de los colonizadores.

En Europa la situación sucedió de manera diferente, pero sin embargo  los procesos también recibieron influencia del cristianismo, en regiones del este de Europa se manifestaron acciones religiosas que permitieron desarrollar creencias espirituales particulares.

Estos procesos se manifestaron y lograron sobrevivir gracias a la colaboración y la comunicación de muchos sacerdotes cristianos que buscaban la comunión entre dos culturas religiosa s diferentes.

Para estas situaciones sobre todo las realizadas en América, los misioneros realizaron muchas acciones diversas, se respetó la forma de pensar y no se limitó en extremo los pensamientos religiosos originarios de los pobladores, se buscó a través de la comunicación la adaptación de esas creencias con el catolicismo.

Con el pasar de los años las manifestaciones tomaron cuerpo y se identificaron con criterios propios y tradiciones mezcladas donde se incluyen muchos temas y formas de devoción católica, así ha sobrevivido por muchos años la Iglesia y las tradiciones religiosas populares, donde se ha fomentado un gran diálogo interreligioso.

Acompañamiento pastoral

Actualmente existe el llamado acompañamiento pastoral, donde la purificación y la observación de las actividades en la religiosidad popular permiten mantener el contacto y la vinculación con todas las actividades en los diferentes paises.

La Iglesia ha reflexionado y reconocido que muchos pastores han abandonado las acompañamientos en religiosidad popular, debido a diferencias de criterio, donde incluso han llegado a plantear algunos clérigos, que estas formas de expresión carecen de madurez en la fe.

Sin embargo esto no ha sido un problema para la iglesia y desde las altas esferas del Vaticano, se busca de algún modo mantener estas tradiciones que en el fondo están relacionados y deben su crecimiento a la Iglesia.

Hemos visto como la propia iglesia a través de varias organizaciones intenta mantener el contacto con las actividades patronales, incentiva el conocimiento de los sacerdotes en las tradiciones populares religiosas, constantemente invita a los padres de parroquia a conocer y participar en algunas ceremonias vinculadas con la iglesia, las cuales se llevan a cabo en distintos lugares del mundo.

Los actores deben realizar el acompañamiento que permita incidir en las actitudes y motivaciones en todas las manifestaciones de la religiosidad popular, la intención no es cambiar las actividades y ceremonias de los pueblos, sino caminar al lado de ellos y evitar que las mismas tomen un camino equivocado.

La purificación es una tarea que debe ser realizada únicamente por los pastores, que son una especie de actores territoriales que rememoran a los misioneros que llegaron junto a los colonizadores, su formación se basa en las acciones del corazón y la fe, cargados de mucha esperanza y diálogo han logrado comprender la raíz de estas manifestaciones religiosas.

Los pastores y fieles deben estar en armonía con las motivaciones de los integrantes del proceso de religiosidad popular.

Educar para la fe

La vivencia de la fe es una de las formas más expresivas que se observa cuando se asiste a las ceremonias y ritos en la religiosidad popular, sin embargo esto no quiere decir que los creyentes ya están formados totalmente para la fe, es importante fortalecerla para evitar caer en escepticismos, sincretismos mal sanos y falta de conciencia.

El esfuerzo que se debe hacer para llevar a cabo estas tareas de educación en la fe son importantes, a través de las organizaciones que se forman alrededor de la religiosidad popular como las cofradías, asociaciones y fundaciones, se pueden lograr pequeños liderazgos espirituales que permitan promover la fe a nivel local.

Entre las enseñanzas se encuentran preparación par la catequesis, iniciación cristiana y formación para la fe, aunque pueden existir otros tipos de aprendizaje que vayan siempre en función de abarcar los diversos aspectos de la vida.

Está formacion se enmarca fundamentalmente en promover la integridad humana, el espiritual pastoral y doctrinal, el aprendizaje sobre los valores y la importancia de la fe, lo cual permite a la religiosidad popular extender en el tiempo la evangelización, se trata  entonces de llevar hasta la madurez la presencia de la fe a quienes se integran todos los actos de religiosidad.

En ocasiones y como hemos planteado, algunas creencias religiosas populares se encuentran contaminadas con elementos no pertinentes a la doctrina cristiana, de manera que es importante purificar estas ideas con mucha observación y tacto, donde se trate de establecer contacto con los líderes de las otras corrientes espirituales.

Se debe intentar no desviar los procesos nobles y bondadosos, de manera que la religiosidad popular manifieste en sus peregrinación y actos ceremoniales de tipo religiosos, por eso la iglesia propone constantemente la participación de las delegaciones diocesanas, con el objeto de establecer contactos con los líderes de la religiosidad espiritual.

Se busca personalizar la fe y renovar el acto espiritual de la Iglesia, la formación se dirige mayoritariamente los que ocupan altos cargos en las organizaciones de religión popular, esta formación cristiana promueve el incentivo de la fe y permite ayudar a  consolidar los movimientos religiosos.

La educación católica se considera para muchos un mensaje relacionado con anunciación del llamado “Primer anuncio” el cual fue el mensaje expresado por el maestro a sus discípulos, de manera que se impone la enseñanza de la  “buena nueva” (evangelio) en aquellos que jamás han conocido la fe o simplemente la han perdido.

Así mismo esa educación se debe montar en las bases de las ideas de Cristo, ya que en  ciertas ocasiones la religiosidad popular exagera de una forma muy desproporcionada la adoración hacia la madre de Jesús, perdiéndose la centralidad de la figura de Cristo

Es preciso mostrar a todos que la santa palabra es la ley y la enseñanza de Dios, no se puede dejar a un lado y sopesar cuentos e historias que aunque sean similares a las planteadas en la  india, intenten estar por encima de ella, la inspiración divina se manifiesta a través de ella y es importante que los portadores de la fe, lo tengan muy claro. Por eso se debe llevar cabo los actos propios del catolicismo como oraciones, novenas, rosarios, predicación en las fiestas, rosario etc.

La Piedad popular y la liturgia

Entre ambas es importante que existe una relación armónica y cordial, también es importante que la liturgia esté por encima de la religiosidad popular, la belleza que muestra la palabra sagrada permite otorgar la gracia de Dios a todos los seres habitantes del plantea, la religiosidad popular se enfoca en prácticas de devoción locales dirigidas a espacios regionales determinados.

Se considera a la liturgia como la fuente principal y primaria en la que todo creyente debe tener presente si desea considerarse un gran cristiano, toda acción sacramental es necesaria para buscar la vida en Jesús. La distinción entre ambas debe mantenerse y respetarse, no es bueno sobreponer una dela otra no tratar de reunir las formas de la piedad de ambas con las acciones litúrgicas.

La piedad popular consigue en la liturgia el complemento para afianzarse como movimiento religioso cultural, las manifestaciones deben estar ordenadas por la Iglesia, tampoco pueden ir en detrimento de las acciones de la liturgia ni tampoco su desvalorización.

En ambas prácticas Dios debe ser glorificado, donde el hombre saca provecho espiritual que le permite recibir las bondades de la vida. Cada acción debe estar sometida constantemente a revisión, es importante conservar el lenguaje ortodoxo y tratar de realizar las modificaciones en función de los valores y virtudes divinas.

Se debe promover la autenticidad de la religiosidad popular, la Iglesia está llamada a protegerla, en algunos países el desarrollo tecnológico ha intentado desplazar tradiciones, pueblos y culturas ancestrales que han estado siempre de la mano de los pobladores.

Así mismo se debe cuidar no solo del avance del hombre materialista, sino de los excesos espirituales que pueden nacer desde la parte interna de las organizaciones religiosas.

Es importante mencionar que la piedad popular se debe fortalecer a través de la referencia que mantienen el Espíritu Sano en todas sus acciones, cada ceremonia y rito es muy sensible a las tradiciones de Dios y la virgen.

Sin embargo se debe intentar mostrar que toda obra en la tierra tienen su fuerza en el Espíritu Santo. Por otro lado los movimientos de peregrinación están enfocados directamente en las apariciones de la madre de Dios.

Existe un desequilibrio en todas las ceremonias y ritos que se llevan cabo anualmente, en las diversas actividades de la religiosidad popular, vemos como el misterio de Cristo, la conmemoración de la Virgen María y la presencia de los santos, mantienen la mayoría de la atracción de los fieles.

Entre estas tres acciones debe haber un equilibrio, donde se busque una jerarquización en los diversos aspectos del misterio de Dios, en este aspecto la Iglesia considera que el misterio de Jesús debe tener la mayor importancia durante la celebración de la Pascua, se observa en la piedad popular una presencia insuficiente del significado salvador de la Resurrección del Señor.

Se debe poner atención a la religiosidad popular cuando se crean estos desbalances, sobre todo también cuando se relaciona con los sacramentos, la reconciliación y la propia Eucaristía, es por eso que la veneración a Jesús debe estar acompañada hacia los caminos de la conversión y participación de cada fiel en la Iglesia.

La caridad como servicio

La misión de iglesia consiste propiciar acciones directas que permitan otorgar la bondad hacia los pobres, a través de la solidaridad  que busca apreciar de manera directa las necesidades humanas, es por eso que las prácticas religiosas populares deben estar orientadas a incrementar y fomentar en cada ser humano el amor hacia Dios y hacia los demás.

Es importante que la Iglesia vincule las expresiones de la religiosidad popular con los actos relacionados con la solidaridad hacia quien verdaderamente sufre las consecuencias y  tienen limitaciones en la sociedad.

En muchos lugares alejados de las ciudades existen las llamadas cofradías y Asociaciones seculares y pastorales, que diariamente promueven la solidaridad y el culto a la caridad, estas formas de predicación ayudan a muchas comunidades a resolver problemas de diversos tipos.

La religiosidad popular debe generar también y en concordancia con los criterios de la iglesia mecanismos para  fomentar la caridad y promocionar actividades de tipo social.

No se debe quedar simplemente en las devociones ceremonias ritos y peregrinaciones, para la Iglesia es importante que la piedad popular se manifiesta activamente en acciones que vinculen directamente a las comunidades, así mismo buscar situaciones que permitan actuar sin necesidad de contar con muchos recursos.

El acompañamiento pastoral del cual hablamos anteriormente permite establecer el matrimonio entre dos posiciones históricas, que a pesar de observar la religiosidad desde perspectivas un tanto diferentes coinciden los puntos de vista con respecto a la fe y la cristiandad.

La atención que los párrocos deben tener con respecto a las actividades y todo lo relacionado con la religiosidad popular debe ser constante, sus acciones deben estar sensibilizadas para evitar prejuicios asumiendo además liderazgos que puedan optar por asignar actividades y delegar funciones en varias áreas de la población.

Se puede considerar estas laborales de los pastores como una especie de trabajo gerencial, donde cada líder espiritual deberá contar con ideas para promover el bien y desarrollar la cultura religiosa a la par de las actividades de la liturgia.

Conclusiones

El mundo espiritual está consciente del impacto que genera la religiosidad popular en el mundo, existen pueblos y hasta ciudades enteras que se paralizan para celebrar una tracción cultural religiosa o el nacimiento de una figura eclesiástica de importancia,

Santos como San José, San Juan, San Casimiro, San Andrés, San Antonio, representan el nombre de muchas ciudades alrededor del mundo, igualmente el marianismo está representado en diversas ciudades incluso capitales del mundo como Santa Rita, Sta. Teresa, Santa Ana por solo nombrar algunas.

Jesucristo y su veneración no se quedan atrás, alrededor del mundo se pierden de vista pueblos y ciudades que llevan el nombre de Jesús, y celebran con devoción la época de su nacimiento, así como también en la época actual la devoción de la vida pasión y muerte.

Como apreciamos existe una larga lista de formas en las cuales la influencia de la religiosidad popular ha invadido la vida del hombre, pero no por imposición sino más por tradicionalismo y devoción.

Así mismo podemos observar como la educación y ciertas organizaciones relacionadas con la salud llevan el nombre de diversos personajes católicos, esto es una forma de apreciar la penetración y la fuerza con la cual ha influido el catolicismo en el mundo, La religiosidad popular sencillamente ha fortalecido a través de sus actividades, la presencia de la iglesia en el mundo.

No podemos decir los mismo en otros continentes, tales como en Asia y algunas regiones del medio oriente, donde las culturas judaicas, musulmanes, hinduistas y budistas tienen una presencia importante, sin embargo la cultura religiosa católica se ha manifestado en esas regiones aunque mantiene una presencia no muy considerable.

cada día se observa en el mundo el crecimiento de estas culturas religiosas, donde diversas personas se adhieren a las peregrinaciones y movimientos espirituales vinculados con algún santo, la virgen y el propio Jesús, sin embargo la Iglesia ha tratado de limitar y controlar las actividades del marxismo, el cual es movimiento que nació de manera espontánea.

En algunos lugares estas apariciones de la virgen se han excedido y han promovido canales de peregrinación equivocados, se han mezclado con ritos satánicos y culturas que no tienen nada que ver con la santificación y fe católica, es allí donde entra la iglesia y condena las acciones que se salen de la normalidad espiritual.

Esperamos que esta información haya sido de  vital importancia y pueda aclarar algunas dudas con respecto a la rivalidad que se ha querido imponer entre la liturgia y la religiosidad popular, si deseas obtener más información con respecto a esta y otros temas, te invitamos a visitar nuestra página haciendo click en estos enlaces:

(Visited 586 times, 1 visits today)

Deja un comentario