Rosario de San Benito Abad, una novena de agradecimiento

San Benito Abad, nació en Italia en el año 480 en la localidad de Nursia y murió en el año 547 en Montecasino, Lacio. Fundador de la Orden de los Benedictino y es el patrono de Europa, además de los agricultores y campesino, sus devotos le rezan con mucha fe y agradecimiento la Novena usando el rosario de San Benito Abad, con la medalla del Santo.

ROSARIO DE SAN BENITO ABAD, una novena de agradecimiento

Rosario de San Benito Abad, una novena de agradecimiento

El rosario dedicado a San Benito Abad es muy apreciado por sus fieles y, lo consideran muy milagrosos. Este rosario lo llevan a cabo usando el rosario que diseñó el propio santo, siendo los más visto los que tienen una medalla de San Benito. Esta medalla está ubicada en medio de la cruz principal o sino sustituyen la medalla de Cristo por la de San Benito Abad.

Los fieles seguidores de San Benito, rezan el rosario siguiendo las pautas que él mismo elaboró que es diferente a rosario tradicional, porque han comprobado que es más efectivos para lograr que sanen los enfermos.  Asimismo, los rosarios que bendicen en Nursia o en el Vaticano, son muy buscados por su devotos, más sin embargo, lo que se tiene que hacer el orarle y hacer la novena con mucha fe y amor.

¿Cómo hacer el Rosario de San Benito Abad?

Se inicia el rosario persignándose. En el nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Amén. Tomando la cruz de rosario, rezar. En el nombre de San Benito, todos los santos. San Miguel Arcángel. En el nombre de la sangre de Jesús se derramó su sangre en la cruz, te rechazo Satanás, por cinco llagas de nuestro Señor Jesucristo.

ROSARIO DE SAN BENITO ABAD, una novena de agradecimiento

Manteniendo tomada la cruz se reza el Credo. Creo en Dios, Padre todopoderosos, Creador del cielo y la tierra. Creo en Jesucristo, su único hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato (Ver artículo: Textos bíblicos para pastores).

Fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos. Subió a los cielos,  y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

Primera cuenta. Rezar un Padrenuestro. Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre, venga a tu Reino, hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo, el pan Nuestro de cada día dánoslo hoy, y perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden, y no nos dejes caer en la tentación, más líbranos del mal. Amén.

Con las siguientes tres cuentas, rezar tres Ave María. Dios te salve, María; llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Cuenta número cinco, rezar Gloria. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como es desde el principio ahora y siempre, por los siglo de los siglos. Amén.

Primer Misterio, apoyarse con la medalla con la imagen de San Benito (en rosario tradicional medalla con imagen de la Virgen).  Que Dios por la intersección de San Benito de los milagros de la medalla nos libre de todo mal, cuerpo y alma.

Aproximarse a lugar que se va a bendecir para limpiar de malas energías o a la persona que está enferma y se quiere sanar. Rezar tres veces la siguiente oración. Exaltado sea el nombre de Nuestro Señor Jesucristo, Exaltado sea por siempre. San Benito Ruega por nosotros.

ROSARIO DE SAN BENITO ABAD, una novena de agradecimiento

Repetir diez veces la oración siguiente, apoyarse con las siguientes diez cuentas. Exaltado sea dios y el enemigo derrotado (Ver artículos: Oración a la Virgen de las Mercedes).

Segundo Misterio, usar la 16ª cuenta. Que Dios por la intercesión de San Benito, de los milagros de la medalla, proteja nuestro hogar y nuestras pertenencias de contaminación de Satanás.    

Repetir la siguiente oración tres veces. Exaltado es el nombre de Nuestro Señor Jesucristo, exaltado sea por siempre San Benito, ruega por nosotros. En las siguientes 10 cuentas rezar la siguiente oración. Exaltado sea Dios y el enemigo derrotado.

ROSARIO DE SAN BENITO ABAD, una novena de agradecimiento

Tercer misterio, usar la 27° cuenta. Que Dios por la intercesión de San Benito, de los milagros de la medalla, prohíba el veneno de todos los animales y las mordeduras de serpientes venenosas.

Repetir la siguiente oración tres veces. Exaltado es el nombre de Nuestro Señor Jesucristo, exaltado sea por siempre San Benito, ruega por nosotros. En las siguientes 10 cuentas rezar la siguiente oración. Exaltado sea Dios y el enemigo derrotado.

Cuarto Misterio, usar la 38ª cuenta. Que Dios por la intercesión de San Benito, y por los Milagros de la Medalla, dios bendiga nuestros lugares de estudios, traslado y trabajo.

Repetir tres veces la siguiente oración. Exaltado es el nombre de nuestro Señor Jesucristo, exaltado sea siempre. San Benito ruega por nosotros.

Repetir diez veces con las siguientes 10 cuentas, la siguiente oración. Exaltado sea dios, y el enemigo derrotado.

Orar el Padrenuestro con la 49ª cuenta. Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre, venga a tu Reino, hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo, el pan Nuestro de cada día dánoslo hoy, y perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden, y no nos dejes caer en la tentación, más líbranos del mal. Amén.

Repetir diez veces con las siguientes 10 cuentas, el Avemaría. Dios te salve, María; llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén (Ver artículo: Rosario a la Virgen de Fátima).

Rezar un Salve con la 54ª cuenta. Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida y dulzura y esperanza nuestra; dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora,  abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro señor Jesucristo.   

Además de este rosario que se dedica a San Benito, que fue elaborado siguiendo las escrituras de San Benito. Este rosario lo hicieron con 32 cuentas, separadas en 4 grupos de 7 cuentas, estas cuentas se unen a una medalla central con la imagen de San Benito. En la cola del rosario una cuenta con un crucifijo de San Benito. Las 7 cuentas que forman los 4 grupos, representan los 7 sacramentos.

Novena a San Benito

La siguiente es una Novena a San Benito, está por lo común la hacen días previos a la festividad, entre los días 2 y 10 del mes de julio, aunque se puede rezar las veces que desees. Sus fieles creyentes le imploran a San Benito para que lo ayude a no caer en tentaciones, asimismo, otros le piden salir airosos de posibles venenos y picaduras de ortigas, fiebres y la erisipela.

ORACIÓN PRELIMINAR

Te saludamos con filial afecto, oh glorioso Padre San Benito, obrador de maravillas, cooperador de Cristo en la obra de salvación de las almas. ¡Oh Patriarca de los monjes! Mira desde el cielo la viña que plantó tu mano. Multiplica el número de tus hijos, y santifícalos. Protege de un modo especial a cuantos nos ponemos con filial cariño bajo tu amparo y filial protección.

Ruega por los enfermos, por los que están en tentación, por los afligidos, por los pobres, y por nosotros que te somos devotos. Alcanzarnos a todos una muerte tranquila y santa como la tuya. Aparta de nosotros en aquella hora suprema las asechanzas del enemigo, y aliméntanos con tu dulce presencia. Ahora consígueme la gracia especial que te pedimos en esta novena… Rezar cada día la oración correspondiente.

PRIMER DÍA

¡Oh glorioso San Benito, que desde tu infancia reconociste la vanidad del mundo y únicamente deseaste los bienes eternos! Alcánzame un vivo deseo del cielo y que recordemos frecuentemente a Dios, nuestro último fin, y hacía Él ordenemos toda nuestra vida para que en todo Él sea glorificado. San Benito ruega por nosotros. Tres avemarías y rezar la oración final.

ROSARIO DE SAN BENITO ABAD

SEGUNDO DÍA

¡Oh glorioso San Benito, humilde de corazón, que supiste desdeñar las alabanzas de los hombres! Alcánzame la humildad, tú que amaste a Dios sobre todas las cosas y le entregaste sin reservas tu corazón, consíguenos también el amor de Dios. San Benito ruega por nosotros. Tres avemarías y rezar la oración final.

TERCER DÍA

¡Oh glorioso San Benito,  que consagraste tus labios a la oración y cantaste noche y día las alabanzas divinas! Alcánzame el espíritu de oración. Tú, que cual lirio entre espinas, guardaste una cantidad angelical por medio de la humildad, de la vigilancia continua, de la oración y de la modificación de los sentidos, consíguelos el don de la pureza. San Benito ruega por nosotros. Tres avemarías y rezar la oración final.

CUARTO DÍA

¡Oh glorioso San Benito,  que venciste al demonio y triunfaste de sus engaños! Alcánzanos la gracia de resistir sus sugestiones y de huir de toda ocasión de pecado. Tú que enseñando una vida austera, de renuncia y trabajo, aborreciste la ociosidad, inspiranos amor al trabajo y a la abnegación de nosotros mismos para seguir a Cristo. San Benito ruega por nosotros. Tres avemarías y rezar la oración final.

QUINTO DÍA

¡Oh glorioso San Benito,  que amaste el silencio, y no abriste la boca jamás a palabras ligeras e impuras, a quejas, murmuraciones, y a juicios contra el amor al prójimo! Alcánzame la gracia de no decir jamás palabras impuras y contra la caridad, a perdonar y guardar nuestra lengua de todo pecado. San Benito ruega por nosotros. Tres avemarías y rezar la oración final.

SEXTO DÍA

¡Oh glorioso San Benito, que fuiste blanco de persecuciones y guardaste la paz de tu alma por medio de la dulzura de la paciencia! Alcánzame el don de la paciencia y la gracia de perdonar ofensas, tú que perdonaste a los que atentaron contra tu vida y te expulsaron de tu país, y que misericordiosamente pediste al Señor les perdonará, llorando su ceguera y terrible fin. San Benito ruega por nosotros. Tres avemarías y rezar la oración final.

SÉPTIMO DÍA

¡Oh glorioso San Benito, que animado por un ardiente celo para asistir al prójimo en sus necesidades, instruiste a los ignorantes, socorriste a los pobres, curaste a los enfermos, resucitaste a los muertos, libraste a los cautivos del demonio y de sus pasiones, consolaste a los afligidos y convertiste a los pecadores! Consíguenos la gracia de amar al prójimo y de hacer con él las obras de misericordia. San Benito ruega por nosotros. Tres avemarías y rezar la oración final.

OCTAVO DÍA

¡Oh glorioso San Benito, que inundaste de consuelo el corazón de tu hermana Santa Escolástica, llenándolo del amor de Dios y de las bienaventuranzas del cielo! Concédenos la gracia de santificar nuestros afectos más queridos. San Benito ruega por nosotros. Tres avemarías y rezar la oración final.

NOVENO DÍA

¡Oh glorioso San Benito, cuya alma en tu dichosa muerte, fue elevada al cielo en medio de ángeles y santos, siendo consolados tus discípulos por la revelación de tu gloria! Concédenos del Señor, la gracia de santificar nuestros afectos más queridos. San Benito ruega por nosotros. Tres avemarías y rezar la oración final.

ORACIÓN FINAL PARA CADA DÍA

¡Oh glorioso San Benito, que desde el cielo eres padre piadoso para nosotros tus devotos! Tu gran poder ante Dios se reconoce hoy, más que nunca, gracias a la medalla que viene honrada con tu nombre, por la multitud de prodigios y favores que por su medio Dios nos ofrece. Ruega por todos los que acudimos a ti.

Alcánzame del Señor, todas la gracias que nos son necesarias durante esta vida y especialmente la gracia por la que hacemos esta novena. San Benito, ruega por nosotros. Rezar el Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

(Visited 1.028 times, 1 visits today)
Categorías Novenas

Deja un comentario