Oración de la Serenidad: Forma Completa y Origen

La serenidad es una virtud necesaria para afrontar las inquietudes de la vida. Sin embargo, existen momentos en los que nos sentimos sobrepasados y entramos en la desesperanza. En estos momentos de angustias, puedes pedir tranquilidad a Dios través de la oración de la serenidad.

Oración de la Serenidad

Oración de la Serenidad

Fue escrita por Reinhold Niebuhr en 1943, que era un hombre disciplinado en el estudio de los conocimientos de Dios. Las palabras de la oración de la serenidad, son testigos de que su mente fue movida por la gracia del Padre.

“Dios, dame la serenidad de aceptar las cosas que no puedo cambiar; valor para cambiar las cosas que puedo, y sabiduría para conocer la diferencia. Viviendo un día a la vez; disfrutando un día a la vez y aceptando las dificultades como el camino a la paz.

Debo vivir como lo hizo Dios, en este mundo pecador tal y como es; y no como me gustaría que fuera. Confiando que tú harás que todas las cosas estén bien, si yo me entrego a tu voluntad.

De modo que podré ser razonablemente feliz en esta vida, e increíblemente feliz contigo en la siguiente. Amén”

Oración de la Serenidad

¿Qué significa?

Estas palabras ofrecen consuelo a quien está en tormento, y al mismo tiempo pide la ayuda celestial. A través de ella podemos ver como se clama por un sentimiento de aceptación y tranquilidad. Nos hace entender que si el mismo Hijo de Dios vino a este mundo tal y como es, nosotros también debemos aceptarlo.

Pide también la voluntad para cambiar aquello sobre lo que tenemos potestad. Por ejemplo, no puedes controlar el clima, pero si puedes llevar un paraguas contigo para protegerte. Aunque, en este ejemplo vemos claramente lo que podemos cambiar, muchas veces se hace complicado y por eso la oración también clama por sabiduría.

Conocer qué es lo que debemos dejar ser y como reaccionamos a ello, nos abre el camino hacia la serenidad. Esta virtud se reconoce en la Bíblia a lo largo de muchos pasajes. Sin embargo, este es uno de los más conocidos:

“Hermanos, les animamos… a procurar vivir en paz con todos, a ocuparse de sus propias responsabilidades y a trabajar con sus propias manos. Así les he mandado, para que por su modo de vivir, se ganen el respeto de los que no son creyentes y no tengan que depender de nadie.” (1 Tesalonicenses 4:10-12)

Al reconocer la existencia de Dios y entender que Él es el único que puede traer paz a nuestros corazones, nos volvemos inmunes a las dificultades. Estas pueden afectar nuestro cuerpo más no nuestra alma, y una mente tranquila es capaz de resolver cualquier dificultad.

¿Cuándo Debo Decir la Oración de la Serenidad?

La mejores ideas e inventos del mundo, nacieron en tiempos de angustia. Los seres humanos desarrollamos más cualidades en momentos de prueba, que en los momentos de quietud. Es por eso que debemos aceptar con entereza cuando se nos enfrenta un problema. Estas adversidades son buenas oportunidades para edificarnos en la honra de Dios.

Así entonces, la oración de serenidad debes decirla frecuentemente, cada vez que enfrentas un problema si es necesario. Para que a través de ella encuentres la fortaleza y la actitud correcta para manejar todo aquello que debes hacer. Porque de qué vale preocuparse por las pérdidas, es algo que inequívoco en nuestro destino, pero sí podemos cambiar nuestra actitud y prevenir la mayoría del quebranto.

No siempre entendemos porqué las cosas pasan, y no siempre debemos entenderlo. Sin embargo podemos, confiar en las buenas obras que Jesús tiene preparadas para nosotros y descansar en su morada. La serenidad se alcanza, cuando reconocemos que no tenemos dominio de lo que sucede en el mundo.

Solo tenemos control de nuestras acciones propias, que es bastante. Porque el arte de controlar los pensamientos, las palabras y las obras es una tarea bastante difícil. Cuántas veces no hemos escuchado, de las personas que sufren porque no pueden cumplir una dieta, que se meten en problemas por hablar descuidadamente o incluso el miedo y la congoja ante una situación cualquiera. La serenidad se alcanza cuando tomamos acción sobre lo que podemos controlar. El resto debemos dejárselo a Dios, ya que él sabe porqué hace sus cosas.

¿Qué es la Serenidad según la Palabra de Dios?

Existen muchos enseñanzas en la biblia que respaldan a la oración de la serenidad. A través de ellas puedes conocer la manera adecuada de enfrentar la adversidad y las provocaciones.

Un ejemplo claro lo encontramos en el salmo 37:

“Descansa en el Señor y espera en él; no te irrites por el que triunfa, por el hombre que urde intrigas. Refrena la ira, reprime el furor, no te enojes que será peor.” (Sal 37:7)

A través de estas palabras, se nos guía hacia la tranquilidad del espíritu. Nos invita a no basar nuestra paz en las acciones cambiaste del exterior, sino en Dios que siempre prevalece. También nos advierte que evitemos la ira y el enojo, porque eso solo da más poder a las dificultades y más satisfacción al enemigo. Así como la oración de la serenidad que clama al Padre por templanza, también lo recuerda este fragmento de la Bíblia.

Por último, este pasaje del evangelio de Mateo nos recuerda que el mayor ejemplo de serenidad es Cristo Jesús y como tal debemos seguir su ejemplo.

“Vengan a mí los que están cansados y agobiados, que yo los aliviaré. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy tolerante y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su vida. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.” (Mateo 11:28-30)

No te vayas sin antes leer los siguientes artículos:

Oración a San José, una Plegaria para Encontrar Serenidad

Ángel de la Guarda: ¿Quién es y cómo pedirle?

Pensar en Positivo atrae Cosas Positivas para la vida

(Visited 8 times, 1 visits today)

Deja un comentario