Oración a San José, una plegaria para encontrar la serenidad

En la vida diaria ante los problemas, fácilmente perdemos la calma, sólo la serenidad y la tranquilidad nos dará la estabilidad emocional que necesitamos para resolverlos. La Oración a San José para encontrar serenidad, nos ayudará a vivir de una forma más calmada y serena, aquí la aprenderemos.

ORACIÓN A SAN JOSÉ

Oración a San José, una plegaria para encontrar la serenidad

Cuando tenemos serenidad en nuestra alma vemos de forma clara los que la vida nos presenta y lo que nos sucede en ese momento, en las Escrituras de la Biblia encontramos la serenidad que siempre mantuvo San José  como ejemplo de fidelidad y obediencia ante los designios de Dios.

“José dulcísimo y Padre amantísimo de mi corazón, a ti te elijo como mi protector en vida y en muerte y consagro a tu culto este día, en recompensa y satisfacción de los muchos que vanamente he dado al mundo, y a sus finísimas vanidades. Yo te suplico con todo mi corazón que por dolores y goces me alcances de tu adoptivo Hijo Jesús y de tu verdadera esposa, María Santísima, la gracia de emplearlos a mucha honra y gloria suya, y en bien y provecho de mi alma. (Ver Artículo: Virgen de la Dulce Espera)

Alcánzame vivas luces para conocer la gravedad de mis culpas, lágrimas de contrición para llorarlas y detestarlas, propósitos firmes para no cometerlas más, fortaleza para resistir a las tentaciones, perseverancia para seguir el camino de la virtud; serenidad ante las adversidades que se presentan; particularmente lo que te pido en esta oración y una cristiana disposición para morir bien.

Esto es, Santo mío, lo que te suplico; y esto es lo que mediante tu poderosa intercesión, espero alcanzar de mi Dios y Señor, a quien deseo amar  y servir, como tú lo amaste y serviste siempre, por siempre, y por una eternidad. Amén.”

Cómo rezar la Oración a San José

Según la Iglesia Católica cuando rezamos a algún Santo realmente lo que hacemos es pedir su intercesión para solicitar un favor para nosotros ante Dios, hay muchas maneras de invocar a los santos, cada persona tiene su propia preferencia, lo importante es comunicarnos con ellos con mucha fe y fervor.

Para rezar debemos escoger un momento en el día que no tengamos prisa, que no estemos cansados o con sueño, para poder lograr nuestro objetivo de ser escuchados. Podemos realizar nuestras oraciones sentados o de rodillas frente a la imagen del santo que estamos invocando, hay quienes acostumbran encender una vela.

Cerramos los ojos para concentrarnos en la imagen de nuestro santo para realizar nuestra oración y hacerle nuestra petición con mucho fervor y pidiéndole que interceda por uno ante Dios, ellos no realizan los milagros interceden por nosotros ante Dios que en realidad es el que realiza los milagros.

Los Santos y Dios toman en cuenta nuestra constancia en relación a nuestras oraciones, si deseamos que sean oídas nuestras peticiones, tenemos que rezar nuestras oraciones cada día, hacerlas un día y al otro olvidarlas no servirá para alcanzar nuestros objetivos. Así mismo, podemos ofrecer alguna promesa o sacrificio si se cumple nuestra petición.

ORACIÓN A SAN JOSÉ

Quién fue San José

No se sabe cuándo San José nació exactamente, se presume que tal vez nació en Belén, su padre se llamaba Jacob y fue el tercero de seis hermanos. Vivió en Nazaret ejerciendo el oficio de carpintero, a los treinta años fue convocado por los sacerdotes al templo para elegir una esposa. María que tenía 14 años fue designada para ser la esposa de José.

María a pesar de haber sido designada como esposa de José, permaneció viviendo con su familia en Nazaret por un año, que era el tiempo requerido para el casamiento, en este tiempo María recibió el anuncio del Ángel de que sería la Madre de Jesús. Cuando María le anunció a José que esperaba un hijo, éste con mucha angustia pensó hasta dejarla y huir. (Ver Artículo: Oración a San Gabriel o Arcángel Gabriel el mensajero de Dios)

Para calmar los temores de José, un Ángel se le apareció en sueños y le dijo “José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque el hijo que espera es obra del Espíritu Santo”. José se apresuró en realizar la ceremonia que significó la entrada de su esposa en su casa. Por causa del Censo ordenado por el emperador César Augusto, José y María tuvieron que viajar a Belén.

San José nunca desobedeció las órdenes de Dios dadas por el Ángel, abandonando todo lo que tenía, amistades, bienes, etc. Fue un compañero para María que amó con sentimientos puros. Su fe lo llevó a donde Dios le indicaba con una esposa y un recién nacido, que cuidó y acompañó para que cumpliera los designios de Dios.

ORACIÓN A SAN JOSÉ

Al llegar a Belén, debido al censo que se realizaba, todas las posadas estaban ocupadas por extranjeros, por lo que José no encontró posada para su esposa y para su hijo que estaba por nacer. María tuvo que dar a luz a su hijo en una gruta donde unos pastores acudieron para ayudarla. (Ver Artículo: Oración al Divino Niño Jesús para pedir un favor)

José siempre permaneció cerca de su esposa, y murió poco antes de que su Hijo empezara a predicar. Falleciendo en los brazos de María y Jesús, siendo ésta la razón por la cual la Iglesia Católica lo proclamó como el Santo patrón de una “muerte feliz”.

Devoción y culto a San José

San José fue proclamado como el Santo Patrono de la Familia por la fidelidad a su esposa y esposo ejemplar, y por haber sido el padre del niño Jesús. A San José le rezan y lo invocan todos los que buscan la paz y estabilidad para su familia.

Por su oficio de Carpintero, San José se le designó como el Santo Patrono del Trabajo, los que buscan y necesitan de un trabajo son fieles devotos de él. También es considerado protector de emigrantes, viajeros y de niños que están por nacer.

La devoción a San José en la Iglesia Católica no gozaba de culto ya que en la iglesia se rendía culto principalmente a los mártires y San José no lo era, a pesar de su importancia en el misterio de la Encarnación y su intimidad con Jesús durante su vida en Nazaret. Es venerado también como el Santo Patrono de América y de diversas ciudades y países en el mundo como: Canadá, China, Croacia, Guatemala, México, Corea, Austria, Bélgica, Perú, Filipinas, Vietnam y Venezuela. (Ver Artículo: Oración a la Virgen María)

En Canadá, San José es su Santo Patrono, y su devoción fue difundida por el primer Santo de Canadá, el hermano André, quien por su amor a San José construyó en Mont-Royal la más grande basílica en todo el mundo dedicada a San José. El Santo hermano André, religioso de la Congregación de la Santa cruz, se hizo famoso en Quebec, por los milagros que Dios hizo a través de él con la ayuda de San José.

Miles de Peregrinos llegan a visitar el Santuario donde se respira la silenciosa acción de San José, por todas partes se observan con la historia del Santo hermano André y su devoción infinita a San José.

En China, la comunidad Católica de ese país se encomienda a San José, que es su Santo Patrono. Su devoción es transmitida de generación en generación entre los católicos chinos, quienes todos los años le dedican el mes de marzo a su devoción. En China podemos encontrar muchas Iglesias, Seminarios, instituciones de caridad, orfanatos, escuelas y Congregaciones Religiosas dedicadas al San José.

ORACIÓN A SAN JOSÉ

En Guatemala, es Patrono de muchos municipios que llevan su nombre, entre los que se encuentran San José Pinula, San José del Golfo, San José La Arada, y muchos más.

En Perú encontramos que San José es doblemente Patrono, fue oficialmente declarado por el Congreso Nacional del Perú en el año 1828, y confirmado por el Papa Pío XII en 1954, por petición del Episcopado Nacional. Los días miércoles de cada semana, los días 19 de cada mes y el día 19 de marzo de cada año, se celebra la devoción a San José.

Venezuela celebra con diversas manifestaciones religiosas y culturales a San José, siendo una de las fiestas más tradicionales la del estado Apure, que se realiza el día 19 de Marzo en honor a San José,  esta fiesta es reconocida nacional e internacionalmente, en donde se destaca la música que tiene composiciones propias del lugar.

Así mismo, en la ciudad de Maracay, se realiza la Feria de San José, con actividades como la misa de San José, la elección de la reina, actividades deportivas, culturales, agrarias, eventos taurinos, entre otras actividades que forman parte de la cultural propia del lugar.

Cuándo se celebra el día de San José

La Iglesia Católica celebra la festividad a San José el día 19 de marzo, siendo los monjes benedictinos los primeros en celebrarla en el año 1030. En el año 1847 fue nombrado San José Obrero como Patrono de la Iglesia Universal, por el Papa Pío IX, como modelo de padre y esposo protector de la Sagrada Familia. En una Iglesia dedicada a su nombre en Bolonia, en Italia, en el año 1129,  aparecen las primeras señales en relación a su culto.

En el Estado de Veracruz, en México, la fiesta en honor a San José es una de las más celebradas, los festejos comienzan un día antes, el 18 de marzo, y durante 2 días, se realizan procesiones, ofrendas florales, bailes, juegos pirotécnicos, danzas de voladores, entre otras actividades.

En la población de Lambayeque, Perú, la celebración del día a San José comenzaron a partir de los años 90, programando por parte de la municipalidad la realización de las Fiestas Patronales en honor a San José, comenzando el  día 10 hasta el día 21 de marzo de cada año, entre las actividades en honor a San José, se destacan: quema de cohetes, feria artesanal, concursos gastronómicos, exhibición de caballos de paso y las tradicionales procesiones religiosas por las diferentes calles y avenidas de la población.

En Italia el día del padre se celebra el 19 marzo, que es también el día de San José, por ser considerado el padre de Jesús, para celebrar ese día los Católicos acostumbran ir a misa, felicitar a los padres, visitar a los abuelos, e ir al cementerio a llevar flores a los padres difuntos. Por tradición para la celebración se prepara un dulce típico que se llama “ Le Zeppole di S. Giuseppe”, en todas las pastelerías de Italia, dos semanas antes de la fiesta de San José comienza la preparación de este dulce, ya que para el día 19 tienen gran demanda.

ORACIÓN A SAN JOSÉ

Imagen

A través del tiempo, la imagen de San José ha sido representada de diferentes formas, cada país, cultura o época histórica tiene una manera particular de representarlo. Los que si podemos decir que tienen en común todas estas representaciones es la imagen de San José como protector de la familia y del niño Jesús.

Así mismo, otras representaciones lo presentan ejerciendo su oficio de carpintero y pocas imágenes lo representan en el momento de su muerte. El arte Cristiano le ha dedicado un lugar de importancia por considerarlo el padre terrenal de Jesús.

Las primeras representaciones de San José lo presentan como un hombre anciano, generalmente en las escenas del nacimiento de Jesús. La Orden Carmelita de monjes religiosos lo tomo como protector y difundió su devoción como padre de Jesús en la tierra.

La imagen más difundida de San José es en la que se representa con el niño Jesús en sus brazos, y en algunas ocasiones lo lleva de la mano, portando en la otra mano un bastón con una vara de azucenas y en otras imágenes se representa con el niño Jesús y algún instrumento de carpintería.

ORACIÓN A SAN JOSÉ

Virtudes

San José fue un hombre muy especial, tenía las cualidades y virtudes para que Dios lo eligiera para formar parte de la Sagrada Familia y para ser el padre en la vida terrenal del niño Jesús. Entre las cualidades y virtudes de San José se destacan las que describiremos a continuación:

La Humildad: Se destaca esta virtud por ser una de las más grandes que San José poseía, tenía gran capacidad para reconocer sus errores. Para que Jesús transmite la palabra de Dios, debía ser guiado por un hombre con gran humildad. Dice la Biblia que San José era un hombre común, muy respetado como carpintero y valorado por su comunidad, dedicado a su familia y a su trabajo. (Ver Artículo: Lo que significa soñar con la Virgen María)

La profunda Fe: San José demostró su gran fe en Dios en la educación que dio a Jesús. Uno de los valores más importantes del cristianismo es la familia, el padre es la guía familiar. San José fue un hombre cabal y ferviente creyente de Dios.

El Trabajo: Es una virtud de todo buen cristiano, aquél que cumple con sus tareas se acerca a Dios, fortalece su cuerpo y enfoca su mente y espíritu. San José era un hombre de trabajo, su oficio era el de carpintero y lo enseñó a Jesús, inculcando el valor del trabajo a su hijo, siendo un ejemplo de padre trabajador que la cristiandad busca en sus fieles.

La devoción: Su gran devoción a Dios la demostró como guía de Jesús inculcándola en Jesús como si fuera su padre. Enseñó a Jesús a orar durante su niñez.

La Protección: Todo padre debe ser protector de su familia, virtud que todo padre debe tener hacia su familia. Una muestra de esto fue la decisión que tomó José al llevar a su familia a Egipto para que su esposa e hijo creciera lejos del peligro del reinado de Herodes, quien había hecho matar a todos los niños menores a tres años que existieran en la región de Palestina.

La castidad: San José fue un hombre casto, respetó a su mujer e hicieron de Jesús un hombre casto y dedicado a la fe, no dejándose tentar por los pecados de la carne.

La obediencia: San José fue un hombre obediente y temeroso de Dios. Pudo haber abandonado a María pensando que le había sido infiel. Sin embargo, José asumió su responsabilidad como padre terrenal de Jesús.

San José es venerado como padre de familia y es el ejemplo más adecuado de devoción y fe cristiana que debe tener un padre. Dios le dio la misión de ser el padre terrenal de Jesús  porque tenía todas las virtudes necesarias para la educación y guía de Jesús.

Otras Oraciones

Según la Biblia San José, nunca dijo una palabra su silencio es ejemplo de fidelidad y obediencia a Dios, por estas razones San José es uno de los santos más queridos dentro de la fe Cristiana, sus oraciones realizadas con fe nos concederán la solución a cualquier problema o necesidad. Entre las más populares tenemos:

  • Oración a San José para peticiones urgentes
  • Oración a San José para el amor
  • Oración a San José para el trabajo
  • Oración a San José para conseguir vivienda
  • Oración a San José para poder vender una propiedad
  • Oración Poderosa a San José
  • Oración a San José para niños
  • Oración a San José para antes de dormir
  • Oración a San José para conseguir un buen esposo
  • Oración a San José para que tu pareja te ame
  • Oraciones a San José protector de las familias
  • Oración a San José para pedir un favor
  • Oración a San José para la conversión de un familiar
  • Oración a San José para descubrir la vocación
  • Oración a San José para una buena muerte
  • Oración a San José para que proteja a la Iglesia

Novena

En la oración a los santos solicitamos su intersección entre nosotros y Dios, por lo que la realización de una novena nos permitirá que sean escuchadas nuestras súplicas a fin de obtener una gracia especial, los devotos de San José están favorecidos con el don  de  castidad, la obediencia, la devoción a la Virgen María y la gracia de tener una santa muerte.

Oración inicial para todos los días: “Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre, Redentor mío, por ser Tu quien eres, bondad infinita y por que te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido,también me pesa porque puedes castigarme con las penas del infierno.

Animado con tu divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta, para el perdón de mis pecados. Amén”

“Oh gloriosísimo San José, padre de Jesús, esposo de María, patriarca y protector de la Santa Iglesia, a quien el Padre Eterno confió el cuidado de gobernar, regir y defender en la tierra a la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros, que pertenecemos, como fieles católicos a la santa familia de tu Hijo que es la Iglesia.

Alcanzamos los bienes necesarios de esta vida, y sobre todo los auxilios espirituales para la vida eterna. Alcánzame especialmente estas tres gracias, la de no cometer jamás ningún pecado mortal, principalmente contra la castidad; la de un sincero amor y devoción a Jesús y María, y la de una buena muerte, recibiendo bien los últimos Sacramentos. Amén”

Oración final para todos los días: “Oh custodio y padre de Vírgenes San José, a cuya fiel custodia fueron encomendadas la misma inocencia de Cristo Jesús y la Virgen de las Vírgenes María, por estas dos queridísimas prendas Jesús y María, te ruego y suplico me alcances, que preservado yo de toda impureza, sirva siempre castísimamente con alma limpia, corazón puro y cuerpo casto a Jesús y a María. Amén”.

Jesús, José y María, os doy mi corazón y el alma mía. Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía. Jesús, José y María, con Vos descanse en paz el alma mía.

Día Primero: “Oh benignísimo Jesús así como consolaste a tu padre amado en las perplejidades e incertidumbres que tuvo, dudando si abandonar a tu Santísima Madre su esposa, así te suplicamos humildemente por intercesión de San José nos concedas mucha prudencia y acierto en todos los casos dudosos y angustias de nuestra vida, para que siempre acertemos con tu santísima voluntad. Amén”

Día Segundo: “Oh benignísimo Jesús, así como consolaste a tu padre amado en la pobreza y desamparo de Belén, con tu nacimiento, y con los cánticos de los Ángeles y visitas de los pastores, así también te suplicamos humildemente por intercesión de San José, que nos concedas llevar con paciencia nuestra pobreza y desamparo en esta vida, y que alegres nuestro espíritu con tu presencia y tu gracia, y la esperanza de la gloria. Amén”

Día Tercero: “Oh benignísimo Jesús, así como consolaste a tu amado padre en el doloroso misterio de la Circuncisión, recibiendo de él el dulce nombre de Jesús, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, nos concedas pronunciar siempre con amor y respeto tu santísimo nombre, llevarlo en el corazón, honrarlo en la vida, y profesar con obras y palabras que tú fuiste nuestro Salvador y Jesús. Amén”.

Día Cuarto: “Oh benignísimo Jesús, así como consolaste a tu padre amado de la pena que le causó la profecía de Simeón, mostrándole el innumerable coro de los Santos, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José que nos concedas la gracia de ser de aquellos para quienes tu sirves, no de ruina, sino de resurrección, y que correspondan fielmente a tu gracia para que vayamos a tu gloria. Amén”.

Día Quinto: “Oh benignísimo Jesús, así como tu amado padre te condujo de Belén a Egipto para librarte del tirano Herodes, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que nos libres de los que quieren dañar nuestras almas o nuestros cuerpos, nos des fortaleza y salvación en nuestras persecuciones, y en medio del destierro de esta vida nos protejas hasta que volemos a la patria celestial. Amén”

Día Sexto: “Oh benignísimo Jesús así como tu padre amado te sustentó en Nazaret, y en cambio tú le premiaste en tu santísima compañía tantos años, con tu doctrina y tu dulce conversación, así te rogamos humildemente, por intercesión de San José nos concedas el sustento espiritual de tu gracia, y de tu santa comunión, y que vivamos santa y modestamente, como tú en Nazaret. Amén”

Día Séptimo: “Oh benignísimo Jesús, así como por seguir la voluntad de tu padre celestial permitiste que tu amado padre en la tierra padeciese el vehementes dolor de perderte por tres días, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que antes queramos perder todas las cosas y disgustar a cualquier amigo, que dejar de hacer tu voluntad; que jamás te perdamos a ti por el pecado mortal, o que si por desgracia le perdiéramos te hallemos mediante una buena confesión. Amén”.

Día Octavo: “Oh benignísimo Jesús, que en la hora de su muerte consolaste a tu glorioso padre, asistiendo juntamente con tu Madre su esposa a su última agonía, te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que nos concedas una muerte semejante a la suya asistido de tu bondad, de tu Santísima Madre y del mismo glorioso Patriarca protector de los moribundos, pronunciando al morir vuestros santísimos nombres, Jesús, María y José. Amén”.

Día Noveno: “Oh benignísimo Jesús, así como has elegido por medio de tu Vicario en la tierra a tu amado padre para protector de tu Santa Iglesia Católica, así te suplicamos humildemente por intercesión de San José, nos concedas el que seamos verdaderos y sinceros católicos, que profesamos sin error la fe católica, que vivamos sin miedo una vida digna de la fe que profesamos, y que jamás puedan los enemigos ni aburrirnos con persecuciones, ni con engaños seducirnos y apartamos de la única y verdadera religión que es la Católica.”

San José es venerado como patrono de los padres de familia, de los carpinteros, de los moribundos y de todos los trabajadores, su obediencia y fidelidad silenciosa debe ser ejemplo para todos los que profesan la fe Católica.

(Visited 463 times, 1 visits today)
Categorías Súplicas

Deja un comentario