Santo Rosario: Historia, ¿cómo se reza?, ¿utilidad?

El Santo Rosario es el rezo tradicional más utilizado por los católicos, con el cual se conmemora los veinte misterios de la vida de la Virgen María y de Jesucristo. Conoce aquí sus inicios, cómo rezarlo, su utilidad y el por qué hay que rezarlo todos los días, sobre todo los domingos.

Santo Rosario

Historia del Santo Rosario

Los inicios de santo rosario católico se remontan a  tradiciones antiguas de oración del Oriente y del Occidente cristianos. Sus raíces se ubican sobre todo en el siglo IX cuando se comenzó a conocer en Occidente esta forma de honrar a la Madre de Dios.

En un principio estuvo conformado por himnos y oraciones comunes de las liturgias orientales, como por ejemplo el Akáthistos a la Santa Madre de Dios, que contemplaba, entre otras oraciones, un himno griego de finales del siglo VI, en el cual se meditaba sobre el misterio de la maternidad de María

Pero el rezo tal como lo conocemos requirió de mucho tiempo y varias versiones para llegar al que se reza hoy en día, aun cuando se dice que todavía podría seguir cambiando, pues su evolución no ha concluido.

Como sabemos la palabra “rosario” significa corona de rosas y proviene de la antigüedad cuando los romanos y griegos solían coronar con rosas las estatuas que simbolizaban a sus dioses.

Luego, en la época de las persecuciones, se tomó esa tradición para usarla en las mujeres cristianas que iban al sacrificio en el Coliseo de Roma, colocándole en sus cabezas coronas de rosas como símbolo de entrega al ir al encuentro de Dios.

Luego de ser ejecutadas, los cristianos recogían las coronas y rezaban por cada rosa una oración pidiendo el descanso eterno de sus almas.

Santo Rosario
Ejecución en el Coliseo e Roma

En esa época los monjes rezaban los 150 salmos de David del Antiguo Testamento, pero como la mayoría de los laicos no sabían leer, se les enseñó a rezar 150 Padres Nuestro. Después se formaron otros tres salterios que incluían 150 Aves María, 150 alabanzas en honor de Jesús y 150 alabanzas en honor de María.

En el año 1365 se combinaron los cuatro salterios y se dividieron las 150 Aves Marías en 15 decenas, incluyendo un Padre Nuestro al inicio de cada una de ellas.

No obstante, sólo unas pocas personas que eran cultas o letradas lo rezaban, mas no la gran mayoría de los cristianos, pues eran personas sencillas e iletradas, con oficios artesanales, de cocina, portería, trabajos de la tierra, entre otros, pero que se requería que orasen.

Por tal motivo, se sugirió que los que no supieran leer, rezaran el de las 150 Ave María, en lugar de los salmos, rosario al que se llamó Salterio de María.

Se comenzó a difundir esta costumbre, no sólo entre los de la Orden Cluniacense, del año 910, que le dio una gran importancia a la oración coral comunitaria en las abadías y demás comunidades religiosas y laicas, sino también en la Orden Cisterciense de 1098, que exaltó el culto a la Virgen María.

Santo Domingo de Guzmán

Por otra parte, en el año 1208, la Santísima Virgen hizo una aparición al santo Domingo de Guzmán, sacerdote español que predicaba en el sur de Francia convirtiendo a los que se habían apartado de la Iglesia por la herejía.

En ese momento, santo Domingo, que se encontraba en la capilla de Prouille dedicada a la Santísima Virgen, le suplicó a Nuestra Señora lo orientara sobre cómo lograr la verdadera conversión de las personas, pues sentía que su trabajo era en vano.

La Virgen le entregó, entonces, el rosario que traía en sus manos, le enseñó a recitarlo y le dijo que difundiera la devoción por este rezo, pues era una potente herramienta contra los enemigos de la fe.

Santo Domingo de Guzmán

Ella le pidió lo propagara por todo el mundo, prometiéndole que con él muchos pecadores se convertirían.

Domingo comenzó a predicarlo efectivamente, logrando convertir a muchos y conformó la Orden de Predicadores, más conocidos como Dominicos.

Pero solo fue hasta 1500 que se estableció, para cada decena, la meditación de un hecho de la vida de Jesús o María, conformándose el Rosario de quince misterios. so

Después, en 2002 el papa san Juan Pablo II introdujo los misterios luminosos, por lo cual se cuentan actualmente con 20 misterios en el Santo Rosario, a quien le dedicamos la Oración de la Virgen de Guadalupe.

Órdenes mendicantes

Se tratan de las órdenes religiosas de la fe católica que se caracterizan porque sus miembros hacen votos de pobreza. Están conformadas por frailes, sores y por terceros, anteriormente llamados hermanos de penitencia, quienes renuncian a todas sus propiedades o bienes, personales o comunes, poniéndolos a disposición de la comunidad religiosa a la que pertenecen.

Viven de la limosna, mantenidos por la caridad y, además, profesan votos de castidad y obediencia.

Para el siglo XIV las órdenes mendicantes de Franciscanos, Dominicos, Carmelitas y Agustinos, que surgieron, junto con las ramas femeninas, en la primera mitad del siglo XIII, comenzaron a difundir el rezo del Salterio de María en sus predicaciones, así como entre los laicos que ellos acompañaban espiritualmente.

Lo esparcieron principalmente en la zona ribereña del Rin, zona renana, donde se conformó durante el siglo XIII el movimiento espiritual de las beguinas, quienes eran mujeres piadosas que vivían en comunidad.

Las unía una profunda espiritualidad mística, que dio origen a la mística renana de comienzos del siglo XIV. Fue inspirada su devoción por el Maestro Eckhart y dos dominicos discípulos: Juan Tauler y el beato Enrique Susón.

No obstante, se generaron sospechas de que la espiritualidad de las beguinas era una herejía, lo que ameritó llevar a cabo una reconversión de todas aquellas mujeres, valiéndose del rezo del Salterio de María.

Surgió, también, hacia 1380 otra corriente espiritual, que se denominó la Devotio Moderna, en la que sus practicantes promovían básicamente el rezo de una oración sencilla y metódica, meditando sobre pasajes del Evangelio.

Este rezo se asemejaba al Salterio de María, pero complementado con una coletilla al final de cada Salutación del Ángel, para incentivar a los orantes a la meditación sobre el episodio relacionado con la vida de Jesús.

Por ejemplo:

«… bendito sea el fruto de tu vientre, Jesús,

tu Hijo Amado que por nosotros murió en la Cruz».

Se empezó, entonces, a difundir esta costumbre de agregar una alusión diferente sobre Jesús a cada una de las 150 salutaciones. Luego, se creó, finalmente, el Ave María que hoy conocemos, al inicio del siglo XV cuando se incluyó la segunda parte:

“Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén”.

Cofradías del Rosario

Estas son agrupaciones espirituales católicas conformadas por millares de fieles devotos dedicados a:

  • El rezo del Santo Rosario.
  • Vivir de la espiritualidad del mismo.
  • Fomentar entre los propios cofrades una vida de oración y meditación constante de los Misterios del Rosario.

En las cofradías rezan un Rosario de quince misterios por semana, que puede ser cinco misterios tres días por semana o también rezar uno todos los días, haciendo el debido registro en el libro de la Cofradía.

También te recomendamos rezar el rosario al sagrado corazón de Jesús.

Aparte de las intenciones de la cofradía, se agregan las de todos los cofrades, para así gozar de la protección especial de la Santísima Virgen y de sus muchos beneficios e indulgencias.

Participan de todas las buenas obras que por gracia de Dios se realizan en el mundo ganando indulgencias plenarias el día de la inscripción, así como en: Pascua, Presentación del Señor, Navidad, Anunciación, Asunción, Nuestra Señora del Rosario, Inmaculada Concepción.

Hubo un momento en que la devoción por el Rosario comenzó a disminuir, por lo que la Virgen se le apareció al beato fraile dominico Alano de la Roche en 1470, a quien encomendó la reviviera.

El fraile Alano había fundado en Douai, en Francia, cerca de la zona renana, la Cofradía del Salterio de la Gloriosa Virgen María, que perseguía como objetivos principales:

  • Difundir la devoción al Rosario.
  • Crear un ambiente de espiritualidad mariana entre sus cofrades.
  • Pedir la intercesión de la Virgen.

Ésta tuvo tanto éxito entre el pueblo fiel y las autoridades civiles y eclesiásticas, que rápidamente comenzaron a fundarse Cofradías del Rosario en otros conventos dominicos.

Desde entonces serán los dominicos los grandes difusores del Rosario, aun cuando se conocen muchos otros religiosos, laicos y sacerdotes con esta misión.

Hay cuatro factores que contribuyeron al éxito de esta oración: es muy sencilla, se puede rezar individual o comunitariamente, incentiva la meditación y reflexión sobre los Evangelios y ayuda a pedir debidamente lo que se necesita.

Beato fraile dominico Alano de la Roche

El fraile Alano registró una serie de promesas que María ofrecía a quien rezara el Rosario:

  1. Recibirá cualquier gracia que pida.
  2. Tendrá protección y grandes beneficios.
  3. Tendrá un escudo contra el infierno y el vicio, liberará de los pecados y alejará las herejías.
  4. Hará surgir las virtudes para que las almas tengan misericordia divina y cambiará en el corazón del hombre el amor mundano por el amor de Dios.
  5. No perecerá el alma de quien se encomiende al Rosario.
  6. No tendrá desgracias y tampoco morirá de muerte desgraciada, y si es pecador, se convertirá y será admitido a la vida eterna.
  7. No morirán sin los Sacramentos.
  8. Tendrá en vida y en muerte la luz y la plenitud de la gracia.
  9. Será prontamente librada el alma del Purgatorio.
  10. Recibirá el debido socorro en sus necesidades.
  11. Serán hijos de la Santa Madre muy amados y hermanos del Unigénito Jesús.

Papa San Pío V

La intervención del papa San Pío V en la difusión de las cofradías del Rosario, fue en gran medida fortalecida y, si se quiere, consolidada por un hecho trascendental, como lo fue la Batalla de Lepanto.

Ésta aconteció para la época del papado de Pío V y de la expansión musulmana por la región mediterránea, en donde se cernía la amenaza de que desapareciera el cristianismo como resultado de la guerra.

El 17 de septiembre de 1569, pidió el papa a toda la feligresía, e incluso a las tropas cristianas en la batalla, que rezasen con mucha devoción el Santo Rosario.

Así, el 7 de octubre, día de la batalla en el Golfo de Corinto de las flotas musulmanas y cristianas, la armada católica, formada por soldados de los Estados Papales, Venecia, Génova y España y liderada por D. Juan de Austria, obtuvo una resonante victoria.

Para el momento de la batalla el papa se hallaba en Roma, orando el Rosario y al finalizarlo salió de su capilla y, por propia inspiración, anunció con mucha tranquilidad y confianza que la poderosa flota turca había sido vencida, gracias a la intercesión de la Santísima Virgen. Llegaría, más tarde el mensaje de D. Juan corroborando tal victoria.

Batalla de Lepanto

Por otra parte, san Pío V fijó el modo de rezar el Rosario, estableciendo tres grupos de 5 misterios cada uno:

  1. Los gozosos que contempla los episodios más relevantes de la infancia de Jesús.
  2. Los dolorosos, sobre la pasión de nuestro Señor.
  3. Los gloriosos, en los se medita la resurrección del Señor y acontecimientos posteriores.

El Rosario Perpetuo

Es el que se promueve para ser rezado en cada una de las 8.760 horas que tienen los 365 días del año.

Data así desde los siglos XVII y XVIII, tiempo en que se divulgaba mucho el rezo del Rosario entre el pueblo devoto.

Para el año 1629, por  iniciativa del fraile dominico Timoteo Ricci, se creó el referido Rosario Perpetuo, que consistía en repartir 8.760 tarjetas con el rosario, con el fin de que cada hora del año hubiese una persona rezando los quince misterios.

Esta propuesta fue aceptada con tal agrado que se tuvo que multiplicar en varios sitios la cantidad de tarjetas, pues los solicitantes sobrepasaban las 8.760 estipuladas.

Los papas dieron su apoyo al Rosario Perpetuo, por lo que pudo ser difundido por Europa y las tierras en las que existían misiones. Sin embargo, se produjeron acontecimientos que trastocaron los cimientos de la Iglesia. Con la Efectiva oración para santificar fortalecemos las bases católicas.

Luego de la Revolución Francesa en el año 1789 y de las subsiguientes revoluciones liberales del siglo XIX, la Iglesia perdió influencia entre la gente, fue despojada de propiedades y posesiones y, peor aún, se intentó desplazarla del sitial que tenía como referencia moral ante la sociedad.

La Revolución Francesa

Se observó que valores tan evangélicos como la libertad, la fraternidad y la igualdad le fueron arrebatados por los revolucionarios. y surgieron acusaciones como la del marxismo, señalando a la Iglesia de ser el «opio del pueblo».

Estos actos generaron un entorno anticlerical, en el que muchas órdenes religiosas fueron expulsadas y muchos sacerdotes vieron obstaculizadas sus actuaciones.

Rosario Viviente

No obstante este ambiente hostil, hubo una feligresía que se mantuvo fiel a su doctrina, para lo cual buscó refugio espiritual en las devociones.

El Santo Rosario fue una de las más solicitadas y mayormente empleada.

Surgieron propuestas para satisfacer las ansias espirituales de los fieles, como la de la joven seglar Paulina Jaricot, quien sustentándose en el Rosario Perpetuo, que apenas ya se rezaba, creó el Rosario Viviente.

La joven Jaricot se concentró primordialmente en las clases obreras para ayudarles en su devoción cristiana.

Su propuesta consistió en crear grupos de 15 personas en los que cada una se comprometiese a rezar al día un misterio del Rosario. Además del apoyo espiritual, se solicitaba un aporte económico para los misioneros.

Este rosario fue precursor de las conocidas Obras Misionales Pontificias, que son una institución del papa y de la Iglesia católica que cuida de las misiones católicas y apoya a los misioneros en su labor de evangelización.

En todas estas misiones se propagó el rezo del rosario, extendiéndose rápidamente por Europa, siendo los dominicos puntal importante en esta difusión.

La Virgen también estuvo presente promoviendo y apoyando estos movimientos con sus apariciones como la que hizo en Lourdes en 1858, en la que expresó se rezará continuamente el rosario, y en Fátima en el año 1917, en la cual ella misma se llamó «Nuestra Señora del Rosario».

Paulina Jaricot y el Rosario Viviente

También fue reconocida la relevancia de esta oración por el papa León XIII, para la cual escribió once Encíclicas, en la primera de las cuales del año 1883 declaró a octubre como el mes del rosario.

Más recientemente en el siglo XX, los frailes dominicos de la Provincia de Toulouse como apoyo a la disposición papal y a lograr mayor consolidación del rosario, crearon en 1908, la peregrinación anual del Rosario a Lourdes cada octubre, la cual se ha convertido en la más concurrida anualmente a este santuario.

Igualmente en el siglo XX, en contraposición a la Segunda Guerra Mundial, se inició la llamada Cruzada del Rosario en Bélgica, por lo general promovida por dominicos, empleando distintos métodos de evangelización, tales como agrupaciones de fraternidad, misiones populares, programas de radio y televisión, revistas, entre otros.

También en Estados Unidos se han llevado a cabo esfuerzos de divulgación del Santo Rosario, como el de Padre Patrick Peyton en 1948, quien instituyó el Apostolado del Rosario en Familia, que se ha extendido por todo el mundo.

Para su labor de difusión utilizó programas populares de radio, así como la serie de Los Misterios del Rosario, promoviendo el Rosario en Familia.

Es recordado su lema:

«La familia que reza unida, permanece unida».

Padre Patrick Peyton

¿Cómo se reza?

Este rezo de la fe católica en el que se rememoran los cinco misterios de Nuestro Señor Jesucristo y de Nuestra Madre la Virgen María, consiste en la repetición de aclamaciones y alabanzas que aparecen en el Evangelio de Lucas.

Estas repeticiones narran episodios de la vida de Jesucristo como de la Virgen, como el saludo del ángel Gabriel a María en Lucas 1, 26-28 y el saludo de Isabel a María a María en Lucas 1, 42. También nos puede ayudar a una mayor comprensión del rosario Los milagros de Jesús.

Luego de reflexionar cada misterio se recitan un Padre Nuestro, diez Ave María y un Gloria al Padre. En algunas comunidades se agregan al final la Letanías Lauretanas.

Al respecto, san Juan Pablo II dijo:

«Por medio del rosario los fieles reciben abundantes gracias, como desde las mismas manos de la Madre del Redentor».

Equipos del Rosario

Tratando de adecuarse a los tiempos contemporáneos, se acordó en el Concilio Vaticano II (1962-1965) que la Iglesia propiciara cambios espirituales profundos.

Surgieron así los llamados los Equipos del Rosario en 1967 por iniciativa del dominico francés fray Marie-Bertrand Eyquem, los cuales son un movimiento de esencia apostólica y ecuménica, constituidos quince personas, en los que también se admiten a no católicos.

Cada miembro del equipo se compromete a:

  • Rezar un misterio del rosario al día, como se hacía con el Rosario Viviente.
  • Reunirse una vez al mes en la casa de uno de los miembros para orar en común.
  • Invitar a otras personas a participar.

No obstante, la Iglesia está plenamente consciente de los vertiginosos cambios de la sociedad, que la llevan a enfrentarse a conflictos que atentan contra la espiritualidad, tales como:

  • La Revolución del 68, que creó una nueva forma de pensamiento distinta a los valores tradicionales.
  • El derrumbe del comunismo soviético en los años 1990-1991.
  • El gran desarrollo de las comunicaciones (TV, Internet, telefonía, entre otras).
  • La globalización y los valores consumistas que se han venido imponiendo.
Consumismo

Misterios luminosos

En el siglo XXI, el desarrollo tecnológico impone a la Iglesia renovarse y establecer métodos para mantener vigente el culto mariano y las tradiciones cristianas, de manera de llevar el mensaje a la persona moderna.

En tal sentido, el papa san Juan Pablo II hizo mucho énfasis en el rezo del rosario, para lo cual introdujo cinco nuevos misterios, que versan sobre la vida pública de Jesús.

No obstante, aún quedan muchos retos que cumplir para mantener viva y actual esta oración, en especial entre los jóvenes.

Se requerirá tal vez de una explicación acorde con su forma de pensar y probablemente, amerite cambios, pero que deben ser cuidadosamente estudiados para no errar y generar confusiones o distorsiones de su esencia.

Utilidad

El rosario resulta un medio sencillo, accesible a todos en todo tiempo y en todo lugar para alcanzar sosiego y paz cuando lo necesita nuestro espíritu.

También es posible que gracias al Santo Rosario se obtenga alguna orientación o esclarecimiento de alguna duda o preocupación que nos estuviera atormentado.

¿Por qué hay que rezarlo siempre?

Sus beneficios de paz y tranquilidad al espíritu muestran la importancia de rezarlo todos los días, particularmente el santo rosario del domingo, que es el día del Señor, para darnos la fuerza, energía y optimismo que requerimos para iniciar las labores y actividades a las que nos enfrentamos semanalmente.

Aparte de ser una manera particular de honrar a Dios y a la Santísima Virgen de un modo especial.

(Visited 161 times, 1 visits today)

Deja un comentario