Virgen de la Soledad: Historia, Leyenda y Oración

Nuestra Señora de la Soledad, es una advocación de la virgen María que es venerada en la iglesia católica. Esta virgen hace relación a la melancolía que sintió María madre de jesús, cuando su hijo fue puesto en el sepulcro. De esta manera, la hermosa figura representa la tristeza y el séptimo dolor de María. En este artículo, podrás descubrir todo el maravilloso ministerio que ha representado la virgen de la soledad desde su aparición hasta nuestros tiempos.

Virgen de la soledad

Virgen de la Soledad

El orígen de la imágen de la virgen de la soledad se remonta al año 1565 y fue creada por el escultor Gaspar Becerra. Sin embargo, él hizo la escultura a partir de una pintura, que pertenecía a la princesa francesa Isabel de Valois. Ella era la esposa de de Felipe II de España y tenía este cuadro, que despertó gran devoción en los frailes españoles.

Por eso, encomiendan a Gaspar Becerra, que realice una figura de María en su soledad, haciendo referencia a esta pintura. Desde el primer momento, querían que la imagen fuera vestidera así que solo se tallaría la cabeza y las manos, siendo el resto un armazón.

Sin embargo, el escultor Becerra tuvo muchísimos inconvenientes para captar el dolor en la imagen del cuadro. Cuenta la leyenda que tuvo que repetir la cabeza tres veces para poder lograrlo. Las dos primeras no gustaron a nadie, pero una noche escuchó una voz en sueños que le guiaba a un roble que se quemaba en la chimenea. Allí según aquel mensaje, podría tallar la correcta imagen de la virgen de la soledad. Y así lo hizo, solo con esta madera pudo plasmar el dolor de María frente al sepulcro de su amado hijo Jesús.

El atuendo que se le colocó, era el de una viuda noble de la época. En 1565 tras un año más de trabajo, la reina hace entrega de la escultura al convento de la Victoria en España.

Virgen de la Soledad

Aparición de la Virgen de la Soledad en Oaxaca México

Esta leyenda es muy hermosa y nos muestra la milagrosa llegada de esta virgen a la población de Oaxaca. Resulta que en los primeros años de fundada, la mayoría de sus habitantes eran idólatras y creían en el Cacique.

Sin embargo, un día común y corriente llega la virgen de la soledad, para guiarnos en el camino de comunión con el Padre celestial. Cuenta la leyenda que una misteriosa mula con un gran paquete a cuestas, se unió a otro grupo de animales que transportaban mercancía con destino a la ciudad de Oaxaca. El mercader dueño de aquellas encomiendas, se percató de la mula extra pero no le dió importancia.

Cuando llegó a la ciudad, el mercader se quedó sorprendido al ver que la mula seguía entre sus animales y cuando se dirigió a ella, el animal cayó agotado por la carga cerca de la ermita de San Sebastián. El hombre asustado de que creyeran que había hurtado aquel paquete, llamó a las autoridades para que fueran a investigar.

Los oficiales hicieron levantar al animal, pero luego esta cayó muerta inmediatamente. Todos temerosos y curiosos por saber que paquete traía la mula, procedieron a abrir la caja. Para su sorpresa, en ella se encontraba una imágen de Jesús y una figura de la Virgen de la Soledad. Además, junto con ella había un rótulo que decía “Nuestra señora de la Soledad al pie de la cruz”

Por orden el Obispo, la figura de la virgen quedó en la ermita de San Sebastián y la imagen de Jesús en la ermita de Santa Veracruz. Ambas esperando a ser reclamadas por el dueño de la encomienda. Sin embargo, este reclamo nunca llegó y por lo tanto se creyó un envío divino.

Mensaje de la Virgen de la Soledad en Oaxaca

Se considera que la aparición de esta virgen en Oaxaca fue para demostrar al pueblo que debían tener fe en el poder de Dios. La virgen de la soledad tuvo un largo viaje para llegar a esta población y derramar su bendición sobre nosotros. Por eso, en honor a su presencia se construyó un hermoso templo al estilo barroco donde se le venera hoy en día.

Cerca de Oaxaca, aún se encuentra la piedra donde se dice que la mula pereció, luego de cumplir su encomienda. La importancia de la virgen de la soledad fue tal para guiar a esta población, que el Papa Juan Pablo II fue a orarle en su templo, cuando visitó México en 1979.

Adoración de la Virgen de la Soledad en Córdoba Veracruz

Esta virgen se considera la Santa patrona de Córdoba, debido a los muchos milagros que hizo en esa ciudad. Su fiesta, también se celebra el 18 de Diciembre y se le rinde homenaje el Viernes Santo durante la Procesión del Silencio.

Encontrarás que su llegada a esta población también es milagrosa y llena de misterio. Cuenta la leyenda que en el año 1675, el sacerdote de Córdoba, Juan Ortega de la Pava necesitaba una imagen de la virgen de la soledad, junto con las imágenes de San José y San Antonio. Por la fecha te darás cuenta que esto ocurrió luego de su llegada al pueblo de Oaxaca, quizá haya sido producto de sus milagros en aquella población.

Entonces el sacerdote, que necesitaba las imágenes hizo una convocatoria a los escultores que se encontraban en la ciudad. Así que al día siguiente, se presentaron para hacer el trabajo, dos forasteros que nadie conocía. Se les dió la madera de un hermoso cedro que crecía cerca de una cárcel local, comida para tres días y el pago adelantado.

Se dice que durante dos días se escuchaban ruidos donde los hombres estaban trabajando, pero al tercer día no se escuchó nada. Una señora que los atendía, sintió preocupación al pensar que se habían fugado con el pago, así que llamó al sacerdote. Forzaron la puerta donde se encontraban y cuando entraron descubrieron que las figuras estaban hechas. Pero tanto el pago como la comida estaban intactos. Los hombres nunca aparecieron y dado que nadie los conocía y por haber terminado la escultura tan rápido, se cree que en realidad eran ángeles.

Milagros más conocidos en Córdoba

Luego de su misteriosa creación en esta población, la virgen de la soledad hizo maravillosos milagros a los cordobeses. Uno de los más conocidos fue tuvo lugar durante la guerra de independencia, en la batalla de que sucedió el 21 de Mayo en Córdoba. Cuenta la historia, que un soldado encargado de cuidar la pólvora se quedó dormido y había dejado una mecha de una vela encendida. En sueños, vio que una misteriosa mujer vestida de negro apagaba la vela, salvando su vida.

Al día siguiente, fue a orar a la iglesia, en agradecimiento por no haber perdido la vida esa noche y descubre que la imágen de la virgen de la soledad, fue quien lo salvó.

Otro de los famosos milagros de esta virgen, fue el ocurrido en 1955 durante el ciclón Janet. Muchas personas aseguraron sus puertas y se resguardaron en sus hogares. Sin embargo, en los límites de la ciudad muchos pobladores vieron a una extraña mujer vestida de negro que se negaba a buscar refugio. Ella explicaba que debía proteger a sus hijos de aquella tempestad que venía.

Muchos quedaron intrigados con la aparición, y al siguiente día, al ver que todo estaba calmado salieron de sus casas. En la iglesia, los sacerdotes se dieron cuenta que la virgen de la soledad no estaba en su nicho y al buscarla, la encontraron a las afueras del templo. Estaba en perfecto estado, salvo el lodo depositado en los pies de su vestidura. Así se atribuyó que era ella quien protegía a la ciudad de la tormenta.

Mensaje de la Virgen de la Soledad

Esta advocación de María, representa la soledad que sintió durante la muerte y resurrección de Jesucristo. La Madre experimenta la soledad cuando los doce discípulos perseguidos se alejan de ella y Jesús sufre en el Calvario.

La madre adolece cuando su hijo se siente solo y grita “Dios mío por qué me has abandonado” Sin embargo, esta imagen hace énfasis en la soledad de María al dejar a Jesús en la tumba de José de Arimatea. Ella representa la incesante búsqueda de una madre por el amor y el bienestar de sus hijos. Muestra el dolor que siente Dios cuando uno de nosotros pierde la fe y se entrega a la vanidad del mundo.

María virgen de la soledad, ejemplifica la preocupación y el desasosiego del Salvador al ver que sus hijos escogen el camino del pecado y se alejan de Él. Esta advocación retrata la soledad en la cual nos sumergimos al alejarnos de Dios y su manto protector.

Debemos recordar que el amor de Santa María Madre es vivo y dispuesto a ayudar a todo aquel que le necesite. Así que su misión es la de mediar entre Dios y sus hijos para que estos últimos conozcan sobre la misericordia del Padre. A continuación encontrarás las oraciones más hermosas y poderosas a esta advocación de la Virgen María en soledad.

Virgen de la Soledad

Oración Milagrosa a la Virgen de la Soledad

Esta plegaria es muy buena para pedir por un acontecimiento o milagro a la virgen. Ella intercederá por la petición que le hagas y derramará sus bendiciones sobre tu camino.

¡Oh dulcísima madre mía de la soledad! Postrado humildemente ante tu imagen milagrosa, vengo a desahogar las tristezas y pesares de mi afligido corazón.

Ante tí preciosa princesa, vengo como un humilde servidor para pedir tu ayuda. Tu virgen de la soledad, que viste a tu hijo en la cruz del calvario. Que junto al poder de Dios pudiste soportar estos pesares, ten piedad de mí y mis seres amados, intercede por mí en esta petición.

Virgen santa que con tu hermoso manto, puro y casto puedas velar por esto que hoy te suplico.

Madre del Redentor, que en tu soledad sufriste el dolor de perder un hijo, y que aún así cuidas de nosotros y atiendes nuestros pasos. Tú que te viste tan triste y desolada, apiádate de mí y disipa mi pesar.

Oh dulce señora de la soledad, escucha mi clamor y mi súplica. Tú, que estás en la presencia del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo intercede ante ellos por esto que hoy te pido (hacer la petición).

Virgen santísima que puedes ver en el corazón de tus hijos, mira en el mío y comprueba que las intenciones son buenas; concédeme Madre esto que te ruego hoy. Concede esta obra según tu divina voluntad Virgen castísima, ya que sabes de pesar y dolor, aleja todo eso de mi camino.

 Oh madre santa, infunde en mi pecho el amor hacia Jesús, que por salvarnos murió crucificado. Y concédeme este favor que hoy manifiesto ante tí, para gloria de Dios, honra suya y provecho de mi alma.

Ahora y siempre, amén.”

Virgen de la soledad

Oración para pedir por los Enfermos

La virgen de la soledad es muy aclamada por los devotos para sanar a los enfermos. Esta advocación de María, se identifica con el dolor y el sufrimiento de aquellos que tienen problemas de salud o cuyo ser amado padece una enfermedad. La virgen en su infinita misericordia intercederá a través de esta oración, por tu bienestar y el de los tuyos.

“Dignísima madre de Dios, que estando de pie junto a la cruz de Jesús, lo viste morir lleno de pena, dolor y agonía. Sabes dulce, princesa de la soledad y el vacío que deja perder a un ser amado. Ten misericordia de mí y mis seres queridos, pon tu mano noble y bondadosa sobre nosotros; para que intercedas por nuestro resguardo.

Tú sabes comprender mejor que nadie mis necesidades y aflicciones; derrama tus bendiciones y tu poder sanador sobre quien hoy te pido. No permitas que sufra lo que tu sufriste, no permitas que derrame lágrimas en la soledad de la muerte; más guía sus pasos hacia el bienestar y la buena salud.

Oh dulce princesa, tú que te viste tan triste y desolada, concédeme la gracia especial que te pido hoy en oración. Sana al afligido y aleja las enfermedades de su camino, bendita madre misericordiosa.

Dolorosísima virgen María de la soledad, escucha mi la clamor y aleja las penurias de (decir el nombre de la persona). Que tu voluntad sea la misma que la del Padre y la del Hijo. Entonces que ellos envíen a la corte de ángeles celestiales, para que sanen en el santo nombre del Creador, la aflicción que hoy padece.

Derrama tu gracia sobre su padecimiento, Madre purísima y permite que quede libre de todo dolor. Que sea tu intervención agradable a Dios de todos nosotros y pueda cumplirse el milagro. Amén.”

Oración para Casos Desesperados

La virgen de la soledad, es también aclamada en momentos de angustia y desesperación. Esto debido a que María padeció todos estos sentimiento de desasosiego al momento de la muerte del Hijo. Como devoto, puedes recurrir a ella en oración para que te saque de la tempestad y traiga resolución a tus dificultades.

” Oh madre Dolorosísima que padeciste en soledad; ten piedad de mi testarudo corazón y ayúdame en este momento de tormento. Tú que acompañaste a tu hijo al sepulcro y sufriste el dolor de dejarle allí solo; aleja los padecimientos de esta difícil situación en la que me encuentro.

Madre misericordiosa, que tuviste que volver al mundo de los hombres que hirieron a tu amado hijo, ten piedad de mi alma y auxiliame en estas tribulaciones. Tú que nos perdonas y nos amas, guía mis pasos y da fortaleza a mis hombros para salir victorioso de este momento de contrariedad.

Cúbreme Madre santísima, con tu manto protector y aleja el dolor de mi camino. Tú que eres buena y pura, aparta las dificultades de mi presente. Dulce princesa, que sufriste en soledad la pérdida de Jesús, separarme del escollo y el tropiezo.

Dulce princesa, ayúdame a vencer la contrariedad del mundo, y en mi soledad se una compañía alegre que ilumine mi entendimiento. Fortalece mi voluntad con tu amparo Madre de Dios, y llena mis pasos con tu sabiduría y protección.

Te lo pido Virgen María de la Soledad, para que tu voluntad sea en consonancia con la del Padre, la del Hijo y la del Espíritu Santo. Bendita seas ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.”

Oración para Dar Gracias a la Virgen de la Soledad

Esta plegaria es muy utilizada por los devotos de la Virgen, en el día de la Procesión Silenciosa en su nombre. Muchos milagros a hecho la advocación de la virgen de la soledad alrededor del mundo y sus creyentes evocan esta oración para dar gracias por su misericordioso ministerio.

“Dolorosísima Virgen María de la soledad, abogada de los tristes y los enfermos. Hoy te doy las gracias por haber estado en los momentos de tribulación, y por escuchar mis súplicas.

Tú, adorada princesa que siempre fuiste un dulce consuelo para mis penas y sufrimientos, hoy te retribuyo en oración todo el amor que me has dado. Tú, que por mérito de los dolores que padeciste, fuiste mi ancla y mi soporte en los momentos difíciles.

Gracias Madre Mía, por tu misericordioso amparo y protección, por tu sabia guía y comprensión. Piadosa Virgen que en la oscuridad me seguiste e intercediste por mis errores, y entonces con paciencia me muestras en camino de vuelta, agradezco en corazón y obras. Tú que en mi soledad y mi sequedad espiritual siempre eres comprensiva y piadosa, te agradezco de corazón y obras.

Gracias dulce princesa por siempre darme tu presencia, tu consuelo y amor reconfortante. Que al menos no me falte nunca tu esperanza Madre de Dios. Infinitas gracias por escuchar mis plegarias y cuidar mi camino. Que tu luz y tu amparo me acompañen hasta el final de mi vida.

Bendita seas por siempre y para siempre, Virgen castísima. Que mis obras y mi comportamiento, siempre sean de tu agrado para retribuir tu misericordiosisima presencia. Infinitas gracias por tu amor incondicional.

Siempre virgen, María madre de Dios.

Ahora y siempre, por los siglos de los siglos, amén.”

Oración de Protección a la Virgen de la Soledad

La protección mariana es muy famosa entre nosotros, dado que su amor maternal nos aleja de las tentaciones y los peligros. La plegaria a la virgen de la soledad, permite que su amparo se derrame sobre tu vida y la de tus seres queridos.

“Dignísima madre de Dios, que estando en pie frente a la cruz, viste a tu Hijo morir y quedaste sola. Ten piedad de mi alma que hoy te encomiendo; cúbreme con tu manto y no me dejes desamparado.

Dolorosa Señora, por tan inmensa pena que sentiste en el calvario, siempre ten misericordia de quien hoy te llama. Protégeme Dulce Princesa, de las tribulaciones y los dolores. Con tu luz y sabiduría guiame como una lámpara en la oscuridad.

Alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar, memoria de la pasión y muerte del Redentor, Jesucristo y la penosisima soledad de santa María madre. Grata es siempre tu presencia en mi vida, virgen purísima.

Que tu amor maternal, bendita princesa siempre me aleje de la tentación y los peligros del mundo. Que en callejones oscuros, tu presencia ilumine el sendero. Sé madre mía, como un faro de luz en medio de las tempestades, que me encamine hacia puerto seguro. Cúbreme con tu manto, adorada princesa y hazme compañía.

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea virgen, pues es grata tu presencia en los cielos, así como tu grandiosa belleza. Eres tú, celestial princesa mi escudo y mi cobijo, pues con tu amor me reconfortas y me proteges del mal.

Bendita seas madre mía, ahora y siempre por los siglos de los siglos.

Amén.”

virgen de la soledad

No te vayas sin antes leer los siguientes artículos:

Virgen De Luján: Oración Poderosa a la Virgen María.

Virgen de Juquila: Oración, milagros e Historia.

Descubre los 7 dolores de la Virgen María, Aquí

(Visited 9 times, 1 visits today)

Deja un comentario