Lectio divina, una metodología para meditar en un texto

La lectio divina es un método de lectura que se realiza con el objeto de acercarse a Dios a través de la palabra, para contenida en la biblia, algunos se consideran esencial para buscar el contacto directo con Dios, conoce más de esta oración leyendo el siguiente artículo.

lectio divina

Lectio divina

Es una forma muy tradicional que utilizan los fieles y los miembros de la Iglesia católica para leer la palabra sagrada de la Biblia, contiene un significado relevante, algunos sacerdotes asumen que se presenta literalmente como una especie de escalera que permite subir desde la tierra hasta el cielo.

Su traducción del latín significa “Lectura de Dios” y consiste en un método sencillo que propone a cada cristiano establecer una conexión directa con el supremo a traves de el conocimiento y entendimiento de la palabra sagrada.

En tiempos de la edad media algunos monjes lograron descifrar más diez formas de realizar la lectio divina. Sin embargo y con el pasar de los años la misma se ha simplificado y ampliado su forma, pero veamos realmente que es la lectio divina

¿Qué es la lectio divina?

La Lectio Divina es la lectura de la Sagrada Escritura de un modo no académico, sino de una forma más espiritual, el procedimiento permite conocer más a Jesús de una forma personal, viviendo su lado y compartiendo una comunión de pensamientos y sentimientos

Esta lectura tiene la condición que por su estructura, no se puede realizar en breve tiempo, digamos que en menos de cinco minutos, ya que se consigue en ella un a profundidad que no permite hacerla en menor tiempo.

lectio divina

Lectio divina es un método de reflexión que fue utilizado por los primeros católicos cuando el cristianismo está dando sus primeros pasos, y uno de los primeros en utilizar la lectio divina fue el teólogo llamado Orígenes entre finales del siglo ii y comienzos del siglo II, quien planteó lo siguiente: “para leer la Biblia había que hacerlo con atención y mucha constancia”.

El contenido esencial de la lectio divina es una actitud receptiva y reflexiva de lo que Dios dice a través de la palabra. Por otro lado la estructura de la oración está compuesta por cuatro partes, Lectio, Meditatio, Oratio y contemplatio (Lectura, meditación, Oración y Contemplación).

Pasos para realizarla

Cada parte debe realizarse en silencio, de una forma tranquila y reflexiva, durante mucho tiempo fue utilizada en el clero monástico pero con el tiempo pasó a ser una oración importante para los fieles practicantes, según la disponibilidad de tiempo que tengas te indicamos los pasos de la lectio divina para que puedas aprender a meditar la palabra de Dios.

Leerla (Lectio), es conveniente leerla pausadamente varias veces antes de realizarla, sin importar que te suene repetitiva y familiar. Intenta comprender su contenido ya tiene una cualidad interesante, cada vez que la repites le consigues algo interesante.

Reflexiona (meditatio), dedica tu tiempo para meditar con respecto al contenido de la palabra, después de leerla varias veces es bueno sentarse y visualizar de una forma individual en qué consiste el texto, generalmente la lectio divina expresa algo que siempre la persona logra conseguir.

Rezala (oratio),  cuando hayas terminado procede a leerla, intenta dialogar con Dios a través de  una conversación, él te escucha sabe lo que necesitas y si expresas la palabra de una forma muy tranquila, seguramente te escuchara.

lectio divina

Acción (contemplatio),  consiste en entender definitivamente lo que has descubierto, es importante recordar que cada persona consigue algo diferente en la palabra sagrada, posterior a la realización de la plegaria es importante entrar en acción con lo encontrado en ella.

Comentario final

En uno de sus discursos el papa Benedicto XVI recomendó la práctica de la lectio divina con el objeto de conocer más la palabra de Dios, el método de lectura permite establecer el diálogo con el creador, donde fácilmente cualquier cristiano católico tendrá la facultad para escucharlo.

Afirma Benedicto que promover la práctica con eficiencia permitirá el nacimiento de una nueva primavera para la Iglesia católica, la palabra de Dios es la lámpara de nuestros pasos y la luz que alumbra nuestros caminos, sobre todo si se promueve en los jovenes, por lo cual se considera como una ideal lectio divina para jóvenes.

La lectio divina para jóvenes ha recibido un impulso por las autoridades del clero en los últimos 40 años, donde incluso en el Concilio Vaticano II, incluyó un contenido relativo a la forma de realización de este método, el capítulo en cuestión se denominó “La constitución dogmática Dei Verbum”, publicado en el año 1965.

Si deseas conocer más de este tema te invitamos a conectarte con nosotros a través de los siguientes enlaces:

(Visited 8 times, 1 visits today)

Deja un comentario