Ciclo vital de la familia instrumento de mercadólogos

Un análisis del ciclo de vida familiar o del CVF ayuda a los mercadólogos clasificar a los núcleos familiares en función de una serie de etapas que involucran todo el trayecto de vida de una unidad familiar.

ciclo vital de la familia

Ciclo Vital de la Familia

Se puede entender como Ciclo Vital de la Familia (CVF) o Ciclo Evolutivo Familiar, a la continuidad del estado por los que cruza la familia desde su nacimiento o creación hasta su disolución, este ciclo está conformado por etapas de complicaciones creciente a las que siguen otras de reducción familiar; además, las tipologías sociales y económicas que varían desde su formación hasta su disolución.

El núcleo familiar tiene una historia natural que la hace funcionar por etapas continuas, durante las cuales sus integrantes viven cambios y asumen comportamientos que, de alguna manera, son predecibles, por atender a normas conductuales y sociales preestablecidas.

Cuando el ciclo vital de la familia se rompe o interrumpe, o cuando la familia tiene complicaciones para cumplir las funciones específicas que exige cada etapa, se generan escenarios que modifican la regulación familiar y que, si no se soluciona de manera satisfactoria, terminara en una crisis del sistema.

Las fases apasionadas e intelectuales que se atraviesan como miembro de una familia desde la infancia hasta los años de jubilación se denomina ciclo de vida familiar, en cada etapa, se enfrentan a retos de la vida familiar que permiten desarrollar o adquirir nuevas habilidades, la adquisición de estas destrezas ayuda a lidiar con los cambios que casi todas las familias atraviesa.

No toda persona cruza estas fases sin inconvenientes, hay situaciones, como enfermedades graves, problemas financieros o la muerte de un ser querido, que pueden tener un efecto en cómo de bien se cruzan estas etapas., afortunadamente, si omite destrezas en una etapa, puede aprenderlas en etapas posteriores.

En la medida que todos crecemos y entramos en distintas etapas de nuestras vidas, cruzamos varios desafíos y conquistamos hitos únicos para esa fase, por ejemplo, en los primeros años de vida, un bebé se enfrenta a como aprender y confiar en sus cuidadores, mientras que la tarea principal de un adolescente es la necesidad de descubrir su propia identidad.

Teóricos como Erik Erikson, quien expuso los ejemplos del crecimiento psicosocial de niños y adolescentes, y Jean Piaget, que explicaron sus fases de crecimiento cognitivo o mental, explicaron los pasos de desarrollo por los que pasamos, y conocer estas fases individuales de desarrollo es útil para los consejeros porque les proporciona una base para comprender qué problemas típicos se destacan en cada estación de la vida.

Esto les ayuda a prestar especial atención a la evolución  o estancamiento de una persona en esta área, cómo eso presenta síntomas en el cliente y cómo puede afectar su crecimiento posterior, pero, las etapas que atraviesa un individuo durante la vida no es el único tipo de crecimiento al que los consejeros deben prestar atención.

ciclo vital de la familia

Para los consejeros que hacen terapia familiar, también es importante entender que la familia misma tiene sus propias etapas de desarrollo. Esto puede describirse mediante el ciclo de vida familiar o una serie de etapas de desarrollo a través de las cuales la familia se mueve con el tiempo.

¿Por qué es importante comprender el ciclo de vida familiar?

El manejo de las destrezas y los límites de cada período le permite continuar con éxito a la próxima fases del desarrollo, si no domina las pericias, existe la posibilidad de que pueda de todos modos avanzar a la siguiente fase, pero incrementando más posibilidades de tener problemas en las relaciones y las futuras transiciones.

La hipótesis del ciclo de vida familiar propone que la transición con éxito puede ayudar a evitar enfermedades y los trastornos emocionales o relacionados con el estrés.

Sea su rol el de padre/madre o hijo, hermano o hermana, que tenga un lazo de sangre o afectivo, sus experiencias en el ciclo de vida familiar perturbarán quién es usted y en quién se convertirá, cuanto más comprenda los retos de cada fase del ciclo, más posibilidades tiene de proseguir con éxito.

¿Qué cosas pueden alterar el ciclo normal?

El estrés de la vida cotidiana o el hecho de padecer un padecimiento médico crónica u otra crisis vital pueden modificar el ciclo de vida normal, el estrés permanente o una crisis pueden atrasar el paso a la siguiente fase de la vida, o es posible que siga adelante sin las destrezas que necesita para adaptarse y avanzar a la siguiente etapa de la vida.

¿Cómo puedo mejorar mi ciclo de vida familiar?

Tenga la seguridad de que puede aprender las destrezas que le falten y mejorar su calidad de vida y la de su familia en cualquier fase, la reflexión, la formación y tal vez la sugerencia psicológica son los mejores medios de mejorarse y de mejorar su vida familiar, además, estos son procedimientos que pueden ayudarle a manejar también otras situaciones, como vivir un divorcio o integrar una estructura familiar no tradicional.

Etapa de independencia

La emancipación es el periodo más significativo del ciclo de vida familiar, al entrar en la edad de joven adulto, este empieza a separarse emocionalmente de su familia, mientras dura esta etapa, se esmera por llegar a ser totalmente capaz de mantenerse a sí mismo desde el punto de vista emocional, físico, social y financiero, y empieza a desarrollar condiciones y características únicas en su identidad individual.

La intimidad es una destreza importante para desarrollarse durante sus años como adulto joven e independiente, la intimidad es tener la capacidad de evolucionar y sostener vínculos estrechos que pueden sobrevivir las malas épocas y otras dificultades, en una relación íntima, usted aprende acerca de:

  • La responsabilidad.
  • Los aspectos comunes o similares.
  • La afinidad.
  • El afecto.
  • La confianza en otra persona
  • La emoción compartida de una relación.

Se asimila nuevos elementos de la independencia durante toda su vida, incluso si se ha pasado a otra fase de vida, como la vida de pareja, se continúa aprendiendo sobre de la independencia en el contexto de esa etapa.

ciclo vital de la familia

Durante la etapa de independencia, usted espera:

  • Aprender a observarse a usted mismo como un individuo particular en relación con su familia original (padres, hermanos y miembros de la familia extendida).
  • Desarrollar vínculos íntimos con compañeros fuera de la familia.
  • Mantenerse en un trabajo o carrera profesional.

Entre otras condiciones significativas que usted desarrolla durante esta fase, se incluyen:

  • La confianza.
  • El sentido moral.
  • La decisión.
  • La ética laboral
  • La identidad o quién es usted en relación con el mundo.

Etapa de vida de pareja

Cuando usted relaciona a la familia por medio del matrimonio se forma un nuevo sistema familiar, su sistema familiar que involucra sus ideas, perspectivas y valores personales, estos son determinados por las relaciones y las experiencias que tuvo con su familia original, cuando se toma la decisión de casarse o se une en pareja, se modifica su sistema familiar con el de su cónyuge o pareja.

Esto requiere que se reajusten sus objetivos y las metas de su pareja, en un relación más funcional, las parejas tienen la capacidad de tomar dos puntos de vista distintos y generar una opción que ninguna de las dos personas había considerado antes, esto se distingue del hacer concesiones en el sentido de que no implica renunciar a nada, en su lugar, consiste en crear una tercera y mejor opción.

Es posible que descubra que algunos de los pensamientos o expectativas que tenía en el pasado no sean verdaderas en este periodo, algunas áreas comunes de adaptación incluyen:

  • La economía.
  • El modo de vida.
  • Las actividades graciosas o los pasatiempos.
  • Las relaciones con los familiares políticos.
  • La sexualidad o la compatibilidad sexual.
  • Las amistades.
  • Anteponer las necesidades de otra persona.

Las destrezas para las relaciones que se aprende en la vida de pareja sirven de cimientos para otras relaciones, como las que se instituyen entre un padre/madre y su hijo, un maestro y su alumno o un médico y su paciente.

Dentro de una pareja, usted aprende:

  • Comunicación avanzada entre personal.
  • Destrezas de resolución de problemas.
  • Objetivos en común de desarrollo espiritual y emocional.
  • Cómo generar límites en las relaciones.
  • Cuándo anteponer las necesidades de otra persona o darle a aquella más importancia que a la suya.

Las destrezas para la vida que se aprende en esta fase son significativas para la evolución de una verdadera interdependencia y la capacidad de tener una relación de pareja sana y de colaboración, algunas de las dificultades de este periodo incluyen:

  • Realizar el cambio al nuevo sistema familiar.
  • Incluir a su cónyuge o pareja en sus relaciones con amistades y familiares.
  • Haber aceptado el compromiso de hacer que su matrimonio funcione.
  • Colocar las necesidades de otra persona por encima de las suyas.

La pareja tendrán menos estrés si el cambio al nuevo sistema familiar se ejecuta sin obstáculos, menos estrés por lo general significa mejor salud.

Los objetivos precisos para esta fase del ciclo de vida familiar son:

  • Generar una nueva familia con su pareja.
  • Reajustar sus vínculos con su familia de origen y sus amigos para incluir ahora a su cónyuge.

El nido vacío: La separación de los hijos adultos

La etapa de la separarse de los hijos ya adultos se inicia cuando su primer hijo deja el hogar y termina con la se denomina el “nido vacío”, cuando los hijos mayores dejan el hogar, hay reacciones tanto positivas como negativas.

Si la familia ha perfeccionado destrezas importantes durante el ciclo de vida familiar, sus hijos estarán preparados para dejar el hogar, listos para afrontar los retos de la vida, una vez libre de lo que exige diariamente de la crianza de los hijos, es posible que elegir reavivar su propia relación de pareja y, posiblemente, sus metas profesionales.

La evolución de los vínculos adultos con los hijos es clave en esta etapa. Es posible que usted deba enfrentar el desafío de aceptar en su familia a nuevos miembros a través de las relaciones de pareja de sus hijos. Podría concentrarse en fijar nuevas prioridades en su vida, perdonar a quienes le hubieran causado daño (quizá mucho tiempo atrás) y evaluar sus creencias acerca de la vida.

Esta es la etapa en que es posible que los niveles de la salud y los niveles de energía, a algunas personas se les diagnostican enfermedades crónicas, los síntomas de estas enfermedades pueden limitar las actividades normales e incluso los pasatiempos de los que disfruta hace mucho tiempo, es posible que aparecer problemas de salud relacionados con la edad mediana, que pueden incluir:

  • Presión arterial alta (hipertensión).
  • Problemas de peso.
  • Artritis
  • Menopausia
  • Osteoporosis.
  • Enfermedad cardíaca (enfermedad de las arterias coronarias).
  • Depresión.
  • Enfermedades relacionadas con el estrés.

En este periodo, también es posible que haya que cuidar de los padres que envejecen, esto podría ser estresante y afectar su propia salud.

Los objetivos específicos por lograr en esta fase incluyen:

  • Volver a centrarse en la relación de pareja sin los hijos.
  • Desarrollar relaciones adultas con sus hijos ya crecidos.
  • Realinear las relaciones para incluir a los parientes políticos y a los nietos cuando sus hijos comiencen sus propias familias.

La familia y sus cambios en el tiempo

La familia, asiento y fundamento de nuestra sociedad, también padece de cambios, no debe ser tomada como una unidad inflexible y rígida, sino por el contrario como una institución unitaria, eficiente, versátil y en ajuste permanente, los matrimonios deben ir creciendo en intimidad ofreciéndose el uno al otro mayores grados de conjunción emocional y social.

En su rol de padres y mientras dura el crecimiento de la familia, tratarán de cubrirle a los hijos las necesidades primordiales de soporte, apoyo y orientación para su progreso personal y social, a la vez que los hijos habrían de aprender a compartir, confiar, negociar, respetar y desarrollar destrezas sociales entre sus iguales, de esta manera la persona, el matrimonio y la familia irán adelantando en desarrollo armónico fuente de felicidad.

De igual forma el ser humano en su desarrollo cruza por diferentes fases, la familia igualmente pasa, desde su creación hasta la desaparición, por diversas etapas, es importante destacar la necesidad de cubrir de una forma eficaz cada uno de los retos que se proponen para cada etapa,  así prevenir los problemas naturales de su incumplimiento y reduciremos los problemas que suelen presentarse al cambiar de fase.

Se conoce que la fragilidad para enfrentar problemas en la relación familiar es mayor en los cambios de ciclo, y necesariamente es en esos momentos cuando deberemos prestar más cuidado a nuestra actitud personal y al trabajo de la familia.

La primera etapa: diferenciación con la familia de origen

El ciclo vital de la familia lauro estrada: Se podría reflexionar en que la primera fase de la familia se comienza con la diferenciación del sujeto de su familia de origen aunque conserve un enlace emocional con ella, este debe ir logrando el rol de adulto, creciendo en autoestima, viendo su propia realidad sin alterarla y alcanzando, con condición recta y firme, su propia identidad de adulto.

En esta fase generalmente se puede caer en la inmadurez psicológica personal y de relación, manteniendo una dependencia emocional alta con la familia de origen.

La creación de la familia nuclear

Luego de superar esta primera época con éxito, nos introducimos propiamente en la etapa de creación de nuestra familia nuclear, los retos irán visiblemente encaminados a buscar y encontrar nuestra pareja, y a través del conocimiento mutuo en el noviazgo, estaremos en capacidad de conformar una relación leal y compatible, con ajuste de intereses necesidades y demandas, basada en un compromiso firme y serio, que se convierta en los cimientos de la posterior construcción de la familia.

En esta etapa, la dificultad de crecimiento de la familia consiste en la falta de pasión por el verdadero compromiso y, de nuevo, la falta de independencia de la familia de origen, una vez establecida nuestra propia familia, su crecimiento no deja de cruzar por caminos llenos de dificultades que deberán ser vencidas con la ilusión propia que proporciona el amor conyugal.

El nacimiento de los hijos

Estudios recientes establecen que el nacimiento del primer hijo resulta en una baja de la satisfacción conyugal, quizás esto tenga que ver con la cada vez mayor edad en que se tiene el primer hijo o también en aumento en el tiempo entre la fecha de la boda y el primer parto.

Un matrimonio sin hijos viven de forma distinta a un matrimonio con hijos pequeños, por lo que el cambio en el modo vivendi puede no ser tomado de forma conveniente, en la familia con hijos pequeños el matrimonio deben tomar y entender los sacrificios que estos exigen, sabiendo conservar la calidad de la relación conyugal, integrando la familia en crecimiento en las respectivas familias de origen y aportando la adecuada formación espiritual, cultural y social a sus descendientes.

Crianza de los hijos: Desde los bebés hasta los adolescentes

Tomar la decisión de tener un bebé, en algún momento de la relación, la pareja decidirán si quieren tener un bebé, algunas parejas que inician una relación saben que no quieren tener hijos, la crianza de los hijos es uno de los periodos más difíciles del ciclo de vida familiar.

La decisión de tener hijos altera el desarrollo individual, la identidad de su familia y su relación de pareja, los hijos requieren tanto tiempo que será difícil adquirir en esta etapa las destrezas que no se adquirieron en los periodos previos, a menudo, su capacidad para comunicarse bien, mantener sus relaciones y resolver problemas se ve puesta a prueba durante esta etapa.

La incorporación de un hijo en la familia genera un cambio importante en las actividades de la  pareja, cada padre tiene tres funciones distintivas y exigentes: como persona, como pareja y como padre, como nuevos padres, sus identidades individuales cambian en función de cómo se relacionan entre sí y con otras personas.

Las destrezas que se aprende en las fases de emancipación y de vida de pareja, como el hacer concesiones o el compromiso, le ayudarán a avanzar a la fase de la crianza de los hijos junto con la alegría que genera tener un hijo, es posible que se sienta mucho estrés e inseguridad acerca de estos cambios.

A una mujer podría inquietarle quedar embarazada y pasar por el parto, los hombres que van a ser padres tienden a esconder los miedos y el estrés para sí, esto puede generar problemas de salud, conversar sobre de sus inquietudes emocionales o físicas con su médico familiar, obstetra o consejero puede ayudarle a manejar estas dificultades y las dificultades que aparezcan en el futuro.

La crianza de hijos pequeños

Acondicionar a los niños a otras relaciones es un asunto emocional clave de esta fases, asumir la tarea de criar a los hijos hará el cambio entre ser el integrante de una pareja a convertirse en padre, mientras todavía se trasforma como personas, la pareja también se convierte en la persona responsable de tomar las decisiones en su familia, continuar manifestando su individualidad mientras funciona bien juntos como pareja da como resultado un matrimonio afianzado.

La evolución saludable de los hijos se basa en la capacidad que se tiene de brindar un ambiente seguro, afectuoso y organizado, los hijos se favorecen cuando sus padres tienen una relación sólida, el cuidado de los hijos pequeños reduce la cantidad de tiempo que usted podría de otro modo pasar a solas o con su pareja.

Si no se desarrollaron por completo algunas de las destrezas en fases previas, como hacer concesiones para el bien de la familia, su vínculo con la pareja puede ser tenso, por ejemplo, es más probable que haya divorcio o relaciones extramatrimoniales durante los años de crianza de hijos pequeños si los padres no han desarrollado destrezas firme durante las fases de vida anteriores.

Sin embargo, para las personas que cuentan con los medios adecuadas, esta puede ser una época muy gratificante y feliz, incluso con todas sus dificultades, en condiciones óptimas, se desarrolla como persona, como miembro de una pareja y como miembro de una familia.

Las metas específicas cuando se incorporan hijos pequeños en su familia son:

  • Adaptar su sistema conyugal para hacer lugar a los hijos.
  • Asumir funciones de padre.
  • Realinear sus relaciones con su familia extendida para incluir la función de padre y abuelo.
  • La crianza de los hijos adolescentes

Criar adolescentes puede ser muy complicado para una familia y puede poner a prueba sus destrezas para las relaciones, también es una etapa de crecimiento positivo y exploración creativa para toda su familia, las familias que mejor se desenvuelven durante esta fase tienen vínculos sólidos y flexibles, desarrollados a través de la buena comunicación, la resolución de problemas, el cuidado mutuo, el apoyo y la confianza.

La gran mayoría de los jóvenes experimentan con muchos pensamientos, creencias y estilos, eso puede generar problemas familiares, sus fortalezas como persona y como parte de una pareja resultan esenciales cuando se manejan las crecientes dificultades de criar a un adolescente.

Esmerarse para generar una ambiente equilibrado en la cual su hijo adolescente tenga una sensación de apoyo y seguridad emocional, así como oportunidades para probar nuevas conductas, una destreza muy importante en esta fase es la flexibilidad cuando alienta a su hijo a volverse independiente y creativo.

Fije límites al adolescente, pero aliente la exploración al mismo tiempo, es posible que los adolescentes se critiquen a sí mismos en muchas áreas, incluidas su orientación sexual y la identidad de género.

Gracias a lo que se aprende cuando se desarrolla su identidad en las etapas anteriores de la vida, puede sentirse más capaz y más seguro sobre los cambios que los hijo está experimentando, pero si no se trabajó para adquirir estas destrezas en las etapas anteriores de la vida, es posible que se sienta amenazado por los nuevos desarrollos de su hijo.

Las concesiones en las actividades que realiza cada persona en el sistema familiar es una destreza importante por desarrollar en esta etapa, es posible que haya responsabilidades, como las exigencias de un empleo o el cuidado de una persona enferma, que requieran que cada persona de la familia asuma funciones diferentes y, a veces, las cambiantes.

Esta es una etapa en la cual uno o más integrante de la familiares podrían sentir cierto grado de depresión u otro tipo de sufrimiento, también podría generar molestias físicas que no tengan una causa física (trastornos de somatización, como malestares estomacales y algunos dolores de cabeza) junto con otros trastornos vinculados con el estrés.

A veces puede suceder que en esta etapa se pasa por alto alimentar la relación de pareja y su crecimiento individual, hacia el final de este periodo, la atención del padre se desplaza del adolescente que está madurando a la carrera profesional y la relación de pareja, descuidar su desarrollo personal y su relación de pareja puede hacer que este desplazamiento sea difícil.

La familia con hijos adolescentes

La próxima etapa, la familia con hijos adolescentes, probablemente sea el periodo donde más problema enfrenta la familia en su evolución, aunque también supone un reto extraordinario que superar, es primordial aprender a combinar los deseos del adolescente -propios de su época vital personal- con las reglas familiar, de forma que los padres sepan acomodarse con facilidad a sus épocas de cambio y mantengan una comunicación fluida y cercana con los hijos.

Es indispensable que esta adaptación no se prive de un enriquecimiento en la comunicación conyugal como manifestación única que genere seguridad, los problemas a superar en esta fase estarán presentes en tanto y cuanto los padres discutan en la toma de decisiones, no haya una adecuada adaptación de los padres a este periodo, y estos no entiendan la “rebelión” adolescente.

El reencuentro del matrimonio

Las dos etapas finales del desarrollo familiar a las que alcanzaremos enteros si hemos realizado antes los deberes, están vinculadas con el reencuentro, en su más pura intimidad, del matrimonio, los hijos ya no se encuentran en casa y el fase laboral está llegando a su fin.

Es etapa de reorganización y de la reutilización de los recursos, del apoyo a los hijos, del cuidado de unos padres ya mayores, de la adaptación a la vida sin hijos y a la preparación para los reveses de la vida, pero con la disposición de libertad para afrontar incluso nuevos proyectos

La aceptación de la edad

La última fase, a la que se debería llegar con la complacencia del deber cumplido, se debe enfrentar con la aceptación de las inseguridades propias de la edad, es época de mediación, de dejarse cuidar por los hijos manteniendo los tratamientos médicos oportunos, ajustarse al propio perder físico y a las dolorosas pérdidas familiares

Es un momento único para dejar nuestro legado a las descendencias venideras ansiosas de nuestra experiencia para que, a través de ella, no incurrir en los errores de nuestra vida y podamos por tanto evitarles nuestro sufrimiento pasado, llegar al final de nuestra vida habiendo intentado vivir de forma auténtica, a través de nuestra satisfacción, nos acercará sin duda a lo que llaman algunos felicidad.

La etapa de la vida de jubilado o la tercera edad

Durante la fase de retirado del ciclo de vida familiar, se pueden generar muchas modificaciones en su vida, admitir nuevos integrantes en la familia o ver cómo otros la abandonan, a menudo representa una parte considerable de esta etapa, a medida que sus hijos se casan o se divorcian, o que usted se convierte en abuelo.

Este periodo puede ser una gran aventura, está libre de las responsabilidades de criar a sus hijos y puede sencillamente gozar de los frutos del trabajo de toda su vida, las dificultades a las que usted podría enfrentarse incluyen ser un apoyo para otros familiares, incluso mientras usted explora todavía sus propios intereses y actividades o se concentra en mantener su relación de pareja.

Distintos modelos del ciclo vital familiar

El patrón primordial de la familia nuclear se ha extendido suficiente y comprende esencialmente una fase de alineación y otra de crecimiento, seguida de la de contracción y una final de disolución se ha propuesto distintos modelos de ciclo vital familiar satisfaciendo a diferentes razones y empleando diferentes relativos para señalar el inicio de cada etapa.

Modelo de Geyman

Es un modelo que acepta cinco fases que comienzan con el casamiento, prosigue a los sucesivos periodos a medida que prospera el primer hijo, hasta que todos los hijos maduren o el matrimonio  queda solo nuevamente y termina al producirse la disolución

Modelo de Duvall

Es uno de los modelos más famosos y empleado en los medios que estudian a la familia (sociología, psicología, social, medicina), en este se aceptan ocho periodos a las cuales Duvall le asigna un lugar a cada miembros y tareas para el desarrollo en las fases críticas.

Modelo de Carter y Mc Goldrick

Es uno de los punto de vista con mayor influencia en la actualidad y su empleo se ha esparcido rápidamente en el estudio de la familiar, estos autores parten del presunto de que las familias, al igual que las personas, pasan por determinadas fases predecibles, donde cada una etapa de la vida familiar amerita que sus integrantes desarrollen nuevas destrezas y hagan ajustes para enfrentar distintos retos.

Desde un punto de vista se lleva sobreentendido que en cada fase se ejecuten un conjunto de ajustes en el comportamiento y en el pensamiento necesario para que funcionen en el nuevo nivel de desarrollo, el ajuste exitoso a cualquier fase amerita que la familia haya aceptado el principio clave de cada una y sometido a las tareas de las fases precedentes Carter y Mc Goldrick cuentan un conjunto de 6 estados continuos presentes en la familia a lo lardo de su desarrollo normal.

Modelo de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

La Organización Mundial de la Salud destaca seis etapas del Ciclo Vital de la Familia:

  1. Formación
  2. Extensión
  3. Extensión completa
  4. Contracción
  5. Contracción completa
  6. Disolución

El esquema comienza con la unión marital, y determina las siguientes fases en función del aumento (extensión) de hijos por el nacimiento o disminución (contracción) de los mismos por independización hasta la disolución por fallecimiento de un conyugue.

Si te gusto y te pareció interesante este artículo te invito a que sigas conociendo mucho más sobre temas relacionado con esta temática a través de los siguientes enlaces:

(Visited 54 times, 1 visits today)

Deja un comentario