¿Sabe cómo son los musulmanes en la cama? Descúbralo aquí

En este trabajo se abordará todo lo referente a ¿Cómo son los musulmanes en la cama? es decir la forma correcta de llevar su relación con su esposa bajo los criterios del islam, su religión, para mantener una unión fructífera. Descubra aquí su importancia.

como son en la cama los musulmanes

¿Cómo son los musulmanes en la cama?

Esta interrogante de ¿Cómo son los musulmanes en la cama?   se refiere a cómo deben ser las relaciones sexuales de acuerdo a la religión del islam, donde entre otras cosas se mantiene, que la esposa debe estar siempre dispuesta a complacer a su esposo, ya que él en la calle puede estar tentado a relaciones extra matrimoniales, de distinta índole. Se puede evitar así, según la creencia que se sumerja en el llamado fuego del infierno. (Ver artículo: Quién es el hijo del diablo )

El término “musulmán”, se refiere al que acepta las creencias islámicas o sea que cree en un solo Dios que es Alá, y además en el profeta Mahoma, como mensajero de ese Dios. De allí surgen entre otras cosas lo referente a las relaciones sexuales dentro del matrimonio musulmán y se establecen los comportamientos que deben tener los contrayentes, según la directriz de su religión, respondiendo a la pregunta de ¿Cómo son los musulmanes en la cama?

Como ya se ha indicado esta religión del islam, se le impone a la esposa que en todo momento debe complacer íntimamente a su esposo cuando este lo desee, si por ejemplo se consulta a un terapeuta musulmán, de parejas ese sería el consejo que le daría y en todo caso se mantiene en parte la respuesta a la pregunta ya planteada de ¿Cómo son los musulmanes en la cama?

como son los musulmanes en la cama

Comportamiento adecuado del esposo musulmán

Por otro lado, también se le indica al esposo que debe tratar a su esposa de manera bondadosa y en todo momento ofrecerle un trato cariñoso y de mucho respeto para que así la tenga siempre a su lado y se fortalezca cada vez más la relación. En esta religión del islam, la esposa está considerada como una mujer hogareña y respetuosa y que debe atender a su esposo de la mejor manera posible en todos los aspectos tal como ya se ha establecido.

En otro orden de ideas resulta conveniente analizar también, como debe tratar el hombre musulmán a su esposa, sobre todo en las relaciones íntimas, y se mantiene el criterio de responderse a la pregunta ya planteada de ¿Cómo son los musulmanes en la cama? El caballero debe tratar a su esposa de la mejor manera posible, donde el respeto y la bondad deben estar presentes todo el tiempo.

En el Corán o Korán, (del árabe Al-quran), es decir el libro sagrado del islam, donde para todos los musulmanes allí se refleja la, palabra de Dios, y que fue una revelación que se le hizo al llamado último profeta Mahoma, y se le indica a todo musulmán, lo siguiente: “tratad bien a vuestras mujeres en la convivencia…” (Corán 4:19). Se refleja, además, en toda ocasión que los mejores, son los que tratan mejor a sus mujeres.

cómo son los musulmanes en la cama

Otras generalidades de cómo son los musulmanes en la cama

Como puede observarse en lo indicado, en ese aspecto también se satisface la respuesta a la interrogante de ¿Cómo son los musulmanes en la cama?, que es el punto central de esta investigación. Todo buen musulmán, demuestra su buen carácter, en la forma como trata a su esposa, reflejando así la fe que a ella le profesa. En toda ocasión debe ese esposo sonreírle, evitar cualquier situación que la lastime, así como ser muy paciente con ella.

La buena comunicación en la relación es fundamental, donde el esposo debe escuchar con atención los detalles que su pareja le plantea, en relación a cualquier tema, sobre todo si es algo que a ella le molesta o la lastima. Si por casualidad surge algún disgusto, no es el momento de tratar de hacer sugerencias o cambios de actitud, lo más conveniente es escoger otro momento de mayor tranquilidad.

Los momentos de intimidad sexual, deben ser propicios para demostrar,  su amor, respeto y comprensión y atender a su compañera pensando todo el tiempo,  en el disfrute pleno de la pareja, como un asunto de participación mutua. Su comportamiento también refleja la respuesta a la expresión de ¿Cómo son los musulmanes en la cama?, pero que también refleja su actitud en cualquier otro momento de la relación. (Ver artículo: Novena a la Virgen de Altagracia)

como son los musulmanes en la cama

La bondad que se espera en una relación de toda unión matrimonial, incluye el apoyo, orientación e impulso que la dama merece, por lo que, si se observa alguna irregularidad, debe abordarse lo antes posible y no esperar a que la relación se deteriore cada vez más. Eso es válido en cualquier religión, pero lo que se desea expresar, es que en el islam también es una condición importante y vigente.

Comportamiento de los musulmanes enamorados

En atención a este tema se debe recordar que esta religión de los musulmanes, les permite tener varias, esposas a la vez, aspecto muy distinto en otras creencias, y que no es el punto de análisis en este trabajo.  Retomando la pregunta de ¿Cómo son los musulmanes en la cama?, para este caso,  se le indica al esposo que está obligado a atender a cada una de sus parejas en forma similar y dedicándole su tiempo y atención.

El amor que el hombre manifiesta a cada una de sus esposas, viene acompañado de la capacidad económica que él posea para mantenerlas adecuadamente a todas, y cada una de ellas aceptan sin protesta esa particular situación, aunque florece una pregunta   a responder, en el sentido de que, si el esposo puede o no, mantener inquebrantable esa posibilidad de estabilidad económica en cada relación de pareja durante el tiempo.

como son los musulmanes en la cama

Pero aparte, de la situación financiera, surge otra gran pregunta, en relación a si es factible, también mantener la relación sexual adecuada, con todas y cada una de sus esposas. Es una inquietud, que se deja a título de reflexión para cada caso. Algunos comentarios indican que los musulmanes someten a sus mujeres en la cama. Este aspecto es muy complejo y no hay en realidad una evidencia concreta, donde no se niegue que eso pueda ser cierto. (Ver artículo: Aparición de la Virgen de Guadalupe ).

Pero no se puede negar que también suceda algo similar en los integrantes de cualquier otra religión. La pregunta ¿Cómo son los musulmanes en la cama? Puede extenderse a esas creencias religiosas distintas a las del islam. Quizás existan trabajos estadísticos que se hayan efectuado al respecto, pero no resulta un trabajo fácil de elaborar. En todo caso hay una lectura denominada el sexo en a la ciudadela de Shereen El Feki que aborda el tema.

Esta publicación refleja la sexualidad del siglo XXI, de sitios como como Marruecos, el Líbano, Arabia Saudita y otros países. Específicamente narra muchos detalles de la sexualidad, árabe y se cita este, trabajo con la idea de que, si algún lector desea ampliar este tema, allí conseguirá todo lo que pueda interesarle al respecto, con una gran cantidad de informaciones específicas muy importantes.

Detalles específicos de la relación matrimonial musulmana

Algunos de esos detalles circulan alrededor de que la mujer musulmana debe tener un hijo por lo menos durante el primer año de casada y su virginidad antes de su matrimonio es una condición básica, pero hay rumores en esos casos, de que muchas mujeres han tenido solo sexo anal para mantener su pureza primordial hasta el momento de su matrimonio. Son detalles que no se discuten ni tampoco se opinan por lo menos en este trabajo.

Lo mejor es exponer como se hace  la información de cada situación y dejar, que sea el lector, el que tome la posición que mejor le parezca, para formarse un criterio según su preceptiva. Eso es lo más sano y no hay necesidad de caer en polémicas que no proporcionan ningún beneficio.

Como otros detalles particulares de los matrimonios musulmanes, se puede indicar que las mujeres casadas, en ningún momento pueden manifestar su deseo o queja, de que su esposo, tiene falta de interés sexual ya que, de hacerlo, es posible que se interprete como que la dama ha tenido un pasado muy comprometido y pueden producirse consecuencias en su contra.

En otro sentido se prevé que las mujeres musulmanas deben ser circundadas, es decir que se les debe extraer una parte o la totalidad del su clítoris, con la creencia de que, de esta manera, la mujer no tendrá excesivos deseos sexuales que inclusive la lleven, a tener relaciones íntimas con hombres distintos a su esposo. Es una especie de restricción sexual según ese criterio.

Esta situación de la mutilación del clítoris en esas mujeres es muy común y según datos estadísticos, hay muchas mujeres entre un lapso de 15 a 18 años de edad, donde más del 80% han sido objeto de esa mutilación ya indicada. Existe además la creencia en el islam que el resto de las mujeres de otras creencias, sobre todo en el occidente, que practican constantemente los llamados “tríos” sexuales, por lo que así justifican lo de la mutilación citada.

Religión y sexo

La religión del islam en ninguna ocasión es responsable de la represión del sexo, ya que, desde sus inicios en la antigüedad, esta religión era totalmente favorecedora, de una relación totalmente abierta, que se consideraba además como una condición de crecimiento espiritual, por lo que cualquier variación que en la actualidad se considere distinta es quizás producto de transformaciones de criterios subsiguientes a través del tiempo.

Lo referente a ¿Cómo son los musulmanes en la cama?, tiene el criterio inicial indicado del islam y su comportamiento en la cama puede haber sido modificado, pero todo ello de acuerdo a las transformaciones naturales de los criterios de los que indican las directrices religiosas respectivas.  El criterio inicial islámico es posible que haya variado, pero en todo caso son fenómenos impredecibles del ambiente musulmán.

Según el relato, se narra que el profeta recibía en su mezquita a muchas personas que presentaban confusiones en el ambiente sexual en contraposición con lo religioso. En esas entrevistas, se podía dar el caso en que alguna dama se quejara ante el profeta, ya que su esposo no practicaba el sexo con la debida condición y era común que se llamara, al esposo para hacerlo comprender su error. En su momento el profeta orientó a muchos hombres adecuadamente.

Es costumbre aconsejar al matrimonio, y establecer la necesidad de tener, diálogos luego de haber practicado el coito, ya que muchos al culminar esa actividad se retiran inmediatamente de la escena, dejando una especie de vacío, que a veces el cónyuge no asimila en forma positiva la situación, sea el hombre o la mujer. Son indicativos que deben ser tomados en cuenta en cualquier relación.

como son los musulmanes en la cama

El matrimonio para los musulmanes

Para los musulmanes las actividades del matrimonio, representan un asunto muy importante, y si se relaciona mucho con la ya mencionada pregunta ¿cómo son los musulmanes en la cama? Ya que esa es una actividad fundamental de una pareja cuando se casa, por otro lado, esa unión es considerada como una especie de sociedad, donde cada cónyuge además de disfrutar la relación, es importante constituir una familia sana y estable.

En definitiva, los logros de la pareja no se reducen únicamente al acto sexual, sino que se basan en la construcción de una especie de sociedad que se perfecciona con la descendencia y la estabilidad. Para ello, se puede citar una manifestación por Alá que indica “Antes de ti, habíamos enviado mensajeros y les concedimos esposas y descendencia” (XIII:38).

Existe otra reflexión, que proviene del profeta S.A.W que manifestó lo siguiente “Y yo me caso con las mujeres. A quien no desea mi sunnah, no se considera mi nación” la gran importancia que el islam le da al matrimonio, a veces se interpreta como un deber ya que si, por ejemplo, un hombre musulmán, se deja llevar por la tentación, debe poner de su parte para casarse si no lo ha hecho para eliminar esa tentación que lo puede perjudicar. (Ver artículo: Poemas para Pastores Cristianos Evangélicos)

De acuerdo a lo manifestado por el profeta, todo hombre musulmán al casarse cumple con la mitad de su “contrato” ya que la otra mitad queda establecida con lo manifestado por el profeta: “A quien Dios da una mujer piadosa, entonces le está ayudando a cumplir con la mitad de su religión. Que tema a Dios en la otra mitad”. Es por ello que, existe un repudio de mucha profundidad contra el adulterio, y además su Dios también prohíbe el celibato.

Además, los musulmanes poseen un recurso, que deben aprovechar con toda intensidad una vez que lleguen al matrimonio y según el versículo 87, se indica lo siguiente: “Oh creyentes, no os privéis de lo bueno que Dios os ha permitido y no abuséis, porque Dios no estima a los abusadores”.

Algunos representantes del islam sostienen que, es necesario estar casado, para que Dios no los encuentre en condición de soltería, y se da el caso de palabras como las de Masoud quién sostuvo en su momento que si, por ejemplo, le quedaban apenas 10 días de vida, y era soltero, automáticamente buscaría la forma de casarse, aunque sea, por ejemplo, por esos simples 10 días.

Condiciones del matrimonio musulmán

Para que se efectúe un matrimonio musulmán, es necesario que se cumpla una serie de condiciones previas, sin las cuales es imposible que se consuma el hecho. La primera de ellas se relaciona con el hecho de que debe existir un acuerdo común, entre los contrayentes, y por ello es que se menciona con mucha frecuencia que la mujer musulmana jamás se casará en contra de su voluntad. No existe poder que lo obligue a ello.

En este sentido, por ejemplo, las mujeres viudas, así como las mujeres vírgenes que se deseen casar, solo podrán hacerlo si existe un consentimiento contemplado en la parte religiosa. En otras palabras, es una especie de permiso que otorga el profeta, y las escrituras dicen que se le formuló, la pregunta estableciendo si él daba o no su permiso para un determinado caso, y la respuesta fue la siguiente: “Lo sabrán cuando se quede callada”.

Debe quedar claro, que, para el caso de una viuda, ella tiene que hacer una manifestación pública y abierta delante de varios testigos, pero la situación es diferente para la mujer que es virgen ya que quizás por timidez o vergüenza puede quedarse en silencio y esto se entenderá como un consentimiento propio.

Para una determinada situación, donde existan dos candidatos para ser el esposo de alguna mujer, es posible que uno de ellos tenga la aprobación del tutor (una especie de padrino), pero el otro quizás sea del agrado de la mujer, en este caso la mujer tiene la decisión final de elegir aquel que más le agrade para su matrimonio.

Responsabilidades del tutor de matrimonio

En todo matrimonio musulmán es necesario que exista un tutor, ya que el profeta dijo “No hay matrimonio sin tutor” quien representa a una persona de la parte consanguínea con la línea paterna de la contrayente, tal como su padre, abuelo paterno su hermano o tío, además su responsabilidad se proyecta con un cuido y protección, pero sin ninguna ambición personal y la palabra de Dios al respecto es: “Oh, creyentes, no traicionéis a Dios y al Mensajero, ni traicionéis, a sabiendas, vuestros Juramentos”… (VIII:27).

En todo caso, el tutor tiene el deber de proporcionar y facilitar el deseo de la dama apartando como sea posible cualquier obstáculo que se presente. Desde otro punto de vista, el tutor debe estar vigilante a los límites que Dios ha puesto en el matrimonio, y que jamás deben ser violados. Existe además la prohibición de que la mujer se case si no se cumplen determinadas condiciones, todo ello de acuerdo al versículo 23 de “las mujeres”.

Por ejemplo, no es aceptable el matrimonio, entre hombres con sus madres, así mismo con sus hijas o hermanas, también se incluye las tías, así como las sobrinas, se agregan también las madres y hermanas de leche, inclusive las hijastras de las esposas con quien se haya mantenido una relación. También está prohibido el matrimonio con la esposa de los hijos, y finalmente se incluye las hermanas de la mujer con quien ya se hayan casado.

La poligamia en el islam

Para algunas concepciones, resulta muy difícil, entender la costumbre que se permite en el islam, donde un hombre puede tener hasta 4 esposas en forma simultánea, todo ello bajo la visión de que esa condición resulta más aceptable, que considerar una o varias amantes. Sin embargo, representa como ya se indicó una responsabilidad además de financiera, de cumplimiento sexual a cada una de las esposas en forma equitativa.

Todo ello indica que se acepta la poligamia en esta religión, pero en ningún momento es una condición de carácter obligatorio, y este polémico tema representa un recurso muy desfavorable para los detractores del islam, todo ello basado en un razonamiento que el que lo critica no lo comprende en su totalidad. Y existe para colmo la disparidad, de que esos que critican mantienen una relación frecuente con una o más amantes.

La contradicción es tan grande en algunos casos que se puede citar, por ejemplo, que, tanto en el cristianismo como en el judaísmo, existen escrituras donde se detalla que tanto David como Salomón, tenían más de una esposa y un sin número de amantes. Este tipo de contradicción generalmente muchas personas tratan de ocultarla y en forma muy alegre se atreven a juzgar al islam por el tema de las esposas adicionales.

Existe un aspecto que de alguna manera favorece a la esposa de un musulmán, y es el relacionado con la queja que puede plantear cuando su esposo pretende tener a una o varias esposas en forma paralela, y tiene el recurso de poder solicitar o el divorcio o que su esposo no contraiga matrimonio con otra mujer, estando con ella. La irresponsabilidad del esposo, debe ser un tema bien analizado ya que puede traerle consecuencias adversas.

También existe una situación particular, donde por ejemplo el esposo musulmán tiene la facultad de buscar otra esposa, si la suya presenta una enfermedad notable que le impide cumplir con sus obligaciones maritales, según esta creencia en este caso se está logrando evitar por parte del marido el adulterio respectivo, pero en todo caso no le está permitido abandonar a su esposa enferma.

La mujer musulmana una vez que logra el matrimonio, automáticamente queda protegida con los derechos de casa comida e hijos, sin que exista ningún impedimento, siempre y cuando esta dama tenga un comportamiento adecuado a la relación que lleva con su esposo. Sin embargo, si se comporta, como una amante, en todo momento pierde los derechos que podría tener si se hubiese casado.

El matrimonio y la dote

En el momento de establecer el matrimonio, en el islam el hombre está obligado a aportar una cierta cantidad de dinero a la mujer, como un regalo especial y establecido en ese contrato matrimonial que se efectúa. En algunos casos, no necesariamente se trata de dinero, pero queda establecido que si el matrimonio se diluye la esposa conserva dicha dote con todo su derecho.

El valor representativo de la dote, no debe ser exagerado ya que de por medio se encuentra la bendición de Dios y en atención a este aspecto Omar dijo las siguientes palabras: “No exageren en la dote, porque si esto fuera generosidad en esta vida o satisfacer a Dios en la otra, lo habría hecho el Profeta (S.A.W), y él nunca dotó a uno de sus mujeres ni aceptó una de sus hijas mayor que 12 okiya (equivalente a 40 dirhams).”

Reflexión final

La pregunta planteada en el presente trabajo que dice ¿Cómo son los musulmanes en la cama? En realidad, se refiere, a su relación íntima una vez que se ha constituido el matrimonio, y a muchas personas este tema les llama la atención ya que es una situación muy especial y diferente a lo previsto en la mayoría de las otras religiones distintas al islam.

Es por ello que se ha dado un viaje por todos los aspectos que se relacionan con el matrimonio de los musulmanes, entre otras cosas porque se trata de un tema un tanto desconocido para una gran mayoría. Muchos se sorprenden por ejemplo con la posición que se le da a la mujer, por ejemplo, con la facultad de que su esposo puede, tener más de una esposa y no existe la figura equivalente para el caso de la mujer.

Retomando por ejemplo la pregunta de ¿Cómo son los musulmanes en la cama? Se puede citar la condición de que, si la mujer no queda satisfecha sexualmente con su esposo, en alguna oportunidad, debe guardar silencio, de esa queja y en caso de exponerla, corre el riesgo de ser mal interpretada y además puede traerle consecuencias imprevistas, con castigos o restricciones de diversas índoles.

Una de las pocas cosas que favorecen más a la mujer en el matrimonio musulmán es lo relacionado con la dote, que como ya se ha establecido representa un derecho, como un símbolo que consiste en un regalo que percibe una vez antes de definir su unión matrimonial.

Este trabajo en realidad, se trata de un interesante tema, que tiene muchas direcciones de análisis y por ello se deja a juicio del lector la interpretación para su aprobación, rechazo, o análisis neutral de acuerdo a sus propias perceptivas.

(Visited 1.269 times, 1 visits today)

Deja un comentario