San Buenaventura: biografía, pensamiento, filosofía y mucho más

Aunque se desconoce el año exacto de su nacimiento, Juan de Fidanza o San Buenaventura, nació en Bagnoregio en la  Toscana y  murió el 15 de julio de 1274. Miembro de la Orden franciscana de Frailes Menores, fue pensador, filósofo y obispo y proclamado doctor de la Iglesia en 1588. Lo canonizó el Papa Sixto IV el 4 de abril de 1482.

SAN BUENAVENTURA

Biografía de San Buenaventura

Juan Fidanza, conocido como San Buenaventura, nació en el año de 1217 y 1218 en Bagnoregio, Toscana. Formó parte de la Orden franciscana de los Frailes Menores, que fue fundada por San Francisco de Asís en 1209. Su benefactor era Alejandro de Hales, de quien fue discípulo. Por su buena formación académica San Buenaventura fue profesor en la Universidad de París, esta universidad era la más prestigiosa de ese entonces.

Mientras impartió clases en la Universidad de París, se formó en filosofía y teología, carreras determinantes en transcurso de su vida, en ese entonces recibe la categoría de “maestro “y le imparte clase a sus condiscípulos de la Orden de Frailes Menores y con el tiempo llegó a obtener el cargo de Ministro general de los franciscanos.

Este cargo de Ministro general de los franciscanos, lo recibió en 1257, cuando tendría una edad de 35 ó 36 años, dando un giro a su vida en la iglesia. En vista que por el ejercicio del cargo, empezó a viajar por diversos lugares del mundo, llevando la palabra de Dios de casa en casa por todo el mundo.

Entre los años de 1248 y 1257, ejerció el cargo de catedrático en la Universidad de París, enseñando teología y Sagrada Escritura. Se diferenció en su forma de abordar los temas de filosofía y teología escolásticas, por su capacidad de abstraer lo superficial e ir al fondo de los análisis, apartando los superfluo e ir directo a lo principal y descubrir las tergiversaciones de las opiniones erróneas.

SAN BUENAVENTURA

Esta capacidad la puso en práctica en el tiempo en que la Orden de Frailes Menores, se encontraba en un dilema de ideologías y por las que se dividieron en dos corrientes. Estos se dividieron en el bando de “los espirituales”,  que al parecer se habían apartado de la palabra de Dios y otro bando formado por sus opositores.

En vista de esta situación San Buenaventura se dispuso a escribir unas cartas discerniendo su punto de vista y proponiendo un equilibrio entre ambas posiciones. En las misma opinó que una de las corrientes no tenía que radicalizar la palabra de Dios, y a la otra posición le sugería que hiciera cumplimiento de la palabra de Dios. Este sentido de justicia de San Buenaventura es lo llevó a ser, una persona de confianza del papa.

En ese tiempo también le ofrecieron el cargo de arzobispo de York, pero él lo rechazó y continuó trabajando en la diócesis de Albano, en su manejo y administración. Por su buen desempeño en 1274 le asignan el cargo de concilio de Lyon, con la función de representar al papa en temas de interés de la Iglesia, como representarlo en los concilios realizados entonces (Ver artículo: Cómo murió Herodes-antipas).

Su línea de formación estuvo inspirada en la doctrina de San Agustín, siguiendo esta doctrina se contrapone al aristotelismo de los Dominicos, pues consideró que la filosofía y la razón se fundamentaban en la fe y acciones que llevaban el alma a Dios, y no en el estudio de la teología o en la comprensión de la divinidad. Estando en Lyon, lo ascienden a obispo cardenal de Albano y muere durante su ejercicio en 1274.

SAN BUENAVENTURA

San Buenaventura por su prodigiosa carrera literaria basada en sus estudios cuando joven de teología y filosofía, y su vida dedicada a Jesús, recibió el sobrenombre de “Doctor Seráfico”. Este santo tuvo una fuerte inclinación por la palabra desde su juventud y una vez terminados sus estudios en la Universidad de París, inicia a transmitir la misma desde los diferentes cargos y responsabilidades que desempeñó.

Qué significa  buenaventura

Juan de Finanzas fue un fervoroso creyente de la palabra de Jesucristo Dios y Hombre Verdadero, como una manera de hacer alabanza a su amor por el creador, tomó de la Biblia las “Bienaventuranzas” que en la misma se hace referencia. Por esto cambia su nombre a Buenaventura en los primeros años de su vida religiosa.

Filosofía de este Santo

San Buenaventura estaba muy influenciado por las ideologías platónicas y agustinianas, era fiel seguidor de la doctrina de San Agustín y Santo Tomás. Este santo pensaba que había un equilibrio entre la fe y la razón. Según su forma de pensar la fe, era una energía que bien canalizada te ayudaba a lograr lo imposible y conseguir cualquier tipo de milagros, cómo mover montañas.

En tanto que la razón era una herramienta práctica para fundamentar y explicar la fe cristiana, de esta manera tener un equilibrio entre lo subjetivo y lo objetivo. A fin de aclarar su filosofía sobre la palabra de Dios, San Buenaventura creó diferentes subdivisiones para explicar de una forma sencilla como se manifestaba el conocimiento humano.

SAN BUENAVENTURA

  • Las labores manuales como la carpintería, herrería, agricultura, entre otras se debían a la concentración de la “luz exterior”.
  • Los conocimientos obtenidos de las experiencias de vida, están muy vinculados por la forma como se aprecia la vida y de acuerdo a esto, a las acciones que se llevan a cabo, manifestando la “luz inferior”.
  • Las personas con más equilibrio emocional, porque han desarrollado su inteligencia emocional tienen la posibilidad de enfrentar las situaciones negativas con mejor disposición y por esto toman decisiones maduras, manifestando la “luz interior” de su conocimiento sustentando, en un mejor conocimiento filosófico o espiritual.

Pensamiento de San Buenaventura

San Buenaventura tenía un pensamiento equilibrado a fin de ser justo en las decisiones que tomaba y ponía en práctica, era considerado un personaje de mucha sabiduría, en los momentos de tomar posición sobre algo y tener que dar su punto de vista era muy objetivo, lo que lo consideraban en la persona adecuada para decidir en un momento dado.

Siempre busco que las personas entendieran que se podía vivir en un mundo mejor, intentó crear un mundo mejor trasmitiendo la palabra de Dios casa por casa y en las aulas y monasterio. Asimismo, fue un vehemente combatiente de los pensamientos contrarios a la enseñanza de Jesús y todo pensamiento escéptico con intenciones de desmentir a Dios.

Buscaba de que las personas escépticas a las enseñanzas cristiana las conocieran y de esta manera orientar su formación y conocimiento sobre Jesucristo, Dios y Espíritu Santo, y lograr que se encaminaron hacia el amor, la obediencia y el perdón. Les hacía ver que todo los hombres podíamos ser agradecido, en vista de que la vida de todos los hombres era debido a la compasión y amor del creador.

En las obras que escribió resaltaba el amor que sentía por Dios, estaba convencido que su vida y las gracias obtenidas eran por la misericordia y amor de Dios para los hombres. San Buenaventura fue un creyente muy agradecido y su vida la vivió en torno a las enseñanzas del Señor y, buscó las maneras de vivir su vida de forma que Dios se sintiera muy orgulloso (Ver artículo: Oración a San Judas Tadeo para que regrese mi esposo).

Obras

Desde joven San Buenaventura divulgó la palabra de Dios por medio de obras literarias, la enseñanza en las aulas y divulgada casa por casa en diferentes partes del mundo. Entre sus obras literarias, está la biografía de San Francisco de Asís, solicitada por los miembros de la Orden de Frailes Menores, a sabiendas de lo dedicado que era el fraile Buenaventura para escribir temas referidos a la fe cristiana.

Entre las obras escritas para divulgar la vida a San Francisco de Así más famosas están, el “Pobrecillo de Así” y  “La leyenda mayor”. Buenaventura era un gran admirador de San Francisco de Asís por la labor que hizo este santo en vida, en vista de esto realizó diversas obras en las que se refería a los logros de San Francisco. Entre las obra está además, “Vida de San Francisco” que es una biografía muy bien lograda sobre este santo.

SAN BUENAVENTURA

Cuando estuvo como mediador en el conflicto por la que pasaron en la Orden de los Frailes Menores, en las que se dividieron en dos grupos unos por defender la palabra de Dios y otro grupo que estaba alejada de las enseñanzas de Dios. Escribió cinco cuartillas que tomaron importancia y se transformaron en reglas que llegaron a tener mucha influencia en la orden, aunque el bando de los espirituales (alejados de la palabra de Dios), no estaban totalmente de acuerdo.

“Breviloquio”, es un libro solicitado por sus compañeros de la orden religiosa y, su objetivo era transmitir la información sobre las Sagradas Escrituras, y de esta manera ampliaba y aclaraba la información intrínseca de este libro de Dios para que fuese mejor entendido, por los compañeros de la Orden de los Frailes Menores.

Su filosofía y pensamientos estaban muy influenciado por las obras de San Agustín, por esto escribió un libro con la intención de explicar con mayor sencillez y claridad los escritos de San Agustín, denominado “Experiencia y teología del misterio”, este libro es un compendio de las obras de San Agustín, quien fue un personaje con el que concordaba muchas de sus opiniones.

Durante su estancia en París, mientras era catedrático de la Universidad elaboró una de sus obras literaria más conocida el “Comentario sobre las Sentencias de Pedro Lombardo”, según sus estudiosos este libro es un resumen de teología escolástica. El para Sixto IV, dio una bellas palabras de elogios para el fraile Buenaventura, al señalar que esa obra… era la forma como escribió sobre la teología, parecía que el Espíritu Santo hablaba por su boca…

SAN BUENAVENTURA

Otro libro escrito por San Buenaventura fue el libro “La vida de perfección”, dedicado a las Clarisas Pobres del Convento de Longchamps y en específico a la Beata Isabel quien fue hermana San Luis IX de Francia. Además de los libros anteriores escribió el Soliloquio y el tratado Sobre Triple camino, todos estos libro muestran el amor de San Buenaventura por la fe cristiana.

Con respecto a sus libros Juan Gerson, académico de la Universidad de París, se refirió con respecto a la literatura de Buenaventura, que sus trabajos eran adecuado para la enseñanza de los fieles, por ser obras muy sólidas, integra y religiosas. Escritas de forma noble y gran sencillez evadiendo muchos adornos que distraigan al lector (Ver artículo: Oración a Santa Marta dominadora para dominar al ser amado).

Oración

San Buenaventura además de realizar estudios filosóficos y defender la doctrina cristiana cómo una demostración de su fe en Dios, destina gran parte de su tiempo diario a la oración, como una manera de estar cerca del Espíritu de Dios, pues estaba convencido que acercándose a Dios, a través del Espíritu Santo podríamos conocer la forma de pensar de Dios  y que sus palabras quedarán resguardadas en nuestros corazones, lo que nos haría actuar acorde con su enseñanza.

Su mentor Alejandro de Hales, se dirigía hacia él como un admirador de la pureza e inocencia de San Buenaventura, argumentaba que el santo transmitía en su rostro y mirada la alegría y serenidad de vivir en la gracia de Dios. Él decía en sus escritos que la alegría y gozo del espíritu era la manifestación de que la gracia del creador moraba en su alma.

Buenaventura era muy crítico consigo mismo y constantemente realizaba sacrificios porque se veía faltas en su actuar, que según él podían ofender al Padre Celestial, entre los sacrificios que realizaba era el de no recibir la santa comunión, que era la manera que concebía se acercaba podía estar más cerca de Dios.

Este sacrificio lo realizó en diversas oportunidades, hasta que ocurrió un milagro de Dios y Buenaventura logró superar sus reservas, sin embargo, en una oportunidad en la que se encontraba en misa y estaba meditando sobre la Pasión del Señor. Un ángel del Nuestro Señor se acercó al sacerdote y tomó de la mano de este un trozo de la hostia consagrada y la depositó en su boca.

A partir de ese momento, Buenaventura comulgó sin ningún tipo de reserva y de esta manera consiguió en la Comunión una fuente de gozo y de gracias. Buenaventura le dedicó largas horas a la oración y el ayuno por su obediencia y temor a Dios. A los fieles, la iglesia sugiere al terminar la misa orar la oración escrita por Buenaventura que empieza de esta manera; “Transfige, dulcissime Domine Jesu…

A continuación se presentan varias oraciones dedicadas a este santo y para aquellos que quieren vivir con más gozo en su corazón, al aprender en tener más fe en Dios todopoderoso y en San Buenaventura, al solicitar su socorro para la mediación en diversas situaciones que lleguen a suceder y lograr resolverlas con la gracia de Dios.

¿Qué pasos seguir para orar a San Buenaventura?

Cuando se va empezar a orar por lo usual esta la duda, de saber cómo es la mejor manera de rezar para lograr decir lo que se siente y conectar mejor con nuestro Dios Todopoderoso, a través en este caso de San Buenaventura como mediador. Por esto a continuación se muestran una serie de pasos a seguir  y realizar la petición que quieran.

Ante todo se tiene que tener “Fe”, a veces cuando se va a pedir a Dios, se realiza con duda y poca fe en su poder y gloria. En vista a esto la intención de estas palabras es para que se tenga confianza en Dios, por esto tienes que recordar que solo Dios puede darte el perdón o las gracias que solicites.

Se sugiere que en el momento que quieras realizar una oración, te organices y tengas un lugar y tiempo suficiente para que no te distraigan e interrumpan en el momento que estás orando y meditando.

Además es bueno que te disciplines en horario, para así ya apartar el tiempo destinado para esta actividad y, evitar interrumpir el momento de orar por tareas que tengas que ejecutar. Busca de hacer este tiempo para orar en un espacio que de por sí ya lo tienes libre. De esta forma impedir estar sobrecargado, por esto se sugiere organizar el tiempo y actividades y así no haya interrupción.

Se sugiere orar la misma oración durante una semana, para que tenga mejor efecto al hacer las oraciones a San Buenaventura, se sugiere hacerla conjunto con un “Padrenuestro, tres “Avemarías y tres “Glorias a Dios”.

Oración a San Buenaventura

Oh, gran y compasivo San Buenaventura. El día de hoy te solicitamos para que nos ayudes con el perdón de los pecados. Como seres humanos naturalmente pecadores, deseamos, poder reivindicarnos con nuestra espiritualidad.

Oh santo, tú que conoces de las insignificancias del ser humano, concédenos el perdón y ayúdanos a pagar por nuestros errores para así poder establecer un mundo mejor en el que todos consigamos estar unidos como uno solo. Amén.

Oración para solicitar ayuda por un amor no correspondido

Oh, gran y poderoso San Buenaventura, tú que eres santo, bueno y amante de las normas de Dios. No soy nadie para solicitar esto, sin embargo, aquí me encuentro el día de hoy, rendido (a) tus pies, con la mayor obediencia que me es posible demostrar mediante esta oración.

Hoy, he de confesar que tengo un amor que no me corresponde, no pido que le hagas amarme, pero sí te pido que desbarates de mí este dolor y me ayudes a superarlo para continuar mi vida. Mucho es lo que he sufrido a raíz de este amor, por lo cual, hoy deseo que me hagas entender que a veces las cosas pasan por algo (Ver artículo: Oración a San Antonio para que me pida matrimonio).

Creo en tu sabiduría, por lo cual, te pido que me resguardes de mí mismo (a), para así ser una mejor persona y dejar atrás aquellas penas que me siguen. Amén.

Oración para sanar de una enfermedad

La siguiente oración está escrita para solicitar a San Buenaventura para que nos ampare de las enfermedades, además que proteja a toda la familia de contraer enfermedades. En caso de que esté viviendo una situación de poca salud personal e incluso en el hogar, se sugiere que realices la siguiente oración.

“Oh, gran San Buenaventura, santo y humilde servidor de Dios en este día queremos pedirte por el bienestar de este núcleo familiar. Protégenos de las enfermedades, y asimismo, muéstranos la manera de anteponerse a la enfermedad o dificultad.

Es fácil sentirse decaído en un mundo lleno de maldad, sin embargo, hoy añoramos para que puedas darnos la posibilidad de mantener la fe bajo todas las cosas. Cuídanos, protégenos y ámanos de la misma manera en la que Dios ama a sus hijos. Y que así sea, por los siglos de los siglos, Amén.”

(Visited 1.545 times, 1 visits today)
Categorías Mártir

Deja un comentario