Oración a San Rafael Arcángel para el amor imposible

San Rafael Arcángel es patrono de la salud, peregrino y de los enamorados. Se le considera protector de los enamorados en vista que ayudó a Tobías a vencer el demonio Asmodeo, que por celos mataba los prometidos de Sara. Por esto te presentamos la oración a San Rafael Arcángel para el amor imposible.

Oración a san Rafael Arcángel para el amor imposible

Orígen de la Oración a San Rafael Arcángel para el amor imposible

San Rafael Arcángel es uno de los tres principales Arcángeles junto con San Miguel y San Gabriel, presentes ante Dios, de acuerdo a las enseñanzas del cristianismo católico y ortodoxo. De acuerdo al Libro de Tobías 5, 4, en la Biblia, Rafael fue enviado por Dios para que fuera el compañero de viaje de Tobías, hijo de Tobit, este largo y peligroso viaje tenía el objetivo de encontrar una esposa piadosa y joven.

Es este viaje conoció a Sara su futura esposa, sin embargo, para hacer posible ese amor y llegar casarse con ella tenía que vencer a un demonio de nombre Asmodeo, pues este demonio estaba enamorado de ella y por celos, si ella contrae matrimonio con su  prometido, se lo asesinaba durante la noche de boda. Esta situación se había repetido unas siete veces.

Rafael Arcángel se le presentó a Tobías como Azarías, hijo del gran Ananías, y como compañero de viaje le sugirió a Tobías que para que venciera al demonio Asmodeo, pescara un pez les extrajeron las vísceras. Estas vísceras las usaron para alejar ese demonio enamorado de Sara y además al final del viaje también usó esas vísceras para curar la ceguera de su padre Tobit (Ver artículo: Frases de la Virgen de Guadalupe).

Oración a san Rafael Arcángel para el amor imposible

Oración a San Rafael Arcángel para el amor imposible

Por amor Tobías realizó este viaje, salvó a Sara su futura esposa de un demonio y logró sanar a su padre de la ceguera, todo esto con la ayuda de su compañero de viaje Azarías, que al final del viaje se identificó como San Rafael Arcángel, promocionando la salud, a los enamorados y el viajero. En vista a esto te presento las siguientes oraciones para el amor imposible.

“Soberano Arcángel San Rafael, glorioso y bendito espíritu celestial que gozas de la visión beatífica y eterna del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo y de María Santísima y eres uno de los siete Arcángeles que están presentes y tienen entrada a la Gloria de Dios, recibe con misericordia esas súplica y desde los cielos envíame tus milagros y efectivos rayos para que mi vida cambie para bien y sea mucho mejor.

Glorioso y venerable Arcángel que eres digno de nuestra devoción y agradecimiento por lo mucho que nos das con tu ayuda y protección, por lo mucho que nos amas a los mortales, y por los muchos prodigios que obraba en nuestro favor, ya que eres fiel intercesor ante la Divinidad.

Te solicito escuches mi ruego lleno de desesperación y seas mi gran amigo y bienhechor: expulsar los males de mi cuerpo, aleja los peligros del alma y cuerpo, devuelve el aliento a mí dañado corazón y alivia las grandes penas y necesidades que me afligen.

Guíame, como lo hiciste con Tobías para que sepa atinar el camino correcto, acompáñame para que nadie me pueda hacer mal protégeme para que ningún infortunio me sobresalte, dame consejo en las dudas y fortaleza en la debilidad, y lléname de paz y esperanza, de bienestar y tranquilidad en estos tiempos de tribulación.

Hoy te suplico con ilusión y llegó hasta ti, mi bello San Rafael, para que me rodees en tus alas amorosas, me des un milagroso auxilio en mi necesidad, y el consuelo y el alivio en todas mis aflicciones y enfermedades.

Tú eres fiel compañero y a tu lado todo es posible, te pido tu especial bendición y colaboración ahora que me encuentro triste y agobiado(a) y no encuentro la salida para mis pesadumbres (Ver artículos: Oración a la Santa Muerte para casos difíciles).

Tú que estás rodeando el Trono del Altísimo ruégale por mis problemas, por mis dificultades, y, por la sabiduría que Dios te ha concedido, y apelando con todo mi corazón a la Misericordia Divina, que nace del Padre, se expresa en el Hijo y se materializa en el Espíritu Santo; te pido que tengas a bien entregarle mis peticiones para que, si es su voluntad, me envíe su generosa ayuda: (PRESENTAR LA SOLICITUD DE AMOR IMPOSIBLE Y LO QUE QUIERES LOGRAR).

San Rafael Arcángel, guía Celestial, médico de nuestra salvación, ángel del amor Divino, acude a mí y dame fortaleza en las debilidades, devuélveme la alegría y las ganas de seguir luchando y haz que consiga lo que con gran fe y esperanza he solicitado.

Bendito ángel del dolor y de la curación, alivia y sana mis sufrimientos tanto los del cuerpo, como los del corazón y del alma; sé mi auxilio en este mi complicado caso que parece perdido ilumíname, ayúdame en mi desesperación, y consigue que se alejen mis angustias y desasosiegos.

Te lo pido en el nombre de la Santísima Trinidad y para mayor gloria de Dios, te lo pido por mi Madre Celestial, que es Reina tuya y mía. Gloria a Dios Padre, Gloria a su Hijo único, gloria al Espíritu Santo, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén. Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias.

Esta oración tiene que hacerla por siete días consecutivos, y si la petición es muy difícil, entonces reza esta oración por veinte y un días seguidos. El primer y último día se enciende una vela de color rosada,  porque estas pidiendo un milagro para un amor imposible o protección de tu relación amorosa.

Oración a san Rafael Arcángel para el amor imposible

Oración para protección en el amor

“Honorable San Rafael, protector y amante de los jóvenes, tengo premio de invocar y pedir tu ayuda. Con toda la fe te abro mi corazón y pido tu guía y asistencia en la importante tarea de planear mi futuro.

Obtenme, a través de tu mediación, la luz de la gracia de Dios, para que decida yo sabiamente respecto a la persona que será la pareja de mi vida. Ángel de los encuentros felices, guíanos con tu mano para encontrarnos uno al otro. Que todos nuestros movimientos sean guiados por tu luz y transfigurados por tu alegría.

Así como guiaste al joven Tobías hacia Sara y les abriste una nueva vida de felicidad en su santo matrimonio, guíame hacia aquel (lla) a quien tu sabiduría angelical considere como el (la) mejor para unirse conmigo en matrimonio.

San Rafael, amante patrono de aquellos que buscan un compañero para el matrimonio, ayúdame en esta decisión suprema de mi vida. Como padrino de boda, encuéntrame para la vida a la persona cuyo carácter refleje algo de las cualidades distintivas de Jesús y María (Ver artículo: Rosario a la Virgen de Fátima).

Oración a san Rafael Arcángel para el amor imposible

Que sea correcta, leal, pura, sincera y noble, para que con fuerzas unidas y amor casto y desinteresado, podamos educarnos en la petición del alma y cuerpo, como también a los hijos que Dios confiará a nuestro cuidado.

San Rafael, Ángel de la vida casta, bendice nuestra amistad y nuestro amor para que el pecado no entre. Que el amor mutuo nos enlace tan firmemente que nuestro hogar sea semejante al hogar de la Sagrada Familia de Nazaret.

Ofrece nuestras oraciones a Dios por ambos y consigue la bendición de Dios sobre nuestro matrimonio, así como fuiste heraldo de la bendición para el matrimonio de Tobías y Sara.

San Rafael, amigo de los jóvenes, se mi amigo porque siempre quiero ser tuyo. Deseo siempre invocarte en mis necesidades. A tu cuidado especial confío la decisión que voy a tomar en relación con mi futuro (a) esposo (a).

Oración a san Rafael Arcángel para el amor imposible

Dirígeme hacia la persona con la cual puedo colaborar mejor en el cumplimiento de la santa voluntad de Dios, y con quien puedo vivir en paz, amor y armonía en esta vida, y alcanzar la alegría eterna. Amén”.

Oración para conflictos matrimoniales

Si tu relación matrimonial está pasando por momentos difíciles y aun quieres mucho a tu esposo (a) pero te encuentras confundidos, por lo que está sucediendo entre ustedes, por la falta de respeto a la relación y al compromiso matrimonial, te sugiero reces la siguiente oración a San Rafael Arcángel para sanar la relación amorosa y salvar tu matrimonio.

“Oh Admirado San Rafael Arcángel, medicina de Dios, media por nuestro matrimonio hoy en día. Ven y trae a nuestro matrimonio los mismos dones celestiales que les diste a Tobías y a Sara, la gracia de sanación, libertad y de unidad matrimonial.

Origina en nuestros corazones la paz y la seguridad de que nada es imposible para Dios con respeto a la renovación de nuestro matrimonio. Ven, reaviva y dale a nuestro matrimonio un nuevo perdón, una nueva fidelidad, una gracia nueva, una nueva paz, una pureza nueva, una confianza nueva y un nuevo amor.

Oh San Rafael Arcángel, uno de los siete que están delante del trono de Dios, intercede al Padre Piadoso por el milagro de la paz y la reconciliación en nuestro matrimonio, por los méritos infinitos de Nuestro señor, Jesucristo, y el poder de la fuerza consoladora del Espíritu Santo (Ver artículos: Oración a San José).

Oh sagrado San Rafael Arcángel, guíanos en el camino de la paz y la unidad matrimonial. Amantísimo arcángel de la sanación, creo en ti, en tu amparo y en el poder de tu intercesión. Amén”.

Oración para protección de los enamorados

Esta oración fue elaborada para que implores al Arcángel San Rafael protección extra, cuando te sientas inseguro en tu relación amorosa o creas que tu compromiso amoroso está siendo amenazado por alguna persona o situación de vida como las distancias por motivos laborales, e incluso falta de compromiso por los miembros de la pareja, entonces rezar esta oración te ayudará a centrarte y mejorar la relación de pareja, sea la decisión que tomen para el bien de los dos.

“Arcángel San Rafael, que dijiste: “Bendecid a Dios todos los días y proclamad sus beneficios. Practicad el bien y no rozareis en el mal. Buena es la oración con ayuno, y hacer limosna mejor que acumular oro te ruego que nos acompañes en todos nuestros caminos y nos alcances para seguir tus consejos. Amén”.

Oración a san Rafael Arcángel para el amor imposible

Oración para atraer un novio(a)

Para iniciar esta súplica a San Rafael Arcángel se sugiere, no es obligatorio, que al empezar se prenda una vela de color rosada e iniciar santiguándose y cuando culmines de orar, tomar una posición de confianza y fe en el Arcángel San Rafael, y no seguir pensando en el favor solicitado, y quedar el paz, permitiendo que fluya la energía.

“Admirado Arcángel San Rafael, medicina de Dios, que tutelar a Tobías en su viaje para cobrar la deuda de Gabelo, le preparaste un feliz matrimonio y devolviste la vista a su anciano padre Tobit, guíanos en el sendero de la salvación, ayúdanos en las insuficiencias, haz felices nuestros hogares y danos la visión de Dios en el cielo.

Señor, que diste a tu hijo Tobías como compañero de viaje al Arcángel Rafael, otórgame la gracia de estar siempre resguardados por su custodia y asistidos por sus auxilios. Y concédeme una buena actitud y compromiso para junto con la buena persona, que me ayudaste a conocer. Logremos crear una familia y expandir el amor hacia ti. Por Jesucristo Nuestro Señor, que vive y reina por siempre. Amén”.

Novena a San Rafael Arcángel para proteger el amor en la pareja

La intención de ofrecer esta novena a nombre del Arcángel San Rafael, es para cumplir con los designios de Dios al solicitar al arcángel que sea su representante en la tierra y acompañara a Tobías y lo protegiera en su viaje y encuentro con el demonio. Asimismo, San Rafael Arcángel representa a Dios y nos acompaña en el viaje de la vida y ampara la salud en todos los aspectos de la vida y, a los esposos de las calumnias del enemigo maligno.

Oración a san Rafael Arcángel para el amor imposible

Esta novena al llevarla a cabo con fe y compromiso de mejorar como individuo e integrante de una relación matrimonial, motivara a los esposos a unirse más cada día manteniendo su relación de complicidad, respeto, admiración, gusto por el otro y querer seguir edificando su matrimonio, para de esta manera tener mayor energía y capacidad para solucionar cualquier adversidad que se presente en su vida matrimonial y salir triunfantes.

ORACIONES DIARIAS

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestro enemigos, líbranos Dios nuestro, en el nombre del Padre, el Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración a San Rafael Arcángel

San Rafael Arcángel, poderoso príncipe de la gloria, llamado “medicina de Dios”; por aquella caridad conque liberaste del demonio a Tobías y a Sara, y les enseñaste a formar un matrimonio santo: Te pedimos que purifiques, protejas y perfecciones nuestro matrimonio y nuestro hogar; y que viviendo unidos en Cristo en esta vida, al final de nuestros días lleves a gozar definitivamente del premio que tú ya posees. Amén (Ver artículos: Cuántos libros tiene la Biblia Reina-Varela).

Lecturas Bíblicas (según el día que realice la novena, luego un momento en silencio). Se rezan 7 Padrenuestros, 7 Avemarías, 7 Glorias, en homenaje a los 7 arcángeles que están presentes en el trono de Dios. Señor ten Piedad, Cristo ten Piedad, Señor ten Piedad.

Oración final

Te pedimos Señor que visites nuestro hogar y expulses lejos de él todas las insidias del enemigo, que tus ángeles habiten en él y nos custodies en paz; y que tu bendición esté siempre sobre nosotros. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

Oración a la Virgen María

Bendita sea tu pureza, y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza; a ti celestial Princesa Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día alma, vida y corazón; mírame con compasión, no me dejes Madre mía morir sin tu bendición. Amén.

Oración a san Rafael Arcángel para el amor imposible

Oración a San José

Glorioso patriarca San José, verdadero y virginal esposo de la Santísima Virgen María, fuiste elegido para custodiar al Hijo de Dios durante su infancia terrenal, concede a nuestro matrimonio la unión en el amor de Cristo, la fidelidad y la gloria celestial. Amén.

Oración a la Sagrada Familia

Señor, que en tu bondad nos proponen el modelo perfecto de la Sagrada Familia, concédenos que imitando en sus virtudes domésticas y unidos por el vínculo de la caridad lleguemos a gozar de los premios eternos en el hogar del cielo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

LECTURAS PARA CADA DÍA

Aquí aprenderemos las diferentes lecturas que podemos aplicar para los diferentes días de la semana y profundizar mucho más en su significado:

PRIMER DÍA

Dios creó el matrimonio en un orden feliz, pero el pecado daña el matrimonio, rompiendo ese orden. (Génesis 2,18) “Dijo Yahvé Dios: “No es bueno que el hombre esté solo. Voy hacerle una ayuda adecuada”… entonces Yahveh Dios hizo caer en un profundo sueño al hombre, el cual se durmió. Y le quitó una de las costillas, rellenando el vacío con carne.

De la costilla que Yahvé Dios había tomado del hombre formó una mujer y la llevó ante el hombre. Entonces éste exclamó: “Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Esta será llamada mujer, porque del varón ha sido tomada”. Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne.

Creó, pues, Dios al ser humano a imagen de Dios le creó, varón y mujer los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo Dios: “Sed fecundos y multiplicaos y llenad la tierra y sometedla; mandad a los peces del mar y a las aves de los cielos y a todo animal que serpea sobre la tierra”. Pero… por la envidia del diablo entró el pecado en el mundo: Dios dijo a la mujer: “Tantas haré tus fatigas cuantos sean tus embarazos: con dolor parirás los hijos. Hacia tu marido irá tu deseo, y él te dominará.

Al hombre le dijo: “Por haber escuchado la voz de tu mujer y comido del árbol del que yo te había prohibido comer, maldito sea el suelo de tu causa: con fatiga sacarás de él el alimento todos los días de tu vida. Espinas y abrojos te producirá, y comerás la hierba del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan, hasta que vuelvas al suelo, pues de él fuiste tomado. Porque eres polvo y al polvo volverás”.

SEGUNDO DÍA

Cristo restaura el orden del Matrimonio, intercediendo su Madre, por medio de la gracia del Sacramento. (Juan 2, 1-11). “Se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús. Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos.

Y, como faltara vino, porque se habían tomado todo el vino servido en la boda, le dice a Jesús su madre: “No tienen vino” Jesús le responde: “¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora”. Dice su madre a los sirvientes: “Haced lo que él os diga”.

Había allí seis tinajas de piedra, puestas para las purificaciones de los judíos, de dos o tres medidas cada una. Les dice Jesús: “Llenad las tinajas de agua” Y las llenaron hasta arriba. “sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala”. Ellos lo llevaron (Ver artículos: Oración a San Marco de León para amansar).

Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de dónde era (los sirvientes (los que habían sacado el agua, sí lo sabían), llama el maestresala al novio y le dice: “Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora”. Así, en Caná de Galilea, hizo Jesús su primer signo. Y manifestó su gloria, y creyeron en él sis discípulos”.

TERCER DÍA

Este orden jerárquico del matrimonio es signo del orden amoroso entre Cristo y la Iglesia. (Efesios 5, 22-23): “Las mujeres deben obedecer a sus maridos, como al Señor, porque el marido es cabeza de la mujer, como Cristo es cabeza de la Iglesia, el salvador del Cuerpo. Así como la Iglesia está sujeta a Cristo, así también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo.

Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a si mismo por ella, para santificarla, purificándola  mediante el baño del agua, en virtud de la palabra, y presentársela resplandeciente a sí mismo; sin que tenga mancha ni arruga ni cosa parecida, sino que sea santa e inmaculada.

Así deben amar los maridos a sus mujeres como a sus propios cuerpos. El que ama a su mujer se ama a sí mismo. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne; antes bien, la alimenta y la cuida con cariño, lo mismo que Cristo a la iglesia, pues somos miembros de su Cuerpo.

Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne. Gran misterio es éste, lo digo respecto a Cristo y la Iglesia. En todo caso, en cuanto a vosotros, que cada uno ame a su mujer como a sí mismo; y la mujer, que obedezca al marido.

CUARTO DÍA

El amor de los esposos debe ser casto… (Tobías 8, 4-10): “Tobías se levantó del lecho y dijo Sara, su esposa: “Levántate, amada, y oremos y pidamos a nuestro Señor, pues somos hijos santos, y no podemos unirnos como los paganos que no conocen a Dios”. Ella se levantó y empezaron a suplicar y a pedir el poder quedar a salvo. Comenzó él diciendo: ¡Bendito seas tú, Dios de nuestros padres, y bendito sea tu Nombre por todos los siglos de los siglos! Bendice los cielos, y tu creación entera, por los siglos todos.

Tú creaste a Adán y, para él creaste a Eva, su mujer, para sostén y ayuda, y para que de ambos proviniera la raza de los hombres. Tú mismo dijiste: No es bueno que el hombre se halle solo; hagámosle una ayuda semejante a él. Yo no tomo a esta esposa con deseo lujurioso, sino con el deseo de tener hijos, en los que sea bendito tu nombre por los siglos de los siglos. Ten piedad de mí y de ella y podamos llegar juntos a nuestra ancianidad. Y dijeron a coro: “Amén, amén” Y se acostaron para pasar la noche.

QUINTO DÍA

El padre debe dar buenos consejos a sus hijos. (Tobías 4, 2-20): “Llamó Tobías a su hijo y le dijo: Acuérdate, hijo, de que tu madre pasó muchos trabajos por ti cuando te lleva en su seno. Y cuando ella muera, sepultarla junto a mí, en el mismo sepulcro. Acuérdate, hijo, del Señor todos los días y no quieras pecar ni transgredir sus mandamientos; practica la justicia todos los días de tu vida y no andes por caminos de injusticias, pues si te portas según verdad, tendrás éxito en todas tus cosas, como todo los que practican la justicia.

Haz limosna con tus bienes; y al hacerlo, que tu ojo no tenga rencilla. No vuelvas la cara ante ningún pobre y Dios no apartará de ti su cara. Regula tu limosna según la abundancia de tus bienes. Si tienes poco, da conforme a ese poco, pero nunca temas dar limosna, porque así te atesoras una buena reserva para el día de la necesidad. Porque la limosna libra de la muerte e impide caer en las tinieblas. Don valioso es la limosna para cuantos la practican en presencia del Altísimo.

Guárdate, hijo de toda fornicación y, sobre todo, toma mujer del linaje de tus padres; no tomes mujer extraña que no pertenezca a la tribu de tu padre; porque somos descendientes de profetas. Recuerda, hijo, que desde siempre nuestros padres Noé, Abraham, Isaac y Jacob tomaron mujeres de entre sus hermanos y fueron bendecidos en sus hijos, de modo que su estirpe poseerá la tierra en herencia.

Así pues, hijo, ama a tus hermanos; no tengas con tus hermanos, ni con los hijos y las hijas de tu pueblo, corazón soberbio, en orden a tomar para ti mujer de entre ellos, pues la soberbia acarrea la ruina y prolija inquietud; y la ociosidad, bajeza y extrema penuria; porque la ociosidad es madre de la indigencia.

No retengas el salario de los que trabajan para ti; dáselo al momento. Si sirves a Dios serás recompensado. Pon cuidado, hijo, en todas tus acciones y muéstrate educado en toda tu conducta. No hagas a nadie lo que quieras que te hagan. No bebas vino hasta emborracharse y no hagas de la embriaguez tu compañera de camino.

Da de tu pan al hambriento y de tus vestidos al desnudo. Haz limosna de todo cuanto te sobra; y no te tenga rencilla tu ojo cuando hagas limosna. Pon tu pan y tu vino sobre la tumba de los justos, pero no lo des a los pecadores. Busca el consejo de los prudentes y no desprecies ningún aviso saludable.

Bendice al Señor Dios en toda circunstancia, pídele que sean rectos todos tus caminos y que lleguen a buen todas tus sendas y proyectos. Pues no todas las gentes tienen consejo; es el Señor quien da todos los bienes y, cuando quiere, eleva o humilla hasta lo profundo del abismo. Así, pues, hijo, recuerda estos mandamientos y no permitas que se borren de tu corazón”.

SEXTO DÍA

La mujer virtuosa alegra el hogar. (I Timoteo 2, 14-15): “No fue engañado Adán, sino que la mujer, seducida (por el demonio), cayó en el pecado, sin embargo se salvará engendrando hijos, si con modestia permanece en la fe y amor y santidad”.

(Proverbios 31,10-31). “Una mujer perfecta, ¿quién la encontrará? Es mucho más valiosa que las perlas. En ella confía el corazón de su marido, y no será sin provecho. Le produce el bien, no el mal, todos los días de su vida. Se busca lana y lino y lo trabaja con manos diligentes.

Es como nave de mercader que de lejos trae su provisión. Se levanta cuando aún es de noche, da de comer a sus domésticos y órdenes a su servidumbre. Hace cálculos sobre un campo y lo compra; con el fruto de sus manos planta una viña. Se ciñe con fuerza sus lomos y vigoriza sus brazos.

Siente que va bien su trabajo, no se apaga por la noche su lámpara. Echa mano a la rueca, sus palmas toman el huso. Alarga su palma al desvalido, y tiende sus manos al pobre. No teme por su casa a la nieve, pues todos los suyos tienen vestido doble.

Para sí se hace mantos, y su vestido es de lino y púrpura. Su marido es considerado en las puertas, cuando se sienta con los ancianos del país. Hace túnicas de lino y las vende, entrega al comerciante ceñidores. Se viste de fuerza y dignidad, y se ríe del día de mañana.

Abre su boca con sabiduría, lección de amor hay en su lengua. Está atenta a la marcha de su casa, y no come pan de ociosidad. Se levantan sus hijos y la llaman dichosa; su marido, y hace su elogio: “Muchas mujeres hicieron proezas, pero tú las superas a todas”. Engañosa es la gracia, vana la hermosura, la mujer que teme a Yahvé, esa será alabada”.

SÉPTIMO DÍA

Los hijos deben amar y honrar a sus padres. (Eclesiastés 3, 2 -10. 14-18): “El glorifica al padre en los hijos, y afirma el derecho de la madre sobre su prole. Quien honra a su padre expía sus pecados; como el que atesora es quien da gloria a su madre. Quien honra a su padre recibirá contento de sus hijos, y en el día de su oración será escuchado. Quien honra a su padre vivirá largos días, obedece al Señor quien da sosiego a su madre: Como a su Señor sirve a los que le engendraron.

En obra y palabra honra a tu padre, para que te alcance su bendición. Pues la bendición del padre afianza la casa de los hijos, y la maldición de la madre destruye los cimientos. No te honres en la deshonra de tu padre, que la deshonra de la madre destruye los cimientos.

No te honres en la deshonra de tu padre, que la deshonra de tu padre no es gloria para ti. Pues el servicio hecho al padre no quedará en olvido, será para ti restauración en lugar de tus pecados. El día de tu tribulación se acordará Él de ti; como hielo en buen tiempo, se disolverán tus pecados.

Como blasfemo es el que abandona a su padre, maldito del Señor quien irrita a su madre. Haz, hijo, tus obras con dulzura, así serás amado por Dios. Cuanto más grande seas, más debes humillarte, y ante el Señor hallarás gracia”.

OCTAVO DÍA

Educar a los hijos en las virtudes es el deber primero de los padres. (Eclesiásticos 30, 1-8. 11-13): “El que ama a su hijo, le corrige sin cesar, para poderse alegrar en su futuro. El que enseña a su hijo, sacará provecho de él, entre sus conocidos de él se engalanará. El que instruye a su hijo, pondrá celoso a su enemigo, y ante sus amigos se sentirá gozoso.

El que instruye a su hijo, pondrá celoso a su enemigo, y ante sus amigos se sentirá gozoso. Murió su padre, y como si no hubiera muerto, pues dejó tras de sí un hombre igual que él. En su vida le mira contento, y a su muerte no se siente triste. Contra sus enemigos deja un vengador, y para los amigos quien les pague sus favores.

El que mima a su hijo, vendará sus heridas, a cada grito se le conmovieron sus entrañas. Caballo no domado, sale indócil, hijo consentido, sales libertino. No le des libertad en su juventud, y no pases por alto sus errores.

Doblega su cerviz mientras es joven, castigalo cuando es niño, no sea que, volviéndose indócil, te desobedezca, y sufras por él amargura de alma. Enseña a tu hijo y trabaja en él, para que no tropieces por su desvergüenza.

NOVENO DÍA

Toda la vida de la familia debe estar iluminada por Cristo. (Colosenses 3, 12-17): “Revestíos, pues, como elegidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre, paciencia, soportándoos unos a otros y perdonándoos mutuamente, si alguno tiene queja contra otro.

Como el Señor os perdonó, perdonaos también vosotros. Y por encima de todo esto, revestíos del amor, que es el vínculo de la perfección. Y que la paz de Cristo presida vuestros corazones, pues a ella habéis sido llamados formando un solo Cuerpo. Y sed agradecidos.

La palabra de Cristo habite en vosotros con toda su riqueza; instruíos y amonestaos con toda sabiduría, cantad agradecidos, himnos y cánticos inspirados, y todo cuanto hagáis, de palabra y de boca, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por su medio a Dios Padre”.

Espero, que la historia de San Rafael Arcángel y su poder de sanar nuestro cuerpo y espíritu logres alcanzar y mejorar tu relación amorosa, y además, que estas oraciones y novena sean una herramienta para sosegar tu espíritu y permitirte aclarar tu mente y mejorar o encontrar a la persona amada que sea perfecta para ti en este momento.

(Visited 27.646 times, 24 visits today)
Categorías Súplicas

Deja un comentario